Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Pido disculpas a la tropa de la Guardia Real

Paco Bello | Iniciativa Debate | 23/08/2014

Hace un par de días publiqué un comentario (no llegaba a más) sobre una partida presupuestaria extraordinaria que aparecía en el BOE y destinaba 1,33 millones de euros a alimentos, bebidas, tabaco y productos afines para la Guardia Real según una referencia genérica europea (la 15000000).

Parto pidiendo disculpas porque el texto no era lo que puede y debe esperarse de una información. Las cosas o se hacen bien o mejor no se hacen. Y en este caso, por falta de tiempo, hubiera sido mejor no hacerlo. Supongo que me pudo el rechazo que siento hacia la monarquía y todo lo que tenga que ver con ella, pero no es excusa. Algún día aprenderé.

Dicho esto. A pesar de que he podido leer los pliegos de la licitación, y de que en ellos se habla de alimentos y bebidas, y no de tabaco o ‘productos afines’ como sí se hace en el BOE …

Primero:

No entiendo por qué existe una referencia que mete en el mismo saco al tabaco, ‘productos afines’, bebidas y alimentos. Pero como esa duda no puedo resolverla sin pensar en comilona, café, copa y puro, la omitiré. Lo que todavía entiendo menos es la razón para haber utilizado esa referencia tan abstracta (surrealista) pudiendo haber sido mucho más concretos (recordemos que hablamos de dinero público y los detalles nunca están de más) haciendo uso de otras como la 15890000-3 (Productos alimenticios diversos y alimentos secos), la 15894600-7 (Alimentos para bocadillos), la 15100000-9 (Productos de origen animal, carne y productos cárnicos), 15980000-1 (Bebidas sin alcohol) la 15811100-7 (Pan), la …

Existen casi tantas referencias como familias de productos a suministrar y/o recibir. Aunque quizá sea complicado encuadrar en ellas las gambas rosadas, el cangrejo de mar, el lomo ibérico, el brandy, el cava extra y otras delicatessen que sí están incluidas en los pliegos de ese contrato.

Sin que esto me disculpe a mí, el que desde el Ministerio de Interior no hayan detallado adecuadamente el epígrafe de la licitación es lo que permite que, en general,  interpretemos lo que queramos si no nos dedicamos a indagar hasta el detalle. Y si no nos podemos fiar ni del BOE, mal vamos.

Segundo:

Sin recurrir, por ejemplo, a problemas mucho más graves como los que denuncia el teniente Gonzalo Segura, y por no caer en la tonta trampa de si en esta ocasión se ha comprado o no tabaco para la Guardia Real (no confundir con ‘los guardias reales’), sí se puede decir que los que por desgracia tuvimos que pasar por el Servicio Militar sabemos que sí salían de nuestro bolsillo aquellos puros con los que asomaban los tambaleantes oficiales tras los vinos de honor o las cenas de gala (de no ser que todos comprasen la misma exquisita marca) y que resulta muy inocente sorprenderse ahora porque también eso ocurra actualmente. Además ¿qué diferencia hay entre comprarles los puros o el brandy? Tampoco es fácil olvidar que con algunos encargados de cocina se comía muy bien, y con otros muy mal, y que era fácil encontrar una equivalencia inversa con la calidad del coche (particular) que disfrutaba cada uno de ellos.

Quiero decir con esto que en un país serio nadie pondría en cuestión el motivo del contrato, ni hubieran ardido las redes sociales con la noticia, y ello a pesar de que como ha ocurrido desde el Gobierno no hubieran especificado adecuadamente el destino de la licitación.

Concluyendo. Si me disculpo es por no haber sido más prudente, por haber deformado la noticia hasta que de ella no quedase nada y fuera solo opinión, y por dar pie a malas interpretaciones. Y también me disculpo porque en realidad lo he utilizado como la excusa im-perfecta para poder denunciar una vez más la aberración ‘real’. Y no, no es esa la forma de hacer las cosas.

Que quede claro que a la tropa no se le paga el tabaco. Por lo demás me reafirmo en lo dicho: ni hace falta la Guardia Real, ni mientras haya quien pasa calamidades hacen falta las gambas rosadas o terciadas, el cava extra, el cangrejo o el brandy, y desde luego, tampoco la monarquía.

3 Comments

  1. Jose Iñiguez Atienza
    Jose Iñiguez Atienza 23 agosto, 2014

    Nada mas que cada uno con el dinero de su sueldo que compre lo que le guste y pueda permitirse, eso vale para mi que soy tropa y para nuestro nuevo REY y la panda de politicos que nos gobierna

  2. Serafín Iglesias Morcillo
    Serafín Iglesias Morcillo 23 agosto, 2014

    Cuando hice la mili, (todavía usábamos como arma el Mauser) en el hogar de oficiales y suboficiales, comían y bebían como un “cura” por una insignificancia, pues había subvenciones para ello, y nosotros los sorches nos teníamos que arreglar con 0,50 pesetas (1/32 de €) diarias, y con ello teníamos que comprar todos los artículos necesarios para nuestra higiene y el cuidado de las piezas del uniforme.

  3. Manuel mata del moral
    Manuel mata del moral 26 agosto, 2014

    Yo soy tropa y de la GR, y me parece una absoluta vergüenza de que usted que se considera periodista haya podido publicar dicha noticia sin ni si quiera haber indagado 1 pelin, porque estoy seguro que no hacía falta haber investigado mucho para saber que los pobres guardias reales se tienen que pagar hasta el café, cosa que no hace ninguno de los otros trabajadores de residencia de SM el rey. Y ya no digamos de las condiciones de trabajo.
    Así que antes de publicar nada, a ver si somos profesionales y hacemos bien nuestro trabajo, que eso de disculparse después de haber tirado la piedra esta muy bien, pero el daño ya está hecho y lo pagamos los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *