Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Íñigo Errejón. Populismo, reforma y transición. Febrero 2012

Paco Bello | Iniciativa debate | 26/08/2014

Íñigo Errejón en estado puro. Puede que al que no esté familiarizado con cierta terminología política le cueste un poco seguirle (y al que sí lo esté casi que también), pero vale la pena hacer el esfuerzo. Es un magnífico análisis, y hay que pensar, por los que puedan creer que Podemos es una ‘ocurrencia’, que es de hace dos años y medio.

[iframe]<iframe width=»640″ height=»360″ src=»//www.youtube.com/embed/UYni8w_tTCo» frameborder=»0″ allowfullscreen></iframe>[/iframe]

5 Comments

  1. Alfredo Saavedra
    Alfredo Saavedra 26 agosto, 2014

    En esta págima tan democrática se CENSURA a los disidentes.
    Saludfos Sherlock

  2. LEONORA
    LEONORA 26 agosto, 2014

    Muy interesante, y cierto es que exige una atención intensa para captar la densidad del discurso.

  3. Javier Romero
    Javier Romero 27 agosto, 2014

    Muy interesante.

  4. Dédalo
    Dédalo 27 agosto, 2014

    Me gustaría saber que tipo de disidencia se censura. Porque no he visto yo que nadie que sea cara visible de podemos haya renunciado a un debate y un intercambio de ideas con nadie. Pero disidencia no es poner a bajar de un burro a nadie ni decir salvajadas sin sentido. Eso no es disentir, eso es ser un borrego. Y supongo que más bien irá por allí la censura….otra cosa, Podemos es un hecho, una realidad que ha generado en la calle un debate y una consciencia colectiva que hacía falta en todos los sentidos. Evidentemente, como humanos, cometerán errores, tendrán que rectificar, evolucionarán y con el tiempo, sobre algunas cosas, tendrán otros puntos de vista. Eso no los hace ser populistas, ni nazis, ni locos, ni listos. Eso es lo que pasa normalmente. Y eso es humano. Ya se ha equivocado demasiado toda la parroquia de listos preocupados por nosotros demasiado como para que ahora resulte que uno no pueda pensar diferente ni reclamar su derecho a hacer las cosas y equivocarse. Faltaría más. No pertenezco a ningún círculo de podemos ni soy votante suyo. Pero esto que genera me ilusiona, me gusta y me hace creer en que se puede hacer, en que se pueden cambiar las cosas. Ya era hora de que el discurso político estuviese poblado por argumentos, ideas y posturas que no tratan al votante como q un niño. Y eso no es demagogia. Sino todo lo contrario, demagogia es llamar a un argumento o una idea tontería, demagogia e ningunear a todos con la soberbia de saber que es lo que conviene a todos, demagogia es usar el miedo como axioma, demagogia es decir que no hay otra democracia ni otra libertad ni otro mundo que el que se propone. Demagogia es decir: no tienen ni. Puta idea de lo que dicen y no ser capaces de rebatir de forma coherente a un chaval de 30 tacos. Ánimo y para adelante, con los errores, con las luces y las sombras….que nadie de los que señala esta limpio de error ni libre de pecado. Un saludo y un gustazo escuchar a gente que te hace pensar con el discurso.

  5. Visitante
    Visitante 3 septiembre, 2014

    La cuestión no es la coherencia, densidad, articulación o rigor del discurso como tal (y sí que parece que el discurso de Errejón es más de las tres cosas que el de Iglesias o Monedero). Bastantes de las cosas que dice Errejón son viejunas, pero con otras palabras (marxistas, por ejemplo). Pero es que no le escuché hablar mucho del capital, por ejemplo. De las condiciones sociales de posibilidad del capitalismo, por ejemplo. «L@s de abajo», o «la ciudadanía», o «l@s subaltern@s», o «la resistencia» no dicen nada. O «recuperar la capacidad democrática de decidir». ¿Decidir sobre qué, para qué? ¿Bajo qué modo dominante de producción (sí) material, esto es, bajo qué lógica de relaciones sociales? ¿Con qué instituciones? ¿Con este estado español? ¿Con otro estado también español, por definición?

    Podemos, como experimento, no puede pretender suplantar en unos días la experiencia de la lucha (de clases, sí) en base a una atractiva (y «tranquilizadora», como las religiones) convocatoria a la participación «horizontal», en general, sin saber en base a qué principios se hace esto. Eso puede ser, precisamente, populismo, programáticamente vacío, pero cautivador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *