Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Qué partido va a proponer salir del euro?

Paco Bello | Iniciativa Debate | 14/07/2015

Tenía pensado extenderme bastante en los motivos por los que hoy, pese a lo traumático que pudiera resultar, ya no queda más remedio que salir del euro. Y lo iba a hacer con bastante vergüenza (ya que sobran las explicaciones si uno tiene ojos y los usa para mirar) porque pensaba, dada la incomprensible precaución (o el silencio sepulcral) de todas las formaciones políticas existentes (nuevas o viejas) al respecto de esta alternativa, que en España era ese un tema perdido o innombrable. Resulta, casualidades de la vida, que me encuentro con el estudio de 2013 de Transatlantic Trends llevado a cabo por el German Marshall Fund de Estados Unidos en colaboración otras fundaciones europeas (el último anterior a que surgieran alternativas ‘populistas’ que influyeran en la tendencia de posteriores estudios). Es un documento absolutamente conservador, y pese a ello revela que los españoles son los ciudadanos más predispuestos a recuperar su soberanía económica, y España el único país de la zona euro (nos superan los ‘no euro’ Suecia y U.K.) en el que la percepción entre beneficio y perjuicio del euro en la economía nacional merece una mayoría aplastante en lo segundo. Me he quedado de piedra: positivamente petrificado. Y confundido.

Si resulta que en 2013 (ahora supongo que más siguiendo la tendencia 2010-2013 de esos mismos estudios), la población ya tenía tan claro a pesar del mutismo mediático y político del tabú, lo que significaba el euro (que no la UE), y pese a ello nadie ha peleado en esa dirección, esto me hace pensar que, o bien los partidos políticos leen el pulso de la ciudadanía de auténtica pena (para hacérselo mirar), o bien defienden otro tipo de intereses no confesables.

Hoy, tras la capitulación de Tsipras en Grecia (en contra del criterio del exministro Varoufakis, que ya estudiaba hacía tiempo una opción de salida que el primer ministro no quiso ni plantearse), por si no tuvimos suficiente prueba con la de Zapatero en aquel 11 de mayo de 2010 en Bruselas, creo ha quedado definitivamente claro que no hay soberanías nacionales (excepto la alemana), y que las elecciones, a falta de un programa radical y firmemente democrático (de verdad), sin contar con alguna libertad de decisión, son una pérdida de tiempo. Ha quedado claro que todos los programas políticos que no antepongan a todo el resto de intenciones una salida (huida) de la moneda única (y eso sí está en nuestra mano), son cartas a los reyes magos con las que los pajes europeos harán una bola que tirar a la papelera, no sin antes humillarnos y hacernos tragar quina por la osadía. Y es que ya debería haber estado claro desde hace mucho tiempo que no se puede transformar la UE desde dentro, y mucho menos el Eurogrupo (del que hay que salir corriendo), porque lo más parecido a la izquierda con posibilidades de hacer algo (más bien muy poco) en toda Europa estaba en Grecia, y en segundo lugar (aunque sin opción de gobierno ni atractivo posible con un programa de reformismo impracticable) en España con Podemos, y que más allá de eso solo hay silencio o populismo fascista… ¿cuándo pensábamos contar con aliados suficientes para hacer efectiva esa transformación social de Europa mientras nos hundimos, quizá en 2050?

Pero parece que hay mucha gente que no lo quiere entender y no para de parir ideas impracticables. Todas esas hipótesis sobre crear una moneda del sur y todo lo que lleva coleando, no puedo decir que estén mal, pero el requisito indispensable para poder negociar cualquier tratado es, y perdón por la redundancia, poder negociarlo. Desde el euro es imposible hacerlo, y quizá desde la pertenencia a la UE también. Más allá de esa caja de Pandora de la imaginación y tomando como base lo que dice ese estudio que comento (y lo que se dice en la calle si uno sale a escucharla), ¿Cuándo será el momento en que algún partido coja el testigo de la inquietud pública? ¿No tenemos suficientes argumentos para plantearlo ya sin ambages? ¿Tendremos que esperar a ser los siguientes avasallados? ¿Podremos hacerlo entonces, o tendremos que capitular?

No espero nada, ya veo demasiadas cosas raras para poder confiar en la política institucional, pero a partir de hoy, lo que sí es verdad es que me va a dar mucha risa escuchar promesas programáticas que solo son una broma de mal gusto sin soberanía. Aquí lo único que está permitido bajo la tutela alemana es subir el IVA y los impuestos indirectos, bajar los impuestos directos al capital (si quedaba alguno), o sea, a los ricos; privatizar lo poco público que queda, liberalizar los pocos sectores económicos que se mantienen regulados, y acabar con los escasos derechos sociales y laborales que no les ha dado tiempo a eliminar. De ahí en adelante es todo humo, y las promesas que no vayan en esa dirección, siempre que como primera medida a adoptar no esté recuperar nuestra moneda, además de humo, un insulto a la inteligencia o buena fe de los votantes.

Cada cual sabrá lo que hace. Pero a partir de ya, cada vez que oiga una propuesta progresista (máxime si puede ser considerada de izquierdas), voy a preguntar eso de: ¿y por qué crees que te lo va a permitir Merkel?

6 Comments

  1. Alicia
    Alicia 14 julio, 2015

    El «y quizá » de la Union Europea es un auténtico marear la perdiz. Ha quedado demostrado (Grecia) que no se puede salir del Euro sin salir de Europa.

  2. José Manuel Lechado
    José Manuel Lechado 15 julio, 2015

    Buen análisis que pone el dedo en la llaga de un asunto que, en efecto, parece tabú, pero que en realidad no es para tanto: salir del euro. Pese al silencio informativo, no parece ni que el euro haya sido la bicoca prometida, ni que salir de él tuviera consecuencias tan graves a medio y largo plazo (pasado el previsible castigo inicial).
    Sólo puntualizaría una cosa: Alemania no es una nación soberana. Como país ocupado que es desde 1945, con una economía fundamentada en la masiva ayuda estadounidense, Alemania es, en realidad, la cabeza del colonialismo de Washington en la UE. Por eso los gobiernos alemanes aplican constantemente las políticas dictadas por los Estados Unidos, a pesar de que, en términos económicos, no son las más beneficiosas no ya para la UE, sino tampoco para la propia Alemania.
    Un saludo, Paco.

    • IDP
      IDP 15 julio, 2015

      Fíjate, amigo Lechado, que estando de acuerdo contigo en que Alemania es en ciertos aspectos una colonia estadounidense (escribí un artículo hace unos años sobre las bases americanas en suelo alemán y sobre su carísimo y falso ‘milagro’ tras la guerra), no lo estoy tanto en que a nivel económico responda plenamente al criterio yankee. De hecho, a ciertos niveles de negocio, no creo ni que exista EE.UU. ni Alemania sino competencias en la que los estados ya no pintan nada.

      Acepto y comparto no obstante la oportuna corrección, puntualizando que no hay ninguna nación soberana, y que dentro de este statu quo, dentro de la Europa del euro Alemania es lo más parecido a ello (también en cuanto a que la mayoría de alemanes están encantados con el euro y la UE según el informe que enlazo), y en cualquier caso la que dicta las normas.

      Un abrazote, José Manuel.

      • José Manuel Lechado
        José Manuel Lechado 17 julio, 2015

        Bueno, sí, en realidad es eso: la soberanía reside en las grandes corporaciones… Estamos apañados.

  3. Fede Salvatore
    Fede Salvatore 15 julio, 2015

    Excelente articulo Paco. Confieso que fui uno más que festejó el referendum y que vió en él la posibilidad de transformar la política desde el pueblo, y me imaginé que gobierno y pueblo iban a caminar juntos, mano a mano para ponerle fin a las políticas de austeridad. Me siento apenado por los hechos acontecidos.

  4. Álex Gama
    Álex Gama 15 julio, 2015

    Igual digo una tontería, no soy economista, pero ¿no se podría crear una moneda paralela basada en pagarés de las administraciones? De hecho, se podría implementar una renta básica basada en esta moneda, de la que sí tendríamos capacidad de devaluar en casa de necesidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *