Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Hay que ser radicales

Podemos empezó a perder terreno entre los votantes cuando perdió terreno ante sus atacantes. Antes eran ofensivos, ahora están a la defensiva. Revolucionaron la política española cuando su programa fue revolucionario. Por querer ocupar el medio puedes quedarte a mitad de camino en la mediocridad.Si quiere ganar, tiene que ser radical. Literalmente: volver a la raíz. Al origen de Podemos cuando sus propuestas eran audaces y su militancia tenía más protagonismo.


Javier Gallego | El Diario | 07/05/2015

Te gustará más o menos pero Podemos es el único partido que tiene la oportunidad de poner al sistema en aprietos. Otros más pequeños lo pretenden pero solo ellos lo tienen a tiro. A día de hoy, la caída del régimen y la regeneración democrática tendrían que pasar por sus manos. Podemos es necesario no solo porque ha sido el revulsivo que ha abierto una grieta en el monolito bipartidista y ha devuelto a la ciudadanía la esperanza de cambio, sino porque aún tienen la posibilidad de asaltar el poder para intentar transformarlo. Hasta dónde están dispuestos a hacerlo, esa es una duda que sus propias dudas han generado y una de las razones de su pérdida de fuelle. Cómo recuperarlo, si aún es posible, ésa es la cuestión.

Las causas del desfondamiento de Podemos son conocidas. La feroz campaña de acoso y desprestigio mediático en torno a Venezuela, ETA, las cuentas de Monedero y la beca de Errejón les ha hecho daño. Pero no tanto porque haya asustado a algunos votantes sino sobre todo porque ha asustado a Podemos. Es mucho más fácil decirlo desde fuera que bajo el ataque de la jauría, pero creo que ese fue el error: acusar el golpe, echarse atrás, moderarse, buscar excusas y esconderse. Reaccionar como reaccionan ellos y reaccionar a lo que ellos dicen. Renunciar a lo que te hace fuerte, te hace parecer débil y el electorado no perdona las debilidades, quiere ganadores. Podemos empezó a perder terreno entre los votantes cuando perdió terreno ante sus atacantes y cuando mandaron a sus bases a los cuarteles, lo que desmoralizó a parte de la tropa y dejó a los líderes a merced de los cañones.

A partir de ahí empezó a hacer mella la guerra de desgaste. Antes era un partido ofensivo al que no le importaba ofender y hacía daño, ahora están a la defensiva, parece que estuvieran dolidos y tuvieran miedo de molestar. Empezaron marcando la agenda y ahora se la marcan a ellos. Lograron poner sobre la mesa cuestiones de las que no se hablaba y ahora parecen invitados en la mesa que ya estaba puesta. Han pasado de ser proactivos a ser reactivos, de ser vanguardia a batirse en la retaguardia, de ser nuevos a parecerse a los partidos a los que quieren sustituir, como dijo Monedero antes de levantar el vuelo. Han perdido la frescura, añadió. Antes daban siempre el primer golpe, ahora hay veces que parecen un boxeador sonado devolviendo golpes al aire cambiante de las encuestas, como si fueran un programa de televisión.

Ellos que entendieron como nadie la importancia de los medios para marcar el paso han acabado presos de la estrategia de los medios. De las audiencias y las encuestas. Pues todos los sondeos muestran que tanto giro estratégico y electoralista está mareando a los votantes que ya tenían y a los que podrían tener. Precisamente ellos fueron líderes de audiencia cuando le dieron la vuelta a la programación, cuando sorprendieron al espectador y le hicieron cambiar de canal. Podemos revolucionó la política española cuando fue revolucionario. Ahora quiere ser socialdemócrata. Por querer ocupar el medio puedes quedarte a mitad de camino en la mediocridad. No puedes gustar a todo el mundo, como dijo Pablo Iglesias el martes en la presentación de su programa para las autonómicas, así que deja de intentarlo.

El nuevo programa refleja esos tiras y aflojas que hay dentro del partido y que han forzado la dimisión de Monedero. Aunque sea una victoria de la moderación que representa Errejón, propuestas como la subida de impuestos a los más ricos o la dación en pago muestran que aún tienen fuerza los que tiran hacia un cambio más drástico. Creo que la clave para que Podemos remonte es que esa corriente centrífuga sea más fuerte que la centrípeta. Mucho me temo que las autonómicas no les darán un resultado muy satisfactorio. Espero que sirva para que Podemos vuelva a intentar ser peligroso para el sistema con propuestas más audaces y para darse cuenta de que necesita unirse a otras fuerzas de izquierda si quiere ganar. Ya nadie duda de que Podemos es un partido izquierdista y creo que el votante lo vería como una unidad necesaria para el cambio. Decía Iglesias que el cielo se toma por asalto. Hermosa frase que no se ha aplicado así mismo pero es cierta. La única forma de cambiar el sistema es siendo antisistema.

Para proponer lo mismo que hay, ya tenemos a los que están. No puedes presentarte como el cambio frente al recambio si no propones un cambio radical. Ahora hasta EL PAÍS les llama tibios. Hay que ser radicales. Literalmente: volver a la raíz. Al origen de Podemos cuando los círculos aún tenían la responsabilidad de poner la gasolina que tirase del carro. Ser originales. Ese fue el gran acierto de Podemos. Era novedoso, distinto, valiente, incluso temerario. No tenía miedo y daba miedo al poder. También era utópico. Y qué. Tampoco los que hacen promesas realistas han cumplido ninguna. Ya se ocupa la realidad de dejarte a medio camino así que hay que aspirar a horizontes lejanos. Para eso sirve la utopía, como decía Galeano, para caminar.

Javier Gallego es el director del programa de radio de eldiario.es, Carne Cruda, que se emite martes y jueves a las 12h en www.carnecruda.es. Hoy hablan de los papeles de Naseiro y de sexo en personas con diversidad funcional.

Origen: Hay que ser radicales

11 Comments

  1. Julen
    Julen 7 mayo, 2015

    Javier Gallego…verdaderamente emocionante tu «radiografía» sobre los movimientos «intestinales», emocionales y matemático-electorales de Podemos; no por novedosa, si por lúcida en sintonía con mi sentir

    Intuyo que en lo que dices está la razón del paso atrás (que no de la marcha) de Monedero. Algo parecido me ocurrió en el círculo en el que participaba en mi ciudad y no tardé en también dar ese paso atrás para de momento «aparcarme».

    Un abrazo amigo.

    Julen Lizaso

  2. Esther Caritg
    Esther Caritg 7 mayo, 2015

    Pues si tu forma de hacer política es aparcarte a las primeras dificultades, no vale de mucho.
    En los Círculos, por lo menos en Canarias, se debate, se discute y para dcidir està la mayloría. Ésa es la misiòn de los Círculos.
    Podelemos ha tenido que suavizarse para no morir, porque em España da mucho miedo el comunismo. Y con la campaña que le han hecho desde diversos medios, con la dichosa Venezuela, la gente se asusta, porque piensan que.aquí van a hacer lo mismo.

  3. gustaflex
    gustaflex 7 mayo, 2015

    A mi personalmente la salida de Monedero me parece poco oportuna por no decir poco valiente. Dices lo que se nos escapa a muchos. Pones palabras precisas a sensaciones que nos revolotean en las sienes.

  4. Mario
    Mario 7 mayo, 2015

    Este es un momento en que hay que buscar la victoria y para eso hay que ser mayoría, hay que incorporar al mayor número posible de afectados por las políticas de recortes. Lo que no debe dominarnos es la «impaciencia revolucionaria». A la revolución hay que prepararla; la revolución no puede ser el primer paso sino la meta. Si llegamos a ser mayoría, a la cabeza estarán Echenique, Colau, Carmena, Iglesias, Bescansa, Errejón, Teresa… y estaremos el resto, y entonces llegará la hora de Monedero y de todos los que lo sabemos imprescindible.

  5. Julen
    Julen 7 mayo, 2015

    Disculpad este corta-pega tan extenso pero estoy un tanto perezoso para hacer una síntesis.

    saludos.

    julen Lizaso

    INDICIOS EN ESPAÑA
    Evidentemente, cuando hemos hablado de posibles líderes manipulados, a mucha gente de España le ha venido a la cabeza, de forma automática, la imagen del hombre de moda en este país: Pablo Iglesias y su partido Podemos, que han irrumpido en el panorama político español como un auténtico vendaval.

    Más allá de si uno esta más o menos de acuerdo con la ideología de Podemos, nadie podrá negar que la corrupta clase política española necesita una limpieza profunda y que Podemos y Pablo Iglesias representan una bocanada de aire fresco.

    Todo en Podemos y Pablo Iglesias encaja a la perfección con el fenómeno de crisis global del sistema que estamos viviendo: la imagen, el momento, el mensaje en sintonía con gran parte de la ciudadanía; incluso sus vinculaciones con el movimiento Bolivariano, símbolo de la lucha anti-imperialista a nivel mundial y de la decadencia del Imperio Americano y el capitalismo.
    Entonces si todo parece encajar en la lógica de las circunstancias actuales ¿cómo alguien puede sospechar que Podemos sea un “movimiento manipulado”?

    Bien, pues los mayores recelos recaen, precisamente, en la aparición tan “oportuna” de Pablo Iglesias y sobretodo en la forma en que se ha producido su irrupción.

    Ya expresamos nuestras dudas al respecto antes de que se presentara a las elecciones y obtuviera tan brillantes resultados en el artículo titulado ASÍ FABRICAN A LOS FUTUROS LÍDERES

    Y si no, hagamos memoria de lo acontecido con Pablo Iglesias este último año y medio: porque la verdad es que hemos asistido, en vivo y en directo, a la construcción mediática de un líder.

    -Primero se le promocionó como líder de opinión, abriéndole de par en par las puertas de la mayoría de los grandes medios de comunicación de este país, sin cortapisas de ningún tipo.

    -Una vez convertido en figura mediática conocida por todos (gracias en gran parte a su formidable capacidad de oratoria), Iglesias fundó su partido, Podemos, y siguió recibiendo la publicidad necesaria para que pudiera hacer plena y amplia difusión de su proyecto e ideología sin trabas de ningún tipo. Una campaña de propaganda gratuita y sin precedentes en la historia de la democracia española tratándose de un partido recién creado y aparecido “de la nada”.

    -Tras presentarse a las elecciones Europeas y conseguir sus grandes resultados electorales, los medios de comunicación aún han aumentado más la presencia de su partido en tertulias y noticias, hasta el punto de que ya alcanza el nivel de “inundación mediática” y pronto, de seguir así, se convertirá en un tsunami imparable que arrasará en las próximas elecciones.

    Pero queremos que quede claro: esto no es una crítica a Podemos ni a su mensaje. La promoción gratuita de Podemos por parte de los medios es un hecho constatable, que más allá de las filias y fobias ideológicas de cada uno, debería resultarle sospechoso incluso a sus más fervientes defensores.

    Alguna gente podrá pensar que su omnipresencia mediática, incluso en medios de ultraderecha, se debe a su ideología y a la polémica que puede generar su presencia en las tertulias, hecho que supuestamente ayudaría a generar audiencia televisiva.

    Bien, es una posibilidad. Pero entonces, si ésta fuera la razón, deberíamos preguntarnos: ¿se hace la misma promoción de otros líderes y movimientos alternativos tan o más polémicos que Podemos y cuya presencia también generaría audiencia?

    Evidentemente, insinuar todo esto no resulta cómodo en estos momentos de gran popularidad de Pablo Iglesias y su partido.

    A la gente se la educa para dividir el mundo en “buenos” y “malos”, en los que están “a favor de” o “en contra de” y cuando alguien expresa simples sospechas sobre cómo ha llegado hasta aquí Podemos o Pablo Iglesias, corre el peligro de ser clasificado automáticamente junto a esos perros rabiosos de “la casta” que espuma en boca tratan de morderle en las más variopintas tertulias.

    Así funciona el sistema, instalado en la mente de las personas y es el precio que tenemos que pagar los que tratamos de ir por libre.

    Como es evidente, no sabemos si Podemos es un movimiento manipulado o si se trata de un movimiento sincero y espontáneo (ojalá sea la segunda opción)
    Lo único que tenemos claro es que en el caso hipotético de que se tratara de un movimiento creado y dirigido, su función sería canalizar el descontento popular y reintegrar las corrientes de protesta dentro del sistema. Algo así como mostrar una zanahoria a la que perseguir, para que a nadie que se sienta desengañado con el sistema en general, se le pase por la cabeza cambiarlo todo hasta sus cimientos.

    Y es que lo más sorprendente de lo que estamos viviendo es que alguien se atreva a calificar a Podemos de partido “antisistema”. Podemos, de hecho, intenta salvar el sistema. Es un partido absolutamente pro-sistema formado por personas profundamente pro-sistema.

    ¿Hay algo más pro-sistema que un grupo de politólogos?
    Hay algo más prosistema que alguien como Jorge Verstrynge, un señor que como una pulga que salta de perro en perro, va cambiando de partido político a conveniencia durante décadas, pasando de la derecha más rancia a la izquierda más “revolucionaria” en el momento oportuno?

    ¿Hay alguien mas pro-sistema que un fiscal anti-corrupción como Carlos Jiménez Villarejo?
    Quizás estemos muy equivocados con nuestras dudas y conjeturas…pero los indicios de que Podemos ha sido promocionado para canalizar el clamor social y salvar el sistema son tan claros que duelen a los ojos…

    No obstante, Pablo Iglesias y su partido solo son una anécdota a nivel nacional español. El indicio más claro de que estamos viviendo una estrategia global de reconducción del clamor popular, lo encontramos en alguien que va vestido de blanco y que forma parte de la institución más corrompida y pro-sistema de la historia…

    EL GIRO DE LA IGLESIA CATÓLICA
    Sin lugar a dudas, el Papa Francisco es el termómetro de la situación, el gran indicador de los movimientos que se están produciendo a nivel mundial.

    Un símbolo para muchos…el rey de los sospechosos para nosotros.

    Que nadie se engañe: la aparición de un pontífice “progresista” como Bergoglio en un momento como éste no tiene nada de casual.

    Estamos ante una maniobra astuta y largamente calculada.

    Tengamos en cuenta que la Iglesia Católica es extremadamente poderosa. Lleva casi 2 milenios entre nosotros y por lo tanto, se hace difícil concebir hasta qué nivel una institución con tanta influencia y antigüedad puede estar infiltrada en todos los niveles del poder disponiendo de información de primera mano.

    Es ingenuo pensar que la Iglesia Católica está a la espera de los acontecimientos y se dedica a actuar en respuesta a las necesidades circunstanciales de cada momento.

    Así pues, lo lógico es esperar que la Iglesia siempre vaya un paso por delante, pues dispone de información que el resto de nosotros ni tan solo imagina.

    Por lo tanto, la aparición del Papa Francisco no forma parte de una “moda del momento” sino que tiene una función y unos objetivos concretos, que concuerdan, no solo con el momento presente, sino con el desarrollo de los acontecimientos en un futuro próximo.

    Acontecimientos que la Iglesia Católica sabe perfectamente cómo van a desarrollarse y adónde van a conducir.

    La gente parece olvidar lo excepcionalmente extraña que resultó la proclamación del Papa Francisco.

    La renuncia sorprendente de un papa tradicionalista como Benedicto XVI, justo en los peores momentos de la crisis económica y su sustitución por un papa “defensor de los pobres y la justicia social”. Algo que “casualmente” se produjo en coincidencia temporal con el fallecimiento del gran símbolo revolucionario del siglo XXI: Hugo Chávez.

    Parece como si alguien pretendiera sustituir un “símbolo revolucionario” por otro en el imaginario popular…
    Recordemos que Hugo Chávez falleció oficialmente el 5 de marzo de 2013, pero hay muchas sospechas de que llevaba varias semanas muerto, hecho que supuestamente fue ocultado a la opinión pública. El papa Benedicto XVI renunció al papado el 28 de febrero y Jorge Bergoglio fue proclamado papa el 13 de marzo, 8 días después de la muerte de Hugo Chávez. Puede ser coincidencia…pero es demasiada coincidencia

    Desde entonces, y en poco menos de año y medio, el papa se ha erigido en un símbolo de cambio y renovación.
    En estos momentos, mucha gente está cegada por el Papa Francisco, incluyendo a muchas personas de ideología izquierdista tradicionalmente recelosas con el clero y que sin embargo, sienten simpatía y atracción por su figura.

    Pero el Papa Francisco solo es la cara visible de un movimiento mayor: la Iglesia entera está realizando un giro en los últimos meses.

    De repente, ha irrumpido en los medios de comunicación con gran fuerza el clero defensor de las causas justas y de los pobres.

    Monjas revolucionarias (que se autocalifican de casi anarquistas), que luchan contra los abusos de la corporaciones farmacéuticas y los poderes financieros.
    Teresa Forcades Monjas “tuiteras” defensoras de los necesitados, que aparecen en las mismas tertulias que, día tras día y sin excepción, dan espacio gratuito a Podemos para que lleve a cabo su propaganda gratuita.
    Padre Angel Personajes auténticos y por los cuales podemos sentir una gran atracción y simpatía, pero que de forma muy oportuna, hacen acto de presencia en el momento justo e idóneo para convertirse en referentes sociales, en contraste con el clero más rancio y caduco de la Conferencia Episcopal.

    Y tras ellos, enorme, como un coloso que crece día a día, la figura brillante del nuevo Papa Francisco…el “papa de los pobres y la renovación de la Iglesia”.

    Por lo visto, la Iglesia es como la banca de un casino…siempre gana.

    Con un pie en el conservadurismo más extremo y el otro en la “revolución ética” que pronto lo barrerá todo. Cubriendo todo el espectro ideológico y formando parte de las estructuras que van a ser derruidas, a la vez que abandera las fuerzas que dirigirán la demolición.
    Astutos, como siempre.

    ¿Alguien duda aún de que estamos a punto de vivir una especie de revolución controlada y cuidadosamente planificada que barrerá parte de las viejas estructuras? Si alguien aún duda de ello, solo tiene que fijarse en las maniobras de la Iglesia Católica y en los sucesivos gestos del Papa Francisco.

    Ellos son la prueba más fehaciente de ello.
    La Iglesia, como decíamos, es la institución más pro-sistema que ha existido jamás. Nunca emprende cambios ni transformaciones a no ser que sea estrictamente necesario. Actúa como una áncora que impide el avance mental de la humanidad. Su negocio siempre ha sido el inmovilismo absoluto.

    Por lo tanto, cuando inicia un movimiento como el giro progresista que está realizando en estos momentos, es por alguna razón estratégica muy poderosa.

    Está tomando posiciones ante algo que va a acontecer, con el fin de sacar provecho de ello.

    Y ha colocado a su pieza más importante, el Papa Francisco, en la posición adecuada para realizar una gran jugada.

    Es el pastor encargado de calmar y reconducir a las ovejas alteradas y desorientadas en los momentos de zozobra que, por lo visto, están por venir. El que, con su expresión tranquila y su cálida y acogedora sonrisa nos anestesiará a todos. La cara visible del cambio profundo que nunca llegará a producirse. El emblema de la rebelión abortada.

    Con todo lo dicho, no estamos equiparando al Papa Francisco con un líder político. Él no tomará decisiones ni liderará grandes cambios a nivel mundial. Solo se erigirá en símbolo de la “revolución ética” y del reclamo de “justicia y reparto más equitativo de las riquezas”.
    Las migajas que nos darán para evitar la auténtica revolución mental que podría cambiar el mundo.

    Por lo visto, lo tienen todo atado y bien atado…

    ¿HAY ESPERANZA?
    Pero que nadie interprete que no se puede hacer nada contra ello.

    De hecho, estamos viviendo los momentos de mayor esperanza que hemos tenido hasta ahora y que probablemente tendremos en el futuro.

    El sistema, en estos momentos, está cambiando de piel y por lo tanto, vive su momento de mayor debilidad.
    Es como un caballero que cambia de armadura. Durante unos instantes estará inevitablemente desnudo y será extremadamente vulnerable.

    Por esa razón se crean y promocionan líderes que canalicen el descontento. Su función principal es impedir que el pueblo aproveche la oportunidad única que le ofrece este punto de inflexión.

    ¿Como podemos aprovechar la oportunidad?
    A nivel social, paradójicamente, debemos aprovechar la energía de los propios movimientos promovidos para engañarnos y conducirnos como un rebaño.

    Muchos líderes y movimientos han sido creados para canalizar la energía de las protestas y las demandas de la población y utilizarla para demoler las viejas estructuras de forma controlada.

    Bien, pues aprovechemos nosotros también la situación.
    Valgámonos de esta energía social transformadora aglutinada por estos líderes y dejémoslos atrás cuando llegue el momento idóneo.

    Pueden ser utilizados como las diferentes fases de un cohete, que nos eleva hasta la estratosfera. Cuando su combustible se agote, no nos quedemos donde ellos nos han conducido: sigamos adelante y alcancemos la luna.
    Cuando los líderes de estos movimientos manipulados nos digan: “hasta aquí llegan las transformaciones que debíamos realizar”, sigamos adelante.

    Como un rebaño que de repente abandona a su pastor, continuemos transformándolo todo, mucho más allá de lo que ellos tenían planeado en un principio.

    Por primera vez podemos ser nosotros los que nos aprovechemos del pastor y no al revés.

    Podemos conseguir que les salga el tiro por la culata.
    Es nuestra gran oportunidad para cambiar el mundo…nuestra gran esperanza…

    GAZZETTA DEL APOCALIPSIS

    • Mario
      Mario 7 mayo, 2015

      Después de leerte sólo se me ocurre decir que la confianza en la propia capacidad de discenimiento es crucial. No estoy en condiciones de determinar si eres un caso intrascendente en términos estadísticos o si eres expresión de una tendencia general, pero en cualquier caso es evidente que más que a «las artes» de Podemos (o de quien hipotétiamente esté detrás) a quien realmente temes es a ti mismo, a esa manía carneril congénita que supones en ti y que crees que te hace vulnerable a la hechicería, el carisma o lo que sea que sospechas posee Pablo Iglesias. Eso del rebaño y los pastores es un atavismo judeocristiano del que ojalá consigas librarte pronto. Pablo Iglesias es un hombre como otro cualquiera (que se esfuerce en ser riguroso e ilustrado), y si sientes que no estás a su altura intelectual y que por esa razón podría manipularte, la única salida es que te pongas a estudiar o que busques otro partido en que las ciencias sociales carezcan de importancia.

  6. Mateador 72
    Mateador 72 7 mayo, 2015

    El problema de Podemos a mi juicio, es que no está estructurado por ciudadanos sino por ¨cuadros políticos¨. Por supuesto que hay ciudadanos dentro, pero la falsa democracia que plantea está haciendo decantar a la gente y dejando solo la estructura. Podemos propició el reciclaje de una vieja izquierda que de pronto se vió resucitada por la genialidad de Pablo y el empujón de la crisis y el 15 M. Pero al poco tiempo el muerto viviente perdió color en las mejillas y volvió a ser zombie, el mismo que vagó durante años por el acotado cementerio de la vieja izquierda.

    Yo participé en Podemos hasta hace unos días y esto es lo que ví. Mesas de amigos en vez de círculos. Lamebotismo a mas no poder, la mayoría de la militancia empeñada en conseguir un cargo. El círculo de barcelona (en el cual participa la mayor parte de la militancia de la ciudad) fué ninguneado y le fué negada la validación, solo por que no podían controlarlo.

    Dices que quizás Podemos debería haber pasado a la ofensiva y no retirarse ante el acoso. Creo que de nada hubiera servido, por que aquella gente que situó a Podemos en las encuestas y lo hizo subir 10 puntos de golpe, no quiere revoluciones, simplemente es que no veía otra alternativa a la corrupción del PPPSOE (que en aquellos días le estaba pasando sus facturas mas caras) Ahora resulta que sube ciudadanos, todo lo que baja Podemos…no será por el carácter revolucionario de Albert Rivera…El problema de la izquierda, y esto sucede en todo el mundo, es que no es capaz de aceptar que la mayoría de la gente, es de centro. Si Podemos hubiera reforzado a sus bases y permitido que se genere un movimiento ciudadano, este hubiera sido naturalmente el espectro político que hubiera ocupado su dirección. La continua arenga hacia la lucha de clases, las propuestas populistas…esto es lo que ha retraído a la gente en mayor medida. La gente ha visto cuadros, y no ciudadanos a la cabeza de Podemos, viejos cuadros de siempre, con sus vínculos políticos, y sus frases hechas contra el capital. Solo un gesto audaz, y sin precedentes en la política podrá cambiar el derrotero que acaba en la disolución de Podemos en IU. Sólo un genio mediático como Pablo Iglesias, es capaz de ser el Birdman de la Política Española. Yo esperó algo así, por que sé que el resto no vale la pena ni sentarse a verlo, es una peli tan aburrida como sentarse a ver como se disuelve una manifestación. Y no nos engañemos, que esto no se resuelve solo con volver a las bases, Podemos ha sido siempre personalista, y solo un personaje como Pablo es capaz de recuperar el protagonismo. Birdman termina su acto con un par de huevos, sacrificándose el para encumbrar su obra, Birdman, querido Pablo…asalta el cielo.

    • Mario
      Mario 8 mayo, 2015

      Lo que dices en el primer párrafo, al menos hasta el día de hoy una mentira garrafal. Sólo desfigurando el siginificado del término «cuadro político» podría hablarse de la existencia de tal cosa en Podemos, que apenas pasa de un año de fundado. Hasta Libertad Digital, que espero te supere en conservadurismo y fabulación ha reconocido la transitoriedad de los eurodiputados de Podemos. «Cuadros» son los imprescindibles e inammovibles dirigentes que deberás buscar fuera. De momento lo único evidentísimo es que no hay vacas sagradas y que hasta de un fundador de la organización se puede prescindir. Quién sabe si abandonaste el círculo porque aspirabas a cuadro. Es casi seguro que a esas personas les hiciste un gran favor marchándote.

  7. manuel
    manuel 8 mayo, 2015

    No estoy de acuerdo en nada de lo que se opina en este artículo, que además va en perfecta sintonía con todos los análisis de todos los medios.

    ¡Algo pasa en PODEMOS! ¿Por qué no salen tanto en TV como antes? ¿Por qué Iglesias ya no batalla y ridiculiza a la casta o representantes de éstos? ¿Por qué Monedero prefiere trabajar sin exponerse tanto? ¿Dónde están todos? La respuesta, creo yo, es trabajando.

    Fue bonito mientras duró, les proporcionó propaganda, utilizaron los medios inteligentemente para darse a conocer, pero tenían que poner fin a ese desgaste y exhibición continua para ponerse las pilas. El resultado es que a fecha de hoy es el primer partido en presentar su programa marco electoral, perfectamente realizable, sin ningún punto radical. A muchos de nosotros nos gustaría que hubiese propuesto en el programa la expulsión del rey, el encarcelamiento de banqueros y políticos… pero esto no es lo que toca, lo que toca es ayudar a toda la pobre gente que se ha quedado en la cuneta, excluidos de la sociedad y esto lo han sabido entender muy bien la gente de podemos.

    Les auguro un buen futuro si trabajan mucho y hablan lo justo.

  8. pablo
    pablo 8 mayo, 2015

    Podemos mucho ruido y pocas nueces,un partido con mucho pensamiento dispar.

  9. Indignado
    Indignado 8 mayo, 2015

    «La imaginación a menudo nos lleva a mundos que nunca fueron, pero sin ella no vamos a ninguna parte.»
    Carl Sagan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.