Pulsa "Enter" para saltar al contenido

CiU y ERC temen el cambio de la agenda política tras la irrupción de Podemos en Cataluña

RAIMUNDO CASTRO⎮Cuartopoder⎮

Podemos_Cataluña

Iglesias, aclamado por sus seguidores a su llegada al mitin que dio en Barcelona el 21 de diciembre del pasado año. / Efe

El retraso de las elecciones autonómicas catalanas a septiembre, ligado al triunfo de Syriza y la irrupción de Guanyem y Podemos en Cataluña, preocupa profundamente a los grupos soberanistas que promueven la independencia, según confiesan responsables no sólo de CiUERC sino del resto de los partidos catalanes. Y todos coinciden en las dos razones principales que justifican esa inquietud. Lenta, pero incesantemente, la agenda política catalana ha empezado a variar sustancialmente como consecuencia de la modificación del eje Cataluña contra España a favor del eje Izquierda-Derecha, del que apenas se ha venido hablando en los últimos meses porque la confrontación con Madrid ocupaba todo el espacio de debate político.

Ahora, reconocen muchos representantes de los grupos consultados, se está deshilachando el criterio de que la solución a los problemas generados por la austeridad pasa por separarse del Estado español. Bastaría que se reconociese la plurinacionalidad de España, señala el más alto representante de un partido catalán que aboga por el derecho a decidir pero no por la independencia, para que los ciudadanos partidarios de la ruptura volvieran a ser menos que los partidarios de combatir el neoliberalismo desde nuevas políticas de izquierda. Políticas que  promuevan medidas socialdemócratas auténticas que ayuden a  recomponer el Estado de Bienestar que ha destruido el Gobierno de Mariano Rajoy, ejecutando una nueva política fiscal que garantice el reparto de la riqueza, combata el fraude y, sobre todo, destruya las bases de la corrupción sistemática que arruina a toda España, incluida Cataluña. Ese alto dirigente de la izquierda catalana sintetiza la situación en una frase: “En Cataluña hay más gente que quiere romper con esta España –en alusión a la gobernada por el PP- que con España”.

El triunfo de Alexis Tsipras y el ejemplo de sus primeras medidas sociales de gobierno se suman a otras dos inquietudes que se han generado recientemente. La primera, la irrupción de Podemos con la visita de Pablo Iglesias a Cataluña. Y la segunda, el pacto alcanzado con Iniciativa Per Catalunya y los movimientos sociales encabezados por la líder de la lucha contra los desahucios, Ada Colau, para disputarle la alcaldía de Barcelona a los soberanistas, el convergente XavierTrias y el republicano Alfred Bosch.

La coincidencia es general en la valoración de que el cambio de la relación de fuerzas está suponiendo que cada vez sean más importantes para Cataluña las elecciones generales de noviembre que las autonómicas de septiembre. Tanto que se ha llegado al extremo de que muchos de los consultados afirmen que, tras el retraso de las catalanas, “a Mas se la ha pasado el arroz”. Especialmente si se tiene en cuenta que el pulso que han mantenido el presidente de la Generalitaty el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha supuesto la quiebra total de la confianza política –y hasta la personal- entre ambos, algo que reconocen sin ambages sus entornos.

Una consecuencia peligrosa de esa ruptura ha sido el hecho de que los republicanos hayan aceptado la petición de todos los partidos catalanes -menos CiU, obviamente- de que Mas comparezca en la Comisión de Investigación del Parlamento sobre el caso Pujol. Y otra, por supuesto, que Junqueras se haya negado a dar su apoyo a una lista única para las plebiscitarias por estar convencido de que el objetivo de Mas no era la independencia por sí misma, sinorefundar CiU, desligándola de su fundador Jordi Pujol, apoyándose en los independientes que salieran elegidos diputados autonómicos. Una operación que consideraba extremadamente peligrosa para el futuro de ERC.

Ahora, tanto el caso Pujol como las elecciones autonómicas, agitadas por la presencia deGuanyem y la posibilidad de una fusión futura de Podemos con ICV y los sectores que encabezan las protestas sociales para presentarse unidos a las generales, marcan la agenda política que se avecina. Y lo hacen, consideran todos, debilitando seriamente las posibilidades de constituir una mayoría independentista en septiembre.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/lospasosencontrados/2015/02/02/ciu-y-erc-temen-el-cambio-de-la-agenda-politica-tras-la-irrupcion-de-podemos-en-cataluna/3132

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *