Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Consiguen mover las nalgas de varios senadores mediante pequeñas descargas eléctricas 

Redacción/Rokambol/7.08.15

Arqueólogos mejicanos culminaron ayer con éxito el experimento.

El equipo de arqueólogos recurrió a los electrodos de grafeno y un estimulador Bünssen de trilita para obtener la reacción muscular y poder desmentir la “absurda creencia” que prevalece en la opinión pública acerca de la naturaleza fósil de los miembros del Senado español. El experimento se relaciona con otro estrafalario ensayo que tuvo lugar en 1998, cuando varios cineastas rusos consiguieron permiso para instalar veintisiete cámaras de alta velocidad y poder captar, después de casi ocho meses, el semi-parpadeo de uno de los senadores que ocupaba la última fila de la Cámara.

Ahora, gracias a los excelentes resultados obtenidos con la electricidad y la pólvora, los arqueólogos intentarán averiguar si al menos alguno de los senadores pudiera estar conservando restos de vergüenza adheridos a la ropa o incluso a la madera del propio escaño. “Estamos casi seguros de que cobrando esos sueldos y disfrutando de todos esos privilegios sin realizar un trabajo provechoso será difícil hallar algún rastro de pundonor, pero también se creía que tenían el culo de arenisca”, ha declarado el historiador que coordina la investigación.

La posibilidad de aplicar corriente alterna al dedo meñique de los senadores más jóvenes ha sido rechazada por el Ministerio de Sanidad. “Podría partírse y caer al suelo”, ha advertido el ministro Alonso.

“Yo no conozco ningún fósil que parpadee y le tiemble el culo”, ha bromeado el arqueólogo jefe para desmentir, definitivamente, la composición mineral del Senado español.   Más en Rokambol

Un Comentario

  1. tolomeo
    tolomeo 21 agosto, 2015

    je,je,je habría que contrastar bien el experimento. A esos no se les despega ni con agua hirviendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.