Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La operación Patos salpica en Vigo y Pontevedra a buena parte de los altos cargos de PP y PSOE en el sur de Galicia

  • La fiscalía pide la imputación del presidente de la FEMP y alcalde de Vigo, Abel Caballero, del presidente del PP de Pontevedra, Rafel Louzán, además de alrededor de medio centenar de personas.

Ernesto Ilkermn | TerceraInformación |22-09-2015

Los registros en varios Ayuntamientos (Nigrán, Santiago, Pontevedra, Ponteareas, Ourense y Vigo) siguen destapando presuntos casos de corrupción. La fiscalía ha pedido que se impute o por diversos delitos o se cite a declarar como testigos en calidad de imputados a numerosos cargos relevantes del PP y del PSOE, dentro de la operación Patos, además de a empresarios vinculados a ambas formaciones.

Entre los cargos más relevantes señalados en el escrito de la fiscalía están el alcalde de Vigo, Abel Caballero; la Delegada de la Xunta en Vigo, María José Bravo Boch; el presidente del PP de Pontevedra, Rafael Louzán (ex-presidente de la Diputación de Pontevedra); y el presidente del PP de Vigo (y concejal de la ciudad), José María Figueroa; tres concejales socialistas de Vigo: Ángel Rivas, Isaura Abelairas y David Regades; y la del ex-alcalde popular de Nigrán, Alberto Valverde.

Además de varios de los máximos dirigentes socialistas y populares de la provincia pontevedresa, en el escrito de la fiscalía se pide la imputación de varios empresarios que habrían hecho regalos a los mismos o se habrían beneficiado de adjudicaciones en diversas obras. Entre las empresas investigadas se encuentran Cespa y Eiriña. Son varias instituciones afectadas con diversas peticiones de imputaciones bien de cargos políticos o de funcionarios que trabajan en ellas: Diputación de Pontevedra, Ayuntamiento de Vigo, Ayuntamiento de Nigrán y Autoridad Portuaria de Vigo.

Las peticiones de imputación, que se realizan a pocos meses pasadas las elecciones municipales, puede complicar la carrera de ambas formaciones, PP y PSOE, de cara a las próximas elecciones gallegas, que de no adelantarse, tendrán lugar en 2016. Galicia es enfangada de pleno en el eje de la corrupción del bipartidismo, con varios condenados ya, como el caso del ex-presidente de la Diputación de Ourense, Baltar, y con varios concejales e incluso alcaldes de sus ciudades más grandes al borde de la imputación o de la condena. En Santiago de Compostela el anterior consistorio, gobernado por el PP, fue prácticamente desmantelado imputación tras imputación. Los ex-alcaldes socialistas de Ourense y Lugo también tuvieron que dimitir en su día por otras operaciones contra la corrupción, como la Pokemon.

La concesión de obras públicas, la entrega de regalos y el cobro de comisiones siguen siendo, como pasa en la mayoría de los casos de corrupción, el modus operandi que permitiría a un reducido número de empresas enriquecerse, al tiempo que lo hacían los cargos políticos e incluso funcionarios a costa del erario público, que habría tenido que pagar sobreprecios por diferentes obras.

2 Comments

  1. Yusuf
    Yusuf 22 septiembre, 2015

    E ó de Soutomaior non o involucran… co sucio q está…

  2. Carlos
    Carlos 22 septiembre, 2015

    –Temporada de patos.
    –Temporada de gaviotas.
    –¡De patos!
    –¡De gaviotas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *