Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Encuesta de junio sin cocinar

Paco Bello | Iniciativa Debate | 09/06/2014

Ya han sido publicadas las dos primeras encuestas electorales realizadas tras las elecciones Europeas del 25 de mayo, y los datos no pueden ser más representativos de la realidad social que vivía este país antes de la abdicación de Juan Carlos Borbón. Aunque en realidad, visto lo que muestran los medios que las han encargado, no lo parece demasiado porque esos mismos medios y las encuestadoras tienen la mala costumbre de cocinar interpretar los datos pese a no disponer de referencias anteriores válidas para el cálculo. Y lo que es peor, la costumbre de no utilizar lo que sí tienen y dar relevancia a lo que imaginan. Por eso nos parece que lo ortodoxo es mostrar lo que sí se puede extraer desde lo único cierto: la intención directa de voto (algo que, curiosamente, elPeriódico ni muestra).

Según este dato (la respuesta espontánea del encuestado) de la encuesta encargada por El Diario a Celeste-Tel, la situación quedaría como puede verse en la siguiente gráfica (participación del 61%):

IDV Cel-Tel
Elaboración de IDP según datos de intención directa de voto

Extrapolar resultados a partir de estos datos desde un escenario inédito, es como escribir una novela de ciencia-ficción. Y más sabiendo que cualquier parecido con el resultado final será mera coincidencia.

En los próximos días veremos muchas más encuestas, y seguro que nadie se resiste a interpretarlas para arrimar el ascua a su sardina. Pero con todo, lo único que puede asegurarse ahora, y que podrá asegurarse en el futuro próximo, es que el panorama está cambiando, y mucho. Y que lo que parecía imposible, que es el que un partido pueda superar en votos a alguno de los turnistas, ya no lo parece tanto.

3 Comments

  1. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 9 junio, 2014

    Tras el fin de semana ausente de Madrid, me reincorporo al foro, pues estoy leyendo un montón de nuevas noticias.

    Resulta de un cinismo apabullante escuchar a ‘la casta’ repetir hasta la saciedad que nos debemos a la Constitución votada en el 78 (cual dogma de fe incuestionable) para NO decidir el futuro que queremos.

    Estos gobernantes, incompetentes para dirigir un país, como han demostrado, e incapaces de utilizar la coherencia, como también nos han demostrado, prefieren ignorar que no sólo nuevas generaciones no votamos aquel (en mi opinión, ‘libracho’), sino que crece el número de ciudadanos que votándolo en su día, están arrepentidos de haberlo hecho, tras comprobar los nefastos resultados que a la larga, ha conllevado su voto, aunque útil en aquel entonces, según reconocen. Luego entonces…¡¿de qué votos y qué narices están hablando?! ¡NO TENEMOS POR QUÉ ESTAR SUPEDITADOS A UN ‘LIBRACHO’ QUE NO RECOGE UNA IMPORTANTE MAYORÍA DEL SENTIR POPULAR!, aunque aceptado hoy en día por imperativo legal.

    ¿Acaso se han molestado los gobernantes en investigar mediante encuesta a los ciudadanos que votaron la Constitución del 78 si volverían a hacerlo ahora? (pero, eso sí, sin ocultarles aquella consecuencia que ha derivado en el panorama actual), ya que es inequívoco que de aquellos polvos vinieron estos lodos. Pues NO. Ni lo han intentado, como tampoco el referéndum sobre Monarquía o República, ante el temor de la respuesta.

    Y para terminar, NO vamos a permitir que nos cuelen al sucesor del heredero nombrado por la obra y gracia ‘divina’ del Señorísimo Generalísimo de los Santísimos (y demás ísimos) bajo el palio (y otras zarandajas), que Dios guardó hasta que por fin se lo llevó.

  2. Serafín Iglesias Morcillo
    Serafín Iglesias Morcillo 9 junio, 2014

    Estimada Cotilleja, el valor de la votación a ese LIBRACHO, lo puedes comprobar solo con preguntar en tu entorno a los que votaron, cuantos de ellos leyeron en su momento lo que iban ha votar, y una inmensa mayoría no lo han leído nunca. Siempre he preguntado (yo no vote, vivía fuera de España) si hubiera salido mayoría el no, ¿que otra opción había?, de momento no tengo ninguna respuesta. Si en esa votación estaba incluida la monarquía y ¿si salía no?, pues era también monarquía, puesto que ya estaba instituido por Franco. Si en una votación no hay dos opciones, no creo que tenga ninguna validez dicha votación. Saludos

  3. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 9 junio, 2014

    Estimado Serafín:

    De suerte que me pillas en el ordenador para contestarte, porque esta hora no es muy usual en mí para hacerlo.

    Naturalmente que desde hace años me ha inquietado esa pregunta, interesándome ante familiares y compañeros profesionales votantes de la Constitución -que percibo como un ‘libracho’- y, quieres creer (perdón por el tuteo, pero en los foros somos una gran familia, unida por las discrepancias ideológicas) que, como digo, ¡¿no he conseguido una respuesta distinta a la que esperaba?!, pese a que mi pregunta siempre fue recopilando diversas ideologías. Y digo que no fue distinta, porque todos coincidieron en un denominador común, como es el temor a que se sublevasen los militares, suponiéndoles un aliciente votar aquella ‘democracia’ con ilusión. Cierto que no todos leyeron la Constitución, pero se iban contagiando del mismo espíritu ilusionante, daba igual la ideología de cada votante (y es curioso que esto último me lo confirmaran personas sin conocerse entre sí). Y también coinciden muchos, pero muchísimos ciudadanos en que las expectativas que esperaban de esa democracia y Monarquía se han venido abajo de unos años para acá (precisamente los que en años anteriores comprobaron que les iba muy bien, o medianamente bien) Y llegados a este punto, su decepción, vivencias y opiniones actuales COMPARTEN las de las nuevas generaciones. ¡Esto es así de incuestionable!, e insisto, Serafín, en que me baso en múltiples argumentos que he ido recopilando desde hace años y sobre los que me he ido pronunciando, también desde hace años en mis comentarios.

    Por tanto, yo admito que en el 78 no hubiera otra opción, salvo votar sí o sí, y me parece comprensible, pero hoy en día, esa Constitución que ha favorecido principalmente a los corruptos, como se ha demostrado, es el cáncer de lo que pudo ser una democracia permanente en el tiempo, y no lo fue, sino que ha sido secuestrada, por lo que hay que echarla abajo y con ella a los corruptos, cambiando el Sistema.

    Saluditos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.