Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Cuando el vapor escapa por las orejas

Sanidad-considerara-de-alto-riesgo-los-casos-sospechosos-de-ebola-que-tengan-poca-fiebre

Paco Bello | Iniciativa Debate | 10/10/2014

Con todo lo que ya hemos visto y vivido en este país, creo que nunca habíamos asistido a una actuación tan bochornosa y deprimente como la de los últimos días. Y en esta tesitura caben dos opciones: hundirnos o montar en cólera. Personalmente me quedo con la segunda opción, aunque sea lo que andan buscando.

Hay que ser muy, pero que muy malnacido, para culpabilizar a la víctima. Pero además hay que ser extraordinariamente estúpido para hacerlo cuando todas las pruebas te señalan a ti como culpable.

Empecemos por el principio, no vayamos a hacer como esta gente.

Cualquier sanitario que cumpla funciones en la UCI de un hospital podría hablarnos de los efectos delirantes de la fiebre o los fármacos que se administran. No es raro que los pacientes aseguren ver a gente bailando en la sala, o que simplemente se arranquen las vías a bocados. Si en ese momento alguien les insiste, sin duda firmarían la confesión del asesinato de Carrero Blanco.

Esto, insisto, lo sabe cualquier profesional. Y ni el más necio airearía lo declarado por un enfermo, excepto que más que necio se sea un personaje tan fácil de comprar como despreciable.

Otra cosa que también sabe el personal médico y de enfermería, particularmente si trabaja en un centro especializado en enfermedades infecciosas, es que el primer interesado en ser controlado ante un posible caso de infección, eres tú mismo. Máxime si el nombre de ese posible contagio es: ébola. Y aquí viene la pregunta del millón: ¿ganaría algo mintiendo en un potencial caso de contagio un probable afectado? Es retórica, no hace falta responder.

Todo lo que digamos más allá de esto es paja.

Ahora mismo empezaría a soltar espumarajos por la boca, y es que se me ocurren todos los improperios imaginables. Pero lo único que pido, si es que a los responsables de este circo del terror les queda un ápice de decencia es, solo como adelanto de lo que ha de seguir, que empiece a dimitir en bloque hasta el último mono. Y que si eso no sucede, que seamos el pueblo el que salga en bloque a la calle pese a que otra vez nos inflen a palos.

Aunque muchas personas confiemos en que va producirse un cambio en las próximas elecciones, si dejamos que esta fauna continúe unos meses más en el poder, para cuando podamos empezar a decidir ya no quedarán mimbres ni para una cestita.

10 Comments

  1. Mandarina
    Mandarina 10 octubre, 2014

    Suscribo, amigo, completamente.

  2. Toni
    Toni 10 octubre, 2014

    Dónde? Cuándo?

  3. Mat Gomà
    Mat Gomà 10 octubre, 2014

    Como siempre, ni una coma a añadir.
    Suscribo todo lo dicho y me quedo con «más que nació, se sea un personaje tan fácil de comprar como despreciable» cualidad atribuible a más de un actor en este esperpento.
    Naturalmente, comparto.

  4. Mat Gomà
    Mat Gomà 10 octubre, 2014

    «más que necio…», perdón. Infame corrector!

  5. rafa
    rafa 10 octubre, 2014

    de acuerdo en todo DONDE NOS VEMOS PARA IR A POR ELLOS Y A SER POSIBLE CON LOS CUCHILLOS AFILADOS

  6. Fernandel
    Fernandel 11 octubre, 2014

    ¿Qué puedo hacer a mis 81 años? Darme una idea.

    • Mandarina
      Mandarina 11 octubre, 2014

      Seguir haciendo lo que haces, apreciado amigo, que no es poco y sí de agradecer! Las personas que tenemos una cierta edad que nos impide hacer con soltura lo que podíamos hacer unos cuantos años atrás, Podemos y Debemos aportar ese granito de arena que suma y no resta. Y eso, amigo, lo haces desde siempre (que lo se).

      Se trata de seguir, en un plano o en otro, pero seguir… porque nadie es imprescindible, pero tod@s somos necesarios.

      Admirable tu actitud, como la de Aurora y otr@s personas que quedan en el anonimato, pero están ahí, dando, aportando, enriqueciendo… ¡qué suerte la nuestra, amigo Fernando, saber y sentir que estás ahí!

      Un abrazo solidario.

  7. carmen rieger reyes
    carmen rieger reyes 11 octubre, 2014

    Si lo hubiera escrito yo, lo hubiera hecho peor, pero diciendo lo mismo. Qué leches, con las mismas palabras!!

  8. jolu
    jolu 11 octubre, 2014

    A este gilipollas el castigo que yo le daba es que tuviese que ir a limpiar todos ls dias la habitacion de la enfermera , y a poder ser con la lengua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *