Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El Gobierno griego desmonta la sanidad primaria pública

MÁS DE TRES MILLONES DE GRIEGOS NO TIENEN DERECHO A ASISTENCIA SANITARIA

A petición de la troika, el Ejecutivo heleno crea una ley que cierra centros de salud y despide a sanitarios y facultativos.

Clara Palma. Atenas (Grecia)⎮Diagonal⎮13/02/14

Marcha contra la privatización de las ambulancias. / MICHALIS KARAGIANNIS

Desde hace más de dos meses, los hospitales de Grecia funcionan a medio gas debido a las constantes protestas del personal sanitario. El pasado 6 de febrero, el sector en bloque fue a la huelga contra el proyecto de ley para la reforma de la atención primaria, que se votaba ese día en el Parlamento. La nueva ley fue aprobada con sólo 153 votos a favor y supondrá el despido de cientos de trabajadores y el cierre de centros de atención primaria.

Sindicatos y colegios profesionales se manifestaron ese día en el centro de Atenas contra la fusión de los diversos entes que integran el sistema nacional de salud y contra el nuevo proyecto de ley, al considerar que éste abre la puerta al cierre de centros sanitarios y a nuevos despidos y privatizaciones, ocasionando “un enorme sufrimiento a los pacientes”.  La Federación Panhelénica de Tra­bajadores de Hospitales Públicos señalaba que hasta 8.500 trabajadores sanitarios están en riesgo de ser incluidos en el esquema de movilidad que permite el despido de funcionarios al cabo de ocho meses. Estas medidas son las exigidas por la troika al Gobierno heleno. Por ello, las diversas organizaciones de sanitarios exigen al Gobierno que se siente a negociar la reforma, encaminándola hacia un sistema de salud gratuito que cubra a todos los ciudadanos, independientemente de su situación laboral o procedencia.

Sin derecho a sanidad

En efecto, por lo menos tres millones de griegos han perdido el seguro médico, según anunció en otoño el presidente del sistema nacional de salud, Dimitris Kondós. La cifra, señaló, podría ser aún mayor, ya que muchos trabajadores por cuenta propia en activo no son capaces de hacer frente a las cuotas de la seguridad social y están sin cobertura. En la actualidad, una persona que se queda en paro tiene acceso a la sanidad pública durante un año. Des­pués, tendrá que pagar el coste de cualquier tratamiento o intervención, al igual que el de los familiares a su cargo, aunque estos sean menores de edad. El programa gubernamental para garantizar la salud de los más desfavorecidos, el llamado Healthvoucher, está previsto para cubrir a un máximo de unas 200.000 personas, por lo que la necesidad ha empujado en los últimos tiempos a la proliferación de clínicas y farmacias sociales.

Según explica el ginecólogo Cos­tas Papadópulos, es la prevención la que ha sufrido los mayores recortes: “Esto se hace patente sobre todo en el caso de las embarazadas, ya que la mayoría de los exámenes prenatales han dejado de ser gratuitos, en el marco de la crisis”, lamenta. “Los riesgos para el embrión y para la madre aumentan así considerablemente, y se ha producido un incremento significativo de la mortalidad infantil en el momento del parto o de complicaciones posteriores para el bebé”. Las mujeres migrantes son las principales afectadas por estas medidas. Mientras que una griega sin cobertura sanitaria debe abonar 600 euros por un parto, en el caso de una mujer extranjera el monto asciende a 1.200 euros.

“Parte esencial del Estado”

Por otro lado, desde finales de enero, la Corte del Aerópago, el Tri­bunal Supremo griego, sentenció que el recorte del 10% que han sufrido los salarios de las fuerzas de seguridad, en 2012, es inconstitucional. Varias organizaciones de funcionarios habían apelado en 2013 contra el tijeretazo impuesto por la troika; sin embargo sus reivindicaciones fueron desestimadas.

La decisión provisional del Tri­bunal señala, sin embargo, que en el caso de la Policía y el Ejército, el citado recorte violaba la Carta Europea de Derechos Humanos, ya que se trataría de colectivos especialmente necesitados de protección por ser “una parte esencial del Estado”, según indicaron extraoficialmente algunas fuentes. Una vez que la sentencia sea definitiva, el Estado se verá obligado a desembolsar entre 100 y 500 millones de euros.
Entre tanto, el Ministerio de Refor­ma Administrativa se encuentra preparando un paquete de medidas para “suavizar la transición al mercado laboral” de los funcionarios que a finales de marzo serán despedidos al cumplir ocho meses en el esquema de movilidad. Guardas escolares y policías municipales, que irán en la primera tanda, se verán así beneficiados por los programas de asesoramiento y apoyo impartidos por la empresa que resulte ganadora de un concurso público de proyectos piloto. Entre las recomendaciones del Ministerio a los despedidos se cuenta la de fundar cooperativas sociales para recibir adjudicaciones de servicios municipales.

De los 2.000 despidos previstos para finales de marzo, unos 400 estaban pendientes desde la primera ronda de otros 4.000 despidos ya anunciados; mientras que el resto se contabilizarán con los 11.000 pactados con la troika para 2014. Por ello, el pasado 7 febrero, los profesores y los empleados municipales fueron a la huelga una vez más en apoyo de sus compañeros afectados por la movilidad, anunciando nuevas movilizaciones y paros para las semanas siguientes.

Alemania ofrece trabajo a los médicos griegos

Los médicos y el personal sanitario griego están emigrando de forma masiva al extranjero, y el principal destino es Alemania. Paradójicamente, es un equipo de técnicos alemanes el que está asesorando al Gobierno heleno en la elaboración de la reforma sanitaria que deja a los facultativos en la calle. Otros países, como es el caso de Turquía, han hecho un llamamiento a los médicos griegos para que se instalen en su territorio. Según medios de comunicación turcos, el ministro de Sanidad ha señalado que ”cerca de 7.000 médicos de Grecia buscan trabajo en el extranjero” y “las puertas de Turquía están abiertas”, señaló.

 

Fuente:  http://www.diagonalperiodico.net/global/21740-gobierno-griego-desmonta-la-sanidad-primaria-publica.html

2 Comments

  1. lamareenoire
    lamareenoire 14 febrero, 2014

    Sería interesante saber en qué sectores profesionales presentaba déficit Alemania antes de la puesta en práctica de estas políticas genocidas, y el número exacto de efectivos necesarios para tirar adelante: ¿Cuántos ingenier@s? ¿Cuántos médicos? ¿Cuánta mano de obra poco o nada cualificada?

    Menudo negocio redondo…no me extraña que una de las primeras medidas del nuevo gobierno alemán sea subirse el sueldo… si es que lo están haciendo de puta madre!

  2. Serafín Iglesias Morcillo
    Serafín Iglesias Morcillo 16 febrero, 2014

    A lo mejo escribo algo no políticamente correcto, pero viendo la situación que pinta en Grecia, casi es de recibo buscar cualquier manera para rechazar la invasión de este país por los usurpadores. Y a lo mejor estoy viendo el problema de Grecia y no digo nada de lo de mi propio país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *