Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Otras Voces: ¿Existe el Trastorno de Déficit de Atención?

Manuel Calvillo | El Diario | 09/03/2014

El psicólogo @manuelcalvillo nos envía este texto en el que se pregunta por los intereses que hay detrás de la medicalización de la infancia

_____________

Hay quien considera que el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad es un trastorno neurobiológico; otros creen que es producto de la biografía, el aprendizaje y la cultura. En medio, muchas posturas eclécticas, inclinadas hacia un polo u otro según la última información aparecida en los noticiarios. A ninguno le sobran fuentes y referencias a estudios científicos para apoyar sus afirmaciones.

Veamos algunos datos, extraídos de este artículo del NYT

  1. La OMS estima que el TDAH afecta tradicionalmente al 5,3% de la población infantil. Sin embargo en países como Estados Unidos en sólo dos décadas ha crecido muy significativamente el número de jóvenes diagnosticados; hoy afecta a un 15% de los adolescentes (en España oscila entre el 5% y el 7%)
  2. Como ocurre con la mayoría de las condiciones psiquiátricas, no existe un test o prueba   médica de ningún tipo que objetivamente señale la existencia del TDAH. Su diagnóstico está abierto a la interpretación de los pacientes, los padres, madres, docentes y profesionales de la salud.
  3. En algunas campañas publicitarias se afirma que los medicamentos con los que se pretende tratar a estos niños son benignos – “más seguros que las aspirinas”-. La gran mayoría de los que consumen estas pastillas simplemente terminarán habituándose y no podrán “funcionar” un día normal sin ellas. Los efectos adictivos y estimulantes de estos psicofármacos contribuyen a su consumo “recreativo”. Llegados a la adolescencia, se utilizan como una droga más.
  4. Muchos padres se resisten a que sus hijos sean diagnosticados con este trastorno debido al estigma que puede suponer una enfermedad mental. Para combatir esta resistencia, Psych Central, una red social americana de profesionales de la salud mental, ha publicado la lista “Personajes Famosos con TADH”, en la que incluyen a Thomas Edison, Abraham Lincoln, Galileo o Socrates.
  5. Los beneficios de las compañías relacionados con este tipo de medicamentos pasaron de 1,7 mil millones de dólares en el año 2002 a 9 mil millones de dólares una década después.
  6. Los adultos que buscan información sobre TDAH pueden encontrar breves test online que les “ayudan” a sospechar con demasiada facilidad de que tal vez podría sufrir TDAH. Por ejemplo, éste: ¿Puedes tener TDAH? (son sólo 6 preguntas muy rápidas).

Pensando en voz alta

¿Por qué existe tanta diferencia en la prevalencia de personas diagnosticadas con TDAH entreunos países y otros  , incluso entre unas consultas y otras del mismo país?

¿Por qué este interés en hacernos dudar de nuestra “salud mental”, en quitarnos protagonismo y responsabilidad sobre lo que somos y lo que hacemos , en trasformar nuestras cotidianas imperfecciones -que requerirán buenas dosis de voluntad, de aprendizaje, de errores, de paciencia y de trabajo personal- en enfermedades que se habrán de curar principalmente con la pastilla de turno?

¿Por qué este interés en que personajes históricos de la talla de Einstein, Galileo, Mozart, Rockefeller o Beethoven sufrieran de TDAH? ¿Qué tipo de test, pruebas biomédicas o genéticas han podido completar con sus restos para afirmar esto de manera tan contundente?

¿Hasta qué punto las campañas de difusión y de información sobre el TDAH no sólo informan o explican la enfermedad sino que además la “inventan”, generando las condiciones perfectas para un sobrediagnóstico, con sus beneficios y daños colaterales para unos y otros?

En este tipo de trastornos, a diferencia de lo que ocurre con lo que nos dice la lógica – es decir, ante un problema se busca la solución-, ¿qué viene antes el fármaco o la enfermedad?

¿Pasa o podría pasar algo así con otro tipo de enfermedades como la diabetes o la gripe A? ¿Acaso las enfermedades mentales y las físicas son entidades de naturaleza diferente y sin embargo se empeñan en explicarlas y tratarlas desde el mismo enfoque? ¿No será que mientras la diabetes es una condición natural que no se ve afectada por las concepciones e interpretaciones que se tengan de la enfermedad, enfermedades mentales como el TDAH sería más bien una condición interactiva que sí se ve afectada por el conocimiento y las interpretaciones que sus progenitores, profesores, compañeros o el propio adolescente que la sufre tenga de ella? Y si esto fuera así ¿no se debería realizar una aproximación y tratamiento diferente a las enfermedades mentales, en el que estuviera en el centro la persona, su contexto y su biografía y no el cerebro y su química?

Reivindicar el sentido común

La psicología y la psiquiatría han alejado a los padres del sentido común y los han acercado demasiado a la trampa del cerebro , y al hacerlo así se están quedando sin un papel claro que representar. Los hijos no necesitan padres expertos en neurociencias, ni en diagnóstico diferencial. Necesitan padres que tengan claro cuáles son sus valores, que sepan lo que quieren para ellos y sus hijos y cómo conseguirlo.

Los padres, por su parte, necesitan profesionales que los liberen de la tiranía de los diagnósticos, profesionales que sepan escucharlos más allá de la literalidad de sus palabras, que sepan distinguir y atender adecuadamente al reto, la ansiedad y las emociones enfrentadas que le genera un hijo que no atiende, que no obedece y los desafía continuamente. Los padres necesitan profesionales que les devuelvan la responsabilidad del desarrollo y la educación de sus hijos y les den el apoyo y las habilidades necesarias para hacerlo.

El caso del TDAH sirve para poner de relieve una realidad más amplia e importante: lapatologización en exceso de la niñez y sus problemas. Los niños no son adultos en pequeño, su biografía no es nuestra biografía, ni sus responsabilidades, ni sus miedos, ni sus problemas son los nuestros. Tratar el sufrimiento psicológico de forma equivalente al físico, además de un gran negocio para las farmacéuticas, es una bomba de relojería activada por unos planteamientos sociales y profesionales tan ingenuos como irresponsables.

Que el DSM-V nos pille confesados.

Fuente: http://www.eldiario.es/retrones/Voces-Existe-Trastorno-Deficit-Atencion_6_236636340.html

15 Comments

  1. Paco Bello
    Paco Bello 9 marzo, 2014

    Conozco por familiares este asunto (¿y quién no hoy día?), y lo que siempre he pensado es que si yo hubiera nacido ahora, me hubieran inflado a química (de la que no se conocen los efectos a largo plazo). “Déficit de atención” … de atención hacia lo que te fuerzan a atender, pero no hacia lo que te interesa. A los que tendrían que medicar es a muchos de los padres (no a todos, ni en todos los casos) que aceptan los diagnósticos como si el criterio del médico fuera “Palabra de Dios”, y muchas veces para no responsabilizarse de la “pesada” educación de sus hijos.

    • Covadonga Hierro
      Covadonga Hierro 9 marzo, 2014

      Estoy de acuerdo con Paco Bello. A mì me inflaron a Valium hasta los 13 años. Unicamente porque mi madre decia que yo era muy nerviosa y no la dejaba tranquila. En comparaciòn con la cachaza de mi hermana mayor, evidentemente que yo era como el superhéroe Flash. Fue a un neuròlogo de pago que se llenò los bolsillos siguiéndole la corriente y haciéndome electroencefalogramas cada seis meses. Lo que necesitaba mi madre era mentalizarse de que a un hijo no se le tiene para que otros se ocupen de él, sino para vigilarlo, cuidarlo y educarlo. Ella necesitaba muñecos obedientes y sumisos y yo necesitaba una madre interesada en mì, no valium.

  2. Susana
    Susana 9 marzo, 2014

    Completamente de acuerdo. Además puedo decir que las madres y los padres sufren muchísimo con todo ello, y eso les lleva a ver la medicación como una salvación.

  3. Leticia
    Leticia 9 marzo, 2014

    Claro que existe!! Y claro que también se abusa!! Pero no se puede juzgar a la ligera ni opinar de lo que no se conoce, un niño con TDAH no sólo no puede fijar su atención en lo que no le gusta, también es incapaz de ver más de 10 minuts seguidos su película preferida, de prestar atención a un peligro inminente, y en muchos casos su vida corre peligro por ello!! Es muy fácil criticar y si bien es cierto que hay mucho diagnóstico falso o “no correcto” cuando el caso es ciertamente TDAH, la diferencia entre apoyar al niño con terapia, medicación… Es bestial!! Cambian por completo en esos aspectos, OJO!! En esos aspectos que siguen siendo niños, con sus rabietas, sus trastadas y todo lo que debe hacer un niño, sólo que después de esa terapia, pueden escuchar a su profesor, a su padre/madre, pueden jugar con otros niños, y son capaces de prestar atención al claxon de un coche!!!
    El debate siempre es bueno, pero los que participan en el deben hacerlo con un criterio concreto, no opinar por opinar!!

  4. Charo San Román
    Charo San Román 9 marzo, 2014

    ¡Claro que existe!

    Pero seguramente NO ES porque a la persona le FALTEN PSICOFÁRMACOS, sino porque le SOBRAN TÓXICOS

    Os anoto este link que da para reflexionar

    http://www.defensa.gob.es/itoxdef/Galerias/documentacion/volantes/ficheros/Volante_peticion_ANALITICA-ELEM._TRAZA.pdf

    Pertenece a la Web del INSTITUTO DE TOXICOLOGÍA del Ministerio de Defensa, y, quiero creer, que los elementos químicos que se analizan desde un ente público que tiene como objetivo principal detectar TÓXICOS en el ser humano y el ambiente en el que está inmerso, lo hará con suficiente conocimiento de causa respecto a sus efectos perversos…. debido a SU TOXICIDAD.

    Algunos, como MERCURIO, ARSÉNICO, PLOMO, ALUMINIO, CADMIO, BARIO, BERILIO, PLATA, NÍQUEL, PLATINO, ANTIMONIO, TITANIO… … … porque SON AJENOS A LA VIDA, y su sola presencia en el ser humano altera procesos físico-químicos de los que dependen la SALUD, tanto FÍSICA COMO PSÍQUICA, Y LA VIDA.

    Otros, porque, aun siendo ESENCIALES para el buen funcionamiento del organismo, su exceso o carencia, puede ser causa de innumerables trastornos.

    Todos ellos interfieren con la química cerebral, con la producción de unos u otros NERUROTRANSMISORES, de los que depende también nuestro COMPORTAMIENTO

    Y un dato importantísimo a tener en cuenta:

    EL ANÁLISIS DE MERCURIO EN LECHE MATERNA, ¿¿¿será porque no saben qué hacer con los recursos del Instituto???

    Pues no, es sencillamente, que el MERCURIO, al igual que otros tóxicos que lleve la madre en su organismo, PASA AL LACTANTE, si es que no se lo ha transmitido anteriormente por vía placentaria o genética.

    ¡¡¡Y el MERCURIO ES CONSIDERADO UN PRODUCTO SANITARIO!!!

    http://www.mercuriados.org/es/pag1217

    Y, por ejemplo, el BARIO se usa (o usaba) como material de contraste para radiografía digestiva… la famosa papilla baritada que se deposita en los tejidos y permanece durante años

    Este texto está extraído de lo que podría denominarse “la Biblia” en materia de Medicina Interna, conocido y estudiado por todos los estudiantes de Medicina, pero, que, una vez salen de la Facultad, la mayoría de ellos parecen olvidar por completo.

    ¿Por qué será?

    “Intoxicación por metales pesados”, escrito por Howard Hu, dentro del libro Harrison. Principios de medicina interna. 15ª Edición, Vol. II. 2002):

    (…) el plomo y el mercurio son xenobióticos y teóricamente capaces de ejercer efectos tóxicos a cualquier nivel de exposición. De hecho, en la actualidad se investiga intensamente sobre la contribución de la exposición de bajo nivel a los metales xenobióticos en las enfermedades crónicas y a las variaciones sutiles del estado de salud, que pueden tener importantes consecuencias sobre la salud pública. (pág. 3033)

    La absorción digestiva y cutánea del mercurio inorgánico es significativa. (…) Una vez absorbido, el mercurio inorgánico se escinde en mercurio metálico y mercúrico. Una cantidad relativamente pequeña de este mercurio atraviesa la barrera hematoencefálica (…) El vapor de mercurio metálico es la forma de exposición al mercurio mejor estudiada en cuanto a su toxicidad. (…) También puede existir una relación entre exposición de bajo grado por amalgamas dentales y reacciones inmunológicas adversas (…). Niveles menores de exposición [a mercurio inorgánico] causan formas más leves de inflamación gastrointestinal, gingivitis y aflojamiento de los dientes, aumento de la tensión arterial y taquicardia, y síndrome nefrótico. (…)

    Doy fe, pues soy MERCURIADA

    Paco, coincido contigo respecto a que la mayoría de las personas, confían ciegamente en el criterio médico para no tener que afrontar los duros retos cotidianos que les plantea la educación de los hijos, pero… lamentablemente, el sistema desquiciado en el que vivimos no nos prepara para realizar con éxito las tareas más importantes de la vida…, para hacernos cargo no sólo de nuestra salud sino de la crianza y educación de las generaciones jóvenes…

    Y, lamentablemente, ¿o afortunadamente? no venimos al mundo con una “hoja de ruta” grabada en nuestros genes… que nos oriente… y tenemos que hacer camino al andar… a base de aciertos y errores… y, en los tiempos que vivimos, hay que añadir la influencia de unos agentes demasiado poderosos, a los que interesa más LA ENFERMEDAD QUE LA SALUD… EL CONFLICTO les interesa mucho más que LA COOPERACIÓN Y LA CONCORDIA…

    En pocas palabras, que a un sistema absolutamente perverso, obsesionado por la riqueza medida sólo en términos monetaristas, la SALUD Y EL BIENESTAR Y LA FELICIDAD de las personas NO LES ES RENTABLE

    Y cabe preguntarse a qué puede deberse el aumento espectacular del TDAH en las últimas décadas, y tal vez, correlacionarlas con los ingresos de la gran farmaindustria… y tal vez, con el cada vez más apretado calendario vacunal impuesto por las autoridades ¿sanitarias?… y relacionarlas con los conservantes que llevan las vacunas, por ejemplo, derivados del MERCURIO y el ALUMINIO, cuya NEUTOTOXICIDAD nadie pone en duda

    Conclusión. QUE LA SALUD ES DEMASIADO IMPORTANTE PARA DEJARLA EN MANOS DE LOS MÉDICOS, al menos con los que sólo saben manejar el vademécum, por si aciertan CON EL FÁRMACO QUE ACALLA “las llamadas de socorro” que nos lanza nuestro maltratado organismo.

    Estamos tan manipulados por la propaganda que tratamos pero a nuestro cuerpo PEOR que a nuestro coche. En el caso de éste, cuando se enciende una luz roja, lo llevamos al taller para que reparen la avería, en el caso de nuestro organismo, le damos un potente fármaco para que se calle… y así nos va

    Saludos y SALUD

    • Charo San Román
      Charo San Román 9 marzo, 2014

      He escrito un comentario que aún está pendiente de moderación transcurridas más de seis horas

      • Paco Bello
        Paco Bello 9 marzo, 2014

        Disculpa Charo, hoy estamos bajo mínimos. Creo que ya está visible.

        Un abrazo.

    • Indignado
      Indignado 10 marzo, 2014

      Hola Charo, sobre lo que hablas de la LECHE, ayer vi un documental sobre los Beduinos, y entre otras cosas el “sabio” anciano que teme que su tradición y sabiduría ancestral se pierda, comenta junto a su nieto con varios beduinos, no se si de forma predictiva, que: “…tal vez haya un día cercano en el que habrá volver a vivir como han vivido miles de años… y que los que han abandonado esa forma de viva al irse a las ciudades, no podrán hacerlo por haber perdido ese saber”.
      Y comento que ellos no caían enfermos porque beben leche de camello, camellos que se alimentan de todo tipo de plantas entre ellas las plantas medicinales, y se queja de que en las ciudades y poblados la gente tiene camellos que alimentan con pienso, no los sacan a hacer en la naturaleza lo que ese animal tan vital, osea que no hacen ejercicio, y que aunque beban de su leche caen enfermos.
      Un saludo.

      • Charo San Román
        Charo San Román 10 marzo, 2014

        Indignado:

        Muy buena la frase del sabio, y, mal que nos pese, puede que tenga mucho de predictiva

        Ojalá hubiera muchos más sabios que hablaran como él, y que su discurso no fuera “la voz que clama en el desierto” … y que nadie escucha

        Ya ves que hasta el Instituto de Toxicología del Ministerio de Defensa, no oculta los riesgos de la leche de hembras INTOXICADAS… no obstante, el negocio de los lácteos hace su agosto en cualquier mes del año… y la publicidad… y los médicos… se empeñan en hablarnos machaconamente de sus bondades

        Y luego nos sorprendemos del imparable número de tumores que se diagnostican: 20.000 nuevos casos cada año en España… varios millones de personas afectadas por enfermedades raras… otros millones más de personas que estan “sin etiquetar”, pues la etiqueta de INTOXICADOS no la quieren ni oír los desgobernantes… tal es el rechazo al término que casi ha desaparecido del argot médico, muy bien servido de nombres de fármacos y sus fabricantes

        Yo me pregunto, los lácteos que se consumen en España, incluídos los que compramos, por obligación,a nuestros socios de allende los Pirineos, ¿pasarían todos los controles toxicológicos?

        Desconozco como está la normativa al respecto…

        Aprovecho para poner un link que me acaba de llegar, que da para pensar: el gobierno británico indemniza a personas afectadas por la vacuna contra la gripe A

        En España parece ser que ¡¡¡NO HAY PERSONAS AFECTADAS!!! tal vez es que las vacunas que se administraron aquí contaban con la protección de alguna de l@s innumerables sant@s y vírgenes que invocan cada día nuestras autoridades

        http://www.migueljara.com/2014/03/07/reino-unido-indemnizara-con-100-millones-por-los-danos-de-la-vacuna-de-la-gripe-a/

        Y otro más, por si alguien no lo abrió
        http://www.medicosypacientes.com/articulos/presidenteRNE51213.html

        Saludos y SALUD

  5. BRAULIO
    BRAULIO 9 marzo, 2014

    Desde mi analfabetismo médico o sanitario, se me ocurre preguntar: ¿La Educación no tiene un “sistema terapéutico”, sin recurrir a la medicación, para tratar esos y otros trastornos? ¿O es que los profesionales de la Educación están aún en pañales?
    Por supuesto, no quiero decir con ello que los profesionales de la medicina deban abstenerse de recetar medicamentos si los consideran necesarios.

  6. Giuliana
    Giuliana 9 marzo, 2014

    Fue muy curioso ver como en mi país pobre los niños activos eran aceptados como tales en las escuelas normales y la medicación estaba destinada para los hiperactivos. Luego viajo a Europa y Norte America y me encuentro con niños inmigrantes, en su mayoría hombres, activos, rebeldes, con carácter difícil todos diagnosticados con este síndrome y rechazados por el sistema. Como profesional en educación yo si creo que el síndrome existe, también creo que es un producto cultural de nuestro sistema educativo que cada vez es menos natural, pero también estoy convencida de el sobre diagnóstico y eso se ve al comparar culturas donde ser activo y rebelde todavía esta considerado como normal. Lo que dice Leticia es verdad, ese es el cuadro que encaja en el diagnostico. Sin embargo he visto muchos niños diagnosticados que nada tienen que ver con esas conductas, desde los demasiado inteligentes que se aburren en el aula, los clásicos rebeldes, los que son muy activos pero dentro de lo normal, los inmigrantes, los que no hablan bien el idioma, etc. Ahora esta muy de moda medicar a los alumnos que dan trabajo para tener solo sumisos y fáciles en el aula. Es realmente atroz!

  7. Indignado
    Indignado 9 marzo, 2014

    El tema es muy complicado, y no se puede tomar a la ligera, y es que es muy difícil trazar una linea recta que ponga a un lado los casos extremos del TDAH de los que no, por que hay muchos factores a tener en cuenta, desde la comprensión de cada tipo de entornos familiares(se dan más casos cuando son los dos, padre y madre los que trabajan) dependiendo del nivel de educación o estudios, los del lugar, región o país, los del centro de educación, los de los médicos y como no cada niño es un mundo, por eso que son muchos lo parámetros a tener en cuenta, y por lo que esa línea se acomoda a cada sitio de situación.
    Hay que comprender a los padres que ven como con esa medicación ven un cambio radical en el comportamiento de su hijo/a, por que lo que no quieren que sus hijos sean apartados de los compañeros de su edad. Por poner un ejemplo: debe ser desolador ver como no invitan a tu propio hijo a ningún cumpleaños, y lo peor que el niño sea consciente de ello. Vi un documental de Louis Theroux y él mismo al finalizar su visita, donde estuvo conviviendo con varias familias y se hizo amigo de sus hijos, por el tiempo que le dedico, no le quedo nada clara la solución.
    Creo que hay abuso por parte de las farmacéuticas y de médicos por un lado, que falta un estudio serio independiente, y que son muchos niños lo que caen en esa definición de su comportamiento natural como “enfermos” cuando no lo son, pero que también hay casos, digamos más extremos, en los que si es necesaria una atención, lo que no queda claro si es mejor la solución es la medicación o una educación personalizada o trato especial para cada tipo de, lo que llaman, creo por falta de un estudio sería, el TDAH.
    Un Saludo.
    PD. ¿Alguien sabe de como le va a una madre que puso su confianza en este Foro, para preguntar sobre lo que debía hacer con el caso de su hijo? Ayer, por cierto, me vino a la mente.

  8. Medicación en menores
    Medicación en menores 9 marzo, 2014

    Aquí un resumen escrito por el Psicólogo Josep Parera Escrichs, del documental de Louis Tereoux y alñ final una Sinopsis del periodista “de calle”.

    Hace unos días vi un documental del famoso periodista Louis Theroux. Debo reconocer que no pude verlo entero ya que me topé con él de un modo casual, aún así, lo que vi fue suficiente para hablaros de algo que llevo tiempo constatando.

    El programa trataba el fuerte crecimiento de menores con “trastornos psicológicos” (y lo escribo en cursiva a propósito) que están actuamente medicados.

    Lo primero que vi fue el caso de un niño, de unos ocho o nueve años, si no recuerdo mal, que estaba medicado a pesar de no tener siquiera un trastorno diagnosticado (tanto la familia como si psiquiatra barajaban distintos posibles diagnósticos)

    El niño, sin uda mantenía una fuerte posición de confrontación, tanto con su familia como con prácticamente todos los demás. Así que los padres vivían con mucha más tranquilidad cuando él tomaba la medicación. Incluso se permitían hacer alguna que otra broma al respecto.

    No digo que no comprenda el alivio sentido por esos padres pero tomar medicación todos los días no es como tomar unos caramelos y jamás debería tomarse a la ligera.

    La mayoría de los casos que he tratado de jóvenes diagnósticados de TDAH no eran otra cosa que el resultado de dinámicas familiares que no estaban funcionando adecuadamente. Es, de nuevo, uno de los problemas de los diagnósticos (que no dejan de ser una etiqueta. Y ya sabeis qué opinamos aquí de las etiquetas 🙂 )

    Resultan cómodas. A los familiares o a las personas que lo padecen, les quita responsabilidad (si lo que les pasa es porque están enfermos, poco hay que puedan hacer para solucionarlo por sí mismo) a los profesionales porque ofrece una línea de actuación clara (si el niño muestra X,Y y Z conductas es que tiene el trastorno A) Dicha visión, aunque ciertamente cómoda, no hace más que, en la mayoría de los casos, alargar el proceso de mejora innecesariamente.

    Lo que realmente sucede en un alto porcentaga de casos con esos chicos diagnósticados de TDAH es lo siguiente:

    Tenemos a un niño movido y a unos padres que no terminan de acertar en el mejor modo de contenerle (no hablo en ningún momento de malos padres sólo que, con las mejores intenciones, no aciertan a la hora de contener a su hijo) Los padres acuden pues a un profesional que les ayude. Éste analiza la conducta del niño y le diagnostica como TDAH (en muchos casos el terapeuta ni siquiera investiga sobre las dinámicas que se dan en el seno de las familias) Sobre el papel, el niño puede tener un TDAH y para ello es tratado.

    Lo siguiente que sucede a menudo es que, esos padres a quienes ya de por sí les costaba contener a su hijo y establecer límites concretos, se encuentran con un diagnóstico que, paradójicamente, valida el comportamiento del niño. Es que es tan revoltoso porque tiene TDAH (está enfermo) así que los padres aún establecen menos límites (porque si está enfermo el niño no puede evitarlo) lo que hace que el problema se agrave.

    En el reportaje, uno de los psiquiatras reconocía que, en ocasiones (a pesar que no creo que lo buscara conscientemente) detectaba problemas familiares que favorecía esas conductas. Aún así su respuesta era, invariablemente, la medicación del menor. “Los padres quieren la solución fácil y rápida”

    Cuando escuché esto no supe ni qué pensar. No es que sea algo que no supiera antes, pero me chocó la naturalidad con la que aquel hombre lo reconocía abiertamente.

    Medicar siempre debería ser el último recurso (ya que no está excento de problemas. entre otros muchos, el miedo y la ansiedad que se genera al dejar la misma) y más si hablamos de niños.

    El caso del niño del que hablábamos en un inicio era flagrante. Louis le preugntó porque parecía odiar a su hermana pequeña a lo que el niño respondió: “Porque ella me odia a mi. Si ella no me quiere yo no la quiero. Si el mundo no me quiere yo no lo quiero”

    ¿Puede haber palabras más demoledoras en boca de un niño?

    No escuché a nadie, en ningún momento, preguntarle por qué creía él que el mundo le odiaba. Intuyo que, como estaba enfermo (tení alguna patología aún no descubierta) esa percepción no era otra cosa que un símptoma más.

    Aunque él tenía sobrados motivos para creerlo. Su mal comportamiento le había costado perder a todos sus amigos, discusiones constantes, tanto con su hermana como con sus padres y, con cada bronca, con cada amigo que perdía, la sensación de estar en un mundo hostil no hacía más que aumentar su ira y su mal comportamiento que, a su vez, le costaba más amigos y más broncas.

    Otro círculo vicioso más.

    Los padres, cansados, querían cambios rápido pero les aseguro que, en la consulta, hemos presenciado cambios significativos en unas pocas semanas (días en realidad, ya que lo más dificultosos es convencer a los padres de que tienen poder para ayudar a sus hijos si cambian alguna de sus conductas. Una vez que aceptan que sus actos derivan en un comportamiento distinto de su hijo, el cambio es prácticamente instantáneo)

    En ningún momento pretendo culpar a los padres. Evidentemente son gente amorosa que estan preocupados por sus hijos y procuran hacer lo que puedenpara ayudarles. No, no se trata de culpas, sino de hacer lo mejor para nuestros hijos. Debemos comprender que, dentro de la familia, los padres son quienes ostentan el mayor poder para introducir cambios en el modo en que se relaciona la familia.

    Louis Thereoux
    Los documentales de Louis Theroux, ganador de dos premios Bafta al mejor presentador, son vistos por millones de ingleses cada semana. El mejor y más vibrante periodismo documental de la BBC engancha también en más de una treintena de países de todo el mundo. Australia, Bélgica, Canadá, Japón, Rusia, Suiza, Estados Unidos Francia, Dinamarca y China, entre ellos. Theroux, al que Michael Moore dio su primera oportunidad en televisión como guionista y corresponsal de su innovador programa satírico, TV Nation, lleva más de quince años viajando por el mundo para retratarlo. Consigue el reflejo más fiel de lo que ocurre allí donde va gracias a su cercanía a la hora de hacer las preguntas más comprometidas. Lo hemos visto entre rejas, entre adultos adictos, cirugías plásticas, sionistas extremos, miembros del Ku Klux Klan o de caza en África, pero siempre con una pregunta precisa y directa preparada para ayudarnos a descubrir la realidad.

    • Charo San Román
      Charo San Román 10 marzo, 2014

      De acuerdo con lo expuesto respecto a que la dinámica familiar a la hora de afrontar los problemas que surgen en la educación de los hijos va a condicionar considerablemente la solución de los conflictos que surgen cotidianamente tanto en la familia como en la escuela

      Pero… el tema daría para más de una tesis doctoral si queremos abordarlo desde todas sus facetas, BIOLÓGICA PSICOLÓGICA, SOCIAL, FAMILIAR, DE VALORES… Y FINES DE LA EDUCACIÓN. Por lo que si queremos hacer una aproximación al problema, no podemos olvidar ninguno de esos aspectos

      Por ejemplo, una sociedad y un sistema educativo que proponen como metas EL TENER en lugar del SER… y que si contemplan el SER, es sólo para establecer comparaciones y pretender SER MÁS QUE LOS DEMÁS ( más listo, más guapo, más fuerte, más hábil en todas las materias…) necesariamente genera exclusión, frustración e INFELICIDAD, pues no se puede estar en constante competición y GANARLA SIEMPRE

      Y esa INFELICIDAD, puede manifestarse de múltiples formas de rechazo al sistema que excluye, desvaloriza y estigmatiza a aquellas personas que “pierden” la carrera del SER MÁS QUE TODOS LOS DEMÁS… que son la mayoría, aunque cada uno lo manifieste a su manera: con retraimiento, rebeldía, sumisión, resignación, pasotismo… y/o constantes llamadas de atención a los responsables de su infelicidad

      Por otra parte, el sistema educativo, está muy lejos de pretender formar individuos PENSANTES, sino individuos OBEDIENTES… pues el pensamiento es potencialmente subversivo… Y NO INTERESA a quienes lo dirigen…

      Contradicciones del mundo de los adultos: no siempre sus acciones se corresponden con sus palabras, pensamientos y/o sentimientos, situación captada por los niños y que les genera confusión y rechazo a las normas impuestas por ellos…

      0tra contradicción más: LUCHAR por ser el mejor, para luego verse reducido a ser uno más del rebaño si no forma parte del círculo de elegidos por los poderosos

      Demasiadas contradicciones como para que no afecten el comportamiento de niños inteligentes

      Parece evidente que tantos factores como influyen en el comportamiento de los niños, NO PUEDEN NI DEBEN PRETENDER RESOLVERSE CON MEDICACIÓN, que va a actuar sobre el funcionamiento cerebral, sin conocer previamente qué factores BIOLÓGICOS son los responsables del síntoma que SE PRETENDE TAPAR

      Respecto a los síntomas que pueda causar la retirada de un psicofámaco, anoto mi experiencia de más de cuatro décadas intentando combatir CON FÁRMACOS el insomnio que me producían (además de una grave pluripatología orgánica) los TÓXICOS albergados en mi organismo:
      ARSÉNICO, MERCURIO, ANTIMONIO, ALUMINIO, PLOMO… …

      Ahora, tras SEIS MESES de tratamiento de DESINTOXICACIÓN Y NUTRICIÓN, VIVO Y DUERMO SIN FÁRMACOS y sin haber sufrido ninguno de los posibles síntomas descritos en los prospectos

      Parece evidente que NO ESTABA NECESITADA DE FÁRMACOS, sino sobrada de TÓXICOS que alteraban el funcionamiento cerebral, y, obviamente, si el “ordenador central” funciona mal, las funciones que regula, también se ven alteradas.

      Saludos y SALUD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *