Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El rey rinde homenaje al dictador Zayed bin Sultan, en un país en el que la violación está permitida

20140414_eau_06

Paco Bello | Iniciativa Debate | 14/04/2014

Entre el 13 y el 16 de abril, Juan Carlos I, nuestro principal embajador, está de gira por Emiratos Árabes y Kuwait. Países en los que no hay elecciones, hablar mal del gobierno está penado con cárcel, los empresarios secuestran el pasaporte de sus empleados extranjeros, si eres mujer y te violan (algo que está permitido), denunciarlo puede dar con tus huesos (los de la violada) en prisión (porque es un delito), si bebes alcohol en la calle también, y si eres homosexual y lo demuestras en público puedes acabar preso o algo peor. ¿A que apetece viajar allí?. Pero no hay por qué molestarse, porque esos países son ‘nuestros’ amigos (no como las ‘dictaduras’ latinoamericanas con constituciones y leyes mucho más progresistas que la española), y además el rey va a hacer negocios para ‘nuestras’ empresas. Aunque esas ‘nuestras’ empresas, de capital internacional mayoritario, cuando consigan esos contratos pondrán a trabajar a afganos, pakistaníes, y a cualquier otro que puedan explotar a menor coste que a un español y sin tantas pegas de derechos humanos. Para acabar, esas empresas para las que ha trabajado nuestro siempre útil ‘campechano’, sobre los beneficios que obtengan no pagarán prácticamente ningún impuesto en España, por mucho que entre todos sí hayamos pagado el viaje de su majestad y su séquito. En resumen: ¡qué suerte poder contar con Juan Carlos I, aunque nadie lo haya elegido ni lo pueda echar!

Según la información de la Casa Real:

Tras un breve encuentro en el salón de honor del aeropuerto, Don Juan Carlos se dirigió a la Gran Mezquita Zayed, una de las mayores mezquitas del mundo. Allí, Su Majestad visitó el mausoleo donde se encuentra la tumba del Jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan, fundador de la Federación de Emiratos Árabes Unidos, donde rindió homenaje a su memoria, al igual que hizo en su visita oficial de 2008. El Rey permaneció unos instantes ante la tumba y se despidió con una inclinación de cabeza en señal de respeto por el primer Presidente de los Emiratos Árabes Unidos, fallecido en 2004, y a cuyo funeral asistió Su Alteza Real el Príncipe de Asturias.

Es entrañable saber que el rey muestra respeto por ese criminal y por su familia. ¡Viva el Rey!

Os dejo con algunas perlas sobre estos países tan… calurosos.

Condena a violada: http://actualidad.rt.com/sociedad/view/100322-noruega-violada-emiratos-arabes-unidos-condena

Ejecuciones: http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/ejecuciones-kuwait-reves-justicia-2013-06-18

Un príncipe le quema los testículos a un extranjero para sacarle una confesión : http://edition.cnn.com/2009/CRIME/04/30/uae.torture/index.html#cnnSTCVideo

El apartado de ‘otros’ del ministerio de Exteriores español es interesante: http://www.exteriores.gob.es/Portal/es/ServiciosAlCiudadano/SiViajasAlExtranjero/Paginas/DetalleRecomendacion.aspx?IdP=58

Feliz 14 de abril, día de la República.

3 Comments

  1. JESUS
    JESUS 14 abril, 2014

    Y eso no es todo, si se quedan cortos con el presupuesto, cosa altamente probable, las arcas del estado (IVA, IRPF), saldrán a salvarles la cara a «nuestras» empresas, al menos son nuestras cuando los números dan mal, que cuando dan bien son absolutamente privadas.

  2. ROSARIO
    ROSARIO 15 abril, 2014

    El rey es el mayor capitalista de este país. Y solo le importa el dinero como a todas las empresas que están trabajando con los países árabes. Que no haya derechos humanos y puedan hacer contigo lo que quieran, les tiene sin cuidado, no hay escrúpulos cuando se trata de dinero. ¿Ya sabíais que uno de esos moros le regaló al rey un pozo de petróleo?

  3. DarkDragon
    DarkDragon 15 abril, 2014

    ¿Qué esperaban de este parásito que va a África a matar a animales por diversión? Hijo de la gran puta.

    Lo peor de todo es que sólo sabemos quejarnos y no hacemos nada. Lo de este país es de risa, no gusta que nos den por culo y encima lo permitimos.

    En fin, «viva» España…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *