Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El edificio icono del PP del puerto de Valencia propuesto para acoger refugiados

  • El edificio VIP Veles e Vents fue diseñado para agasajar a los asistentes de la America’s Cup y de la Fórmula 1, pero ahora tiene escaso uso.

Toni Cuquerella – València|eldiariocv.es|09/09/2015

El edificio Veles e Vents fue diseñado por el arquitecto David Chipperfield y costó 155 millones de euros

El edificio Veles e Vents fue diseñado por el arquitecto David Chipperfield y costó 155 millones de euros

El edificio-mirador Veles e Vents, construído en el momento álgido de la burbuja valenciana como glamuroso centro de recepción de la flor y nata de la sociedad, podría ser el futuro centro de acogida y distribución de los refugiados sirios que lleguen a Valencia. Lo anunció este martes el alcalde de la ciudad, Joan Ribó (Compromís), entendiendo que su ubicación en el puerto lo colocan como un espacio idóneo para atender a los refugiados que llegarán en los barcos expresamente fletados, especialmente cuando en la actualidad prácticamente no tiene ningún uso.

El Veles e Vents, con un espacio de 26.000 metros cuadrados, fue pensado e impulsado por el gobierno de Francisco Camps y el ayuntamiento de Rita Barberá para agasajar a la élite que llegaría a la ciudad para contemplar las fastuosas regatas del America’s Cup que se celebró en 2007 y que se repitió en 2010 de una forma más discreta. También sirvió para los mismos usos en otra cita de la ‘beautiful people’ como fueron los 5 grandes premios de la Fórmula 1 celebrados en circuito urbano en la misma zona entre 2008 y 2012.

Pero el edificio VIP ya llegó con la última luz de la ola del espelendor, y la crisis lo situó al borde del vacío. Las únicas citas de gran asistencia eran las ya nombradas con el respaldo absoluto de los gobiernos autonómicos y municipales del PP. El resto de días del año no tenían suficiente función para rentabilizarlos. Entre los escasos clientes asíduos estuvo el PP donde celebró sus conocidas cenas de verano con militantes, así como también el fallido acto del ‘Pacto Civil Valenciano’, y entre las últimos estuvo la visita del presidente Mariano Rajoy en un acto de precampaña del PP sobre empleo.

Actualmente este edificio sirve en la mayoría de sus actos para citas deportivas de segundo orden, citas náuticas y entre sus curiosidades cabe destacar que en marzo de 2008 sirvió de salón de banquetes de la boda de Álvaro Pérez ‘el Bigotes’, el supuesto cabecilla valenciano de la trama ‘Gürtel’ que está siendo juzgada como posible causa de financiación ilegal del PP; a dicha boda, por cierto, asistió el entonces President de la Generlaitat, Francisco Camps.

Más allá de su pretendido glamour el Veles e Vents nació ya con sus taras, así el arquitecto que lo diseñó, el británico David Chipperfield, calificó de “rubbish” (porquería) su ejecució, y lo achacó a la premura de tiempo para hacerlo (18 meses). Es más, el arquitecto no asistió a la colocación de la primera piedra días después de la declaración, plantando así a la alcaldesa Rita Barberá que manifestó sentirse “profundamente indignada”.

Finalmente el exclusivo edifició acabó costando 155 millones, enmarcado dentro del complejo de la Marina Real Juan Carlos I del puerto de Valencia, siendo propiedad del Consorcio Valencia 2007 (integrado por el Estado, la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia) que no ha podido sacarle suficiente rendimiento. Así actualmente este Consorcio arrastra una  deuda de 420 millones de euros con pérdidas en todos los ejercicios, mientras con precios de alquiler de 30.000 euros al mes por el Veles e Vents, las cifras no llegan a más de 10 millones de ingresos al año.

Con todo ello el PP valenciano no ve con buenos ojos la cesión del uso del Veles e Vents para la acogida de los refugiados sirios, para el partido que impulsó el lujoso edificio este es “poco adecuado” para dicha función -según declaraciones a la Cadena SER- y acusa al gobierno de Joan Ribó de buscar titulares y gestos simbólicos con estas propuestas.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *