Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Podemos y la espiritualidad

Juan Carlos Monedero⎮Comiendo tierra⎮

[iframe]<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/gE-Ye8gflgE» frameborder=»0″ allowfullscreen></iframe>[/iframe]

No soy creyente, y por eso llevo mucho tiempo preguntándome acerca de la posibilidad de pensar la trascendencia sin recurrir a ningún primer motor inmóvil. He entendido que el amor -que es el núcleo de las llamadas “religiones del libro”, cristianismo, judaísmo e islamismo- debe ser también el núcleo de un proyecto político que otorgue sentido a la existencia. El ser humano, en su evolución, posee un cerebro que le permite una autoconciencia y una capacidad de imaginación muy por encima de las posibilidades siempre presentes de evitar la muerte. Ese es nuestro drama: saber que somos finitos y no poder evitarlo. La religión o el nacionalismo son remedios muy humanos para burlar la muerte. Creo -y nunca mejor dicho- que la transformación social, guiada por la empatía y la fraternidad, es una mejor bandera. Una trascendencia laica que otorga sentido a la vida y que construye escenarios sociales guiados por la alegría. Vamos, lo que nos propone el PP, el PSOE, el Tratado Trasatlántico o las políticas de austeridad. Los mismos que nos golpean día sí y día también con un dios enfadado, con ganas de castigar y que infunde miedo. ¿No podrían encerrarse todos en un convento bien lejos?

 

Fuente:  http://www.comiendotierra.es/2015/07/27/podemos-y-la-espiritualidad/

3 Comments

  1. David Sempau
    David Sempau 27 julio, 2015

    Monedero, si piensas igual de confuso que escribes, tenemos un problema.

  2. benicadell
    benicadell 28 julio, 2015

    Se nota que eso de la espiritualidad no es el fuerte de Monedero, que pena que no sepa decir que no ante ciertas invitaciones y al igual que su amigo el «ungido» y «converso» la humildad no parece su fuerte.Oremos

    • Serafín Iglesias Morcillo
      Serafín Iglesias Morcillo 28 julio, 2015

      Benicadell, no puede decir nada de tu comentario, pues aparte de un par de banalidades no has dicho nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *