Pulsa "Enter" para saltar al contenido

4,2 millones de trabajadores españoles cobran menos de 900 euros al mes

Joan Rosell, presidente de la patronal CEOE, en una imagen de archivo. / Efe
Joan Rosell, presidente de la patronal CEOE, en una imagen de archivo

 

Pascual García | Cuarto Poder | 26/03/2015

Algunas veces los datos hacen innecesaria la retórica. Atención: en España hay 1,4 millones de trabajadores por cuenta ajena que tienen una retribución anual de menos de 5.000 euros que, distribuidos en doce nóminas mensuales y dos pagas extras (el formato más habitual en nuestro país), equivale a una nómina mensual de 355 euros brutos…

¿Sorprendido? Sigamos: los 1,4 millones de personas asalariadas que están en el segundo tramo de ingresos más bajos tiene de salario medio bruto 696 euros.

Detengámonos un momento. Resulta que la suma de los dos colectivos de asalariados más desfavorecidos agrupa a 2,8 millones de personas, el 20% del total, cantidad que delimita la primera definición de la pobreza laboral. Esto es, 1 de cada 5 personas que trabaja por cuenta ajena en España cobra menos de 700 euros brutos en 14 pagas.

Podemos seguir sumando: 4,2 millones de asalariados, el 30% del total, tienen una nómina mensual que no alcanza los 950 euros brutos. “En realidad, en términos netos -dice el Informe sobre Pobreza y Desigualdad Salarial que ha elaborado CCOO-, el salario es bastante menor, porque aunque en la mayoría de los casos estos ingresos no tributan en el IRPF, sí que cotizan a la Seguridad Social, de forma que el salario recibido directamente por 4.242.780 personas no supera los 900 euros netos mensuales”.

El informe de CCOO contextualiza estas bochornosas cifras: “La pérdida salarial de los que menos ganan multiplica por seis veces la de los que más ganan. Las 1.414.260 personas asalariadas que están en el úl­timo tramo salarial no solo son pobres, sino que cada vez son más pobres porque en tres años han perdido casi uno de cada cuatro euros de su salario real”. Interesante.

La incontestable realidad de que la crisis ha hecho a los ricos mucho más ricos y a los pobres mucho más pobre queda demostrada con el siguiente dato: el salario de los que menos cobran sigue cayendo hasta si­tuarse en 414 euros, mientras que el nivel más alto sigue creciendo hasta llegar a 4.575: la proporción es ahora de 11 a 1.

Y aquí van las conclusiones del estudio:

  • Trabajar con jornada parcial es el factor determinante para estar en el grupo de los salarios más bajos.
  • Hay el triple de mujeres que hombres en el tramo de los salarios más bajos.
  • Aunque los jóvenes se llevan la peor parte, hay personas de todas las eda­des en la escala inferior de los salarios.
  • Españoles y extranjeros sufren la pobreza salarial.
  • Los bajos salarios no son cosa solo de los contratados temporales.
  • Los nuevos son los que cobran menos, pero los bajos salarios afectan tam­bién a la gente con antigüedad.
  • Los servicios de bajo valor añadido concentran los bajos salarios.
  • Cuanto más pequeña es la empresa, más trabajadores y trabajadoras con bajos salarios hay.
  • Los salarios más bajos están casi todos en el sector privado.

Esto es lo que hay. ¿Pero qué es lo que nos espera? ¿Qué podemos esperar de toda esta ‘mierda’? Poca cosa, amigo. La patronal, en su último informe de situación, nos trasmuta a una arcadia económica vallada con concertinas para los asalariados como, por ejemplo, tú. Las previsiones de CEOE son estas:
•  CEOE revisa al alza sus estimaciones del PIB para la economía española, con un aumento del 2, 8 % en 2015 mientras que en 2016 el crecimiento podría moderarse levemente . En consecuencia, España crecerá más que la media de la Eurozona, ampliando este diferencial positivo en este periodo .

• La demanda interna adquiere un mayor protagonismo en la senda de recuperación, y el sector exterior reduce su aportación negativa al PIB en 2015 y en 2016 podría incluso aportar crecimiento.”

• Todos los componentes del PIB registrarán tasas de crecimiento positivo en 2015,siendo los más dinámicos la inversión de bienes de equipo y las importaciones. El consumo privado alcanzará crecimientos del 3 % en 2015 al igual que la inversión en construcción .

• Este escenario influirá positivamente en el mercado laboral . Entre 2015 y 2016, la creación de empleo podría ser cercana a un millón de personas. En 2015, el aumento de los ocupados se situará en el entorno de los 475 mil y 445 mil en 2016 .

• Los mínimos históricos de inflación podrían continuar . En 2015, la inflación en media podría ser de nuevo negativa ( – 0 ,3 %) y en 2016 se anticipa un repunte hasta el 1,4 %, siempre y cuando se produzca una recuperación gradual del precio del petróleo y no haya aumentos de impuestos.

• Como consecuencia del dinamismo de la economía mundial , la economía española podría recuperar su capacidad de financiación en 2015 y 2016 , aunque de manera muy modesta.

• Con estas tasas de crecimiento de la economía española, los objetivos del déficit público son factibles.

“¡Albricias, ya está aquí lo bueno! ¡Lo peor ha pasado! ¡Vamos a crecer y vamos a ganar una pasta, compañero! ¡Ya lo verás!”…No parecería mal un final así para este bochornoso culebrón de miseria y de falta de respeto a cualquier tipo de moral, incluso a la cristiana, a la que suelen estar abonados nuestros próceres empresariales, que no han compartido ni un pez ni un trozo de pan en su vida . Pero ni a esas. La patronal no está dispuesta a aflojar ni un milímetro en su vergonzante asfixia y propone a los sindicatos, para firmar un nuevo pacto salarial, que la mejor forma de compartir la buena coyuntura que se avecina es que las zarandeadas nóminas crezcan un 0,9% “o un poquito más” (literal) para 2015 y hasta el 1,3% en 2016, porque la economía española “no está en efervescencia” ni “para grandes fiestas”, según palabras del ‘amigo’ Juan Rosell.

La avaricia y la indecencia patrocinando la desvergüenza desde la colina de los ventajistas. Las Marchas de la Dignidad claman con todos los argumentos a favor por una huelga general para poner freno a este desatino, pero, siendo sinceros, las huelgas hace tiempo que no funcionan… ¿Podría ser indefinida?… ¿Cuántos la secundarían?… ¿Durante cuánto tiempo?

La modesta opinión del que suscribe es que la única solución es política: vencer a la usura políticamente en las urnas y restablecer los derechos y el equilibrio entre las partes. Eso o la revolución… o la melancolía…

4,2 millones de trabajadores españoles cobran menos de 900 euros al mes.

Un Comentario

  1. J. Mote
    J. Mote 29 marzo, 2015

    La cara del Presidente de la Patronal, nos está diciendo que aún falta gente en este grupo de mini-asalariados, para que se vayan resolviendo los problemas estructurales, de los que sólo las capas más desfavorecidas las culpables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.