Mamá, yo no quiero ser como Ana Pastor

29557

 

Fuente: ABC

15/12/2013

Una columna de Cristina Barrial

Mamá, supongo que no te gustará lo que vas a leer a continuación. Sé que, a menudo, cuando estás cansada del día que cargas en la espalda y que te hace caminar cabizbaja, enciendes la televisión. Y no te culpo por ello. Yo también lo haría si tuviera. También sé que, según la época, destacan distintos ídolos mediáticos en la caja tonta que parecen los portadores de la verdad absoluta. Esos ídolos en los que toda madre querría ver reflejados a sus hijos estudiantes de periodismo, o periodistas en paro. Mamá, sé que cuando ves a esa chica que presentaba Los Desayunos de TVE y que ahora lleva un programa en La Sexta piensas en mí. Ana Pastor, la llaman. Sé que piensas en mí y se te iluminan los ojos y ronda por tu cabeza un “y sí…”. Pero no, mamá. Yo no quiero ser como Ana Pastor.

No quiero cortar a mi entrevistado en sus respuestas, no quiero robarle a él el protagonismo para colgármelo yo como trofeo. De las únicas cosas que he aprendido en la Universidad hasta ahora es que el periodista no debe ser noticia, debe dar voz. No quiero leerle al presidente de Ecuador fragmentos aislados de su Ley electoral sacados totalmente de contexto si de esta manera su significado cambia radicalmente. Tampoco poner en su boca cosas que no ha dicho (como aquello de quién financiaba Human Rights) y negarme a rectificar.

Tampoco quiero presentar un programa llamado El Objetivo que diga haber nacido sin ideología. Y esperar que me crean. Hablar de datos como representación de la neutralidad. Tampoco deseo usar términos como fascismo de izquierdas, lo que sí deseo es que, algún día, alguien me explique lo que eso significa. Dedicar un programa a la clase media no es algo hecho para mí, mamá. Yo no voy a seguir alimentando el sueño de muchos de creerse clase media mientras esperan la carta del desahucio. No voy a confundir a Gandhi con Mandela y presentar a este último como la encarnación del pacifismo. No quiero, en resumidas cuentas, mentir.

Si algún día estoy tras una cámara, o tras la mancheta de algún periódico, quiero ser radical. Entendiendo por radical, claro, el ir a la raíz del problema. Si algún día, como ella, tengo la oportunidad de tener a Juan Rosell delante, no desperdiciaré la ocasión de preguntarle por la crisis estructural del capitalismo para hablar, en su lugar, de mera transparencia. Mamá, yo no te prometo la quimera del periodismo objetivo y vacío de ideología como ella hace. Yo entiendo, que como la vida, el periodismo es tomar partido.

Comentar con Facebook ()

Comentar (37)

37 Comentarios

  1. Lo bueno del caso, es que a la articulista lo que le molesta no es la falta de imparcialidad de Ana (que ha entrevistado de la misma manera a políticos de todo signo y tendencia), sino todo lo contrario. Lo que le molesta es que no haya hecho con Carmena una excepción y la haya entrevistado en la misma manera agresiva que la caracteriza y tantos aplausos le ha granjeado cuando los entrevistados eran presidentes de países integristas, políticos del PP, del PSOE, etc. Trabajando para una cadena de extrema izquierda, su público debió imaginar que con Carmena sería más suave.

    Mucha Ana. No se casa con nadie. Ni siquiera con los mandamases de la cadena que le paga. Mamá, te diré yo otra cosa: ¡OJALÁ TODOS LOS PERIODISTAS FUESEN COMO ANA! Orgullo y ejemplo a seguir para todos los profesionales de la comunicación.

    • Bueno, el artículo es de 2013…. La entrevista a Carmena aún habría de esperar un poco. hay que leer todo y leer bien

    • Puede ser que tu estas hablando de otra Ana. Puede que Igartiburu u otra, porque Pastor es el antagonismo de lo que tu estas describiendo. Puedo entender que te omnubiles cuando la ves en la pantalla y por lo tanto te dejes convencer con facilidad de lo que ella pretende, pero que la consideres objetiva y de extrema izquierda, no solo es de risa sino fuera de lugar. También es de risa que digas que la cadena entera es de extrema izquierda. Creo que tienes un lapsus o una gran confusión, por si no lo sabías, Atresmedia es el la empresa más facha que hay entre los grupos media de este pais.
      Estés o no de acuerdo, a Ana Pastor se le ha subido mucho la popularidad y le mola bastante entrar a trapo y discutir en las redes sociales con todo aquel que la crítica, porque de alguna modo se siente superior por lo decir por encima de todo. Le falta muchísima humildad y pluralidad, pero mucha.
      Ah, una cosa más. Los de pp y psoe, por alguna razón extraña elufen todas las invitaciones de ir al programa de esta presentandora que en cada programa busca humillar y ningunear sña su invitado para que ella sea la protagonista absoluta.

  2. Entonces, si hay que tomar partido… ¿por qué te molesta que Ana lo tome en contra de Carmena? ¿Qué pasa, que se puede (debe) tomar partido, pero sólo por los que a ti te gustan? Porque vamos, cuando los tertulianos o presentadores atacan ferozmente a políticos del PP, PSOE, etc, trabándolos y demás, os parece dignísima su actuación.

    Por mí, olé Ana. Obras son amores y no buenas razones. Lo que tenga que decir la extrema izquierda, está tan de más como lo que tenga que decir la ultraderecha. En ambos casos, ya hemos visto lo que han hecho cuando han gobernado, y me falta escuchar a Carmena, Colau, Iglesias y CIA condenando a los abertxales, el chavismo, castrismo… De hecho, la investidura de Colau estuvo acompañada de cantos comunistas, proclamas en favor de Terra Lliure y peticiones de libertad para Otegui por parte de sus concejales (de Ada). Que empiecen condenando todo eso y no con explicaciones y palabrería, que de eso sobra. Muy bien por cortar la murga, Ana.

  3. “Yo entiendo, que como la vida, el periodismo es tomar partido.”

    No, el periodismo no es tomar partido, para eso están los partidos, valga la redundancia. La tremenda crisis política que vive España se debe, en parte, a esa falta de independencia característica de los medios en otros países, valga de ejmplo la BBC en Inglaterra. Cuanto más alejado esté el periodismo de cualquier institución, sea política o no, mejor. Cuando eres periodista te tienes que olvidar por completo de tu “yo Fulanito de Tal” y convertirte en tu “yo, periodista”, y dejar fuera toda ideología. No eres periodista para hacer propaganda o servir egoístamente de gabinete de comunicación a un partido porque, simplemente, su ideología case con la tuya. Estás aquí para vigilar a los que se suponen que gobiernan, sean del color que sean, porque tu misión no es hacer que la gente piense como tú, sino que la gente piense por sí misma, y que desarrolle una actitud crítica.

    En cuanto a Ana Pastor, habrá a quienes les guste más su estilo, habrá a quienes les guste menos, pero lo que veo incoherente es pedir que trate a Carmena de una forma distinta de la que trató, por ejemplo, a Albert Rivera, otro político de un partido emergente de ideología opuesta a la de Ahora Madrid. Y por último, a mí me encanta Manuela, y me alegro que se le hiciera esa entrevista tan dura, la que superó con nota y de la que salió mucho más fuerte y creíble políticamente hablando.

    • “Yo entiendo, que como la vida, el periodismo es tomar partido.”

      Yo entiendo que en el anterior párrafo, la articulista se refiere a tomar partido por la verdad. No por la verdad que desde diferentes ángulos nos empujan a admitir, sino por la verdad, verdad, la verdad radical teniendo en cuenta todas las circunstancias.

      Aparte de esto, encuentro tu comentario ajustado y sin segundas intenciones (cosa a veces difícil de encontrar en las redes). A mi no me gusta Ana Pastor porque no cumple lo que para mí es una premisa del buen periodista: tratar de que el entrevistado exprese lo que piensa, ayudarle en esta tarea y que sea el escuchante quien juzgue al entrevistado. Ella ni lo intenta, ella lo que trata es de lucirse y de conseguir que la gente diga “hay que ver cómo aprieta”.

  4. En la facultad lo que no te enseñaron es que si a un político le dejas hablar se duerme toda la audiencia, la gente cambia de canal y el programa acaba desapareciendo. Que es bueno los formatos innovadores como este, la innovación no se estudia mucho, desde luego. ¿Cuáles son segun tú las raíces de la “crisis capitalista”

    • Yo cambié de canal porque no podía soportar más la falta de educación, la soberbia y la irracionalidad con la qué Ana Pastor llevó la entrevista. Si hubiese sido yo el entrevistado me habría oído o me habría ido. Manuela Carmena demostró mucha paciencia y buenos reflejos indicándole que aprenda a preguntar cosas que sea posible responder en el momento que se preguntan. Estoy harto de su prepotencia y de que considere que los entrevistados son sus súbditos. Una cosa es no dejar irse de rositas a los carotas y otra hacer preguntas disparatadas, imposibles de contestar y encima acosar entrevistado como si fuera un delincuente. El que quiera que la aguante, pero a mí no me entrevista. Lo bueno de la tele es que le das al mando y haces desaparecer a los invitados insolentes instantáneamente.

  5. Me pareció indecente e inquisitorial la forma de entrevistar Ana Pastor el domingo a Carmena en El Objetivo, lejos de como debe hacerlo una profesional, porque sin tener en cuenta que aún no había entrado a trabajar en su despacho del Ayuntamiento, ya la exigía datos sin darla tiempo ni a explicarse; creo que el buen sueldo que probablemente tiene debería ganárselo aprendiendo por lo menos las reglas mínimas de cualquier periodista que se precie y si no es capaz, que se vaya, porque seguro que hay muchos y muchas profesionales deseando ocupar su puesto.

  6. Uno de los mejores periodistas británico era famoso porque cuando hacía una pregunta, preguntaba lo mismo hasta que el entrevistado le respondía, y pasaba a otra pregunta, en la facultad tuve un profesor que nos decía que esa era la manera de involucrar y sacar las confrontaciones intelectuales del enttrevistado. La verdad ante todo, y el que o la que ha escrito este comentario no sabe nada de Ana Pastor o no sabe nada de periodismo, aunque sea periodista, yo soy doctor en medios de comunicación, retirado por enfermedad dejenerativa y me gusta ver lo que hace ella. Si yo hubiera trabajado en medios de comunicación hubiera utilizado esa argumentación, los políticos nunca responden a una pregunta directamente, así se dan cuenta que no les vas a dejar fácilmente. Ana Pastor ha aprendido muy bien esa metodología que le hizo salir de TVE porque no gustaba ni all partido gobernante, ni a los plutócratas de este país.

    • Tienes toda la razón. Es buenisima periodista. Teniendo en cuenta que es de ideologia de izquierdas, en mi opinión, hace las entrevistas igual a todos.

  7. Creo que no se ha entendido nada esta entrevista de Ana Pastor. Ha dejado claro que Manuela es mucha Manuela. Y eso n o lo habría hecho cualquier otro de talante blanducho. Y, además no habría resultado creíble.

    • A mí, más bien, me parece que ha dejado claro que son muchas las sombras de Manuela y que no resiste una entrevista planteada para ponerla frente a ellas. Al tratarse de una cadena de extrema izquierda, debió pensar que le iban a bailar el agua, pero Ana es mucha Ana y Manuela debió acabar pidiendo desesperadamente por dentro que acabase la entrevista.

  8. Me sorprendió,como nunca, el talante que no talento de Ana, la de los ojos malabares, asaltando con injuriante complacencia, más que preguntando, a la paciente Manuela. Estamos huérfanos de buenos periodistas y nos sobran vedettes.

  9. Es una impertinente entreviste a quien entreviste el protagonista es el invitado y si no que se pregunte y conteste ella.

  10. Hablando de televisiones y “televisarios”… … …

    13 TV, EL CASCABEL: Ocho tipejos-chusma de extrema derecha -de la derecha rancia/añeja y con eccema, no con caspa,- vomitando bilis verde y espumarrajos color rosa. Entre ellos, el ex Joaquinito Leguina, ladrando/mordiendo por un gobierno de concentración (olé con el socialismo bien entendido, con dos cojones, Chimo).
    Estaban los 8 como poseídos (cosa que me ha hecho pensar en la posibilidad de que el estudio televisivo se halle construido sobre un antiguo cementerio navajo, y que los espíritus malignos de los fallecidos hayan tomado posesión de los comentaristas presentes) o es que iba de peyote hasta los cuernos.
    Para mí, que más de uno ha estado al punto del infarto (cosa que me hubiese divertido enormemente, debo confesarlo/ser sincero), pero no he tenido la suerte.
    Me he divertido más que el mono que se la casca continuamente: Ha sido como un ORGÁSMO CÓSMICO-SIDERAL, con un leve toque sádico.
    Eso sí: han dejado el suelo del estudio perdido de bilis marrón, vómitos rosa, y espumarrajos color verde yerba.
    Bona nit, y que descanséis (pero antes de acostaros, mirad debajo de la cama).

  11. Es un atentado que un entrevistado, sobre todo si es representante político, otra cosa es que su actividad sea privada, responda a una pregunta clara y contundente con evasivas, y más indignante es que directamente ponga el automático y responda a una pregunta concreta con una respuesta prefabricada y polivalente. Estoy hasta las narices de que tomen la palabra y la secuestren. Si hay gente como Ana pastor que insiste hasta conseguir la respuesta concreta a sus preguntas, yo aplaudo. Vd, como espectador saque sus conclusiones . Que sus preguntas son tendenciosas, zafias, rastreras, impropias… vd. decide, pero no hay que olvidar que el político está en la obligación de dar cuentas de su actividad pública, no de burlarse del ciudadano con evasivas. No tiene un cheque en blanco. Hagamos hincapié en son las respuestas las que deben ser calificadas.

  12. ue una pena de entrevita la de ayer. Una cosa es ser directa y hasta implacable y otra creerse wondergooman con el lazo de la verdad. Calmate Anita

  13. una gran periodista que a demostrado en innumerables ocasiones que no se casa con nadie… claro que la preferimos cuando ataca a nuestros rivales, me estoy empezando a cansar de de estas campañas mediaticas de Podemos ya sabiamos que PP y PSOE tienen un aparato mediatico bestial , pero Podemos con menos medios economicos esta demostrando que no les tiene nada que envidiar en manipulacion informativa

    • Disculpa, pero Ana Pastor deja mucho que desear, me encanto como se le fue el ministro Soria de rositas. Y es del pp no de podemos que yo sepa.

    • Constantino, mis padres son del PSOE de toda la vida, y hasta ellos, que consideraron acertado el abordaje que hizo Ana Pastor en la entrevista de Pablo iglesias, han reconocido que en este caso se ha pasado cien pueblos. con Carmena, y mucho más desde luego que con personas como Albert Rivera. La ideología es lo de menos, no se le puede pedir a nadie datos matemáticamente exactos de programa cuando acaba de tomar posesión de un cargo, ni cortarle cuando va a responder a las preguntas, ni preguntarle cosas que sabe que no va a poder contestar. trate de ser objetivo, por favor, con otros de Podemos fue incisiva, en esta ocasión ha sido una auténtica nazi (y recordemos que Manuela ni siquiera es de Podemos).

      Del mismo modo que a los podemitas no les debiera cegar el culto a la personalidad, lo mismo ha de considerarse con los “anistas”, que también los hay.

  14. Para demagógico este artículo, Ana Pastor periodista como la copa de un pino… Mas periodistas como ella hacen falta en este país, que se atreven a llamar a las cosas por su nombre, aunque te echen de LA 1, la derecha de este país…

    • De demagogia nada describe la realidad de como es esta seudo periodista que tiene cero de profesionalidad, cero objetividad y buenas maneras también cero.en fin ,hay gustos para todo pero Pastor nos haría un gran favor dedicándose à otra cosa

    • No, hacen falta más periodistas como Jordi Évole, que no sólo no se casan con nadie, sino que son capaces de mezclar su carácter incisivo con el respeto a los entrevistados, haciendo preguntas adecuadas, que no cómodas. Hay periodistas lameculos, otros, como Ana, son nazis, y el justo medio, que lleva al culmen de la profesionalidad, lo alcanza Jordi. Aana tiene mucho, muchísimo que aprender de alguien como él.

      • Es verdad, Jordi Evole es un gran entrevistador. Con calma, respeto y poco a poco, les saca todo lo que Ana Pastor no puede. Hablan mas los entrevistados que el y por eso acabas conociendo al entrevistado. Hay que saber preguntar y escuchar. Lo segundo Ana P. no sabe

    • Si el profesionalismo la objetividad y las buenas maneras se pierden no puede haber un buen resultado y lo que se consigue es un periodismo de pasquin como lo hace ella. Lamentable que haya periodistas como ella en la sexta

  15. Excelente artículo, y más aún si tenemos en cuenta que se publicó hace ya un par de años. Magnifico análisis y muy valientes conclusion es.

    • Ana Pastor es insidiosa altiva y egocéntrica quiere llevarse el protagonismo en las entrevistas, además que es maleducada interrumpiendo a su entrevistado si esto se llama profesionalismo, lamento el bajo nivel periodístico . debería plantearse cambiar de actividad y hacer interrogatorios a los delincuentes que retiene la policía, su talante se ajusta más para eso

      • Por favor, vean y comparen el diferente trato dado a unos y otros por esta periodista del montón y nada independiente.

DEJA UNA RESPUESTA