Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Grecia. ¿Y ahora qué?

Paco Bello | Iniciativa Debate | 06/07/2015

El pueblo griego ha hablado. Pero ahora la deuda sigue siendo impagable, todo está en el mismo punto en el que estaba ayer, salvo que ya no hay por qué afrontarlo de la misma forma.

El problema de fondo en todo este asunto es que los gobiernos puedan endeudarse sin consultar al pueblo. Porque una cosa es que con el presupuesto disponible sean un desastre (ya que con no volver a votarles es suficiente para evitar que lo administren de nuevo), y otra bien distinta es que intenten corregir su presunta ineptitud a base de créditos a largo plazo. Una herencia deficitaria que dejarán a otros, y que si concatenamos con sucesivos gobiernos inútiles (o demasiado listos) se convertirá en impagable.

Y es verdad que ahí hay una responsabilidad de los votantes, porque las deudas no son de los gobiernos, sino de los pueblos. Esos pueblos que votaban a gobiernos que se endeudaban y a los que las televisiones todavía venden como un éxito que se siga metiendo una ingente cantidad de deuda en el mercado con mensajes como este: “El Estado ha colocado en la emisión de hoy 6.000 millones de deuda a largo plazo” (¡qué ilusión!). Pese a todo hay quien clama a los cuatro vientos su amargura porque el pueblo griego no ‘quiera’ pagar sus deudas.

Esta gente tan indignada suele ser la misma que aquí vota a Rajoy (o sucedáneos) o que persiste en su empeño de considerar al PSOE un partido socialista. O lo que es lo mismo, es la gente que ha situado a España (y al resto de países endeudados) con una deuda del 100% del PIB. Una deuda que no podremos pagar jamás, como Grecia. Y también, sin apreciar su propia responsabilidad, es la que recurre a los ejemplos simplones de “si yo le presto a mi vecino …”, pero calla cuando se convierte la deuda privada en deuda pública (eso que principalmente la ha engordado hasta hacerla inasumible).

Esa Grecia a la que tanto critican tiene superávit primario, o lo que es lo mismo, sin contar el pago de los intereses de la deuda, ingresa más que gasta. España, incluso en este apartado, es justo lo contrario: sigue gastando más que ingresa, y eso que ha reducido el gasto social a la mínima expresión. ¿Qué dirán de ellos mismos esos críticos furibundos cuando aquí nos convirtamos necesariamente en morosos?

De todo se aprende. Y hay que empezar a aprender que un país no es una familia, ni la economía de gran escala es la economía doméstica. Pero no porque su administración o finalidad no sea comparable, sino porque delegamos su gestión en terceros concediéndoles plenos poderes. Y hay que aprender también que el Estado tiene un presupuesto que en el mejor de los casos es de un tercio del PIB, y que cuando alcanzamos una deuda del 100% supone el equivalente a los ingresos totales de tres años, y que solo el pago de los intereses sin amortizar capital ya supone el 10% del presupuesto anual (cuando los intereses son bajos).

¿Qué se puede hacer cuando ya se debe tanto que hay que elegir entre no pagar o vivir en la miseria y ni aun así reducir la deuda?

En España está claro lo que habrá que hacer, porque ya se ocuparon PP y PSOE de modificar la Constitución sin consultar a nadie, y el artículo 135 lo deja muy claro: hay que pagar (mientras se sigue endeudando al país por haber cubierto los créditos irresponsables de una banca y la deuda de la otra), pero en Grecia no lo tienen escrito a fuego. Y hay dos opciones con un gobierno decente: o la Troika se aviene a una quita, o Grecia tendrá que recuperar la soberanía monetaria. Pero no hay más, y el resultado es el mismo: los acreedores no cobran, fin. Y no se acaba el mundo, aunque haya que cruzar un desierto. Ni se acaban las relaciones comerciales, porque en la OCDE no se acaba el planeta.

Lo que sería absurdo es no valorar la necedad suicida de continuar inmersos en una espiral de deuda, y seguir estrangulando poco a poco a un pueblo que si de algo es responsable, es de haber confiado en la seriedad de los que han resultado ser solo mercenarios sin escrúpulos.

Con Grecia se abre un nuevo escenario en el que muchos van a salir malparados, y no serán precisamente los griegos. Si hay quita en su deuda, hay quien empezará a preguntarse por qué en otros países sus gobernantes han sido tan disciplinados a costa del sufrimiento del pueblo. Y si tienen que volver a su moneda (porque no hay quita), además del cisma económico que esa salida va a provocar en el resto de economías de la UE, en un plazo no demasiado largo (con un gobierno decente) pueden notarse las ventajas de recuperar la soberanía monetaria, y eso puede ser todavía peor para los estafadores del mercado.

¿Y ahora qué?

Esa pregunta habrá que hacérsela al resto de europeos, porque Grecia ya ha hablado.

4 Comments

  1. Nofretete Hernández Hernández
    Nofretete Hernández Hernández 6 julio, 2015

    ¿Y ahora qué?
    Todo suena muy bien y esas constelaciones ya habían sido pensadas cuando el pueblo griego decidió votar por Siryza.
    Si se queda en la zona del euro cada movimiento que haga va a ser supervisado y no van a tener tanta libertad monetaria como tenían.
    Si salen del Euro y tienen una moneda propia, pasarán por un largo camino en el desierto.
    Algo que me parece mencionaste sin dar importancia.
    Todo país necesita quiera o no recibir préstamo. Saludable como bien dijiste no sobrepasar un tercio del PIB. Pero país que no pague sus deudas no encuentra quien le haga préstamos y están a expensas de los «tiburones» y con esos especulantes nadie sabe cuando te ponen el «cañón en el pecho» que quieren recibir su dinero.

    ¿Y ahora qué? sigue la pregunta en el aire.

    Ha sido algo noble del pueblo heleno decir NO, con el que estoy completamente de acuerdo, ya que ha sido un NO para y por todos los europeos.

    Si el gobierno heleno sabe negociar recibirá recortes en las deudas y algunas moratorias, pero sus gastos internos para el desarrollo social va a disminuir considerablemente.

  2. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 6 julio, 2015

    Pues ahora toca buscar soluciones por parte de todos los dirigentes de la UE y socios para impedir que Grecia salga de la eurozona y siendo consecuentes con el problema que ‘ELLOS’ (FMI principalmente) han ocasionado, e incluso a España, como más abajo detallo.

    Yo no he seguido con expectación el escrutinio del referéndum en Grecia, tal era mi presentimiento “mental” de que ganaba el “NO” por mayoría, lo que adelanté en mi comentario del pasado 28 de junio bajo el titular ‘TSIPRAS: GRECIA NO ES UN INVITADO EN EUROPA…’, cuyo párrafo reproduzco, si se me permite, entrecomillado a continuación:

    “”…Pero el problema que se avecina con el citado referéndum es más preocupante para España de lo que parece, precisamente por su efecto dominó en los socios comunitarios si, como todo parece indicar y es la finalidad del referéndum, votan “NO” mayoritariamente. Y esto va a salir así…””

    ¡Y el ‘NO’, ha salido así! Es evidente que Grecia, artífice de la democracia, como muchísimos sabemos, nos ha dado a todos una magistral lección de dignidad ante la austeridad de los oligarcas que nos impone la UE con sus medidas y lo que es incuestionable, en mi opinión, es que el FMI incurrió en prevaricación en 2010 al mediar entre la CE y el BCE para que Grecia ingresara en la eurozona, conociendo su insolvencia y en perjuicio de los socios comunitarios, a los que vienen pasándonos impagables facturas año tras año. Y no conformes con aquella manipulación de datos, el FMI vuelve a incidir en el error, afirmando en los últimos años la sostenibilidad por parte del país heleno, de su deuda, resultando también mentira, salvo asfixia en la balanza de pagos.

    Por tanto, si vamos a buscar irresponsabilidades en la Troika con perjuicios a los países del Sur, habrá que hacerlo en porcentajes y desde luego el 100% corresponde al FMI. Esto por una parte, ya que por otra -y como se sabe- NUEVA DEMOCRACIA y PASOK han resultado ser unos ‘ladrones’ (por definición ante sus hechos). Ahora bien, el flamante Sr. Tsipras deberá establecer la jubilación obligatoria a los 65 años (excepto la voluntaria a los 60 para funcionarios) y utilizar la tijera en las rentas medio altas y en sentido ascendente, entre otras medidas. Pero vamos a ver…es que no es coherente jubilarse en una horquilla que oscila entre los 53 a 63 años, como creo que viene sucediendo en Grecia, y tampoco lo es la desproporción económica por este concepto entre unos y otros.

    Llegados a este punto donde el MÁXIMO RESPONSABLE por parte de la UE de lo que está aconteciendo en Grecia -y que como daño colateral, nos afecta a España- es el FMI por manipular los datos para incorporarles en la eurozona, ¿cómo es posible, SR. RAJOY, que arremeta su Gobierno contra Grecia y no contra el FMI que nos ha empobrecido a los españolitos?, le preguntaría yo (y ello sin mentar la corrupción de “sus” y otros gobernantes). Pues le digo una cosa: Si, ahora -o cuando proceda- se convoca en España un referéndum contra las políticas austeras de la Troika, GANA el ‘NO’ por goleada, porque nos identificamos en el mismo sentir con los griegos, pese a que nuestra situación económica es distinta, pero no nuestro sometimiento ante la Troika.

    Así que, teniendo en cuenta lo anterior, procede que el BCE y ¡sin dilación! inyecte liquidez a los bancos griegos pasado mañana, pagando Grecia en… ¿18 años?, además de obtener una quita del 20…o 25% (barajo estos porcentajes, porque no vislumbro yo el 30%). Ah, ¿Qué nos fastidia a los demás? Pues hijo, se siente. Ya nos llevan fastidiando desde hace años y la solidaridad debe empezar por los incompetentes de la UE rectificando sus errores y si no se avienen a razón, pues vayamos ‘todos los países afectados contra ellos’ en referéndum para generar otras políticas más coherentes, obligándoles a dimitir. Qué menos que lo que ha hecho el Sr. Samaras, abochornado de su actitud (con la cabeza como los avestruces) sin esperar a las siguientes elecciones. Buen ejemplo para España.

    Por el contrario y pese a que el Sr. Varoufakis ha dimitido, habiendo ganado el “NO”, alegando facilitar así las próximas negociaciones con la UE, yo le hubiera desaconsejado tal decisión, porque si las formas no fueron las deseables en estas negociaciones, el contenido lo ha manejado inteligentemente. Pero bueno, sea como fuere, ha sido su decisión y el sucesor tendrá que estar a su altura.

    Y, ya para finalizar con una observación ‘simpática’, aunque subjetiva, he visto en diferido el programa “AL ROJO VIVO” retransmitido desde Atenas y ¡vaya dos ‘metralletas’ informativas -Sres. García Ferreras y Sardá- al frente de la noticia! Aaaagh. Pero… ¿de verdad que nadie sintió la sensación, en más de una ocasión, de quedarse sin respiración ante sus peculiares altibajos, como asistiendo a una película de suspense? Mi felicitación a estos dos profesionales por veraces ante todo y, a ‘LA SEXTA’ por sus conexiones con diversos escenarios a tiempo real (e insisto en que nunca he percibido sobresaltos involuntariamente tan coordinados por parte de los susodichos).

  3. fernando
    fernando 6 julio, 2015

    ¿Y ahora qué? Ahora nos toca a los españoles y portugueses. Está claro que la deuda (pública, por que así la han convertido los gobiernos) es impagable con los métodos y teorías económicas que se aplican en la actualidad.
    No debemos olvidar que los USA tienen una deuda pública de un 104%, lo que equivale a que cada yankee adeuda casi 42.000.-€uros; ¿Alguien pone en cuestión esa deuda?

  4. Tony indignado
    Tony indignado 6 julio, 2015

    Está claro que el FMI tiene toda la culpa de que se incorporaran los griegos en la zona euro por falsificar sus cuentas sabiendo que eran insolventes, por eso en el último informe están a favor de una quita de la deuda, pero por culpa de esa manipulación del FMI hemos tenido que prestar los 26000 millones a Grecia y encima Rajoy como es incapaz de plantar cara a la troika se los exige a Grecia en vez de al FMI. El resultado del referéndum ha sido una victoria del gobierno griego rechazando las propuestas de la troika; a ver si espabilamos para que cunda su ejemplo ganándoles el pulso a esta gentuza, porque la deuda que tenemos en España es brutal y está visto que los pueblos unidos podemos conseguir mucho. Por lo menos el del PP griego ha dimitido por sus malas prácticas robando y lo que ha malmetido para el ‘sí’ del referéndum, pero Rajoy no dimite ni de coña y veremos cómo queda la financiación irregular del PP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *