Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La circular secreta sobre el fracking y el TTIP filtrada al Huffinton Post

Campaña No al TTIP⎮22 de mayo de 2014

La Unión Europea está presionando a la administración de Obama para que expanda la fracturación hidráulica de EE.UU., las perforaciones de petróleo mar adentro y las extracciones de gas, según un texto secreto de negociación obtenido por The Huffington Post, publicado el lunes 19.

Fuente: Huffingtonpost

El controvertido documento es un primer borrador de las políticas energéticas que los negociadores de la UE esperan que se adopten conforme al acuerdo de libre comercio de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), que está negociándose actualmente. El texto se compartió con funcionarios norteamericanos en septiembre. La oficina del Representante de Comercio de EE.UU. declinó hacer comentarios sobre el documento.

Los grupos ecologistas temen que los amplios términos propuestos en el acuerdo eliminen las restricciones clave de la exportación de crudo y gas natural, combustibles fósiles que contribuyen al cambio climático. El documento señala el elemento de disputa más importante del acuerdo de la UE, en medio de la protesta de los ecologistas por los términos filtrados del Acuerdo Trans-Pacífico, un acuerdo independiente que también están negociando EE.UU. y 11 países del Pacífico.

«Debería considerarse automáticamente que las exportaciones de bienes energéticos a la otra parte cumplen las condiciones y pruebas contempladas en las respectivas legislaciones de estas partes para garantizar las licencias de exportación», indica la circular, definiendo los «bienes energéticos» como «carbón, crudo, productos petrolíferos, gas natural (licuado o no) y energía eléctrica».

El gobierno estadounidense trata los textos de negociación comercial como información confidencial. Filtraciones previas relacionadas con el acuerdo de la UE se centraban en temas más triviales, incluyendo si los fabricantes de quesos norteamericanos pueden denominar sus productos «feta» o «parmesano».

A través del fomento de las exportaciones de crudo y gas natural a la UE, una fuerza económica sólida que utiliza una cantidad enorme de energía global, la propuesta podría incentivar nuevas perforaciones de petróleo y gas y desalentar el desarrollo de la energía verde en la UE, asestando un golpe importante a los esfuerzos por evitar el cambio climático. Algunos grupos ecologistas y de ciudadanos también se oponen al proceso de fracturación hidráulica en sí mismo —durante el cual se inyecta una mezcla de productos químicos, agua y arena en las formaciones rocosas para liberar el gas natural— debido a la posibilidad de que afecte a las aguas subterráneas.

«El fomento del comercio de combustibles fósiles contaminantes significaría una fracturación hidráulica más peligrosa aquí, en los EE.UU., e impulsaría los combustibles alteradores del clima en la Unión Europea», dijo Ilana Solomon, directora del Programa de Comercio Responsable de Sierra Club, a HuffPost. «La industria del petróleo y el gas es la única triunfadora en esta situación».

Estados Unidos prohibió las exportaciones de crudo en 1975 e impuso un sinfín de restricciones a las exportaciones de gas natural por motivos tanto económicos como de seguridad nacional. No obstante, el presidente puede emitir licencias especiales para eximir de la prohibición a algunas exportaciones de crudo y el secretario de Energía, Ernest Moniz, declaró este mes que quiere considerar su flexibilización.

Ha habido, además, una presión creciente a suavizar las restricciones a las exportaciones de gas natural desde EE.UU. a Europa, particularmente al aumentar el conflicto entre Rusia y Ucrania, poniendo en relieve la dependencia europea de la energía de Rusia. Aunque la utilización de gas natural produce emisiones menores que el petróleo o el carbón, el almacenamiento intensivo de energía y el proceso de transporte —licuando el gas y enviándolo en buques de combustible— elimina muchas de sus ventajas. Los críticos del gas dicen que las crecientes exportaciones sólo aumentarían la confianza en los combustibles fósiles, más que apresurar la transición a los renovables. También es probable que aumentasen los precios de la energía en EE.UU., aunque las consecuencias del acuerdo no tendrían lugar hasta dentro de varios años.

Los acuerdos de libre comercio a menudo obligan a sus participantes a seguir un régimen regulatorio concreto, dificultando el desarrollo de regulaciones futuras en respuesta a nuevos problemas. Los acuerdos de comercio se hacen cumplir por los tribunales internacionales, los cuales pueden emitir sanciones económicas contra los países que violen los acuerdos. El lenguaje propuesto por la UE iría en contra de las normas medioambientales actuales que limitan el desarrollo de la industria de combustibles fósiles.

«Expande la tendencia de las negociaciones comerciales de eliminar las decisiones políticas de los gobiernos nacionales y locales y consagrar estas decisiones por leyes de comercio», declaró Sarah Burt, abogada de la organización ambientalista Earthjustice, que ha visto el documento. Esas negociaciones, dijo Burt, no ocurren bajo la mirada pública y son un «procedimiento opaco en el que el comercio y la economía se sitúan por encima de cualquier otro valor».

Traducción del artículo «Read The Secret Trade Memo Calling For More Fracking and Offshore Drilling» publicado el 19 de mayo de 2014 por The Hufftinton Post

Traducido por Sara Arilla, miembro de Traductores en Acción, la red de traductores voluntarios de Ecologistas en Acción.

Read The Secret Trade Memo Calling For More Fracking and Offshore Drilling

TTIP: The Other Secret Trade Deal That ShoulOn Your Radar

.

WASHINGTON — The European Union is pressing the Obama administration to expand U.S. fracking, offshore oil drilling and natural gas exploration under the terms of a secret negotiation textobtained by The Huffington Post.

The controversial document is an early draft of energy policies that EU negotiators hope to see adopted under the Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) trade deal, which is currently being negotiated. The text was shared with American officials in September. The Office of the U.S. Trade Representative declined to comment on the document.

Environmental groups fear the broad language proposed for the deal would eliminate key restrictions on the export of crude oil and natural gas, fossil fuels that contribute to climate change. The document marks the first major bone of contention in the EU deal, amid an outcry from environmentalists over leaked terms of the Trans-Pacific Partnership, a separate pact that the U.S. and 11 Pacific nations are also negotiating.

«Exports of energy goods to the other Party shall be deemed automatically to comply with any conditions and tests foreseen in the Parties’ respective legislation for the granting of export licenses,» the memo reads, defining «energy goods» as «coal, crude oil, oil products, natural gas, whether liquefied or not, and electrical energy.»

The U.S. government treats trade negotiation texts as classified information. Previous leaks concerning the EU deal have focused on lighter topics, including whether American cheesemakers can call their products «feta» or «parmesan.»

By encouraging more crude oil and natural gas exports to the EU — a massive economic force that uses a tremendous amount of global energy — the proposal could spur more domestic oil and gas drilling and discourage the development of green energy in the EU, dealing a significant blow to efforts to avert climate change. Some environmental and citizens groups also object to the fracking process itself — in which a high-pressure mixture of chemicals, water, and sand is injected into rock formations to release natural gas — because of concerns that it might affect groundwater supplies.

«Encouraging trade in dirty fossil fuels would mean more dangerous fracking here in the U.S. and would push more climate-disrupting fuels into the European Union,» Ilana Solomon, director of the Responsible Trade Program at Sierra Club, told HuffPost. «The oil and gas industry is the only winner in this situation.»

The U.S. banned crude oil exports in 1975, and imposes a host of restrictions on the export of natural gas for both economic and national security reasons. But the president can issue special licenses to exempt some crude oil exports from the ban, and Energy Secretary Ernest Moniz said this month that he wants to consider relaxing it.

There has also been an increasing push to loosen constraints on natural gas exports from the U.S. to Europe, particularly as the conflict between Russia and the Ukraine has grown, highlighting Europe’s dependency on Russian energy. Although burning natural gas produces lower emissions than oil or coal, the energy-intensive storage and shipping process — liquefying the gas and then sending it in fuel-burning vessels — eliminates many of its advantages. And critics of gas say that increasing exports would only increase reliance on fossil fuels, rather than speeding the transition to renewables. It would also likely increase energy prices in the U.S., although the effects of the deal would not come to fruition for several years.

Free trade agreements frequently bind all of their participants to a specific regulatory regime, hindering the deployment of future regulations in response to new problems. Trade pacts are enforced by international courts, which can issue economic sanctions against countries that violate the deals. The proposed EU language would run counter to existing environmental standards that limit the development of the fossil fuel industry.

«It expands a trend in trade negotiations of removing policy decisions from national and local governments and enshrining those policy decisions in international trade laws,» said Sarah Burt, an attorney with the environmentalist legal organization Earthjustice, who has seen the document. Those negotiations, said Burt, happen outside of the public eye and are an «opaque process where trade and economics are elevated above any other values.»

Read the full document here.

.

2 Comments

  1. GuerraPerdida
    GuerraPerdida 24 mayo, 2014

    El sector Energético es el motor de todas las economías, capitalistas o no….la energía está en todo ¿ cómo van a permitir los gobiernos que la gente sea independiente energéticamente? Por supuesto que no, por la energía se invaden países ,se mata a quien haga falta y por supuesto se destruye lo que sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.