Pulsa "Enter" para saltar al contenido

No me llames imputado, llámame Lola

José A. Pérez | Mi Mesa Cojea | 14/03/2015

Nadie podrá decir que el Partido Popular no cumple sus promesas. Prometió concurrir a las elecciones sin un solo imputado en sus listas, y ya lo ha cumplido. A diez meses de las generales, nada menos. Lo ha hecho de manera indirecta, eso sí: con la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal aprobada el viernes que sustituye el vulgar término “imputado” por el mucho más elegante “investigado”. Puro pensamiento lateral: si la política no puede cambiar la realidad, siempre te queda cambiar la semántica.

Claro que no puede decirse que se trate de algo realmente innovador, ni siquiera en nuestro país. Zapatero, sin ir más lejos, a punto estuvo de librarnos de la crisis a base de llamarla cualquier otra cosa. No le funcionó, quizá por su escaso expertise en aquello de la sinonimia, pero el esfuerzo merece ser reivindicado (en este sentido, propongo poner su nombre, Jose Luis, a una rotonda, glorieta o cualquier otra construcción vial).

La solución del PP al problema de la imputación masiva no complacerá a muchos, pero es innegable que cumple con lo prometido y abre una vía a la solución de algunos de nuestros problemas comunes. Y es que la tan esperada regeneración democrática quizá no pase tanto por las personas o las siglas como por las palabras.

Podríamos, echando mano de la soberanía popular, dar vacaciones a nuestros representantes electos y montar en el Congreso un simposio de lingüistas. Con una o dos semanas sería suficiente, un mes a lo sumo. Que ocupen los escaños y debatan qué vocablos nos están haciendo la vida imposible y por cuáles podríamos sustituirlos. Una gran brainstorming semántico-nacional, televisada en directo por el canal 24 horas.

Qué duda cabe que, de ese debate, saldría un nuevo y mejor país. Sin presuntos ni ladrones. Sin dinero negro ni mordidas ni financiaciones ilegales. Sin brutalidad policial ni torturas ni externalizaciones.

Después de todo, ¿por qué no llamar a la corrupción primavera? O alhelí. O nomeolvides. Imagínese usted el Telediario de mañana: “Siete nuevos investigados por presunta primavera”. ¿Cómo no amar a un país con semejantes titulares?

Fuente: http://mimesacojea.com/2015/03/no-me-llames-imputado-llamame-lola/

3 Comments

  1. Roser
    Roser 15 marzo, 2015

    Legalmente esto no se le debería haber permitido. El término investigado es muy claro, se sospecha y se está investigando. El de Imputado es que ya se han investigado los hechos y se le ha declarado imputado en los mismos .A partir de aquí quedan a la espera de juicio y de sentencia . Esto es vergonzoso

  2. MARI LUZ
    MARI LUZ 15 marzo, 2015

    Cuando la verguencia se pierde, LA IMPUNIDAD CAMPA A SUS ANCHAS, menos mal que os queda una siesta.zalamera

  3. jaine
    jaine 15 marzo, 2015

    Me encanta la idea de un candidato no imputado pero en prisión preventiva para evitar la destrucción de pruebas, por ejemplo. Será un investigado enjaulado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.