Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Greenpeace desvela el “turbio historial” de la promotora del Algarrobico

EL TRIBUNAL SUPREMO SE PRONUNCIARÁ ESTE MES

La organización ecologista denuncia ocho casos en los que la empresa de el hotel El Algarrobico ha ignorado las leyes ambientales y urbanísticas.

nuevatribuna.es|01 de Septiembre de 2015

Desmontando El Algarrobico | El despropósito empresarial y judicial del hotel de Azata del Sol | Foto: Greenpeace

Desmontando El Algarrobico | El despropósito empresarial y judicial del hotel de Azata del Sol | Foto: Greenpeace

• Se espera que en septiembre el Supremo se pronuncie sobre si los terrenos son urbanizables o no y si son propiedad de la Junta de Andalucía.

• Greenpeace subraya que el hotel ya es ilegal con 24 pronunciamientos judiciales a favor de su demolición.

• La promotora reclama una indemnización de hasta 70 millones, a pesar de que sabía desde el principio que el hotel incumplía la Ley de Costas.

• La demolición del hotel podría generar cerca de 400 puestos de trabajo y aseguraría el reciclado del 98% del edificio.


“La contradictoria sentencia del TSJA del 2014 ha creado una inseguridad jurídica sin precedentes, que incluso incumple el derecho comunitario, pues los terrenos están protegidos en el marco de la red Natura 2000 europea. Incumple además leyes nacionales como la Ley del Suelo o la de Biodiversidad”

Greenpeace ha presentado un informe en que analiza en profundidad las ilegalidades y mentiras en torno al hotel de El Algarrobico y desvela el turbio historial de la promotora Azata del Sol. En su estudio, la organización ha identificado hasta ocho casos en los que el conglomerado empresarial de Azata (que incluye hasta 20 empresas) ha realizado operaciones similares a la de El Algarrobico que vulneran la normativa ambiental y urbanística. Durante el mes de septiembre se espera que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre la legalidad del hotel, si los terrenos son urbanizables o no y si son propiedad de la Junta de Andalucía, ante lo que Greenpeace recuerda que el hotel ya es ilegal con 24 pronunciamientos judiciales en su contra y pide su demolición inmediata.

La organización denuncia en su informe que desde 1998, cinco años antes de que comenzaran las obras, Azata ya sabía por notificación del Ministerio de Medio Ambiente que estaba vulnerando la Ley de Costas. A pesar de esto, la promotora pide hasta 70 millones de euros de indemnización y está siendo defendida por el Ayuntamiento de Carboneras (Almería) como “víctima de la irracionalidad de la administración”.

Aunque el hotel ya puede ser considerado ilegal, pues existen cuatro sentencias del Tribunal Supremo que confirman que incumple la Ley de Costas y que en 2012 niega a Azata a ser indemnizada, el pasado año, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) daba un giro al proceso y legalizaba la licencia de obras tras justificar que el suelo era urbanizable.

“La contradictoria sentencia del TSJA del 2014 ha creado una inseguridad jurídica sin precedentes, que incluso incumple el derecho comunitario, pues los terrenos están protegidos en el marco de la red Natura 2000 europea. Incumple además leyes nacionales como la Ley del Suelo o la de Biodiversidad” ha declarado José Ignacio Domínguez, abogado de varias organizaciones ecologistas. “Somos optimistas ante el próximo fallo pues el Supremo acordaba en 2011 protejer el Algarrobico como área natural, por tanto y con reiterada jurisprudencia el Alto Tribunal no debería dictar una sentencia contradictoria con otra de carácter firme porque afecta a la seguridad jurídica”, concluye Domínguez.

Desde el inicio de las obras del hotel hace 12 años, 24 pronunciamientos judiciales avalan la ilegalidad del hotel frente a dos que han creado una inseguridad jurídica al contradecir una sentencia del 2013, del mismo TSJA, que permite inscribir los terrenos de El Algarrobico en el Registro de la Propiedad a nombre de la Junta de Andalucía.

Tras esta sentencia Greenpeace recurrió al Tribunal Supremo y este ha anunciado que durante el mes de septiembre pretende resolver el galimatías jurídico, unificando criterios sobre si el suelo es urbano o no.

“Independientemente de lo que resuelva el Tribunal Supremo el hotel ya es ilegal porque vulnera la Ley de Costas y al igual que ha ocurrido en otras partes del país, es deber de la administración demoler inmediatamente el hotel”, ha declarado Pilar Marcos, responsable de la campaña de Costas de Greenpeace. “Una vez más podríamos ver cómo en nuestro país se protege a constructoras que desprecian las leyes ambientales y urbanísticas, si gracias a los vaivenes judiciales de la Junta de Andalucía y del Estado se permite abrir el hotel o indemnizar a Azata”, subraya Marcos.

Turismo sostenible

El informe de Greenpeace destaca las cifras de crecimiento de la afluencia turística a los espacios naturales de Andalucía que se han multiplicado por 10 desde el año 2004 en contraposición al precio medio de hoteles de 4 y 5 estrellas que acumula años de caída. Además, la organización ecologista recuerda que el entorno dañado por la construcción del hotel puede ser restaurado. Según un estudio realizado por la asociación de arquitectos n’Undo junto con la organización ecologista (3) con el desmantelamiento por fases del edificio se podrían reciclar los materiales del hotel al 98% y generar hasta 400 empleos en la comarca.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *