Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Cuando descubras que eres contrario al TTIP puede ser tarde

Ana Barba. Público.es⎮Rebelión⎮25 octubre 2014

Mi frutero cree que es de derechas. Piensa que si vienen los de izquierdas, le quitarán la frutería. Abre los ojos como platos cuando le digo que soy muy de izquierdas, no da crédito, una señora que parece tan de buena familia.

La dueña de la farmacia de la esquina es de derechas. Está al borde de la quiebra, pero cree a pies juntillas que la culpa es de la herencia recibida y de los de izquierdas, que no dejan al Gobierno hacer lo que debe.

Mi amigo Pepe, dueño de una pequeña granja en la sierra, se declara votante alterno del PP y el PSOE, pues no tiene claro quien le dará respuesta a su lenta agonía financiera.

Mi amiga Clara es funcionaria de la Administración. Se cree a salvo de la marejada de la crisis. Nunca tiene claro a quién votar, no le interesa la política. Ella cumple con su trabajo y no quiere saber nada más.

Pues bien, está a punto de empezar una nueva era para ellos, pero no lo saben. No pueden saberlo porque es un acuerdo prácticamente secreto. Les aviso y me creen trastornada. No tengo una bola de cristal, pero veo muy claro su futuro.

En los próximos meses, cuando entre en vigor el Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE (TTIP), algo que ninguno de ellos conoce, su pequeño universo se transformará:

La libertad de comercialización de los productos americanos hará proliferar nuevos supermercados, llenos de envoltorios de colorines y precios de risa. Los trabajadores precarios, que son mayoría, sólo podrán comprar a esos precios, su sueldo no dará para más. Los pequeños comercios de proximidad irán cerrando poco a poco y nuestro frutero acabará de reponedor, por 500€ al mes, en un “walt-mart”, descubriendo que la fruta que venden allí es una porquería y que él, para asombro general, es de izquierdas pero no lo sabía. Se hará activista de un grupooff-line, ya que las nuevas normas sobre datos de usuarios de internet los pondrían al descubierto si usaran las RRSS.

Los acuerdos del TTIP obligarán a privatizar casi completamente la Sanidad, por lo que los trabajadores precarios, que son mayoría, no tendrán acceso a muchos tratamientos médicos, que tendrán unos precios cada vez más elevados. La farmacéutica de la esquina verá disminuir su clientela y sus menguados ingresos, no podrá hacer frente a los créditos y pagos a proveedores. La farmacias, controladas y reguladas por el Estado, serán “liberalizadas” y nuestra boticaria, en quiebra, regalará su botica a “Procter & Johnson” a cambio de un salario de subsistencia. Descubrirá con horror que ser de derechas siendo un asalariado le provoca dudas existenciales severas.

Mi pobre amigo Pepe, tan cuidadoso con las normas sanitarias para criar sus vacas, verá cómo el mercado nacional es invadido por toneladas de carne americana, baratísima, pero llena de hormonas. Tendrá que cerrar en poco más de un año y subsistir como descargador en una distribuidora cárnica. Identificará al “libre comercio” como el enemigo del que no le defendieron ni PP ni PSOE. Abrazará la causa antineoliberal sin grandes resultados, pues la Ley Mordaza y el nuevo Código Penal impedirán protestas y manifestaciones “antisistema”.

En cuanto a mi amiga Clara, se verá afectada por la nueva legislación laboral que permitirá despedir a los funcionarios. Una demanda millonaria de la multinacional “All is mine” contra el Estado español por lucro cesante dejará el presupuesto estatal temblando para varios años y no habrá más remedio que despedir al 65% de los funcionarios para poder mantener los 250 cargos de confianza de cada ministro. Clara comprobará con estupor que su amiga Lola, que no fue capaz de aprobar las oposiciones, es ahora secretaria de un exdiputado que “trabaja” en la antes mencionada “All is mine”. Malvivirá trabajando sin contrato y descubrirá que sólo puede subsistir al margen del Estado.

Y si esta distopia futurista te parece exagerada, lee a continuación los puntos más destacados del TTIP que he recopilado como documentación:

Los cambios en las normas regulatorias afectarán a la producción y prestación de bienes y servicios (calidades, reglas de emisión de contaminación, inversiones y derechos de propiedad).

Los negociadores de la UE que se ocupan de este tratado están rodeados de los lobbies de las diferentes corporaciones multinacionales y patronales. La Comisión Europea se embarcó en más de 100 encuentros cerrados con lobbistas y multinacionales para negociar los contenidos del tratado. La Comisión Europea tuvo que reconocer esos encuentros a posteriori, y más del 90% de los participantes resultaron ser grandes empresas. Los documentos y negociaciones son opacos y secretos para el común. No se ha dejado participar a los sindicatos y a otros grupos de la sociedad civil.

El negociador principal de la parte europea reconoció en una carta pública que todos los documentos relacionados con las negociaciones estarían cerrados al público durante al menos 30 años. Concretamente aseguró que esta negociación sería una excepción a la Regla 1049/2001 que establece que todos los documentos de las instituciones europeas han de ser públicos. Como dice el premio Nobel Joseph Stiglitz sobre la negociación clandestina del TTIP, “no se entiende tanto secretismo, a no ser que lo que están tramando sea realmente malo”.

Una vez aprobado el TLC todos los gobiernos tendrán que adaptar sus normativas nacionales a los nuevos acuerdos internacionales, lo cual implicará una nueva ola de reformas laborales, financieras, fiscales, etc. que sirva a esa armonización regulatoria propuesta en el tratado. El TTIP estará por encima de la Constitución de cada país, será como una supraconstitución. Y los tribunales internacionales de arbitraje, que no están constituidos por jueces independientes, tendrán un nivel judicial más alto que los tribunales nacionales. El TTIP incluirá una cláusula de protección de los inversores extranjeros (conocida como Investor-State dispute settlement, ISDS), que permitirá a las multinacionales demandar a los estados cuyos gobiernos aprueben leyes que afecten a sus beneficios económicos presentes o futuros.

El TTIP no es sólo comercio. Como dice el profesor canadiense David Schneiderman, esto es un “Nuevo Constitucionalismo”, que garantiza derechos a los inversores por encima de los derechos de los ciudadanos. Aquí hay que hacer referencia a la modificación del artículo 135 de la Constitución española, que da prioridad al pago de la deuda sobre el bienestar de los ciudadanos, aprobado por PP y PSOE sin hacer la pertinente consulta ciudadana ante una enmienda constitucional.

En materia laboral, EEUU no ha ratificado seis de las ocho principales convenciones de la OIT, entre ellas las que conciernen a la libertad sindical y a la negociación colectiva. Por el contrario, todos los países de la Unión Europea han ratificado los ocho convenios fundamentales. Se habla de un proceso de mínimo denominador común en el que el resultado de la armonización será la igualación al nivel de la regulación más laxa.

La protección de las inversiones (o corporaciones) y sus normas de arbitraje dan preeminencia a las multinacionales sobre la capacidad legislativa de los gobiernos. El propósito no es la reducción de los ya bajos niveles arancelarios, sino la modificación de la regulación existente en las relaciones comerciales entre ambos espacios económicos, favoreciendo únicamente a las grandes empresas transnacionales que son las únicas interesadas. Se trata de la regulación relacionada con el control sanitario de determinados productos, con los estándares medioambientales, con los convenios laborales, con la propiedad intelectual e incluso con la privatización de servicios públicos. Se argumenta que estas normas suponen costes adicionalespara las empresas, todo lo cual sería una pérdida de potencial económico para las distintas economías.

Cuando se amplían los mercados la competencia se incrementa y las empresas nacionales se ven obligadas a competir con las extranjeras. Y en esa pugna acaban victoriosas las empresas más competitivas. Se va a producir un trasvase de ventas desde las empresas locales, más pequeñas, hacia las grandes empresas que son las que pueden mantener estructuras de costes y precios reducidos a lo largo del tiempo hasta que hayan logrado eliminar a la competencia local.

Todas las que no puedan competir y ofrecer precios más bajos tendrán que desaparecer junto con todos sus puestos de trabajo. De hecho, la Comisión Europea ha reconocido que la ventaja competitiva de algunas industrias estadounidenses generarán un notable impacto negativo en sus homólogas en la Unión Europea, pero asume que los gobiernos tendrán fondos suficientes para mitigar los costes que ello genere.

El modelo agrario europeo es muy diferente al estadounidense, tanto en su organización como sobre todo en su tamaño. En EEUU hay 2 millones de granjas, mientras que en la Unión Europea hay 13 millones. En promedio una granja estadounidense es 13 veces más grande que una europea, lo que permite a las empresas estadounidenses competir en mejores condiciones. Por eso los agricultores europeos están tan preocupados: la amenaza de una concentración de poder y riqueza en el sector es muy alta.

La estructura productiva de los países de la periferia europea está mucho menos desarrollada que en el centro y norte de Europa y es mucho menos competitiva, de modo que una mayor competencia proveniente de las empresas estadounidenses afectará fundamentalmente a España, Portugal y Grecia.

Los negociadores de Estados Unidos han señalado particularmente a la regulación sobre sanidad y productos fitosanitarios como principales objetivos a armonizar. Y es que la regulación de la Unión Europea en esta materia está mucho más desarrollada y es más rígida que la de Estados Unidos, razón por la cual una armonización a la baja será especialmente lesiva para los ciudadanos europeos.

Los supermercados europeos se inundarán de productos que son habituales en Estados Unidos y que sin embargo a día de hoy están prohibidos en la Unión Europea por motivos sanitarios o ecológicos. Por ejemplo, el 70% de toda la comida vendida en Estados Unidos contiene ingredientes modificados genéticamente, algo impensable actualmente en la Unión Europea.

En materia de salud pública, la Unión Europea bloquea más de 1.200 sustancias que se utilizarían en cosméticos, mientras que Estados Unidos sólo bloquea poco más de diez.

En materia de protección de datos, en Estados Unidos las grandes empresas pueden acceder sin límites a toda la información privada de sus clientes. Así, empresas como Facebook, Google o Microsoft tienen capacidad de utilizar esa información como deseen.

Sin embargo, en la Unión Europea hay límites que protegen ese espacio personal. ACTA y ahora el TTIP buscan romper esa regulación europea para armonizarla con la falta de límites de Estados Unidos. Este tratado de libre comercio atenta directamente contra este requisito al conceder una mayor protección legal a las grandes empresas que a los propios ciudadanos o a los estados.

A finales de 2013 había un mínimo de 268 demandas pendientes contra 98 países (UNCTAD). En los 90 sólo había una docena. Se trata de un nuevo negocio en sí mismo, lo que ha hecho que muchas empresas de abogados se hayan especializado y estén dispuestas a litigar por cualquier evento que crean que puede servir para sacarle dinero a los estados, desviándose como consecuencia grandes cantidades de recursos y fondos públicos hacia las grandes empresas, en lugar de dedicarse a los servicios públicos fundamentales que garanticen la vida digna de las personas.

Si todo esto no te ha generado deseos de luchar contra el TTIP, creeré que no tienes sangre en las venas y que vamos camino de un neofeudalismo sin solución.

Fuente: http://blogs.publico.es/ana-barba/2014/10/24/cuando-descubras-que-eres-contrario-al-ttip-puede-ser-tarde/

 

Tomado de: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=191233

 

38 Comments

  1. María González
    María González 25 octubre, 2014

    Y qué demonios hacemos!!! Hay que hacer algo YA!!! MAS INFORMACIÓN diariamente, que se entere todo Cristo antes de que sea tarde

  2. Concepción
    Concepción 26 octubre, 2014

    Yo vivo en México y desde hace muchos años existe el Tratado de Libre Comercio con USA, lógicamente tenemos supermercados Walmarth aquí, pero en ellos se vende tanto sus productos como los nuestros. En lo referente a la carne estoy de acuerdo en que venden cortes que llevan años congelados, pero no por ello baratos, son los mas caros. Pero también tenemos mercados nacionales con todos los productos frescos y de mejor calidad, cada quién compra en dónde se le da la gana y de acuerdo a sus posibilidades. En lo referente a la leche, la mayoría tomamos la producida en México, las de los gringos son más caras.

    • María
      María 26 octubre, 2014

      Lo que dices tiene puntos de razón y verdad; mucha de esa información es además, la que nos han vendido.
      Te recomiendo que busques fuentes de información menos controladas y verás que, desafortunadamente, a la mayoría de los mexicanos nos ha afectado, para mal, el TLC.
      Han sido beneficiadas las grandes empreas y los políticos que hacen que todo esto sea posible. Las pequeñas y medianas empresas han caído en la ruina, en muchos casos.

      • Suzane
        Suzane 28 noviembre, 2014

        Por otra parte, además de la mala salud de los mexicanos y estadounidenses, nos encontramos en México con un sueldo mínimo de risa.

    • Suzane
      Suzane 28 noviembre, 2014

      Yo he vivido en México durante 10 años y llevo viviendo en Europa otros 10. Cuando llegué, pensaba que aqui les faltaban muchos productos y que las raciones de todo eran mucho más pequeñas, pero al poco tiempo descubrí que la comida era de una calidad muy superior. Los precios son más elevados, pero sabes que lo que consumes es bueno: los quesos no son artificiales, la leche (si la dejas fuera del refrigerador) se estropea, cosa que no pasaba con la leche que compraba en México (made y Mexico), las carnes son de muy buena calidad (aunque cada vez menos, desde que han entrado en el mercado carnes procedentes del centro y noroeste de Europa) y los alimentos no suelen contener conservantes y colorantes artificiales (como el 90% de la comida de méxico), y llevan menos azúcar añadido.
      Comprar productos importados quita trabajo a la gente de España, los que conservan su trabajo se ven en una situación más precaria (obligados a cambiar sus prácticas para poder competir con los precios), sólo un grupo muy reducido hallará un mercado de ricos para vender productos de calidad superior mientras que los que somos de clases medias y más bajas, tendremos que consumir productos de mala calidad, enfermar por comer basura (México, es por ejemplo, el país con mas obesidad, cosa que hace 20 años no ocurría), y, encima, sin tener sanidad pública!

  3. Sergio
    Sergio 26 octubre, 2014

    Pues no suena tan mala idea si enseña a un país lo que significa realmente ser de derechas. El resto, los que hemos emigrado os miraremos con interés cuál el que mira un experimento por la mirilla del microscopio.

    • Suzane
      Suzane 28 noviembre, 2014

      El único problema es que cuantos más países tengan una derecha real, menos dificultad habrá para exportar ese modelo a otros países. Si el capitalismo está ganando es porque no hay un socialismo o un comunismo que ofrezca alternativas y que le frene los pies. La sociedad de bienestar se creo para que los obreros no huyeran a los países socialistas, ahora que no hay un socialismo fuerte, los países capitalistas pueden hacer lo que les dé la gana, nadie va a irse a Bután buscando una alternativa y los países nórdicos tienen el idioma y el clima para alejar al resto (además de que con la UE han perdido parte de su soberanía y Noruega puede que termine sucumbiendo a entrar en la UE también).
      Vamos, que a mi modo de ver, uno no se puede encerrar en un palacio a hacer fiesta mientras el pueblo muere de miseria sin que antes o después le afecte a uno directamente.

  4. tito
    tito 26 octubre, 2014

    Me largo a Uruguay os quedais con esta mierda de pais esclavo..Solo hay una esperanza.. es emigrar a Sudamerica aqui se va a vivir de las sobras y en periodos sin techo y sin esperanza estamos vendidos desde hace años por las cucarachas del gobierno.

    • MGH
      MGH 27 octubre, 2014

      Ojala irse fuera la solución. En Latinoamérica las cosas ya están decidididas, de una u otra forma. Y no propiamente a favor de Estados que privilegien esquemas de seguridad social, trabajo digno y bien pago, o defensa de los derechos de los trabajadores. Y esos tratados de libre comercio se han firmado por todo lado. No hay que olvidar que la gente, muchos sin conocimientos claros de lo que ocurre en el resto del mundo, ni sobre las cosas que suelen hacen sus gobiernos a sus espaldas, no conocen sus derechos, ni sus deberes. Por el contrario, si Europa cede, sin hacer nada, el resto del mundo va a estar perdido del todo!!

  5. Miguel
    Miguel 26 octubre, 2014

    Su análisis yerra en un importante punto: lo que escudaría a esos pequeños comerciantes (frutero, farmacéutica, etc.) de este Tratado de Libre Comercio NO es una política de izquierdas, sino la adopción de medidas a favor del proteccionismo económico. Y esto no es exclusivo de la izquierda: la extrema derecha también ha sido tradicionalmente proteccionista y anticapitalista. Estos miembros de clases medias, que son los que se describen en este texto, encontrarán su refugio natural en partidos fascistas, no en partidos de izquierdas.

    • Suzane
      Suzane 28 noviembre, 2014

      Creo que tienes razón en parte. Pero no creo que haga falta irse a un extremo (el fascismo) para garantizar cierta seguridad. El problema es que la sociedad en general, tiene una mentalidad errónea: miramos antes el precio de la etiqueta de las cosas que su coste real de producción (obreros mal pagados, petróleo para su transporte, daño al medio ambiente…) y esto es en parte por la crisis pero también por el desconocimiento que hay. De momento, han surgido más comercios justos y tiendas que venden productos nacionales, es un comienzo, pero el TTIP nos llevará rápidamente en otra dirección.

  6. Jaime
    Jaime 26 octubre, 2014

    Uff… Dificil acumular tantas imprecisiones a nivel económico y de análisis de un tratado de libre comercio.
    Supongo que la señora Barba (la fuente más usada del artículo) será una activista social y ambiental pero económica… Está claro que no.
    Cuantos españoles hoy se pueden quejar de estar en una UE sin fronteras ni aranceles internos?
    También un empresario que exporte creeis que se quejará del TTIP? Ah, no, que la palabra empresario no es cool. Mejor usamos el eufemismo emprendedor…
    Las razones que da son tan demagógicas como decir que Carrefour o Lidl cerrarán la tienda de la esquina cuando se apruebe Maastricht; cosa que no ocurrió…
    En fin, ¡País!

    • Serafín Iglesias Morcillo
      Serafín Iglesias Morcillo 1 noviembre, 2014

      El que defienda que el tratado de la UE se creo para beneficiar al ciudadano común, no tiene que leer o informarse con economista, lo que tiene es que ir a un siquiatra de urgencia. La UE solo fue creada para favorecer a las grandes corporaciones en detrimento de la ciudadanía, que para ellos solo somos un numero de consumidores.

    • Enrique
      Enrique 17 noviembre, 2014

      Para Jaime: Carrefour o Lidl (y otras muchas cadenas) sí que cerraron, poco a poco, al tendero de la esquina. Y Zara y Mercadona también… Y el comercio de proximidad está desapareciendo de las ciudades, no porque los comerciantes españoles sean tontos, sino porque las normas legales son muy diferentes para unos y otros… Y porque el domicilio fiscal de los grandes respecto al de los pequeños también influye lo suyo. ¿O no?

  7. Jaime
    Jaime 26 octubre, 2014

    100% de acuerdo con Miguel.
    Reclama un proteccionismo al altura del mismísimo Franco…

  8. Javier
    Javier 26 octubre, 2014

    entonces,porque no dejar todo como esta y negociar individualmente todos los «beneficios» del comercio bilateral con los buenos de los EEUU

  9. Fernando Delgado Martin
    Fernando Delgado Martin 27 octubre, 2014

    Ante esta informacion,solo lo que cabe de momento es informar a la mayoria de la gente,cuanto mas mejor y cuanto antes mejor para poder poner remedio a una vuelta al feudalismo y la edad media,que nuestros antepasados pasaron,pero no los yankis,y na vez que la ciudadania lo sepa habra que armar una revolucion de tres pares de cojones,con ley mordaza o sin ley mordaza;lo primero a los yankis quitarles las bases que tengan en España,Rota etc,intentar negociar con otros gobiernos que no nos machaquen,RUSIA,CHINA,VENEZUELA ETC.

    • Antonio Saavedra
      Antonio Saavedra 1 noviembre, 2014

      Estaba leyendo saltando de una gran idea a otra más mejor, pero ninguna tan genial como «intentar negociar con otros gobiernos que no nos machaquen, RUSIA, CHINA, VENEZUELA, ETC.»
      ¡Sublime! Casi lloro de emoción…

  10. Peter North
    Peter North 27 octubre, 2014

    RockNRoll People. I like it ! Mas productos americanos se llama competencia ! Lo mismo ocurre en USA. Welcome to the real world !

  11. Lemmy
    Lemmy 27 octubre, 2014

    Miguel, no seas demagogo, reclamamos un proteccionismo que fácilmente se puede observar en Noruega o en la Europa socialdemócrata de posguerra, y eso no es fascista, al contrario. El fascismo tiene elementos de proteccionismo, pero se basa en dictaduras y en amordazamiento de la oposición. Ya me dirás qué tiene que ver eso con loq ue propone esta señora. Hoy en día llaman fascista hasta a Keynes…

    Jaime, no has entendido el artículo por lo visto. No está hablando de la situación de las fronteras y aranceles europeos hoy, sino de lo que está por venir. Y no habla de los empresarios que exportan, sino de la inmensa mayoría de los que viven en España, que por si lo habías olvidado, venden en el mercado interno.

    Mientras os meen en la cara algunos estaréis empeñados en decir que llueve…

  12. Manuel
    Manuel 27 octubre, 2014

    Me parece perfecto que se facilite el comercio entre EU y EEUU, no entiendo porque se debe cerrar la puerta al progreso simplemente porque unos cuantos van a perder su empleo, pues mira, si no eres capaz de competir en ese mercado buscate la vida, pero yo no voy a pagar más por un producto pudiendo comprarlo más barato simplemente porque si no te lo compro te vas al paro.

    • Serafín Iglesias Morcillo
      Serafín Iglesias Morcillo 1 noviembre, 2014

      Manuel, y no te has preguntado ¿porque se hace todo en el máximo secretismo y negociado con los lobbys? Lo veo tan claro que cualquier mononeuronal se escamaría de estas negociaciones.

    • Suzane
      Suzane 28 noviembre, 2014

      El problema es que «buscarse la vida» significa trabajar más horas y percibir menos sueldo. A ver si no cómo se consiguen precios más bajos! Ser competitivo es deslocalizar tu empresa (suponiendo que puedas, la mayoría no), llevarla a un país tercermundista donde la gente se muera de hambre y ponerlos a trabajar 14 horas diarias pagándoles una miseria, creando más miseria: por un lado, dejas de pagar impuestos en España y despides a mucha gente; por otra parte, impides que otro país salga adelante pues secuestras su gobierno (si hacen algo por impedir que los explotes, te piras y dejas a todos sin trabajo, lo cual es impopular para el partido de turno que esté, de modo que te seguirán haciendo la pelota con tal de no perder votos) y, además, mantienes a la gente pobre. Vamos, lo mejor para el mundo!

    • Mercedes
      Mercedes 2 diciembre, 2014

      Eso es la zanahoria que ponen delante del burro, y además, la zanahoria si es que alguna vez se alcanza, estará envenenada. Oímos «comprar más barato» y se nos acaba la capadidad de discernir que hay detrás de todo esto y el alcance que tiene. Esto no es progreso, al menos no para todos nosotros, europeos de a pie, si no para los de siempre que ya no saben que inventar para que su sistema económico y por ende social, les siga dando beneficios. Es una auténtica inmoralidad. Cualquier persona con dos dedos de frente y con corazón (imprescindible porque con solo la frente no funciona), se dará cuenta que esto no es una cuestión de izquierdas o derechas sino de dignidad.

  13. BRAULIO
    BRAULIO 27 octubre, 2014

    Yo entiendo que los lobbies de EEUU, con quienes la UE pretende establecer ese tratado, no son precisamente hermanitas de la caridad; y que no vienen a hacer concesiones a las razonables demandas de defensa de sus ciudadanos que pueda presentar la UE (al menos muchos ciudadanos europeos dudan de las buenas intenciones de EEUU). Estos lobbies ejercerán toda la presión de que son capaces para conseguir las mejores ventajas, sin importarles un carajo los perjuicios que puedan causar a los ciudadanos y los estados, una vez firmado el tratado, tendrán escasas o nulas posibilidades de maniobra.

  14. Eduardo
    Eduardo 28 octubre, 2014

    Siempre leo, dos veces al año, articulos como este, u oigo las perretas de Pablo I. Y nunca dejan de sorprenderme. Yo me pregunto, donde en este mundo, en cualquier momento de la historia, ha producido la izquierda: riquezas, prosperidad y aun mas igualdad? Quien cree que un pais, puede vivir con el 70% del PIB, empeñado a los sindicatos y a las prebendas sociales? Quien comenzó este desastre? quien lo comenzó en Grecia, quien lo comenzó en Italia?….No quiero ni siquiera entrar en detalles de si el TTIP va a ser bueno o no, amén de que no creo en esa teoría conspiratoria de la UE, no en estos tiempos…., lo que realmente me alarma de este articulo es la falacia oportunista, que esta señora-ponzoña, establece a favor del socialismo.

    • Mandarina
      Mandarina 28 octubre, 2014

      Eduardo, «esta señora-ponzoña», como la define, seguro que ha leído lo suficiente del contenido de ese tratado para decir lo que dice. Se nota enseguida que usted no ha leído nada sobre el tema, y no estaría nada mal que pudiera obtener un poco de información veraz sobre el TTIP (que la hay en muchas partes ya) para que pudiera evitar descalificaciones «a priori» de otras opiniones y personas.

      Si después de leer el contenido (no digo de todos) de alguno de los artículos de ese tratado sigue opinando lo mismo que hasta ahora… qué le vamos a hacer! No hay peor ciego que el que no quiere ver.

      Por cierto, si tan bueno es el contenido del TTIP… ¿por qué todas las negociaciones se están llevando tan en secreto? ¿Por qué solo nos enteramos de lo que con grandes dificultades filtran algunas personas que consiguen esa información?

      Hay muchas más preguntas para hacerse sobre este tema, y mucha información oculta que ciertos dirigentes de los estados y las corporaciones no quieren que conozcamos. Por mi parte, solo espero que ese tratado pueda pararse antes de que nos encontremos en un callejón sin salida y con unos contenidos que nos asustarán.

    • Serafín Iglesias Morcillo
      Serafín Iglesias Morcillo 6 noviembre, 2014

      Eduardo tío, que no te enteras, además de Mortadelo y Filemón, poco más debes de leer. Dices textualmente «yo me pregunto, donde en este mundo, en cualquier momento de la historia, ha producido la izquierda: riquezas, prosperidad», y te has parado a pensar quienes son los que produce esa riqueza y prosperidad, la derecha y el capital las usufructúa, y no creerás que un capitalista piense, ¡tal y come se encarece la vida les voy a subir el sueldo a mis empleados!, o más bien será la presión de la izquierda, la que obliga a los propietarios a mejorar las condiciones de los operarios, salvo en este estadio en el que vivimos hoy, que los sindicatos, y los Socialistas (PSOE) se han unido al capital (PP) para poner de rodillas a las clases trabajadoras.
      Espabila que se te quema el arroz.

    • Suzane
      Suzane 28 noviembre, 2014

      Mmmmmm, educación pública (sabes leer y escribir y no eres un rey, por lo que veo, de nada!), estado de bienestar, jornada laboral de 8 horas, vacaciones, nuevo régimen (democracia y sufragio universal), declaración universal de los derechos humanos, abolición de la monarquía y privilegios obtenidos como fruto del enorme esfuerzo de tener el apellido correcto, libertad de prensa, libertad de pensamiento, que las mujeres podamos llevar pantalones y ser tenidas en cuenta del mismo modo que un hombre, igualdad de oportunidades que vienen del derecho a estudiar y becas, derecho a elegir carrera o profesión sin importar quién sea tu padre…

  15. Fernandel
    Fernandel 28 octubre, 2014

    No se puede discutir sobre lo que no se conoce. La pregunta es ¿Porqué no nos dan a conocer lo que se está tramando entre EEUU y la UE? Porque sí es cierto que existen negociaciones sobre ese tratado de libre comercio. Ya somos mayorcitos. Ya tenemos bastante experiencia. Si ese tratado fuera solamente medio bueno para la gente ya nos lo hubieran metido por las narices a toda hora, sin embargo lo llevan con el máximo secreto. El más tonto ya desconfiaría solo por eso. Pero hay algunos “listos” que nos quieren convencer de que un gobierno es incapaz de hacer algo así contra sus ciudadanos. Creo que a la vista del nuestro, huelga demostrar lo que un gobierno es capaz de hacer.

  16. Pedro Alejandro Iñigo Espinosa
    Pedro Alejandro Iñigo Espinosa 28 octubre, 2014

    Cuando firmamos Masstrich renunciabamos a una parte sustanciosa de nuestra soberanía. ¿ahora nos vamos a quejar? Cuando nos mandaban los miles de millones de euros nadie se acordaba que nos estabamos anudando la soga al cuello

  17. Pepa
    Pepa 29 octubre, 2014

    Vaya! Todo el mundo se ha vuelto tonto de golpe o qué? Ya nadie entiende lo que le dicen ni lo que lee… De sobras es sabido que existe una negociación para ese tratado. Si tan secreta es, debe ser terrible, porque hasta lo más malo nos lo venden siempre como bueno! NADIE ENTIENDE QUE NUESTROS GOBIERNOS NOS ESTÁN VENDIENDO A LAS GRANDES EMPRESAS COMO ESCLAVOS??? Luego id a buscarlos a las Bahamas, a donde se habrán ido a disfrutar de la vida con sus 30 monedas de plata! Aranceles aparte, están vendiendo los derechos actuales de los ciudadanos! Que no os enteráis!

  18. juan
    juan 19 noviembre, 2014

    Pues estamos claros con el estupido de rajoy y su gobierno, a los que hay que echar de una p vez.

  19. Trololo
    Trololo 1 diciembre, 2014

    «Los trabajadores precarios, que son mayoría, sólo podrán comprar a esos precios, su sueldo no dará para más. »

    Coño, pues mucho mejor. Si apenas tengo dinero, ire a lo mas barato ¿o tengo que dejarme saquear por el comercio de toda la vida solo porque es de toda la vida?

  20. Mercedes
    Mercedes 2 diciembre, 2014

    Apenas se escucha hablar sobre este tema camuflado como va entre corruptelas, independentistas, tarjetas opacas, ébolas, nicolases, folclóricas «condenás» y demás circo mediático para evitar que miremos hacia donde hay que mirar. Todo en secreto. Nos las cuelan constantemente. De momento, dentro del caballo de Troya llamado ébola, vinieron tres mil marines a quedarse y casi nadie se ha enterado ni se ha preocupado por ello…. Somos peones de USA con la guerra fría del gas y tampoco pasa nada… A veces creo que nos merecemos lo que nos hacen por pasivos.. Eso sí.. todos a pegarse de tortas en los centros comerciales los viernes negros.. ¡Qué pena y que desesperanza!!!!!

  21. Luis
    Luis 4 diciembre, 2014

    No os tiréis de la cabeza. El pequeño comercio ya está muerto gracias a China y a los supermercados nacionales y extranjeros. Y el gran comercio ya se está muriendo gracias a todas esas empresas como Amazon que ofrecen condiciones imposibles de igualar gracias a facturar en paraísos fiscales.

    ¿Preocupado por la TTIP? Para nada.

  22. León sin Castilla.
    León sin Castilla. 8 diciembre, 2014

    Esto es tremendo. Me estoy planteando votar al de Podemos, y si es más de lo mismo, al otro extremo. Esto hay que pararlo, ninguna multinacional de mierda va a decidir mi destino y el de mis seres queridos.

  23. Pedro
    Pedro 14 junio, 2015

    Hola.

    No sé por su trabajo, pero le aseguro que por el mío puedo afirmar que también hay fruteros, farmacéuticos, electricistas, albañiles, taxistas, y trabajadores autónomos de izquierda (votantes también del PSOE y Podemos…) que no tienen ni idea de que va el TTIP, e incluso muchos que no saben que tal tratado existe.

    Es una pena que desde algunos sitios se tenga que catalogar a personas trabajadoras y honradas dependiendo del partido político que legítimamente y por la razón que sea voten; cuando en realidad aquí todos buscamos lo mismo para poder sobrevivir en el día a día, y cuando realmente, aquí en éste País, Nación, Estado, (o lo que actualmente sea…) nos diferencian solo tres o cuatro conceptos que en realidad poco tienen que ver para nuestra actual subsistencia, como son :

    Quien ganó y quien perdió la guerra civil Española
    Como empezó y como terminó la guerra civil Española.
    La actual Bandera Constitucional de España
    La actual Bandera Republicana de España

    En fín, España es diferente…

    Por lo demás, estupendo artículo.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *