Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Por qué Venezuela?

Ángel Cappa | El Diario | 15/3/2014

«EEUU debe enviar tropas de inmediato a Venezuela. Debemos garantizar el flujo petrolero».

(John McCain. Senador republicano. Febrero de 2014)

Lo han logrado, y no es la primera vez. Utilizando un sinfín de mentiras, tergiversaciones, ocultamientos de información objetiva y visión parcial e interesada de una realidad manipulada a su medida, consiguen demonizar una palabra hasta tal punto que con solo mencionarla asusta. Decir «Venezuela» hoy es pensar en dictadura. Es la primera imagen que le aparece a cualquier persona que no dispone del tiempo necesario para contrastar la información de los principales medios de comunicación con otros alternativos y, en comparación, muy minoritarios.

¿Por qué dictadura?

Claro que para aceptar que Venezuela es una dictadura hay que desconocer que el chavismo ganó 18 de 19 consultas electorales (entre Chavez y Maduro), todas supervisadas por observadores internacionales –entre ellos, españoles–, quienes declararon que fueron ejemplares. Hay que creer que la prensa la controla el Gobierno, aunque el 80% de los medios esté en manos privadas y de la oposición. Hay que aceptar que Maduro encarcela opositores e ignorar que se trata de líderes pertenecientes a grupos que pretenden derribar al Gobierno violenta e ilegalmente. También podemos hablar de la «dictadura venezolana» si no sabemos que Estados Unidos, como ha hecho decenas de veces en Latinoamérica, interviene directamente en las conspiraciones para derribar el Gobierno electo financiando a grupos opositores, impulsando una guerra económica para generar escasez de alimentos (tal cual hicieron en Chile con Allende) y boicoteando la actividad del país para provocar un caos que incite a la población a rebelarse.

Y si no sabemos que la oposición (la oligarquía venezolana, por cierto) cuenta con los medios de comunicación de mayor difusión en la misma Venezuela, Chile, Colombia, Argentina, España, EEUU, México y otros países, quienes publican a la vez las mismas y falsas noticias sobre la situación venezolana en una guerra mediática coordinada y planificada, quizá pensemos que el país vive en un desastre a causa de su Gobierno. Pero para aceptar que el chavismo castiga a su población habría que desconocer que, desde 1999 hasta la actualidad, el porcentaje de gente que vive en la pobreza ha pasado del 49% al 27%; la desnutrición del 13,5% al 5%; la tasa de desempleo del 16% al 7%; que Venezuela es el segundo país de Latinoamérica en número de universitarios; o que la UNESCO ha declarado a Venezuela libre de analfabetismo, es decir, que millones de «invisibles» recuperaron el carácter de persona que les habían arrebatado.

Venezuela como obsesión

Pero supongamos que no sabemos nada de nada. Que, inocentemente, creemos lo que nos cuentan esos medios sobre Venezuela y que admitimos consternados que se trata de una dictadura. Aun en ese caso, hay una pregunta que surge espontáneamente de la misma inocencia: ¿Por qué esa obsesión de los medios y los partidos de derecha, empresarios poderosos y multimillonarios «democráticos» por Venezuela? Incluso desde el desconocimiento absoluto, podemos comprobar que no pasa un solo día sin que aparezca alguna noticia, entrevista o artículo sobre la «tiranía» de Venezuela. Sin embargo, a esos mismos crédulos inocentes les resultará curioso que dictaduras como las de Marruecos, Arabia Saudí, Guinea Ecuatorial o China no merezcan nunca ni una sola línea reprobatoria. Y más aún, que el Gobierno de España mantenga con ellas las más cordiales relaciones sin objeción alguna. Es más, la primera visita del nuevo rey español fue a Marruecos para estrechar vínculos, y al presidente de Guinea Ecuatorial le invitaron el año pasado a asistir a actos oficiales y a dar conferencias en el Instituto Cervantes. Es como si de pronto en el mundo solo hubiera una sola dictadura, Venezuela, en medio de un oasis democrático.

Amores que van y vienen

Continuemos suponiendo que, a pesar de las dudas metódicas que provoca esa obsesión antibolivariana, optamos por dejarlas en el olvido. Aun así, no podríamos reprimir otra pregunta que no nos dejaría en paz: ¿será real la preocupación del Poder por la democracia? Entrando en precisiones históricas y detalles concretos, aparecen ciertos personajes y situaciones lo suficientemente claras como para no confundirnos con la  respuesta. Por ejemplo, Sadam Husein, quien fue aliado de Estados Unidos hasta que se pasó al lado de los malos por «esconder» armas de destrucción masiva (que todavía no encontraron), junto con una enorme cantidad de petróleo, casualmente. El más malo –yo diría malísimo– fue siempre Gadafi, hasta que de la noche a la mañana se volvió tan amigo que Ruiz-Gallardón lo honró con las llaves de oro de la ciudad de Madrid, mientras que él devolvía tanto cariño haciéndole regalos ecuestres nada menos que a Aznar, quien los aceptaba con abrazos y sonrisas cómplices. Pero, nuevamente, y sin aviso, volvió a engrosar la lista de los malos, y hubo que derrocarlo y ejecutarlo. Incluso Sarkozy olvidó el dinero que le había dado el dictador para su campaña política y lo juzgó con dureza.

Hay más ejemplos que demuestran que el amor del Poder hacia la democracia no es todo lo sincero que lo hacen aparentar los principales medios. Entre 1976 y 1983 el Gobierno de España otorgó 56 condecoraciones a los responsables de la dictadura militar argentina. El mismo Videla recibió la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar con Distintivo Blanco, de manos del entonces rey Juan Carlos. El Gobierno español actual oculta las pruebas sobre la complicidad de España con esa dictadura, así como que hubo una colaboración económica, especialmente, y política como consecuencia. Y hace menos de tres años, Pedro Morenés, actual ministro de Defensa, apoyó la venta de tanques de guerra al Gobierno de Arabia Saudí. «¿Y la ética, ministro?», le preguntaron. «Juzgar políticamente al régimen saudí es algo complicado», respondió, «porque cada país tiene su manera de establecer el bienestar de su población». Cada país, menos Venezuela, se le olvidó decir.

Y para no abundar en ejemplos, recordaré por último que Ollanta Humala –presidente de Perú– fue duramente criticado durante la campaña electoral de su país por sus discursos de carácter nacionalista. Ni bien asumió la presidencia, y tras apresurarse a aclarar su adhesión a las bondades del libre comercio y su fidelidad a las leyes del mercado, los principales medios españoles no demoraron en disculparse por el error de haberlo incluido en la lista de los malos. Y cuando Ollanta Humala dio vía libre a las multinacionales para que siguieran devastando su país, lo situaron inmediatamente en la de los buenos.

O fijémonos en Cuba, histórico país enemigo número uno de los «demócratas» internacionales, ahora desplazado por Venezuela. Desde que Estados Unidos levantó la barrera, y las multinacionales pudieron abalanzarse sobre la isla para llegar primero a la línea de los posibles y futuros negocios (Moratinos y Rodríguez Zapatero anticiparon la jugada), los medios comenzaron a modificar los calificativos hacia los dirigentes cubanos. Uno de los periodistas radiales más rabiosamente anticomunista, anticastrista, antibolivariano y anti todo lo que se oponga al orden establecido por el mercado todopoderoso, sorprendió a sus más fieles oyentes cuando desde La Habana abandonó súbitamente sus epítetos mas contundentes contra «los Castro» para llamarlos, con un respeto inaudito hasta ese momento, «las autoridades cubanas».

El dinero «democrático»

Yo creo que hasta el más inocente de los ciudadanos, el menos crítico con los medios y el más leal seguidor del pensamiento único, sería capaz de plantearse –en vista de este panorama– que tal vez no sea tanto la defensa de la democracia lo que enerva al Poder contra Venezuela, sino quizá –y sin pecar de demasiado perspicaces– los negocios, el dinero. Y como Venezuela es la mayor reserva de petróleo del mundo y la vanguardia de un movimiento en Latinoamérica en defensa de la soberanía de los países –tantas veces atropellada y pisoteada–, la han convertido en el enemigo principal. Ni el más iluso de los ciudadanos puede confiar en la pasión democrática de los medios, los tertulianos de primera línea, los políticos de las puertas giratorias o los empresarios del Poder económico. Es el negocio lo que los mueve. Mientras Venezuela siga poniendo freno al expolio de las empresas en esa región, seguirán empeñados en derrocar su Gobierno, apelando a todos los recursos a su alcance; sobre todo ilegales, aunque, llegado el caso, también legales. Así lo han hecho siempre y así lo seguirán haciendo.

Esa –y no otra– es la razón dialéctica de la obsesiva preocupación antibolivariana. La democracia es una excusa que encontraron por el camino para justificar la agresión a un país soberano y con el derecho de elegir el sistema de vida que le parezca. Al Poder le da exactamente igual el régimen político. Solo le importa que no pongan límites a sus beneficios económicos ni reparos a su modo de obtenerlos. Su único fin es el dinero; un dinero que recoge a costa de la miseria de millones de personas y combatiendo ferozmente a quienes se opongan a tan «nobles» propósitos. El último botón de muestra es la impertinente amenaza de Obama. Una larguísima historia de intervenciones militares y conspiraciones, encubiertas o descubiertas, la hace creíble.

Fuente: http://www.eldiario.es/contrapoder/Venezuela-petroleo-oligarquia_6_366123395.html

22 Comments

  1. Julen
    Julen 16 marzo, 2015

    Agradecido al autor de tan brillante y….bienintencionado artículo.

    Julen Lizaso

  2. Mº luz
    Mº luz 16 marzo, 2015

    La satisfacion de la existencia de análisis equitativos y ajustándose a los hechos y no los dichos, es un regalo para mi espíritu. Gracias por tu respeto a los hechos.

  3. Carlos
    Carlos 16 marzo, 2015

    Bravo, sr. Cappa. En este país, así de clarito ya no hablan ni los de Podemos, enredados en un fin electoral que parece justificarlo todo.

    Por cierto, sobre la detención de Ledezma (/ledeSma/), atención a este vídeo de solo dos minutos:

    https://www.youtube.com/watch?v=gZRmqtzKE5U

  4. Javier
    Javier 16 marzo, 2015

    Sigo sin estar de acuerdo en muchos puntos por mis convicciones políticas y personales.No obstante, es de agradecer la sinceridad (personal lógicamente ) con la que escribes las cosas y el gran trabajo de investigación y recopilación. Gracias Sr. Cappa.

  5. Güdrün
    Güdrün 16 marzo, 2015

    ¿Que «Venezuela es la mayor reserva de petróleo del mundo»? ¿Pero qué rigor tiene este artículo, si está plagado de datos falsos?

  6. ramon
    ramon 16 marzo, 2015

    Casualmente estaba leyendo un articulo sobre lo beneficioso que ha sido el regimen Chavista para el desarrollo de la industria petrolera por todo el mundo. Hace una década hubo una huelga de trabajadores en la industria petrolera, algo legitimo en una nación democrática y donde ambas partes tarde o temprano se tienen que sentar a negociar y hacer concesiones.
    Pero la solución de Chavez, como bruto dictador que es, fue despedir a la mitad de los trabajadores.
    En Alberta, British Columbia, Canada, en 2002 había menos 2000 venezolanos, hoy hay 10 veces eso
    Colombia ha doblado su producción de petroleo en diez años gracias a los venezolanos que están aqui. Y asi por todo el mundo, mientras que la produccion venezolana sigue en declive y el régimen chavista, un régimen paranoico, demagogo, bruto, y camina hacia su propia auto destruccion.
    En Colombia también se han reducido los niveles de pobreza mucho sin dañar la marcha de la economía. En Venezuela se han dado hasta tres subidas por decreto del salario mínimo, una norma muy bien intencionada pero absurda cuando la economía del país esta en declive
    Y hay que apreciar también que supone «salir de la pobreza absoluta». Por aqui la pobreza absoluta son menos de 40 dolares al mes. Puedes ganar 45 y ya no estas en la pobreza absoluta, pero no creo yo que sea como para abrir el champagne
    Venezuela ha sido todos estos años el país mas peligroso del planeta. Tremendo logro de la revolución… A la vez se ha embarcado en una carrera armamentística totalmente innecesaria en la región. La de cosas buenas que de verdad se podrían haber hecho con ese presupuesto…
    Se puede especular si los medios de comunicación mienten, si las elecciones fueron legitimas, si es todo una conspiración… Pero la prueba mas sincera de la eficacia o no de un sistema son los flujos migratorios. Los venezolanos estan huyendo de su país. Pensemos que mal tienen que ir las cosas para terminar en Alberta, Canadá, en ese desierto helado, después de haber vivido en el trópico. Desesperación es una buena palabra para describirlo
    Un régimen que reniega de parte de sus ciudadanos por su ideología política y esta feliz de que huyan del país, es capaz de cualquier barbaridad. Además, estos tipos son súper corruptos. Tengo un amigo aquí en Bogota que tiene un almacén de muebles carisimos. Cuando vienen los chavistas se lo dejan vacio.
    Y la misma palabra… Chavista…. Esos cultos a la personalidad desmedidos son tan ridículos como peligrosos.
    Venezuela, que país tan trágico. En malas manos antes, en pésimas manos ahora, cuando levantarás cabeza? Desde luego no un modelo a seguir, y ese tipo, Maduro, de verdad alguien con dos dedos de cabeza le puede tomar en serio? Es lamentable

    • Indignado
      Indignado 16 marzo, 2015

      ¿Si tiene dos patas, anda como un pato, y grazna cua cua, es un pato?

    • orgullosa
      orgullosa 18 marzo, 2015

      Excelente respuesta, Ramon. Completamente de acuerdo con la única diferencia de que en Vzla. si ha habido fraude en todas las elecciones desde el 2004. Son una cuerda de ladrones, asesinos y vendidos estos chavistas, mejor conocidos como chaburros. Son la peop plaga que le pudo caer a mi país. Pero van para abajo.

  7. Diego
    Diego 16 marzo, 2015

    Yo creo que por salud democrática, deberían cambiar de gestores públicos, incluso deberían cambiar las leyes habilitantes que no me gustan nada. Hay que quitar poder al gestor de lo público y dárselo al Parlamento Legislativo que es el verdadero representante de la soberanía.

    Sería bueno que se cambiara de gestor público, pero no de leyes, (esto de no cambiar de leyes lo digo en general, está claro que tendrán que cambiar algunas leyes dependiendo de cada momento y circunstancias).

    Lo mismo que pido para España lo pediría para todos, no es bueno que las empresas públicas estén en manos como si de poderes notariales fuera de los gestores públicos: tanto por ejemplo que la venta o privatización de empresas públicas debe de ser decisión del Parlamento Legislativo con un mínimo del 65 %.

    Considero igualmente que las relaciones entre lo público y lo privado no pueden ser avasalladoras desde lo público.

    Es decir, creo que el proceso de programación legislativa abierta en Venezuela y que tiene que ver con procesos socialdemócratas: no debe de retroceder, no se debe perder los derechos o libertades jurídicas que se han conseguido.

    Pero creo que hay que cambiar a los gestores públicos y empezar a desmitificar y des-dogmatizar el grupo político venezolano como si fuera de una religión más.

    La política no es religión, no es dogmatismo, la política son hechos materiales, dolos materiales, ciencia jurídica y económica.

    Por lo tanto un cambio sí, pero no un cambio como lo vende la parte contraria que lo único que hacen es defender sus intereses legislativos económicos y si tienen que manipular manipulan la realidad para conseguir sus intereses legislativos y económicos.

    Hace falta un cambio porque la alternancia dentro de un sistema evita corrupciones, evita concentraciones de poder, evita clientelismos, la alternancia hace entrar aire fresco, cambios, reformas, sí se hace bien mayores procesos democráticos por un lado, y mayores procesos socialdemócratas por otros.

    En España no hace falta una alternancia entre los dos grupos, ya hemos visto que es esa alternancia: lo que hace falta es una alternativa.

    Y sí todo lo que dice el reportaje es verdad, nos venden la manipulación que les interesa por defender sus intereses económicos y legislativos, no por defender la libertad y la democracia.

    Os pongo otro ejemplo más: Irán la produjo los servicios militares de EUA con sus golpes de estado contra la democracia iraní. Esto no se puede negar. A partir de aquí las teorías pueden ser todavía más sospechosas sobre sus crímenes.

  8. Indignado
    Indignado 16 marzo, 2015

    Buen artículo. Todo lo que comenta lo saben los maldecidores de los falsimedios de inComunicación, mercenarios de la prensa española, omnipresentes en los platos de televisión.
    Muchos de ellos con perdidas y que se deben al dinero público que les conceden los Partidos Políticos Podridos, en forma anuncios, subvenciones o directamente propagandísticas. Por ello no hay dialogo que valga en torno a las ideas, solo vemos una forma de acoso y derribo empecinado, repetitivo y brutal que imitan el comportamiento de fanáticos de un club de «FurGol».

  9. Jorge Gonzalez
    Jorge Gonzalez 16 marzo, 2015

    Desde Chile
    La visión que se tiene de Venezuela en este país y el actuar su actual gobierno, es que trata de desarticular una aparente maniobra geopolítica destinada a desacreditar al gobierno mismo. Al mismo tiempo se tienen permanentes noticias sobre la pésima situación económica del país (falta de alimentos, falta de seguridad y ausencia, en alguna medida, de los derechos civiles fundamentales y acceso a la libertad de expresión sin restricciones -un derecho obvio- y detención de personas opositoras, algo ilegal por que no puedes meter preso a alguien por que no piensa como tu) Se esto por que tengo amigos ahí que no la están pasando muy bien que digamos pues antes comían y desayunaban, ahora apenas tienen una comida al día y de mala calidad con la ausencia de nutrientes fundamentales para la salud humana. Yo pienso que si todo estaría bien, el gobierno no tiene por que pensar permanentemente en un golpe de estado, ya que lo esta haciendo bien y el pueblo en su mayoría no va a salir a las calles, eso es mas que obvio, ya que los que rigen los parámetros de la democracia venezolana, lo han ganado en las urnas. Pero eso no es cierto, hay muchas quejas y lo que se ve no son montajes escénicos de la tv o CNN, parece totalmente cierto que se amenaza a la población con armas de fuego, se han asesinado a estudiantes y encarcelado a opositores. Eso no es así, no puede pasar pasar en una democracia latina, eso es terriblemente retrogrado, de poca cultura gubernamental y falta de visión en el futuro de un país y su gente. En fin, de seguir así, espero tender una mano a mis amigos para que abandonen este país pues son seres humanos trabajadores y sacrificados y necesitan una oportunidad y realizar sus sueños para ellos y sus hijos…Deseo suerte a los venezolanos, ya saldrán adelante, pero vaya a saber a que precio, ojala que no sea al cementerio con una bala en el pecho

  10. tic tac
    tic tac 16 marzo, 2015

    ¿Y cuando dinero tiene Maduro en la Billetera? Y la familia del Chavez, ni te cuento….

    Tenemos que creernos todas las teorias conspiranoicas de la izquierda-basura esta, muchas veces sin ningun tipo de sustento y luego, cuando los medios de «Desinformacion» rebelan «encuentros» entre el regimen chavista y algun partido politico español que parece mas que probado , es que estan al servicio del Poder y bla bla y todo son campañas orquestadas… venga ya! que pateticos !

  11. carlos
    carlos 16 marzo, 2015

    Desgraciadamente, por más que intenten, nuestros gobernantes, en convencernos de que vivimos en una democracia, lo cierto es que la mayoría de nuestros medios de comunicación están dominados por grandes lobbys empresariales, empeñados en crear corrientes de opinión favorables a sus intereses y que en la mayoría de los casos se contraponen a los intereses del ciudadano medio. Se aprovechan, de paso, de la ignorancia y la abulia del pueblo,que no acaba de percatarse de la necesidad de organizarse para hacerles frente, y de que en las democracias se necesita de la participación de todos los ciudadanos,( y por tanto ha de entenderse esta colaboración como un deber), para avanzar en la consecución del bien general.

  12. Juan
    Juan 17 marzo, 2015

    Es más fácil despotricar que analizar el artículo y contradecir con argumentos.

    Leyendo algunos comentarios, les recomendaría que entreguen curriculum vitae en Intereconomia y afines.

    Mis felicitaciones al autor.

  13. Hector
    Hector 17 marzo, 2015

    Totalmente de acuerdo Juan!!

    Veo en algunos comentarios bastante falta de perspectiva, ya que si han de criticar la falta de alimentos que sufre Venezuela hoy, es más lógico criticar al gobierno Venezolano que al país que lo bloquea económicamente.

    Si leen un poquito de historia, sobre todo el chileno que escribió, verán como «las venas abiertas de América latina» como ya dijera Eduardo Galeano, las han ido desangrando el pueblo elegido que reza «Dios salve América». Lo que veo en Venezuela hoy (independientemente de que me guste o no Maduro, que no me gusta) me recuerda a las «Memorias de Kissinger», al asalto a la Casa de la Moneda de Santiago de Chile, al desembarco en Bahía Cochinos de Cuba, al bloqueo de más de medio siglo al que han condenado a esta misma isla, seamos objetivos cuando hablemos de democracia y respeto por los pueblos, o creeremos que todas esas acciones las llevaron a cabo verdaderos demócratas o incluso creer que ustedes tienen democracia en sus respectivas casas, porque aquí en España bien se ha visto que tu casa no es tuya.

    A la gente de Latino América solo me gustaría decirles, no hagan mucho caso de los cubanos de Florida, hijos de terratenientes caciques que vendieron su país a los yankis a cambio de plata en sus casinos (esos no han sido nunca muy objetivos) mucho venezolano que escucho hoy, sobretodo en mi país pecan de lo mismo. Al resto de compatriotas latinoamericanos, solo rogarles, que no os ponga el norte sus palabras en la boca, luchar como habéis estado haciendo un siglo entero, que no os compren por el petroleo, el cobre, el azúcar o la plata. Venezuela no es una utopía, tampoco lo es Cuba, ni Ecuador, ni Uruguay, ni Bolivia, pero inspiran y dan la respuesta de la que tanto tiempo estuvimos huérfanos, ¿que puede haber mejor que el neo-liberalismo?

  14. Luis arrigunaga juanes
    Luis arrigunaga juanes 17 marzo, 2015

    Cuando los chavistas perdieron esa unica eleccion salio un alto dirigente chavista a explicar como la derecha se las habia robado violando sus

  15. Charo
    Charo 17 marzo, 2015

    Gran artículo, clasificador, imprescindible. Gracias.

  16. Lalo
    Lalo 17 marzo, 2015

    Sr. Cappa, coincido en muchos aspectos con su opinión sobre los gobiernos estadounidenses, sobre su política «imperialista» sobre sus vaivenes con ciertos personajes, pero le garantizo que no quiero vivir en un pais como Venezuela, no quiero que mi presidente reclame poderes absolutos y deje de lado el parlamento que es quien representa fehacientemente al pueblo. No quiero vivir en un pais donde el Presidente es asesorado por un pajarito. Por mas que Ud. diga que el Alcalde de Caracas es un golpista, no quiero que un ciudadano culpable de cualquier delito sea detenido, sacado de su despacho (o su casa) por un bando militar sin orden judicial y sin garantizarle sus derechos, recordándome de los años 70 en nuestro pais (el suyo y el mio) cuando los comandos militares entraban intespectivamente en la casa de opositores y «desaparecian» a las personas. No creo que todo lo que digan los medios sea verdad, pero tampoco es todo mentira. Si alguien tiene el apoyo total de su pueblo, no tiene porque hacer cadenas oficiales que duran 4, 5, 6 o mas horas para dar un mensaje a los ciudadanos, tampoco necesita tener un numeroso grupo «uniformados» para aplaudir sus discursos, no necesita gritar todo el tiempo para decir sus verdades. Ud. es muy «leído» y sabe que cuanto mas se grita mas lejos se está de la verdad, o si alguien tiene la verdad no necesita gritar. Por que hay racionamiento si todo lo hace tan bien? porque Ud. dice en su artículo que hay bloqueo si no existe ningún bloqueo que impida ingresar al pais materias primas o productos de otros paises? o solo se pueden abastecer de Estados Unidos?

  17. orgullosa
    orgullosa 18 marzo, 2015

    ¿Cuanto le pagaría al ignorante que escribió esta porquería? Según él todo lo que sale a la luz pública es mentira: los asesinatos, las violaciones a los DDHH, la corrupción, etc. Son unos santos todos los enchufados chaburros, que bolas. Por los reales baila el perro. Éste es otra de las tantas jineteras del régimen a quienes les pagan para que se pongan en cuatro patas. Que vergüenza es este tipejo que por cierto de ángel no tiene nada.

  18. gustavo
    gustavo 21 marzo, 2015

    Una cosa es cierta ,sea el gobierno espaniol que su prensa condenan a Venezuela en todo momento Poco o nada dicen de las terribles dictaduras genocidas que hay por todo el mundo. La democracia es asi El que vence gobierna y el que pierde espera la proxima eleccion Brasil por ejemplo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.