Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Rajoy da la Comunitat Valenciana por perdida y a Fabra por amortizado

Mariano Rajoy Alberto Fabra
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, Mariano Rajoy Alberto Fabra

Voro Maroto | El Diario | 09/09/2014

Se dice que Mariano Rajoy, a base de flema y paciencia, es especialista en dejar pasar el tiempo para que sus enemigos caigan.  Esa cualidad también la aplica, en ocasiones, a sus aliados, al menos a sus correligionarios del PP en la Comunitat Valenciana. Aunque la delegación valenciana del partido permitió al presidente del Gobierno aferrarse a la presidencia del PP en 2008, cuando, tras perder sus segundas elecciones era hostigado por muchos de sus compañeros y parte de la derecha mediática, Rajoy no ha correspondido ese cariño ni con un solo gesto.

Las perspectivas electorales del PP en la Comunitat Valenciana son pésimas. Los ciudadanos no confían en su presidente, Alberto Fabra. Y los resultados de las últimas elecciones  europeas también pronostican el descalabro del PP, con un poder casi omnímodo desde 1995. La Generalitat, además, está en quiebra. A pesar de brutales recortes del gasto,   gasta un 30% más de lo que ingresa. Fabra, ungido por Madrid tras la defenestración de Francisco Camps por su relación con los cabecillas de la trama Gürtel, es un líder débil, discutido dentro y fuera del partido.

A pesar de todo ello, y de que la Comunitat Valenciana, con Madrid, aportó gran parte de los votos necesarios para aupar a Rajoy al poder, el presidente pasa de Fabra. Sencillamente, según la versión más aceptada incluso en el PP, da la autonomía por perdida. Eso explicaría su negativa a mejorar la pésima financiación, elevar las inversiones en infraestructuras al menos a la media estatal o, ni siquiera, forzar a su ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, a que dé a Fabra la audiencia que éste le implora desde hace dos meses.

La falta de gestos de la cúpula de Génova con Fabra es total. Ningún primer espada del partido acudió, contra lo que es habitual, a la cena con la que el PP valenciano abre el curso con el inicio de septiembre. Un eurodiputado valenciano, Esteban González Pons, que ha sonado dereemplazo de Fabra como candidato a la Generalitat,  fue el enviado de Madrid. En estos momentos, la desolación en el partido es palpable. Se apuesta, sin mucho disimulo, por quemara Fabra en las elecciones de mayo de 2015 para, a continuación, renovar elpartido. Isabel Bonig, consellera de Infraestructuras y número 2 del partido, o María José Catalá, portavoz y consellera de Educación, suenan como posibles sustitutos.

A la espera del maná

De hecho, sólo un milagro en forma de ayuda desde Madrid podría salvar la Generalitat para el PP, pero parece que el maná no llegará. Rajoy ha dejado claro que el sistema de financiación no se toca, con lo que la Comunitat Valenciana seguirá como la única autonomía con renta inferior a la media que siga siendo contribuyente neta a los ingresos del estado. Las restricciones presupuestarias  y la falta de influencia en Madrid casi descartan la llegada de inversiones notables. Y los empresarios, que se rebelaron contra el PP por su ninguneo, ya no confían en Fabra. Éste les prometió una entrevista con Montoro para tratar sus reivindicaciones y, dos meses más tarde, siguen esperando. Ya han empezado a cortejar a la izquierda, que, en forma de tripartito (PSPV-PSOE, Compromís y EU) o, muy probablemente, con Podemos, podría gobernar la Comunitat Valenciana tras los comicios de mayo.

“Duele, y mucho, la descortesía de Rajoy, pero nada de lo que nos pasa extraña. Hemos arruinado las cajas,  protagonizado casos sonoros de corrupción y dejamos la economía hecha polvo. Además, llevamos casi 20 años gobernando. Ahora toca asumir la derrota y reconstruir el partido con vista a 2019, el nuevo ciclo electoral”, dice un cargo del PP desde el anonimato. No sólo Rajoy o la oposición. El PP local también da por perdida la Comunitat Valenciana y a Fabra por amortizado.

Fuente: http://www.eldiario.es/cv/Rajoy-Comunitat-Valenciana-Fabra-amortizado_0_300970212.html

4 Comments

  1. Héctor Hugo Ferreyra
    Héctor Hugo Ferreyra 9 septiembre, 2014

    Sí, en verdad ya va siendo hora que el P.P. abandone la Generalitat y la Alcaldía antes de que Valencia sucumba a tanto saqueo. Pero hay que comentar también de que la totalidad de la culpa la tienen los propios Valencianos por mantener a toda esta «camorra» casi a perpetuidad. No es necesario recordar a ese gran Pueblo Valenciano las tropelías cometidas por todos los corruptos que componen el decadente Partido Popular. Como amante de esa bendita tierra, pido a los Valencianos que piensen con la cabeza y que, desde luego, no permitan que se les continúe robando tan inpunemente. Visca Valencia!!….

  2. Cascanueces
    Cascanueces 9 septiembre, 2014

    En media hora puedo hacer un artículo igual de largo, mirado desde el prisma del PP, que diga todo lo contrario. No se puede hacer que el Lobo cuente el ciuento de Caperucita, que ya vamos siendo mayores y no nos engañan como a los perroflautas del 15-M.

  3. Lola
    Lola 10 septiembre, 2014

    Pues debes tener una inteligencia prodigiosa para poder decir algo bueno de estos «peperos» que nos han dejado la Comunidad hecha unos zorros, y además tu solito te calificas con lo de perroflautas, ¡ QUE SE TE VE EL PLUMERO!

  4. Fernandel
    Fernandel 10 septiembre, 2014

    Muy bueno, Lola. Comparto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *