Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Un alcalde francés va a las casas de refugiados sirios para decirles que «no son bienvenidos”

  • El alcalde ultraderechista de la localidad francesa de Béziers, Robert Ménard, va casa por casa de refugiados sirios que se han ocupado viviendas sin autorización.
  • Acompañado por Policía armada y una cámara que graba la escena, Ménard increpa a los refugiados: «En mi ciudad, no es bienvenido, le repito. Váyase».
  • En uno de los hogares que visita, la presión del regidor es presenciada por una niña pequeña, que estaba viendo los dibujos animados.

Desalambre|El Diario|29/09/2015

«¡Ustedes no son bienvenidos!», es el título del vídeo que ha publicado el Ayuntamiento de Béziers, una localidad del sureste de Francia, gobernada desde 2014 por el ultraderechista Robert Ménard, que cuenta con el apoyo del Frente Nacional (FN). El regidor avanza acompañado por agentes de Policía armados y un grupo de seguidores y ataviado con una banda con los colores nacionales. Va puerta por puerta comunicando a los refugiados sirios que se han instalado sin autorización en varias viviendas que «no son bienvenidos» en Béziers.

La comparsa sigue los pasos de Ménard, en una escena que es grabada por una cámara y que el Ayuntamiendo ha colgado en su página web. En una primera vivienda, Robert Ménard (en su día fundador de Reporteros Sin Fronteras) increpa a un joven con camiseta amarilla. El saludo: «No es bienvenido». A continuación, denuncia –señalando con dedo acusador– que los refugiados han entrado de manera ilegal en la vivienda, «rompiendo la puerta. Roban el agua y la electricidad», le dice, mientras un intérprete le traduce al inglés.

«En mi ciudad, usted no es bienvenido, le repito», continúa. Ménard culpa de su decisión a la actitud de los refugiados: «Son bienvenidos los que se comportan correctamente», pero ellos no. Le invita a ir a otros lugares, que sí están dispuestos a cogerles, pero en Béziers no hay lugar para ellos.

El refugiado, callado durante la retahíla de acusaciones, pregunta dónde están estas ciudadaes. Y le pide «un minuto» para decirle que solo quieren estar un mes y después se marcharán. Ménard insiste: «Voy a llamar a la policía». Y, antes de cerrar la puerta, un «váyase».

Llegada de la comitiva del alcalde de la localidad francesa de Béziers, para comunicar a refugiados sirios que "no son bienvenidos" en la ciudad.

Llegada de la comitiva del alcalde de la localidad francesa de Béziers, para comunicar a refugiados sirios que «no son bienvenidos» en la ciudad.

Delante de niños pequeños

En la siguiente visita, la escena recoge el momento en el que un hombre abre la puerta y cómo retrocede, visiblemente impactado por la comitiva. «¿Usted es sirio?» «Sí, soy sirio», le responde. En la vivienda, una niña pequeña está viendo los dibujos animados y Ménard vuelve a difundir su mensaje: «No son bienvenidos».

El alcalde, que  obtuvo el respaldo del 47,2% de los votos en la segunda vuelta de los comicios municipales de 2014, afirma: «Yo respeto a los refugiados, pero a los refugiados que repetan mi país».

La última casa a la que acude Ménard en la grabación, en la que le recibe otro joven, el mismo mensaje: «Si no se va, la policía hará que se marche», le advierte el alcalde. «Ustedes no respetan nada en absoluto», le increpa.

Al final del vídeo, ya en la calle, Robert Ménard expone su ‘hipótesis’ sobre el motivo por el que estas personas han acabado viviendo en su ciudad, por la acción de grupos que «les explotan políticamente».

4 Comments

  1. Jose A.
    Jose A. 29 septiembre, 2015

    No les odian porque sean musulmanes; a los Jeques del PSG los reciben con reverencias. No les odian por su raza; cuando llega Will Smith a promocionar una película le abren las puertas del Ayuntamiento.
    No les odian porque delincan, pues no hay mayores delincuentes que los propios políticos, y al mafioso extranjero que acude a lavar su dinero negro lo reciben con los brazos abiertos.

    ¿Sabéis por qué les odian? Porque son pobres. No hay otra razón.

    En el sistema capitalista, ser pobre es el único pecado que jamás se perdona.

    • Joaquin
      Joaquin 1 octubre, 2015

      Claro, sencillo. Verdad absoluta.

  2. José María
    José María 30 septiembre, 2015

    Robert Ménard, tiene que hacerse mirar bien su propia Constitución y le solemne declaración delos DDHH, eso para empezar, luego hacer reflexión sobre lo xenófobo que és, pedir perdón a la sociedad, y dimitir

  3. Latifita
    Latifita 30 septiembre, 2015

    Vaya seno fóvea!!! tiene este enano dictador… por un lado apoyan a los terroristas con las armas y por otro no quieren a los refugiados… malditos epocretas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *