Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La alcaldesa de las perlas y Joseph Stiglitz

Félix Población⎮Diario del Aire⎮17 febrero 2015

Hay noticias que resaltan en toda su evidencia el ridículo que están haciendo algunos medios de comunicación con tal de poner a sus equipos de reporteros a la busca y captura de alguna incidencia que pueda afectar al buen nombre de los promotores de Podemos, sin que hasta ahora consigan sus objetivos, antes bien al contrario. La de hoy en ABC tiene por protagonista a la  alcadesa del pueblo madrileño de Redueña (290 habitantes), María de las Mercedes Pérez González, convencida de que su profesor de Políticas y hoy secretario general del citado partido, Pablo Iglesias, la suspendió hasta tres veces “por ser correcta en las formas, vestir normal y llevar perlas como adorno”. La regidora -la más joven de la Comunidad de Madrid con 30 años- aclara que que empezó a aprobar cuando se cambió de docente y de grupo. Pérez González narra al citado diario que su paso por la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense (UCM) no se le va a olvidar fácilmente, pues “tuvo la mala fortuna” de dar con Iglesias. “Yo iba con mis perlitas -narra la alcadesa a ABC-. Me gustaban pero no eran ostentosas, sino sencillas. Me vestía, y me visto, en Zara, como tantísima gente normal. Bueno, pues no le hacía gracia al señor Iglesias. Yo era de las que no encajaban dentro de su perfil. Me suspendió tres veces”.

Esta noticia, adobada con el tufo proetarra achacable al profesor Iglesias, ha venido a coincidir con la entrevista que ha sostenido hoy en Nueva York el líder de Podemos con Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, para reafirmarse en las posturas que ambos comparten en contra de las políticas de la austeridad. Stiglitz lleva más de dos décadas lanzando críticas al papel de organismos como el FMI, a los fondos de inversión y a las políticas económicas restrictivas como única receta para salir de las crisis financieras. “Volvemos con las pilas cargadas”, afirmó Iglesias. “Me quedo con un comentario que ha hecho el profesor: Entre la comunidad de economistas a nivel mundial nadie defiende las políticas de austeridad”. Consultado sobre las diferencias de los procesos para salir de la crisis en España y Grecia, Iglesias dijo que en el primer país su posición negociadora “siempre es más fuerte” y las características de la deuda de las dos naciones “son completamente distintas”. “Por suerte, en España los efectos de la austeridad no han sido tan agresivos como en el caso de Grecia. “Nadie hizo los deberes de los griegos y nadie hizo los deberes de España”, señaló. En su conversación con Stiglitz, el premio nobel le insistió en las tesis que viene defendiendo desde la crisis argentina de 2001 en el sentido de favorecer “reestructuraciones ordenadas de la deuda” y vincularla al crecimiento económico. Comparó los procesos seguidos en España y en Estados Unidos a raíz de la crisis financiera de 2008 y dijo que en este último país se siguieron “políticas expansivas” que demostraron ser “más eficaces”, “ideologías aparte”. Dijo que había coincidido con Stiglitz en que “los tres grandes problemas en España y en Europa del sur son la deuda, el desempleo y la desigualdad, y está claro que las políticas de austeridad no han contribuido a resolver esos tres problemas”. “Una reunión como ésta nos refuerza la convicción de que se pueden hacer las cosas de otra forma”, insistió.

Desconozco si el el diario ABC ha concedido a esta noticia -caso de que así fuera-  más o menos relevancia que a la de la “alcaldesa de las perlas”, aunque después de la portada de ayer a costa de Podemos y el Oro de Caracas mucho me temo que el periódico conservador ha entrado en una etapa degenerativa -reproducción de aquella ya lejana del Oro de Moscú-, para cuyo tratamiento quizá sea demasiado tarde, pues la reincidencia en el ridículo hace temer por la salud profesional del equipo directivo.

Fuente: http://www.diariodelaire.com/2015/02/la-alcaldesa-de-las-perlas-y-joseph.html

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *