Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La imagen del periodismo. Ana Pastor vs Manuela Carmena (acoso completo)

Paco Bello  | Iniciativa Debate | 20/06/2015

No comparto esa impresión que tiene mucha gente respecto a que la presentadora Ana Pastor solo se convierte en la protagonista con los invitados que no son del PSOE. A mí me parece que lo es siempre, que es su sello de identidad, su particularidad diferenciadora. Y que, en realidad, lo que nos ha dolido a algunos es que se comportase así con una persona tan dialogante y cordial como Manuela Carmena.

Lo que sí llama la atención es que alguien considere periodista a esta chica tan incomprensiblemente reputada. Y no solo eso, sino además, incisiva, objetiva y «valiente». Debe ser cosa de la semiótica, pero tengo la clara impresión de que no cumple ni con una sola de esas presuntas virtudes.

El periodista, como el médico, el albañil o el que no tiene ni oficio ni beneficio, antes que nada es persona (o debería serlo), y eso por una parte implica tener el criterio que no puede tener una máquina que se ajusta a unos parámetros inmutables, y segundo, y precisamente por ello (por ser humanos), deberíamos empezar a descartar el concepto de la objetividad cuando de nosotros se trate. Partiendo de ese descarte, el ser incisivo no está reñido con ser respetuoso, y lo valiente es hacer frente a nuestras debilidades, no exacerbarlas aunque el entorno lo justifique o lo premie.

A continuación, la dichosa ‘entrevista’ de la pasada semana. Una entrevista que empieza con una manipulación de libro (la de la omisión de información). En negrita y entre paréntesis mis comentarios.

A bocajarro sobre el «caso» Zapata:

– «Bromas, para quien las considere bromas, sobre judíos, víctimas del terrorismo, Marta del Castillo»: ¿lo va a cesar, sí o no? (no eran bromas, Ana, eran chistes negros dentro de un contexto muy concreto en un debate sobre los límites del humor).

– «Algunos tuits no son de esa fecha, son posteriores, y no son solo sobre judíos, insisto» (Una buena periodista, hubiera aclarado que los que no son de esa fecha no tienen tintes xenófobos, sino que son críticas a los políticos de los partidos del régimen, porque de lo contrario se está induciendo a pensar que todos son sobre esa misma temática, convirtiendo a un activista de izquierdas en un racista. Algo, como mínimo, bastante pintoresco).

– «Si usted está distante de esa revista satírica francesa, de un concejal suyo que hace este tipo de comentarios tan lamentables…» (¿Si el más que controvertido contenido creado por la revista Charlie Hebdo solo te merece el calificativo de satírico, por qué entonces citar un chiste ajeno es «lamentable»? Y vuelta a insistir con que son sus «comentarios», y no lo que son: tuits reproduciendo chistes populares dentro de un debate precisamente sobre los límites del humor).

– Insisto (sobre si lo va a cesar o no) porque los tuits no son solo de esa fecha, son posteriores (insistes, claro está, porque parece que quieres profundizar en la confusión sin aclarar que la temática de esos tuits posteriores es absolutamente diferente).

Y así continúa toda la entrevista, con esa objetividad que deja tanto margen a la imaginación y tan poco a los hechos que puedan estropear un buen titular, y con las incesantes opiniones de la entrevistadora estrella. Y todo ello con la infinita paciencia de Manuela Carmena.

Ana, proyecto de periodista… hasta donde yo he visto no es verdad que varíes demasiado tu talante dependiendo del invitado, pero lo que también es cierto es que no varías tus prejuicios y tu perfecta integración en este sistema que no permite transgredir sus límites ideológicos a las personas mediocres. Enhorabuena, tu éxito está más que justificado (atendiendo al criterio político mayoritario). Si algún día te echan de ese programa y ya no puedes hacer el papel de objeto punzante que no acepta preguntas, seguro que puedes postularte para jurado de Gran Chef (o como se llame), y poder seguir así creando tendencia y consolidando el imaginario colectivo de los mitos, la sumisión, la jerarquía y la humillación.

https://www.youtube.com/watch?v=0d6-W5iV-n0

23 Comments

  1. juan fernandez alonso
    juan fernandez alonso 20 junio, 2015

    esta ana pastor,es hija de rajoy,hija de cospedal,o simplemen te hija de puta,por su insistencia con hacer dimitir a ese concejal,no pidió a los del pp casado y otras yerbas malas,como el indeseable rafael hernando,burlandose de los desaparecidos del franquismo,es que los indeseables del pp,son santos,o esta es una lameculos del pp,porque no aprende de una puta vez,a hacer periodismo,y no criticas de verdulera,me da asco y repugnancia,una tiparraca asi,periodismo de alcantarilla.

    • nitolauria@gmail.com
      nitolauria@gmail.com 21 junio, 2015

      No…en realidad, es hija de Zapatero, luego, se fue a la CNN, y el PSOE le prometió volver con La Sexta. Después, a la Sexta la coge Atres media…y ella sigue, pero nunca ha sido una buena profesional, siempre estuvo ligada al PSOE, y nada cambiará, no lo esperen…

  2. Luis
    Luis 20 junio, 2015

    Me permito pegar un pequeño artículo que escribí hace muy pocos días a raíz del tema que nos ocupa.
    __EL PERIODISMO AGRESIVO Y LA SUPERBASURA__
    Una de las ventajas de ser semiviejo es que algunas cosas no te las han contado ni las has leído: las has presenciado.
    El periodismo, amigos, no siempre ha sido así. Este nivel de degeneración profesional del que ahora «disfrutamos» no lo había visto antes.
    Si nos fijamos sobre todo en el medio televisivo (que es el de mayor influencia) estamos comprobando que, según parece, cada vez más el presentador-presentadora es el protagonista principal del show, cuando lo normal hasta hace no mucho es que fuera el invitado. Y además las entrevistas ya no son entrevistas sino un ejercicio indisimulado de acoso y enfrentamiento, un enfrentamiento del cual el periodista debe salir vencedor sí o sí.
    Y en esa tesitura, nos encontramos con que aumenta la intensidad y virulencia que emplea el periodista para acorralar al invitado y con el abandono progresivo de la más mínima ética profesional o código deontológico: se trata de atropellar con preguntas a la víctima y no permitirle responderlas adecuadamente; se trata de agobiarle, de abrumarle y de someterlo sin ningún pudor; se trata, como decía antes, de vencer al entrevistado para que al día siguiente sólo se hable de la paliza que le pegó el periodista X al invitado que sea.
    Se añora, pues, que una entrevista sirva para lo que en realidad es, para obtener conocimiento e información acerca de un invitado y no para chulearle impunemente.
    Se abrió la era de los superperiodistas sensacionalistas, barriobajeros y prepotentes.
    A la población se nos está bombardeando de forma ininterrumpida con porquería mediática, se nos está infectando con irracionalidad, se nos están inculcando a todos -pero especialmente a las nuevas generaciones- vicios en las actitudes y el lenguaje que destruyen la sana conversación, los diálogos lógicos, y la gentileza de escuchar al otro; se nos está inoculando en definitiva el virus de la irreflexión.
    Da igual a quién entreviste: lo que no puede ser un periodista es maleducado. Algo tan simple y elemental como eso.
    No podemos dejar que esas prácticas arraiguen en nosotros y aún menos en la juventud que sube.

    • Paco Bello
      Paco Bello 21 junio, 2015

      Breve, pero más que interesante. Gracias por compartirlo.

    • Karel Vohat
      Karel Vohat 21 junio, 2015

      Luis, no voy a poner aquí la dirección de un blog que tengo en construcción y que vete a saber cuando termino, pero ¿me das permiso para reproducir el texto citando tu nombre? Si tienes face te enseño el sitio en privado. No hace falta que me agregues, me mandas un mensaje en el face, y ya está. En ambos casos, perdona por las molestias.

      Enhorabuena por el escrito. Aunque el periodismo (habría que entrecomillarlo) en España, está de capa caída en todos los ámbitos, y el más perjudicado el de papel, que a duras vende, han efectuado ERES, etc. No nos van a contar más que pequeños retazos de la situación tan peligrosa en la que está la prensa, y siempre lo pagan los trabajadores, pero con esas mimbres no podían esperar otra cosa. Un país con tanto hstos habitantes, y creo que solamente hay 4-5 periódicos de ámbitos estatal, y en cuanto a los locales o regionales tampoco es que su situación sea muy boyante.

    • Mica
      Mica 21 junio, 2015

      Y que se aprende en la universidad? Es que ha cambiado la manera de enseñar periodismo? Aprenden ahora a ser agresivos e inhumanos? Es que el profesor no da en su clase la profesionalidad de informar siendo neutral? Yo creo que si es así no hace falta ir a la universidad para ser periodista así lo puede ser cualquiera.

  3. librepensador
    librepensador 21 junio, 2015

    Éste artículo es perfecto para recordar las respuestas que obtuvo ésta pseudo periodista de Rafael Correa….

  4. Carlos
    Carlos 21 junio, 2015

    Anita se lució, pero ¡BIEN!
    Para presenciar entrevistas tan indignantes como ésta había que sintonizar la autonómica de Madrid, la del “torito“, en emisoras de la COPE y Fuentes y medios de esa guisa, ahora ya no, ahora ya lo tenemos también en La Sexta. ¡Bien por Anita la trepa, la enchufada!

  5. carmen
    carmen 21 junio, 2015

    Para mi lo peor de la entrevista era que Ana preguntaba y cuando Manuela intentaba y digo bien intentaba responder no hacía más que interrumpir con lo cual no me enteraba de la respuesta, que por cierto se ha puesto muy de moda interrumpir sin dejar hablar al contrario, en este caso al entrevistado.

  6. Francisca álamo Janina
    Francisca álamo Janina 21 junio, 2015

    Lo tuyo Ana Pastor no son las entrevistas,y no lo digo sólo por esta,dedícate a los telediarios,en una entrevista se pregunta y se espera a q responda el invitado en cuestión,no eres tu la que tiene q decir ni contestar,me parecías más o menos pasable….evidentemente te quedaste en el camino o vas de diva o algo parecido,bájate de la Higuera,y has tu trabajo ….q por cierto no eres tu la protagonista,eres una trabajadora y punto.

  7. Anònim
    Anònim 21 junio, 2015

    Yo sólo sé que de todas las preguntas que le ha hecho, no le ha dado en ningún momento la oportunidad de explicarse… En fin, una pésima entrevista. Bravo por el aplomo de Carmena.

  8. Jose E
    Jose E 22 junio, 2015

    que ocurre que en este medio solo se dan cuenta cuando les hacen preguntas molestas a los suyos? (PODEMOS) pero ignoran cuando se las hacen a los otros partidos, a esto le llamais información? y por cierto se llama Master Chef

    • Lemmy
      Lemmy 22 junio, 2015

      Vuelve a leer el artículo, y analiza sus argumentos, el autor ya señala al comienzo del artículo y en sus conclusiones que es consciente de que Ana Pastor es igual con todos los entrevistados, y que no es ese el problema.

  9. Geo Be Friki
    Geo Be Friki 22 junio, 2015

    Cuando un periodista muestra igual fiereza con todos los partidos nos parece mal? debe ser que queremos periodistas favorables? luego nos quejamos de la 1… en fin

    • Lemmy
      Lemmy 22 junio, 2015

      La fiereza debe tener un sentido, un significado, uno objetivo y una ética. Évole muestra una fiereza mucho más sutil, pero con mejores resultados, y sin casarse con nadie a la hora de la verdad.

  10. torpedero
    torpedero 22 junio, 2015

    Un periodista debería tener interes por la verdad y obligar al entrevistado a aclararla. Presionar por presionar es, más bien, espectáculo televisivo.

    • Maria
      Maria 23 junio, 2015

      Todavía me pregunto, por que de la reacción de la entrevistadora al hacer preguntas que no podían tener todavía respuesta, o por el contrario cuando las tenían, no dejar a la entrevistada expresarlas….Fue bochornoso.

  11. mary
    mary 22 junio, 2015

    Llamar periodistas a gran parte de lo que figura por ahi bajo este epigrafe, es, cuando menos, optimista. Mas bien son lo que, de unos años (demasiados) aca, los politicos a la politica: unos personajes que tienen exceso de ombligo y escasez de oficio. Ademas de los beneficios que les puede reportar el ser los mas «incisivos» «objetivos» «eticos»…¿O seran todo lo contrario? Desde luego, no pienso formarme opinion a partir de informadores varios. Llego la hora de ir aprendiendo a separar la paja del grano de forma autodidacta. Tampoco es tan dificil, la realidad no salta a la vista, se cuela directamente en el cerebro del menos espabilado.

  12. Víctor
    Víctor 23 junio, 2015

    Vaya vergüenza ajena de artículo, menuda pataleta.

  13. Rafael
    Rafael 23 junio, 2015

    Acusa a Carmena de hacer como el PP y no cumplir el programa cuando aún siquiera han llegado al ayuntamiento!! … anita … eso es lo que tu quisieras!!

  14. Tony indignado
    Tony indignado 23 junio, 2015

    He visto en algunos medios que es una decisión afortunada de vuestra alcaldesa Manuela Carmena renunciar al palco de la plaza de toros por la crueldad que supone festejar la tortura, de lo cual tendría que concienciarse mucha más gente, porque la tortura no es arte ni cultura; a mi juicio, cultura es lo que hace falta a los que acuden a las plazas. Por otra parte el hecho de que Carmena renuncie también a los palcos de fútbol y del Teatro Real rechazando cualquier tipo de preferencia institucional e ingresando en las cuentas del Ayuntamiento de Madrid los 100.000 euros que según se dice costarían, demuestra claramente que se puede gestionar de otra forma cambiando las prioridades, que es ni más ni menos lo que las formaciones de nuevo cuño apoyadas por Podemos han venido repitiendo siempre y por el momento parece que lo están cumpliendo, pero lo que es indecente es que se la esté atacando antes de cumplir los 100 días de confianza que se da a todos los gobiernos locales, autonómicos o nacionales.
    Además, creo que a Manuela, porque en esta Comunidad se la va conociendo también como ‘Manuela’, se la está criticando en los medios del PP culpándola de enchufar al marido de su sobrina en el gabinete del Ayuntamiento de Madrid incumpliendo la normativa de Botella, pero está claro que los que tanto la critican no tienen puñetera idea de cómo va lo de los parentescos, ja ja ja ja; el marido de una sobrina no entra dentro de ningún vínculo de consanguinidad con Manuela. Por ejemplo, a su cuñado como marido de su hermana no le uniría ninguna consanguinidad, pero si su cuñado es hermano de su marido, sí que se le aplicaría la consanguinidad con ventajas sobre el anterior; aunque en los dos casos del ejemplo estamos hablando de un concuño, se distingue claramente el parentesco por la consanguinidad.

  15. rosa maria
    rosa maria 27 junio, 2015

    esta periodista, en lugar de entrevistar, se dedica a dar sus propios espectáculos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *