Pulsa "Enter" para saltar al contenido

París bien vale una manifestación

Indignaciones Selectivas

Antes de emplearme a fondo con el siguiente artículo y procurar ser resolutivo, temo que estaré obligado a responder a más de un interrogante. ¿Cómo dirigirme al público en general mostrando abiertamente que yo jamás iría a la manifestación celebrada en las calles de París? O lo que viene a ser lo mismo, ¿Cómo revelar, siendo consecuente, que rechazaría caminar tras esa pancarta a favor de “esa libertad”, y en contra de “ese terrorismo”?

En las mismas respuestas descubriremos el motivo de mi vil comportamiento, y las razones de un planteamiento generador de una más que agitada discusión.

Dicho así, bien pudiera parecer que soy un aciago personaje que habría que arrestar de inmediato, mas ello no sería sino testimonio y resultado de todo lo que van logrando con tanto trabajo. No estaría de más recordar que quien disiente del clamor popular corre el riesgo de perpetuarse en el olvido, sobre todo cuando dicho fervor proviene del discurso único e ininterrumpido.

Nos sumergimos ya en las enfangadas aguas de la democracia. La capacidad de expresarse libremente nos debería llegar a todos sin distinción, pero le compete a unos pocos imponer su voluntad y evidenciar con ella su aplastante verdad. No importa que yo pueda exponer un discurso solidario, pacífico o altruista. De nada sirve empatizar con el más débil, sobre cuya cabeza retumba el sonido de los drones o el dolor de la sed y la malaria. Sirve, únicamente, mostrar una simulación del malestar, la apresada indignación en el espectáculo informativo.

Mi aparente contradicción encierra parte de la respuesta. ¿Es posible pretender luchar por la justicia y no participar de esa eclosión que late en los miles de corazones de tantos manifestantes? No solo es posible, sino tal y como se construyen las historias, hasta necesario. La lectura deviene más nítida si somos capaces de observar que la verdadera incompatibilidad se hace fuerte sobre el asfalto de París, participando inconscientemente en el macabro juego de la guerra. Vamos por partes, y procura responder conmigo.

¿Irías a una concentración que propusiera el desalojo de sus casas a sus legítimos dueños, porque alguien lo estipule así? Consciente de que tu respuesta va a ser negativa, te invito a que (en el recorrido de la manifestación) te quedes con la cara del primer ministro israelí.

¿Serías capaz de festejar la destrucción y aniquilación de un país respondiendo al deseo único de apropiación de todos sus recursos naturales? Sabiendo que no respaldarías ese acto, ahora puedes tornar la mirada y dirigirla hacia el presidente de la gran república de Francia.

¿Saldrías a gritar a las calles para exigir austeridad hacia los más pobres y, al mismo tiempo, procurar enriquecer solo a cien? Siendo impropio de ti ese argumento, observa como caminas junto a la gran canciller.

¿Lucharías denodadamente por cubrir tu jardín con miles de cruces, como homenaje a quienes habrán de caer? Atiende, no vaya a ser que entorpezcas la salida del premier.

¿No te sentiste ofendido y traicionado cuando unos cuantos lugartenientes tuvieron a bien invadir un país? Ahora que asientes con tu cabeza, da la mano a tu presidente, y ve con él, que también quiere rendir tributo a su fe.

Google Images
Google Images

Nada voy a decir de los saqueos, violaciones, asesinatos, expolios, invasiones, torturas, humillaciones, fraudes, y demás demoliciones que han cometido quienes nos hablan de paz y libertad. Una paz y una libertad que apenas pueden sostenerse bajo el cielo de París, porque ni un millón de almas pueden reescribir historia alguna, ni podrán disfrazar la cruda realidad.

Claro que se puede pensar que una cosa no quita la otra, es decir, que se pueda coincidir en el mismo evento con quien no tienes el gusto de sonreír. O dicho de otro modo, estimar oportuno que puede ser muy lícito converger en un punto con aquél que no quieres ni ver.

Pero ahí radica el engaño, en hacernos creer que todos somos igual de humanos, y que ante la barbarie hemos de actuar, obedeciendo a pies juntillas los dictados de los medios y las presiones de los miedos, hasta dislocarnos frente al televisor, siendo protagonistas de un nuevo acto religioso, pleno de bondad y certidumbre.

París bien vale una misa, en este caso una manifestación; nuestros dirigentes se reconvierten y abrazan la causa pacífica arrastrando con ellos a miles de fieles sin saber que en el camino no está la libertad de expresión, ni homenajear a todos los asesinados, ni fortalecer lazos para detener tanta barbarie, sino suministrar gasolina para la próxima combustión. Pero ahora con el beneplácito de una sociedad que ilumina las calles con lágrimas en sus ojos. Sus oraciones retumban en los templos,  las puertas se abren para que la “lucha contra el terrorismo” reciba la gracia de millones de personas y la comunidad internacional detenga, por fin, a esos denigrantes seres que tanto daño nos hacen.

No hay una lucha por la libertad de expresión; no permiten que veamos cómo ha sido todo el proceso. Vuelven a ocultar vídeos reveladores de extraños sucesos. Nos hablan de terroristas profesionales que olvidan sus documentos de identidad. En una hora saben sus nombres, quienes son sus amantes, y cuándo tuvieron el último orgasmo. Los periodistas no preguntan, expanden La Noticia. Nosotros decimos a todo que si, porque todo ha sido terrible, porque el heroico acto de luchar juntos contra el mal nos hace partícipes y protagonistas de otra sentida historia.

Fue Charlie Hebdo y podría haber sido cualquiera. Pero no les importa nada, no quieren que sepamos qué está sucediendo en el mundo, tan solo nos cuentan cómo son los documentales más insidiosos de la historia, llenos de visceral entretenimiento pedagógico, por la causa occidental y el bien común.

¡Y pensar que millones de personas más hubieran deseado desfilar hasta la plaza de la República con ese mensaje premonitorio! Pensar que de todas partes del mundo hubieran asistido allí, para solidarizarse… Pero, ¿con quién? Uno de los miembros más antiguos del semanario satírico Charlie Hebdo, el caricaturista holandés Bernard ‘Willem’ Holtrop, ha hecho unas declaraciones, cuando menos, clarificadoras, y ha rechazado las repentinas muestras de apoyo de las autoridades mundiales y ha advertido de que no dudaría en «vomitar» sobre los «nuevos amigos» de la publicación.

Es de suma dificultad prever qué puede suceder, y dónde, pero todo apunta a que retrocederemos en nuestras libertades y, lo que es peor, que las guerras sucederán, bajo el símbolo de la lucha contra el terrorismo, más unidos que nunca, y con el único propósito de seguir llenando las arcas.

Oportunidades para indignarse, protestar, manifestarse y solidarizarse con los muertos, son tantas, que los familiares y amigos de los asesinados en México, Afghanistan, Nigeria, Somalia, Siria, Libia, Iraq, Burkina Faso, o Yemen, se quedan atónitos, observando cómo es posible que, de repente, y como quien no quiere la cosa, el mundo se tambalee y erija su epicentro en París, esa ciudad de la luz que no ha hecho sino apagar el amanecer del resto del mundo, un mundo que cada segundo vive la trágica muerte de una persona, de la que nada sabemos, y nada nos van a contar.

Solo vale lo que se cuenta. Por ello yo no iría a esa manifestación, ni a ninguna otra donde de lo que se trata es de ocultar la verdad, de transgredir el principio mismo de la justicia, y de seguir impulsando el etnocentrismo y, con él, el desprecio más absoluto hacia los olvidados y los marginados.

Para terminar veo necesario expresar a todas aquellas personas que están sufriendo la pérdida de sus seres queridos que tienen toda mi tristeza, mi rabia, y mi afecto. Y sé, aunque callen, que en el dolor de muchos estará tatuado el nombre del imperialismo.

joséluis vázquez doménech, sociólogo

midominio        mifacebook        mitwitter

14 Comments

  1. Juan
    Juan 12 enero, 2015

    Estoy de acuerdo en que la manifestación de Paris y alguna otra cosa lanzada a las redes, como el «Je suis Ahmed» son intentos de ocultar bajo el sentimentalismo las meteduras de pata de la clase política europea, puestas en evidencia estos últimos días. Con ello me refiero a la política de favorecer dictatorzuelos en los países árabes con los que se hacen grandes negocios mientras los pobres desgraciados que tienen que salir de allí debido a la situación económica consecuencia de estos régimenes corruptos, son utilizados como mano de obra barata en Europa. Un negocio redondo para la casta europea, sin duda.

    Sin embargo sí que es cierto que Europa tiene un problema con el mundo musulmán, un problema ocultado estos dos últimos siglos por la demografía favorable y los avances tecnológicos. Probablemente la forma de lidiar con ello no es bombardear impunemente. Menos manifestaciones y más reconocer los hechos.

  2. Julen Lizaso
    Julen Lizaso 12 enero, 2015

    Juan: suscribo totalmente y mas todo lo que dices.

    saludos

    Julen

  3. Bixen
    Bixen 12 enero, 2015

    Lo que parece que la gente no se ha dado cuenta es de que el video de los gobernantes NO TIENE NADA QUE VER CON LACABEZA DE LA MANIFESTACION , Y ES UNA FOTO QUE ESTÁ TOMADA A MAS DE MEDIO KILOMETRO DE LA VERDADERA MANIFESTACION…

    Es muy curioso que la actitud de MUCHOS DE los gobernantes mundiales que viajaron a Paris, antes que en una manifestación de luto, tristeza y protesta contra el terrorismo yihadista, parecia que estaban en una RECEPCION OFICIAL alegre y festiva…
    ¡CURIOSO.. como si pasasen por la alfombra roja de un FESTIVAL DE CINE… EN PLAN DE ESTRELLA(do)S !!!

  4. Rafael Palomo Gòmdz
    Rafael Palomo Gòmdz 12 enero, 2015

    Me he quedado sin palabras. Si todo lo expuesto es cierto, me deja anonadado ypatidifuso, pues entonces no tengo qmas que preguntarme: Donde estàn dios, mahoma, buda o quien quiera que sea? Por qué permite todo esto? Esto me confirma la duda mas importante y acuciante de mivida. ! Dios no existe! Estamos en manos de la codicia humana y siempre seremos pisoteados por los ricos. No quiero, pero me voy a ver obligado a votar a Podemos que es ùnico partido que propugna la revolución y la destruccion del asistemq existente. Seremos capqces?

  5. Charo San Roman
    Charo San Roman 12 enero, 2015

    Excelente artículo que suscribo en su totalidad

    «Para terminar veo necesario expresar a todas aquellas personas que están sufriendo la pérdida de sus seres queridos que tienen toda mi tristeza, mi rabia, y mi afecto. Y sé, aunque callen, que en el dolor de muchos estará tatuado el nombre del imperialismo».

    Y hago extensivo el contenido de este párrafo a las innumerables víctimas, ANÓNIMAS , que sufren injustamente, durante años, y mueren, simplemente, por haber tenido la desgracia de nacer en unos territorios cuyo subsuelo es una inmensa bolsa de petróleo, con la que pretenden saciar, SU INSACIABLE CODICIA, quienes se erigen a sí mismos como guardianes de la paz mundial,

    Y lo más triste es que demasiadas personas creen y aplauden a estos «salvadores de la humanidad»

    • Mercedes
      Mercedes 13 enero, 2015

      Así es Charo. Siento como tú.

  6. BRAULIO
    BRAULIO 12 enero, 2015

    No puedo estar más de acuerdo con el con el Sr. Domenech:

    Hay una idea para reflexionar, que siempre he tenido en mente y que no me he atrevido a expresar, quizá por cobardía o algo por el estilo, y es que: “Occidente, los llamados países civilizados, ¿no serán responsables de la barbarie que se está produciendo en esta área del “primer mundo” a causa del terrorismo que surge del “tercer mundo”?
    Parte de ese terrorismo, al menos, se produce por el agotamiento y por la “hartura” de unos pueblos sometidos y explotados por la opresión y la avaricia de gran parte de países del “occidente civilizado”.

    Rechazo solemnemente toda la bestialidad y todo lo que tienen de salvaje las acciones terroristas; pero, por otro lado me pregunto cómo calificar el abuso, la opresión, la tiranía a que es sometida toda esta gente del llamado «tercer mundo» que sufren «saqueos, violaciones, asesinatos, expolios, invasiones, torturas, humillaciones, fraudes, y demás demoliciones que han cometido quienes nos hablan de paz y libertad», como muy bien dice el Sr. Vázquez Domenech, que se han cometido en estos países que él señala («México, Afghanistan, Nigeria, Somalia, Siria, Libia, Iraq, Burkina Faso, o Yemen,») y otros muchos a lo largo de la historia.

  7. arnaud
    arnaud 13 enero, 2015

    Quien hace las matanzas en Africa? Francia o los islamistas?
    Vamos a ver es que confundes Todo ! El imperialismo, la colonizacion, las bandas , grupos sectarios locos , crimininales que bajo una oscura coardilla de religion se ponen a matar …..
    Soy Frances solo es que es la libertad de expersion y la salidida milionaria en las calles desde miercoles vino solo del pueblo DEL PUBLO repiti no de los politicos quienes como siempre intentan recuperar todo!!! pero es el pueblo quien se levanto para rechazr la locura! nadie mas es algo espontaneo. Parece que no estais aqui….Soy Frances orgulloso al final de esta republica imperfecta pero no mezclais todo
    El acto de unos demente no nos detendra! No uni mas que nunca, Francia es el pais de Europa mas multiconfesional con mas origenes con mas uniones de diferntes origenes con mas mezcla, el modelo este modelo republicano, lo defendemos, todo esto no tiene nada que ver, si tu comercio es relacionarlo todo con imperialisamo si solo tienes esta idea fija en la mente es una pena
    Porque nunca podras entender lo que pasa aqui…te invito a venir y observar , ver y entender……No hableis de una situacion que no conoceis

    • Buenos días Arnaud! Creo que como francés vives los acontecimientos de otra manera, y es normal. Pero tambien creo que del mismo modo que me dices que no puedo entender lo que pasa en Francia porque no vivo allí, yo te podría decir que no entiendes lo que pasa en África (o en el resto del mundo) por la misma razón, y ambos sabemos que no podemos juzgar desde esa perspectiva.

      Pero la información manejada es bastante relevante a la hora de señalar cuales son las causas de la mayoría de los males que azotan al mundo. En un artículo que te dejo, se explican muy bien esos detalles, y entre otras cosas podemos leer: » Porque la yihad islámica no brota de los pedregales del desierto, sino que resulta ser la célula maligna que se propaga en un complejo organismo nacido de un entramado de poder cuyos componentes no pueden diseccionarse, porque han sido ensamblados en las catacumbas de los organismos internacionales democráticos, con la colaboración de paraísos fiscales, laboratorios científicos, agencias de calificación, empresas multinacionales y ejércitos privados».

      También coincidimos en que hay dementes que realizan actos execrables, pero me gustaría señalarte que hay muchos más dementes que visten traje y corbata.

      Mis palabras no van contra el pueblo francés, solo desean señalar la razón por la cual yo no iría a esa manifestación.

      Para finalizar, también te dejaré en el siguiente post otro enlace, para que puedas observar las relaciones de Francia con el continente masacrado. Un dossier realizado en Francia que estudia los modos y las consecuencias de la «presencia» de dicho pais en ese continente.

      Un abrazo, joséluis

    • Aquí los dos enlaces que apuntan en otra dirección bien distinta.

      Un artículo del psicoanalista y escritor Gustavo Dessal, que acaba de publicar junto a Zygmunt Bauman «El retorno del péndulo»

      http://www.telam.com.ar/notas/201501/91341-todos-somos-charlie-y-mucho-mas.html

      Y el dossier señalado, cuyo nombre no dejará lugar a dudas, «El dossier negro del ejército francés»

      http://survie.org/publications/les-dossiers-noirs/article/el-dossier-negro-del-ejercito

  8. Mercedes
    Mercedes 13 enero, 2015

    Menos mal que no está todo perdido. Gracias, gracias, gracias por este pensamiento claro y ecuánime. Estaba horrorizada viendo como manipulan los sentimientos y cómo así anulan la razón y la capacidad de discernir.

  9. Walkiria Sumionda
    Walkiria Sumionda 14 enero, 2015

    Una manifestación pública de carácter politico es lo que es: el intento de maximizar una concetracionde protesta en torno a una consigna central, escueta y clara. Una manifestación para reinvindicarlo todo es la via rapida a su disgregación o, mejor dicho, a su no convocatoria. La manifestación parisina fue contra un terrorismo que fue el que despertó a toda la sociedad francesa resistente a aceptar que el dolor es socializable, que ya no queda allá abajo a partir del perimetro africano sino que le estalla en el corazón de su propia sociedad. que esa manifestación ha dejado divididendos politicos desde su convocatoria del propio gobierno francés sin lugar a dudas es así. ¿Que la cofradia de la UE y de sus aliados no quiere entrar en la discusion de que el yihadismo terrorista es la consecuencia logica directa de un largo y penoso intervencionismo europeo en el mundo árabe y africano y asiático es bastante evidente? Llevamos décadas polemizando acerca del terrorismo siendo cada vez mas inconsistente hablar de uno solo. Si existe un terrorismo que toma las calles (y las redacciones) como campos de batalla es porque antes existió otro terrorismo que llevó las bombas, la destruccion de las familias y el dolor a los paises desde sus supermaquinarias de guerra. A pesar de todo, las paradojas de la historia politica nos llevan a coincidir en gritos unanimes con nuestros adversarios constantes. Yo sí hubiera ido a una manifestacion (de estar en Paris o cerca de una de las ciudades donde se han celebrado) a pesar de los de la foto encabezándola para pasar por lo que no son. Una manifestacion son muchos manifestantes, millones de sensibilidades. Los hechos demustras que todos somos victiams potenciales del terrorismo porque ya no contamos para ese terrorismo como personas sino como unidades de victimizacion al por mayor para hacerse oir, cosa que sin duda logran convirtiendose en el centro de atencion diaria mientras dura el schock posterior a cada ataque. Es tarea nuestra vincular cada acto politico y especialmente los oficiales de las cumbres entre lso estados occidentales a un analisis mas panorámico de porque el mundo se ha convertido en un lugar tan peligroso para todos. Es tarea muestra también convocar una manifesteacion contra todos los terrorismos incluyendo los del estado frances en su ingtervencionismo africano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.