Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Dejen de preocuparse por el Ébola (y empiecen a preocuparse de lo que significa)

Cuba Debate⎮16 agosto 2014 

ebola

Ilustración: Courrier International.

Por Adam C. Levine
Profesor adjunto de Medicina de urgencia, Brown Medical School. Actualmente trabaja en Ruanda.

Una vez más, África está en el ojo del huracán. Y, como suele pasar, las noticias no son buenas.

Los medios de comunicación parecen alternar largos periodos de ignorancia absoluta hacia el continente con breves estallidos salpicados de locura, normalmente debidos al temor de que un brote de epidemia o terrorismo se extienda hacia nuestras costas. El reciente brote de ébola en el África occidental, que ha infectado a casi 2.000 personas en los últimos seis meses, no es ninguna excepción.

Está claro que debemos preocuparnos por el brote de ébola, pero no por los motivos que se han propagado en las noticias o en los blogs. Deberíamos preocuparnos por el ébola, pero no por la amenaza que puede suponer para Occidente, sino por lo que dice sobre el estado actual del sistema sanitario en África y sobre muchos otros recursos limitados en todo el mundo.

Tristemente, los medios se han fusionado en torno a los siguientes cinco mitos, mientras que se ignora el contexto más amplio de la sanidad pública y las increíbles desigualdades que existen en la Tierra.

Mito 1: el ébola es una enfermedad mortal en todo el mundo.

El ébola puede ser mortal, pero no a nivel mundial. De hecho, la tasa de mortalidad del ébola y de su primo hermano, el virus de Marburg, varía dependiendo de las circunstancias. El primer brote registrado de estas enfermedades, que tuvo lugar en Alemania y Yugoslavia en 1967, presentó una tasa de mortalidad del 23%; bastante alta, pero muy lejos del índice de letalidad de entre el 53% y el 88% que han mostrado los brotes producidos en el África subsahariana 40 años después (1). Este primer brote ocurrió cuando nadie sabía nada sobre la enfermedad y cuando las unidades de urgencias y cuidados intensivos todavía no estaban extendidas por Europa.

El riesgo actual de muerte en los individuos infectados por el ébola o el virus de Marburg en Occidente queda muy lejos de los porcentajes observados en cualquiera de los anteriores brotes. Los dos últimos estadounidenses infectados en Liberia, por ejemplo, están mejorando, y no por el suero mágico que recibieron, sino por la supervisión y el cuidado proporcionados por los trabajadores humanitarios y por la rápida evacuación a hospitales modernos con instalaciones de cuidados intensivos.

He cuidado a pacientes y he formado a médicos en decenas de hospitales urbanos y rurales en toda el África subsahariana en la última década. La tasa de mortalidad para casi todas las enfermedades que he controlado, desde la neumonía hasta los ataques de corazón pasando por el cáncer y los accidentes de tráfico, es más alta en el África subsahariana que en cualquier hospital occidental.

En cuanto a la posibilidad de morir de cualquier enfermedad en este mundo, el ébola incluido, la geografía tiene mucho que ver.

Mito 2: no existe tratamiento para el ébola.

Lo cierto es que existen varios tratamientos efectivos para el ébola que pueden ayudar a las personas que pasan por las peores fases de la enfermedad e incrementar sus posibilidades de supervivencia. Entre estos tratamientos se incluye la reanimación mediante fluidos intravenosos, glóbulos rojos, plaquetas, sustancias coagulantes para evitar las hemorragias, antibióticos para tratar las infecciones bacterianas más comunes, oxígeno, etc. Además, un equipamiento de diagnóstico moderno puede ayudar a médicos y enfermeros a seguir las constantes vitales para controlar a los pacientes en caso de complicación.

Lo increíble de los tratamientos ya probados (a diferencia de los experimentales de los que habla la prensa) es que se pueden utilizar, además de para el ébola, para combatir otras enfermedades en toda África. En los últimos seis meses en los que el brote de ébola se ha llevado la vida de casi mil niños y adultos, sólo en el África subsahariana han muerto aproximadamente 298.000 niños de neumonía, 193.000 de diarrea, 288.000 personas de malaria y 428.000 por lesiones, por ejemplo en accidentes de tráfico.

Un mejor acceso a los servicios de urgencias y de cuidados intensivos ayudaría a salvar a los pacientes de ébola y también a los afectados por los problemas anteriormente citados, que son mucho más letales.

Mito 3: el ébola es la enfermedad más contagiosa y se extenderá rápidamente por Occidente.

El ébola no es la enfermedad más contagiosa que se conoce. No se transmite por el aire ni por aerosoles. Esto la hace menos contagiosa que otros portadores de enfermedades, como el sarampión, la varicela, la tuberculosis o incluso la gripe. El ébola se contagia sólo por contacto físico, especialmente por los fluidos corporales. Por tanto, a no ser que alguien te vomite en el metro, defeque o te manche de sangre, no te va a transmitir el ébola.

En términos médicos, lo único que se requiere para prevenir el contagio de ébola de paciente a trabajador sanitario es el uso de precauciones de contacto, que incluyen vestimenta adecuada, guantes y lavado de manos frecuente después de cada contacto con el paciente. Estas precauciones son las que siempre se llevan a cabo en los hospitales occidentales en caso de enfermedades contagiosas.

No obstante, piensa en lo que ocurre en África Occidental, donde se ha extendido el ébola rápidamente debido a la falta de medidas básicas sanitarias en hospitales públicos y clínicas con equipamiento precario. Muchos centros carecen de productos tan necesarios y básicos como guantes y batas, y en muchos otros escasea el agua o el alcohol, imprescindibles para la higiene. A diferencia de lo que pasa en Occidente, los hospitales en África tienen salas abiertas con docenas de camas amontonadas. En muchos casos, además, he visto a varios pacientes compartiendo una misma cama. Visto así, es fácil comprender cómo el ébola se puede extender con tanta rapidez.

La mejor forma para ayudar a África a contener este brote de epidemia es mediante la inversión y el despliegue de medidas básicas para el control de enfermedades infecciosas, como batas, guantes, agua y métodos de esterilización, junto con personal sanitario y de formación.

Mito 4: hay que empezar a administrar medicamentos experimentales contra el ébola al máximo número de africanos posible.

Cualquier ser humano que reciba tratamiento experimental es, por definición, un experimento. Ahora bien, experimentar en humanos no tiene por qué ser algo malo. Sin embargo, todas las personas que participan en estudios de investigación médica tienen derecho a recibir la misma protección internacional, y la gente en países pobres necesita además una protección especial.

Por ejemplo, mientras que los estudios en Estados Unidos requieren la aprobación de un solo comité ético, la mayoría de estudios llevados a cabo en países de renta baja necesitan la aprobación de dos comités éticos diferentes: uno internacional y uno local. Asimismo, los formularios de consentimiento, que explican los riesgos y beneficios de los participantes en ese estudio en particular, deben traducirse a todos los dialectos locales, y se deben tener en cuenta los casos específicos de los pacientes que no sepan leer los formularios o firmar. Al final, todos los participantes del estudio deben recibir los mejores tratamientos testados para su enfermedad. Así se garantiza que todos los pacientes se beneficien de la investigación, aunque los medicamentos experimentales resultaran ineficaces (o peligrosos).

Tristemente, conocemos los virus de Marburg y ébola desde hace casi 50 años, y se han llevado a cabo muy pocas investigaciones para el tratamiento efectivo o las vacunas, al igual que con otras muchas enfermedades tropicales olvidadas. Esto no se debe a la falta de interés por parte de médicos y científicos, sino más bien a la falta de dinero. Las compañías farmacéuticas no suelen estar dispuestas a invertir en investigaciones para prevenir o tratar enfermedades que sólo afectan a gente pobre, ya que obtendrían pocos (o ningún) beneficios.

Por poner un ejemplo, en Estados Unidos se puede rectificar este problema pidiendo que el presidente Obama y el Congreso presionen al Instituto Nacional de Salud para que dedique una mayor parte de sus fondos a la investigación de enfermedades que afectan a los habitantes más pobres del mundo.

Mito 5: no se puede hacer nada para ayudar a África… Es demasiado pobre.

La verdadera tragedia del brote de ébola es que la mayoría de africanos no tiene acceso a los medicamentos, instalaciones y profesionales de los que disponemos en Occidente desde hace décadas, y que podrían haber evitado el descontrol de la epidemia. Además, se podrían haber empleado las mismas medidas para reducir la mortalidad causada por otras enfermedades que en la actualidad están matando cada día a mil veces más personas que el ébola.

Estos tratamientos salvavidas no están fuera del alcance del continente. En este momento, a través de una colaboración entre la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Fondo Mundial, el Ministerio de Sanidad de Ruanda, y un consorcio de universidades estadounidenses, estamos formando a un grupo de médicos y enfermeros de urgencias y de cuidados intensivos en Ruanda, uno de los países más pobres de África. Al mismo tiempo, estamos aumentando con rapidez las infraestructuras médicas y el suministro de medicinas y equipamiento en Ruanda, para que los nuevos especialistas africanos tengan las herramientas necesarias para el cuidado de los pacientes más enfermos del continente. Antes incluso del reciente brote de ébola en la zona, ya se estaba considerando un proyecto similar en Liberia, aunque todavía estamos esperando la aprobación del Gobierno estadounidense.

Nuestra experiencia en Ruanda demuestra que con la suficiente voluntad política y el apoyo financiero y técnico exterior, los países africanos pueden lograr mejoras a gran escala en su capacidad para prevenir las enfermedades y controlar las situaciones de mayor urgencia. Puede que no ocurra de la noche a la mañana, pero sí con el tiempo suficiente como para frenar la próxima gran epidemia incluso antes de que comience.

(1) Beer B, Kurth R, Bukreyev A. “Characteristics of Filoviridae: Marburg and Ebola Viruses.” Naturwissenschaften 1999; 86, 8-17.

Traducción de Marina Velasco Serrano

(Tomado de The Huffington Post)

Tomado de: http://www.cubadebate.cu/especiales/2014/08/16/dejen-de-preocuparse-por-el-ebola-y-empiecen-a-preocuparse-de-lo-que-significa/#.U_OM-7x_uIX

24 Comments

  1. Mercedes
    Mercedes 19 agosto, 2014

    Gracias por difundir esta información.

  2. gilda
    gilda 20 agosto, 2014

    Los medios nos siguen estafando en la información, estan convencidos que EL MIEDO FRENA A LAS PERSONAS.

  3. Andres
    Andres 20 agosto, 2014

    Es curioso que esta noticia venga de un web cubana, el pais donde tienes que pagar todo para ir a un hospital, los publicos no tienen sabanas, medicamentos en algunos casos ni agua.

    En cuanto a equipamientos en cuba estan los peores hospitales del mundo incluidos los peores que de Ruanda.

      • Andres
        Andres 20 agosto, 2014

        Ojo con los videos de youtube, no sea que mires sin querer los 50000 videos reales , no reportajes, de la sanidad cubana.

        Pero lo mejor es verlo tu mismo, date un vuelta por ahi, campeon.

        • Phoenix
          Phoenix 8 octubre, 2014

          Siento discrepar, Andrés, pero estuve unos meses viviendo en Cuba, y no en la capital, sino en un pueblo muy pequeño de la Cuba verde, donde sólo hay una carretera asfaltada.
          Tuve la mala suerte de necesitar atención médica durante un mes, y debo decir que, aunque la instalación del policlínico donde me atendieron estaba falta de electricidad durante un mínimo de 4 horas al día, me curaron y me atendieron perfectamente. Ni me cobraron nada, ni me pidieron documentación ni ninguna otra explicación. Son los mejores médicos que he conocido hasta el momento y aunque no tengan las mejores tecnologías del mundo, tienen lo suficiente para tratar a cualquier paciente.
          Me parece que deberías informarte un poco mejor.

        • Nidia
          Nidia 14 noviembre, 2014

          Mi hija ha estudiado medicina en Cuba, recientemente regresó de estudiar pediatria y te cuento que ya quisieramos los Colombianos y otras partes del mundo, tener la calidad del sistema de salud de Cuba. Andrés no tiene ni idea de lo que habla y por pasarsela por sabio se deja reconocer como necio. Informese antes de hablar, puede encontrarse con personas que conocen el tema y pasar verguenza, si tiene. Le invito a ver un documental de Michael More: Sicko

    • antonio
      antonio 8 octubre, 2014

      No tienes ni puta idea de lo que hablas…Deberias informarte mas y mejor antes de hablar, por que no es lo mismo callar y parecer estupido, que hablar y demostrar que lo eres…Cuba es un pais pobre comparado con europa, eso esta claro.Pero resulta que si algo tiene bueno cuba es precisamente su sistema de salud publica que esta considerado el mejor de latinoamerica. Molestate de paso en averiguar las partidas economicas que destinan a investigacion sanitaria. Y si hablamos de formacion sanitaria e investigacion en universidades publicas te llevarias una sorpresa, pero en fin que mas da cuando habla un puto loro que repite lo que oye en su caja tonta.

    • William Peake
      William Peake 9 octubre, 2014

      Totalmente falso. ¿Usted vive en Cuba? Pues, se lo juro que Cuba tiene un servicio público gratuito para la población. Si quieres hablar de un país donde hay que pagar todo ni mire más lejos de los EEUU.

    • Marie
      Marie 10 octubre, 2014

      Me parece que Andres está un poco perdido, no sabe que en Cuba tienen la mejor atención médica, gratuita para los cubanos, y que incluso hay «turismo médico», gente de todo el mundo que va a atenderse allí (y, por supuesto, pagan, y esos fondos sirven para curar gratis a los cubanos) porque el nivel es altísimo.

    • Sofi
      Sofi 13 octubre, 2014

      No se a de que Cuba estas hablando mi amigo. Creo que deberías ir para verlo con tus propios ojos, la mejor medicina del mundo esta allí.

  4. eusebio
    eusebio 20 agosto, 2014

    Increíble. …Andrés no estaba ironizado. ..no hay peor ciego que el que no quiere ver

  5. dsdfdsf
    dsdfdsf 8 octubre, 2014

    Menuda sarta de burradas…. De momento la tasa de mortandad de infectados en España es del 100%.

    Si existieran tratamientos, ya se lo habrían dado ¿no? Si no entonces ¿por que hay que recurrir al suero ultrasecreto secreto de eeuu?

    Lo demás, mamadurrias…

    • Soma
      Soma 8 octubre, 2014

      Jajaja, ¿te refieres a los dos curas que llegaron moribundos y ya medio muertos a España?
      Sin embargo, fíjate tú que la otra misionera a la que no quisieron trasladar, se ha curado «milagrosamente», y no por sueros mágicos, sino por sus propios anticuerpos.

  6. ceciia
    ceciia 9 octubre, 2014

    Creo que África no les interesa y si existen otras alternativas deberían probarlas y no poner zancadillas.

    Se tiene que ayudar hay de sobra para todos si algunos no lo quisieran todó para ellos .Estupendo articulo gracias

  7. Elena
    Elena 9 octubre, 2014

    El primer problema de África es el exceso de población y el neo-colonialismo (multinacionales+dictadores) que lo favorece. Si queremos que la situación allí mejore, y de paso no se contagie a otros continentes, es necesario invertir en educación y en control de la natalidad. Si no se hace nada, aquello es una bomba de relojería…y España es lo primero que van a invadir. Vereis dentro de unos años…lo de los asaltos multitudinarios a las vallas de Ceuta y Melilla nos va a parecer un juego de niños comparado con la que se va a liar.

    • Juanjo
      Juanjo 12 octubre, 2014

      Cuando dices «el primer problema de África…» no te engañes ni nos engañes pues luego demuestras que lo que te preocupa eres tu misma, el miedo a que te contagien, el miedo a que los pobres nos invadan. Y ese es el miedo artificialmente creado para hacer vallas más grandes y peligrosas, para expulsarlos en caliente y frio, para diferenciar ciudadanos del mundo de primera y de segunda,…

  8. Alejandro
    Alejandro 10 octubre, 2014

    Estando en un pequeño pueblo del oriente de Cuba, tuve que llevar a un amigo al hospital. La atención fue estupenda, ojalá nos trataran así en España. No se nos pidió ninguna documentación y fue totalmente gratuito. Un trato profesional y muy humano. Gracias Cuba!!

  9. itza
    itza 11 octubre, 2014

    Humildemente pienso que el verdadero problema son las «Grandes Cía. Farmacéuticas», » los Grandes Laboratorios», que han convertido la salud en su gran fuente de ingresos, ellos son los verdaderos «mercaderes» de la salud y no solamente en los países pobres, «los gobiernos» no los controlan porque los enormes intereses económicos los controlan a ellos. Por otro lado, los Medios de Comunicación se venden a favor del mejor postor, la manipulación de la información a favor de éstos gremios, crean el ambiente que ellos necesitan, para muestra este «reciente brote» quién dice que ellos no tienen ya la cura?, en 50 años?,… por favor, los astronómicos ingresos que representa para los «Laboratorios». Señores esto es como el «Político Honesto» no va para ningún lado.
    Sencillamente los países pobres y en especial África, por su gran población representan los perfectos «CONEJILLOS DE LABORATORIO» para probar sus nuevas drogas y lo peor gratis.

  10. Ches
    Ches 15 octubre, 2014

    El complejo sistema inmunológico diseñado para mantener nuestra supervivencia tiene la extraordinaria capacidad de inmunizarnos, recordando a los virus, bacterias, hongos y parásitos que ha combatido anteriormente, para actuar más rápidamente ante una nueva invasión y evitar infecciones que podrían poner en peligro la vida.

    Por eso, no me cabe duda que LA SOLUCIÓN PARA SUPERAR EL VIRUS DEL ÉBOLA ESTA EN LAS PERSONAS QUE SE HAN HECHO INMUNES A ESTA ENFERMEDAD. Entre los tratamientos que le están administrando a la infectada Teresa Romero en el Hospital Carlos III de Madrid, es un suero que contiene la inmunidad de pacientes curados. Mirad este enlace:
    http://elpais.com/elpais/2014/10/07/ciencia/1412678601_915375.html

    En los hospitales públicos y privados españoles, en Oncología, ya tienen experiencia con esas sustancias que transfieren la inmunidad del donante (que se encuentran en la sangre y en el calostro de todos los mamíferos), y los utilizan “a veces” para reforzar las defensas a los enfermos de cáncer.

    El médico científico Sherwood Laurence en el año 1949 fue quién descubrió donde se encuentra la inmunidad que nos protege y que puede ser transferida, por ello, lo llamó Factores de Transferencia. Además, al tratarse de una sustancia muy pequeña no puede ocasionar rechazos ni alergias.

    Es muy triste por el sufrimiento de las personas, pero al final se impondrá la vacuna de turno, porque es lo que dará muchos beneficios a los inversores de las farmacéuticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.