Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El PSOE distinguirá entre imputados anfibios, euclídeos y calvos

Redacción/Rokambol/18.02.15

Se expulsarán del partido en base al teorema de Siegel-Walfisz.

“No es lo mismo un imputado que haya perdido la totalidad del cabello que otro que tenga la capacidad de reptar tanto en el medio acuoso como en el fango o la escoria”, ha señalado el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, “de la misma manera que un imputado con facilidad para despejar ecuaciones de segundo grado no puede ser considerado igual que otro que haya sido confeccionado con chatarra y restos orgánicos de diversa procedencia”, acabó diciendo.

El partido socialista, además, aplicará el teorema de Siegel-Walfisz para calcular el grado exacto de imputación, tangible y alfanumérico, en el que se encuentran cada uno de los corruptos socialistas y su relación vectorial con la masa atómica de su escaño. “Es un teorema jodido porque se te puede quedar un imputado entre corchetes, pero tiene su gracia”, ha declarado el portavoz socialista Antonio Hernando.

La directiva de Ferraz también distinguirá entre las diferentes clases de imputaciones que apliquen los jueces a sus imputados, y las ha catalogado en viscosas, gaseosas, de refilón, relativas, húmedas y en toda la boca, con lo cual el asunto todavía se complica más a la hora de dimisiones y expulsiones.

“Podría darse el caso de que un corrupto de clase anfibia hubiese sido afectado por una imputación de tipo gaseoso anaranjado mientras se encuentra administrándose un gin-tonic de tres euros en el bar del Congreso y su móvil acaba de quedarse sin batería. Ya me dirá usted que hacemos”, ha explicado Pedro Sánchez a los periodistas.

Susana Díaz quiere que en la clasificación de imputados anfibios, euclídeos y calvos se añadan también los gordos, los repeinados y los escépticos con la familia de fractales Mandelbrot.   Más en Rokambol

Un Comentario

  1. David Sempau
    David Sempau 18 febrero, 2015

    Muchas gracias por esta brillante nota de humor ácido, que contribuye a hacer un poco menos insoportable el creciente hedor del pudridero político.

    ¡Un abrazo para tod@s!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *