Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Bienes comunes: “Debemos desmercantilizar el sistema”

El profesor y activista George Caffentzis plantea la correlación entre endeudamiento público, privado e individual.

Pablo Jiménez Arandia. Barcelona⎮Diagonal⎮13/07/14

La crisis de la deuda pública que ha afectado, sobre todo, a los países del Sur de Europa es el paradigma bajo el que los poderes político y económico están minando los derechos de los trabajadores, las políticas sociales o las rentas del trabajo. Pero además de la deuda nacional de los Esta­dos, existe otro tipo de endeudamiento que se ha convertido, también, en motivo de sufrimiento y pobreza para la población. Son aquellos préstamos derivados de, por ejemplo, la compra de una vivienda, la matrícula universitaria o una factura sanitaria. Las macrodeudas (colectivas y públicas) y las microdeudas (individuales y privadas) tienen orígenes en apariencia diferentes pero, según algunos expertos, sus efectos y objetivos coinciden.

George Caffentzis (EE UU, 1945) es un sexagenario que ha dedicado gran parte de su vida a estudiar cómo la deuda se ha convertido en el principal elemento de control y dominación en la economía capitalista. Este profesor de Filosofía de la Universidad del Sur de Maine, lúcido y pausado en su discurso, visitó los días 13 y 14 de junio Barcelona y Madrid para compartir una tesis interesante: la necesidad de que los movimientos que se oponen al pago de la deuda en sus diferentes formas se encuentren por el camino y creen un frente común.

Autonomismo

La Nigeria de los años 80 que se revolvía contra las políticas impuestas por el FMI, el ejemplo de los zapatistas en Chiapas, la ocupación de Zuccoti Park por los indignados neoyorquinos… Caffentzis ha sido testigo y parte de algunas de las experiencias políticas que han marcado a la izquierda anticapitalista y autonomista en las últimas décadas. En la actualidad forma parte de Strike Debt, un movimiento que combate las deudas que atenazan e hipotecan el futuro de millones de estadounidenses; un país donde, como el profesor apunta, “ya hay seis millones de estudiantes morosos” que no pueden devolver los préstamos con los que financiaron su educación.Caffentzis ha sido parte de algunas de las experiencias políticas que han marcado a la izquierda anticapitalista

“En una economía de la deuda, asumir una forma de deuda significa asumirlas todas”. Con esta idea presentaron a Caffentzis las entidades organizadoras de su visita: el Observatori del Deute en la Globalització (ODG), la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda(PACD) y la Plataforma de Afecta­dos por la Hipoteca (PAH), tres ejemplos de lucha a nivel estatal y mundial contra el endeudamiento a diferentes niveles. En un debate abierto y público y en sus entrevistas con varios periodistas, Caffentzis insistió en la necesidad de “desmercantilizar las cuestiones vitales, como la educación, la sanidad o la vivienda”, como objetivo fundamental de la lucha contra el capitalismo financiero actual, en el que todo se convierte en mercancía.

Con un ojo puesto en los zapatistas y otro en la PAH, Caffentzis habla de la importancia de “crear maneras autónomas de satisfacer las necesidades básicas” y “de expandir el espacio en el que uno vive fuera o sin el sistema monetario capitalista”, a pesar de lo difícil que pueda parecer el proceso. En su país natal, cuna del consumo mundial y de Wall Street, asegura que desde Strike Debt han empezado con la educación por lo acuciante del problema: la deuda media de los estudiantes estadounidenses alcanzó en 2013 los 29.000 dólares.

La trampa de la deuda

¿Cómo y por qué el endeudamiento individual se ha convertido en imprescindible para sobrevivir? Caffentzis encuentra la respuesta en la devaluación progresiva del trabajo –a pesar del aumento de la productividad– que se vivió primero en EE UU y, recientemente, en los países europeos. “En Europa la trampa de la deuda ha tardado más tiempo en cerrarse por el sedimento de las luchas obreras y porque el declive de los salarios empezó más tarde que en EE UU, donde el valor real de los salarios alcanzó su cima a principios de los 70”, asegura Caffentzis. “Lo que pasó allí en 40 años está ocurriendo aquí en muy poco tiempo”, desde el 2008, año en el que estalló la crisis, comenta. En ese sentido ve a Grecia –país del que procede su familia– casi como un experimento de laboratorio, en el que los poderes financieros están observando la capacidad de resistencia ante el saqueo de derechos, propiedades públicas y libertades en una sociedad que hasta hace poco pertenecía al mundo rico.

“La cuestión de la deuda se ha convertido en más importante que nunca. Y eso requiere que repensemos algunas de las categorías básicas”, explica Caffentzis. Para ello cuenta su experiencia en las últimas décadas, primero como profesor en una universidad nigeriana y después en EE.UU. En el país africano vivió en primera persona las luchas en las calles de los estudiantes y la población local contra los Programas de Ajuste Estructural que trataban de imponer el FMI y el Banco Mundial como moneda de cambio a los préstamos internacionales. Tras la vuelta a su país natal, Caffentzis dio clases ignorando durante años que sus compatriotas estudiantes estaban endeudados hasta las cejas.

“Me llevó casi dos décadas darme cuenta de su situación”, asegura. “Se tiene una percepción social y psicológica bastante diferente entre las deudas micro y macro”, sostiene Caffentzis. La cantidad de estudiantes norteamericanos que han dejado de devolver sus préstamos lo han hecho de una manera individual, a pesar de las graves consecuencias que conlleva y fruto del miedo y la vergüenza social que todavía implican este tipo de deudas. De ahí la importancia, según Caffentzis, de organizarse y plantar cara colectivamente.

A lo largo de la conversación, esta perspectiva de lucha conjunta contra las consecuencias del capitalismo se emparenta inevitablemente con experiencias como la de la PAH en el Estado español. “Las pequeñas victorias aumentan tu confianza personal y en los grupos u organizaciones que te apoyan”, destaca Caffentzis.

Manual de la resistencia de personas endeudadas

El Debtors Resistance Operation Manual, presentado por George Caffentzis en Madrid y Barcelona el pasado mes de junio, es un manual de resistencia a la deuda escrito de manera anónima por activistas de Occupy Wall Street y Strike Debt. Su objetivo es proporcionar tácticas específicas que permitan entender y luchar contra el sistema de deuda que gobierna las vidas de una gran parte de la población estadounidense (y pronto las de todas nosotras).Contiene información práctica, recursos y consejos para quienes que se enfrentan al problema de la deuda en los Estados Unidos de manera individual y también propone ideas para aquellas que hayan tomado la decisión de actuar de manera colectiva. Los temas tratados van de las deudas privadas en áreas como la salud, la educación o la vivienda, a los modos de operación de las agencias de rating, el mercado secundario o las deudas públicas, sean locales o soberanas.

Strike Debt es un colectivo nacido de Occupy Wall Street que pretende, a través de la acción directa, la investigación, la educación y el arte, luchar contra la economía de la deuda que alimenta Wall Street y provoca aislamiento, vergüenza y miedo, creando al mismo tiempo alternativas que creen lazos comunitarios y nos liberen de las deudas del 1%. Uno de sus proyectos con más impacto mediático ha sido el crowdfunding para la compra y liberación de deuda estudiantil bautizado como Rolling Jubilee.

George Caffentzis es fundador, junto a otros intelectuales críticos como Silvia Federici o Peter Linebaugh, del colectivo Midnight Notes y del Comite for Academic Freedom in Africa. Ha escrito de forma extensa sobre los mecanismo de producción de valor, es activista contra la deuda en los Estados Unidos y su último libro, In Letters of Blood and Fire, ha sido publicado por PM Press/Common Notions.

Conferencia George Caffentzis “La relación entre micro-deudas y las macro-deudas” en Traficantes de Sueños.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *