Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La Iglesia se topa con el barrio de Carabanchel

El domingo los vecinos del barrio madrileño de Carabanchel volvieron a protestar contra la construcción de una cripta de los kikos en Opañel. Portando carteles de protesta, y con decenas de carteles colgando de los balcones expresaron su indignación por la construcción de un cementerio en un espacio que debería tener dotaciones sociales para el barrio.

Maqueta de la cripta de Catalina de Labouré

Aurora Gómez Delgado | Diagonal | 05/05/2014

El pasado domingo, por tercera vez consecutiva, los vecinos del madrileño barrio de Carabanchel han vuelto a salir a la calle para protestar contra la construcción de una cripta de los kikos en Opañel. Portando mensajes de protesta, y con decenas de carteles  colgando de los balcones han expresado su indignación. Dicho acto pretendía ser un escrache a Rouco Varela quien vendría a inaugurar oficialmente el proyecto de la parroquia del Camino Neocatecumenal. “La protesta era muy bella, con gente de todas las edades luchando juntas”, señala Lluvia, una de las vecinas participantes.

En Carabanchel no existen dotaciones municipales, como residencia de ancianos, biblioteca o piscina cubierta. Lo que sí tienen de sobra son cementerios, hasta siete cementerios en este barrio madrileño. Pero la secta católica Camino Neocatecumenal, también conocida como los “Kikos” planea construir un octavo cementerio en el barrio con la desaprobación vecinal.

El proyecto que se plantea en Santa Catalina de Labouré es la creación de un jardín con árboles bíblicos, un estanque y una capilla estilo moldavo dedicada a la ánimas del purgatorio, según el sacerdote Carlos Quesada. El proyecto contaría asimismo con un parking que generaría ingresos, algo muy distinto de lo que se entiende por un espacio de culto. Dicha diferencia supondría una grave contradicción legal con respecto a lo que estaba acordado en la permuta.

El solar donde se proyecta la cripta debería tener zonas verdes y dotaciones públicas, según el acuerdo de la permuta con el Ayuntamiento de Madrid , pero lleva años vallado de manera ilegal según denuncian concejales de la oposición.

Los terrenos donde se edifican la parroquia fueron expropiados a sus habitantes, nos cuentan los vecinos. Según denuncia Pepa, vecina de Opañel, la parroquia fue construida con el apoyo y trabajo de los habitantes del barrio, y hace diez años, animados por su antiguo párroco muchos de ellos entregaron pagos periódicos durante años para la construcción de dotaciones sociales. Pepa comenta “ mi familia hizo donativos a este proyecto durante años, prometieron centros de ancianos, instalaciones para Cáritas y espacios deportivos. Contribuimos porque pensamos que podría ser bueno para el barrio”. Zonas verdes, instalaciones deportivas, espacios culturales y para ancianos era lo que estaba proyectado. Así lo recogen las hemerotecas de los periódicos de la época, como el ABC. Pero durante años el solar ha estado vacío, y no han tenido noticias hasta la fecha cuando han tenido noticias del cementerio: “No queremos un cementerio privado pegado a nuestras casas, queremos que se de un uso que beneficie toda la comunidad, no para unos pocos”, dice Pepa.

“No queremos un cementerio privado pegado a nuestras casas, queremos que se de un uso que beneficie toda la comunidad, no para unos pocos”, dice Pepa.

La Iglesia de Santa Catalina de Labouré con su mármol blanco, cúpulas doradas, moqueta azul eléctrico y pinturas al fresco del propio Kiko reflejan el ideal estético de su líder, Kiko Argüelles que era artista antes de convertirse en fundador de la secta neoconservadora. Dicha construcción no cuenta con permiso legal y se encuentra próxima a su cierre fulminante. Además para la construcción de la cripta sería necesario un permiso del Ministerio de Sanidad que los responsables señalan que no será necesario ya que los cadáveres serán embalsamados. Cripta o cementerio, según las contradictorias informaciones que emite la parroquia, pero que en todo caso parecería reservado a los miembros del camino.

Las contradicciones sobre el proyecto y la falta de diálogo irritan aún más al vecindario, quienes plantean continuar con las acciones hasta que se paralice el proyecto de cripta y se construyan las instalaciones que se prometieron inicialmente.

Los vecinos de Carabanchel tienen como referente inspirador cercano la batalla de la cornisa. En esta lucha vecinal, la barriada de la Latina se organizó para paralizar la construcción de un colosal minivaticano proyectado por Rouco Varela en el Parque de la Cornisa.

En 2009 el Ayuntamiento de Madrid, con Gallardón como alcalde, recalificó 25557m2, (15.000 m2de zona verde pública) para construir un Minivaticano. Dicho proyecto supondría la desaparición del Parque de la Cornisa, uno de los pulmones verdes de la ciudad.

Intensas movilizaciones vecinales consiguieron que finalmente se paralizara definitivamente el proyecto del arzobispado. Para más información sobre la historia se aconseja este documental.

“La batalla de la Cornisa”

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/movimientos/22772-la-iglesia-se-topa-con-barrio-carabanchel.html

2 Comments

  1. Tomas
    Tomas 7 mayo, 2014

    Hola solo añadir y corregir que el camino neocatecunenal no es una secta.Es un grupo numerosos de catolicos..que se abre para todo creyente.Unacsecta es un grupo cerrado..y el camino es todo lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *