Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La trágica historia del inoperante helipuerto de salvamento de Costa da Morte

  • Este artículo repasa la real y gafada historia del helipuerto de salvamento marítimo construido en Costa da Morte. Una infraestructura salpicada por irregularidades desde su creación y desde la que los helicópteros no podían despegar tras la puesta del sol, teniendo que ser reubicados a 70 kilómetros de la costa.

Ubaldo Cerqueiro, Que pasa na Costa|Diagonal|17/09/15

Imagen del helipuerto de Ruiba / QUE PASA NA COSTA

Galicia, por su volumen pesquero –el mayor de España– y tráfico de buques mercantes, posee tres centros de coordinación de urgencias y control de tráfico marítimo (CCS), uno principal situado en Porto do Son, y Coruña y Vigo como delegaciones. El volumen aproximado de buques que pasan frente a Galicia es de unos 40.000 barcos anuales, con un amplio porcentaje (38%) que transportan mercancías peligrosas, sumando a todo esto la mayor flota de pesca de España, mayoritariamente compuesta por barcos de bajura, de pesca tradicional. Dadas las condiciones geográficas y meteorológicas, Galicia encabeza la triste lista con mayor siniestralidad marítima de Europa. Según un estudio de la Universidad de Santiago de Compostela, entre 1990 y 2004 se produjeron más de 100 naufragios, en los que fallecieron 266 marineros y otros 70 nunca fueron recuperados, por lo que engrosan la lista de desaparecidos y no computan como fallecidos.

Galicia disponía de tres helicópteros de rescate, dos pertenecientes a la Xunta de Galicia, situados en Vigo y Celeiro (Lugo) y uno perteneciente a la organización estatal SASEMAR. En 2008, El País recoge el plan de la Xunta de dotarse de un cuarto helicóptero de rescate: “Los planes de la Xunta prevén construir el helipuerto en una de las zonas más castigadas por los accidentes, que opere en red con los centros de Celeiro y Vigo. El gobierno gallego ultima la ubicación de esta estación intermedia en un puerto aún por determinar de la Costa da Morte. Con este objetivo, Pesca ha encargado a una consultora independiente un estudio sobre el modelo de helicóptero más eficaz para operar en condiciones meteorológicas y con la orografía de Galicia. Fuentes del sector confirmaron a este diario que una empresa especializada en aeronáutica analiza los dispositivos de salvamento en países con condiciones parecidas como Irlanda, Escocia o Canadá, antes de elaborar un informe que ayude a la Xunta a decantarse por un aparato”.

Ante el cambio de gobierno de la Xunta, por entonces formado por PSOE-BNG y relevado por el PP, se desestima la construcción de la base y la compra del helicóptero. Este proyecto lo recoge el gobierno central, concretamente el Ministerio de Fomento, que destina una partida presupuestaria para la compra de una aeronave y la ejecución de las obras pertinentes de su base adjudicataria a la empresa pública Tragsa.

En 2010 llega al aeropuerto de A Coruña la nueva aeronave de Salvamento Marítimo, que irá destinada más tarde a Cee, donde se constituirá su base. Se trata de un Augusta Westland 139, una aeronave implantada en el resto del territorio español por SASEMAR. La llegada de este helicóptero levanta más de una crítica, señalado como un dispendio (el coste supera los 13 millones de euros) al poseer Galicia ya tres para dicho fin. Muy pronto queda patente la necesidad de este helicóptero, cuando, a mediados de ese mismo año 2010, se hunde a 52 millas náuticas un buque carguero llamado North Spirit: “Sus 17 tripulantes, 9 ucranianos y 8 rusos, fueron rescatados ayer por la tarde en buen estado” (Fuente: SASEMAR web). Para la evacuación de los 17 tripulantes fueron necesarios tres de los cuatro helicópteros, por lo que quedaba solamente el de Vigo a disposición de cualquier urgencia que se pudiese producir en ese momento en cualquier punto del litoral gallego.

En marzo de 2012 se abre la base de Cee, situada en la aldea de Ruibo. Llega con la condición de trabajar 24 horas, pero sus tripulaciones no harán guardias en la propia base. Se implanta así el sistema de guardias no presenciales que demorará la salida del helicóptero unos 40 minutos. Dicha base es la única que posee este sistema en Galicia.

Tras unos meses de trabajo con supuesta normalidad, se prohibe el vuelo nocturno en esta nueva base. Los motivos son la pésima meteorología circundante (densos bancos de niebla, fuentes rachas de viento) y la ubicación temeraria de la propia infraestructura, que genera un alto riesgo. La base está encajada en el fondo de un valle cerrado, rodeada de arboleda y con una casa a menos de 50 metros. Los motivos oficiales de esta limitación son puramente meteorológicos y de pequeños arreglos de iluminación, aparentemente nada complejos, que se resolverían rápidamente: “El Helimer destinado en la Costa da Morte o cualquier otra de las aeronaves de Salvamento Marítimo que precise hacer uso de la base de Ruibo podrá hacerlo también de noche en un plazo aproximado de 12 días”.

Mientras tanto, el helicóptero, una vez se pone el sol, queda inutilizado para poder volar, lo que en realidad se traducía en que, ante un hundimiento o cualquier urgencia en el mar por la noche, incluso en las inmediaciones, como podría ser la entrada de la Ría de Corcubión, o en las mismas piedras de la costa circundante, el helicóptero de más de 13 millones no podría despegar de una base de costó más de dos millones de euros de presupuesto público para efectuar el rescate. Esto provocaba la activación del helicóptero de Vigo o del de A Coruña, con sus elevados tiempos de llegada a una urgencia que podía agravarse en minutos. Pese a eso, la empresa adjudicataria de la obra, Tragsa, afirmaba en su página web que en su construcción había cumplido “la normativa de aviación civil y normas de seguridad para aeronaves y usuarios. Se estudiaron dos rumbos de dirección de aterrizaje y despegue compatibles con las normas de contaminación acústica y restricción de obstáculos”.

La crispación va en aumento cuando, el 14 de agosto de 2013, a 500 metros del monte donde se sitúa la base de Cee, una persona tiene que ser rescatada a plena luz del día por el helicóptero Pesca 1, con base en Vigo. Tras realizar varias preguntas, se confirma que el helicóptero de Cee se encuentra desplazado en Coruña para sustituir unos días al vetusto Helimer Galicia. Parece ser que estas sustituciones se estaban haciendo de forma habitual.

Finalmente, la opción elegida por SASEMAR para dicha base ha sido su cierre y traslado al aeropuerto de Lavacolla (Santiago de Compostela) en 2014. El helicóptero de rescate marítimo tendrá ahora base a 70 kilómetros de la costa, a lo que se le suma el régimen de guardias no presenciales, que aumenta todavía más los tiempos de respuesta. La respuesta del subdirector del Servizo de Gardacostas de Galicia, Lino Sexto, ha sido acusar al anterior Ministerio de Fomento (del partido socialista) de elegir una ubicación de la base con «serios desajustes» y ha reprochado que la Xunta recibió en 2008 el informe de los técnicos sobre el emplazamiento de la base un mes después de encargar el helicóptero. «El Gobierno bipartito gastó 1,8 millones sin saber si el lugar iba a ser el mejor para el helipuerto»,apuntó.

Por su parte, la parlamentaria socialista Laura Seara: “La construcción de una base de salvamento marítimo en la Costa da Morte ha sido una demanda histórica de los trabajadores y trabajadoras del mar y de la sociedad de dicho territorio, que se concretó con la construcción de la base de salvamento de Ruibo, en el concello de Cee, y el Gobierno tiene la obligación de explicar cuáles son sus planes respecto a ésta”. Seara acusa al Gobierno del PP de Rajoy y a la Xunta de Galicia de Feijoo de llevar “un año mintiendo”.

A día de hoy, y por falta de transparencia, nada se sabe del motivo que llevó a la elección técnica de situar la base en medio de un valle cerrado y no en el puerto con salida directa al mar, como estaba previsto en un principio. Nada hace pensar tampoco que se vaya a rectificar y cambiar la ubicación de la base, y se reitera una y otra vez que con unas luces y una estación meteorológica es suficiente.

A esto se añade lo que muchos ya están denunciando: el desmantelamiento progresivo de la base hasta su total desaparición, incluido el cambio de helicóptero que está en Santiago de Compostela por el viejo y averiado helicóptero de 40 años que fue reemplazado no hace mucho en A Coruña.

El artículo ha sido originalmente publicado en Que pasa na Costa, diario digital de la Costa da Morte. Traducción y adaptación de Periódico Diagonal.

2 Comments

  1. Pepe
    Pepe 18 septiembre, 2015

    Bueno, supongo que el propietario del terreno donde se ubicó la base inoperativa se habrá forrado.

    Lo lógico es estacionar el helicóptero en una zona con infraestructuras: puerto o aeropuerto, de esta manera los gastos corrientes son menores. Pero claro, eso no interesa.

  2. Félix Soria
    Félix Soria 20 octubre, 2015

    Otra chapuza y muy onerosa es la protagonizada por la Xunta y la constructora en el nuevo edificio del Hospital de A Coruña (CHUAC), en cuya cubierta habilitaron un helipuerto que ha resultado ser inutilizable porque calcularon mal: ¡no soporta el peso de un aparato de salvamento al uso!, los que van provistos de instrumental y equipos médico-sanitarios (tipo Helimer).
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *