Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Antonio Baños en ‘El Intermedio’

Ante la pregunta de El Gran Wyoming sobre si se identifica más con un trabajador extremeño o un empresario catalán, Antonio Baños no duda en referirse al pueblo extremeño, ya que «o los pueblos nos unimos desde abajo, o no vamos a ‘petar’ ningún tipo de sistema». Y es que no hay preguntas incómodas para alguien que va de cara y con una sonrisa por la vida.

La Sexta | youtube | 30/09/2015

El candidato de la CUP Antonio Baños visita ‘El Intermedio’ para hablar de la presión mediática que está sufriendo el partido tras las elecciones catalanas del pasado 27S y de la negativa de la CUP a apoyar la investidura de Artur Mas. “Si se plantea un gobierno en el que Artur Mas es presidente sí o sí, sin ningún tipo de debate, nosotros no votaremos a favor de la investidura”, asegura.

El candidato de la CUP Antonio Baños visita ‘El Intermedio’ para hablar de los resultados de las elecciones catalanas del 27S. El sí no ganó el plebiscito y la CUP cree que no se puede aprobar una declaración unilateral de independencia de forma inmediata. Sin embargo, deja claro que aunque crean que “una declaración de independencia se tiene que hacer con un mandato democrático mayoritario”, no quiere decir que renuncien a “hacerla” cuando “las condiciones sean correctas”. “No quiere decir es que hemos dejado de ser independentistas y que hemos parado el proceso independentista, al contrario”, comenta.

Hasta ‘El Intermedio’ llega el candidato de la CUP Antonio Baños para hablar de la pobreza severa de 400.000 catalanes. Una situación de la que no culpa ni a España ni al Gobierno de Artur Mas. “Como anticapitalista tengo clarísimo que la culpa es del capitalismo, es culpa de un sistema expoliador, un sistema que durante la crisis ha redoblado sus índices de robo, atraco de las vidas de todos”, comenta.

Antonio Baños, en su visita a ‘El Intermedio’, habla sobre lo que para él significa el independentismo y su identificación con diferentes pueblos. Ante la pregunta de El Gran Wyoming sobre si se identifica más con un trabajador extremeño o un empresario catalán, el político no duda en referirse al pueblo extremeño, ya que «o los pueblos nos unimos desde abajo, o no vamos a ‘petar’ ningún tipo de sistema», comenta Baños. Por eso prefiere identificarse con Sandra Sabatés que con El Gran Wyoming, que está forrado. Sin embargo, Antonio Baños también cree que el mal reparto de recursos no es culpa de que Cataluña no quiera pagar más a los andaluces o extremeños, sino que ese dinero no llega directamente allí, si no que va a una administración central.

El líder de la CUP, Antonio Baños, habla en ‘El Intermedio’ sobre la imputación de Artur Mas y el comunicado de su partido en el que se solidariza con el por ahora president, Irene Rigau y Joana Ortega. Sin embargo, no duda en remarcar que no dan este paso por ellos, por sus partidos o por su ideología política, sino porque «representan a unas instituciones catalanas que lo único que intentaron fue poner las urnas», comenta Baños. Además, piensa que en vez de imputar a los tres, «tendrían que imputar a dos millones de catalanes que participaron en ese proceso».

El candidato de la CUP Antonio Baños asegura en ‘El Intermedio’ que hay que incumplir las leyes que se consideran injustas y no teme que en una hipotética Cataluña independiente algún ciudadano le recuerde la frase a la hora de cumplir sus deberes fiscales. “Hay leyes que colisionan directamente con una cosa que es más importante que la legalidad, que es la dignidad y los Derechos Humanos” y cuando colisionan con ellos, “se salta la ley”, se incumple.

El candidato de CUP, Antonio Baños, permite que Thais Villas haga la última pregunta de la entrevista en ‘El Intermedio’. Desde París, Thais comenta que, aunque se conocen desde hace mucho, no entiende por qué el político no se insinuó. Antonio Baños también lamenta la oportunidad perdida, pero confirma que él lo intentó, pero la colaboradora de ‘El Intermedio’ «no lo notó».

23 Comments

  1. Jose A.
    Jose A. 1 octubre, 2015

    Estamos ante la historia, mil veces contada, de como un ingenuo y bienintencionado grupo de personas pretende ser, al mismo tiempo, nacionalista y de izquierdas. Cuando llegue el momento de elegir, el nacionalismo devorará a la izquierda, porque para eso está diseñado.
    Todo lo que exponen de un “plan de choque”, de repudiar la deuda (que ES impagable), salir de la UE, políticas sociales, está muy bien. El problema será cuando descubran que el Enemigo está en Barcelona. El problema llegará cuando el Enemigo les diga: “O renunciáis a toda esa mierda izquierdista, o no hay independencia. Y nos encargaremos que todo el mundo sepa que es culpa vuestra que el procés no continúe.”
    Lo de siempre: o renuncias a la izquierda, o eres un traidor a la patria.
    Y el Sr. Baños, que afirma identificarse más con el trabajador extremeño que con el empresario catalán, se rendirá a los pies del empresario catalán para poder poner una frontera entre él y el trabajador extremeño.
    En realidad, lo que dice el Sr. Baños es falso. No se identifica en absoluto con el trabajador extremeño. Y no tanto porque se arrodille ante el empresario catalán (cosa que ocurrirá en un futuro, pero todavía no se ha producido), sino precisamente porque quieren poner una frontera entre él y el trabajador extremeño. ¿Que clase de “identificación” es esa, que busca a toda costa imponer la diferenciación?
    La única duda que me asalta es si el Sr. Baños solo miente a los demás, o también se miente a sí mismo. Creo que lo segundo. Quiero creer que lo segundo, porque parece buena persona.
    En cualquier caso, el “empresario catalán” ya se está moviendo. Ahí lo tienes, imputado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, y han elegido con toda la intención el 9 de noviembre para que pueda el hombre ir, acompañado de una fiel ristra de periodistas y fotográficos, a colocar un ramo de flores en la tumba de Lluis Companys.
    “¡Es un mártir! ¡Una sacrificada víctima del españolismo, caído en la defensa de la Patria! ¿Como es que las CUP no le quieren investir presidente? ¿qué clase de traidores son estos de las CUP, que no tiran a la basura sus principios izquierdistas en nombre de la Nació Catalana?”
    Pobrecillos, es cuestión de tiempo que se los lleven por delante, y ni siquiera se podrá culpar a la derecha, porque ellos mismos se han metido en un callejón sin salida. El nacionalismo siempre asesina a la izquierda. Así fue, así es, y así será.

    • Javier
      Javier 1 octubre, 2015

      Muchos seguís sin entender nada. Y mira que Baños lo ha explicado bien, eh? La «frontera» (Si quieres llamarle así) que queremos poner es con el gobierno de Madrid, no con la población.

      • Jose A.
        Jose A. 1 octubre, 2015

        Pues entonces debe ser que no habláis de independencia ni de naciones, pues las fronteras (sin comillas) nacionales dividen a las poblaciones, no a los gobiernos. ¿Sabes cuantas naciones se controlan desde el gobierno de EEUU?

        Vosotros queréis imponer una frontera (sin comillas) porque habéis elegido el nacionalismo. Otros, por el contrario, han decidido ser de izquierdas.

        • Puestos A Decir Gilipolleces
          Puestos A Decir Gilipolleces 1 octubre, 2015

          «Estamos ante la historia, mil veces contada, de como un ingenuo y bienintencionado grupo de personas pretende ser, al mismo tiempo, nacionalista y de izquierdas.»

          Cuba y Venezuela deberían estar reivindicando volver a formar parte del Imperio español. Los cubanos y venezolanos son insolidarios con los extremeños, castellanos y andaluces, e incluso con los catalanes y vascos.

          • Jose A.
            Jose A. 1 octubre, 2015

            «Cuba y Venezuela deberían estar reivindicando volver a formar parte del Imperio español. Los cubanos y venezolanos son insolidarios con los extremeños, castellanos y andaluces, e incluso con los catalanes y vascos.»

            Pues ahora que lo dices, no les recuerdo aportando nada a los presupuestos comunes; ocurre que no hay presupuestos comunes con ellos. Tampoco recuerdo a los sindicatos cubanos ni venezolanos manifestando en las marchas por el cierre de empresas en España, ni al pueblo venelozano ni al cubano luchando contra el proceso de deslocalización (desindustrialización) que sufrimos en Europa.

            Pero también hay que reconocer que en España se ignora masivamente las pequeñas luchas obreras que se producen en los arrabales de Caracas, ni los mil y un pequeños asuntos cotidianos que afectan al proletariado de los pequeños municipios de Cuba. ¿Como íbamos a preocuparnos por eso, si hasta ignoramos lo que está ocurriendo en la vecina Portugal? ¡Es como si los portugueses viviesen en otro planeta!

            Ocurre que, al ser naciones independientes, al ser pueblos separados por fronteros, actúan como si los problemas de los otros no fuesen suyos. La solidaridad está totalmente desbastada por efectos psicológico de ser naciones independientes. Siempre es igual: pones una frontera, y en alguna parte la Derecha crece en fuerza, mientras la voz común de los pueblos se apaga porque ya no es común.

    • rimbaud
      rimbaud 2 octubre, 2015

      Hay una parte de la izquierda española que es absolutamente autoritaria en esa línea. Se podría resumir así: «o asumes la inquebrantable unidad de España o yo, que tengo la autoridad moral para decidirlo, te retiro el ‘carnet’ de izquierdas». La duda que me queda es si se trata de un grupo de gente bienintencionada, pero ingenua, que están dejándose llevar por un sentimiento españolista sin ni siquiera darse cuenta de ello; o si son conscientes de que están defendiendo la imposición de la idea de España, y como esto resulta difícilmente defendible desde posturas de izquierdas, se refugian tramposamente en el ataque al deseo de soberanía de vascos y catalanes calificándolo de insolidario o de derechas.
      Hay cierta parte de la izquierda que aboga por la inmediata disolución de TODAS las fronteras y las soberanías Si ese es su caso, y considera que una frontera con Marruecos es insolidaria, y que la frontera que divide a trabajadores argelinos y extremeños debería ser abolida ya mismo, y lo mismo con el estado soberano de España, entonces al menos hablamos de igualdad de condiciones.
      Pero me he encontrado muchos izquierdistas españoles que califican las aspiraciones de soberanía vascas o catalanas como de derechas, y al mismo tiempo entienden que defender la soberanía española y la unidad de España- y ponerse del lado del poderoso y del que impone en esta relación asimétrica- si se puede hacer desde la izquierda. Esa contradicción cae por su propio peso. No es un argumento de izquierdas, es un argumento españolista.
      Prueba de ello son tantísimas personas militantes de izquierdas que me he encontrado en Italia o Alemania: no sólo no tienen problemas con las aspiraciones de soberanía de gran parte del pueblo vasco, sino que en incontables ocasiones se han solidarizado con el pueblo vasco desde posiciones internacionalistas.

      • Jose A.
        Jose A. 2 octubre, 2015

        Es cierto; yo soy testigo de que esa pseudo izquierda existe.

        En realidad, ninguna izquierda puede ser nacionalista. Es absolutamente imposible, dado que el nacionalismo siempre acaba asesinando a la izquierda, pues para eso está diseñada.

        Mil risas me arrancó aquella indignación españolista cuando Argentina le expropió YPF a Repsol (que previamente había robado YPF a los argentinos mediante sobornos políticos) porque había que «defender a los nuestros». ¿Los «nuestros? Es un puta MULTINACIONAL. Y como su propio nombre indica (multi-nacional) no es de ningún país; solo es leal a sí misma. ¿Cuando Repsol dio algo a los ciudadanos? Nos robó cuanto pudo, surtidor en mano. Que los argentinos se queden con una yacimientos que siempre fueron suyos, que nunca debieron dejar de serlo.

        Digo más: ¿sabe usted por qué en occidente se vive tan bien? Pues porque en el Tercer Mundo, que es la inmensa mayoría del mundo, se vive muy mal. Se sobrevive, de hecho. Les estamos robando sus recursos naturales, que son la única riqueza real, con astutas trampas financieras – valga la redundancia-. No existe la cacareada «creación de riqueza»; la riqueza no se crea, se explota. Y estamos explotando la que le corresponde a los habitantes del Tercer Mundo.

        Cuanto más ricos son los ricos, más pobres son los pobres.

        Dicho esto, no me venga con que «No es un argumento de izquierdas, es un argumento españolista.» ¿Qué argumento? ¿decir que la izquierda, por definición, niega la existencia de fronteras, salvo las únicas reales (las económicas)? Pues no; esa es una realidad universalmente reconocida.

        Lo que ocurre es que se encuentra usted sin argumentos, así que, como el asno que intenta regresar siempre por el mismo camino a su cuadra, recurre a lo único que conoce: «Oh, si no me aplaudes mi nacionalismo, entonces eres españolista. Decir que la izquierda significa la unión de los trabajadores es españolista. Negar la existencia de fronteras nacionales es españolista. Merkel es españolista. Obama es españolista. Todo, y todos, los que digan algo que no le venga bien a mi nacionalismo son españolistas.»

        «Prueba de ello son tantísimas personas militantes de izquierdas que me he encontrado en Italia o Alemania: no sólo no tienen problemas con las aspiraciones de soberanía de gran parte del pueblo vasco, sino que en incontables ocasiones se han solidarizado con el pueblo vasco desde posiciones internacionalistas.»

        ¿Sí? Pues ahora pregunta a esos militantes de izquierdas alemanes por los independentistas bávaros, que son esos ciudadanos de Alemania a los que les repugna ser alemanes y se quieren independizar de ellos. Pregunta, a ver cuanto les dura la solidaridad con los pueblos que buscan la autodeterminación.

        O pregunta esos militantes de izquierdas italianos por la Liga del Norte, que es un movimiento que busca partir a Italia por la mitad, escindiendo toda la zona industrial del norte en un país que no se llame Italia. A ver esa solidaridad.

        El que esos militantes alemanes e italianos contemplen el independentismo de Euskalherria con nueve décimas partes de indiferencia y una de simpatía no es prueba de NADA.

        El nacionalismo es insidioso. Se te cuela a través de las entrañas, y desde ellas te manipula la mente. Te obliga a buscar argumentos donde no los hay, a creerte las mentiras que te cuentan, y las que te cuentas a ti mismo. Y, llegado el momento, serás utilizado por la derecha, que es la que siempre controla los hilos de las marionetas nacionalistas.

        El nacionalismo catalán y el nacionalismo españolista son dos mentiras; ninguno de los dos existe. El nacionalismo es uno, y siempre el mismo. Eterna herramienta de la derecha para asesinar a la izquierda, siempre cumple con su función. Usted es una buena prueba de ello.

        • rimbaud
          rimbaud 2 octubre, 2015

          Estoy de acuerdo hasta …’Cuanto más ricos son los ricos, más pobres son los pobres.’ De hecho, cambie Repsol por el grupo vasco Mondragon y lo suscribo igualmente.

          El argumento españolista al que me refería es exclusivamente el que pretende desde posiciones falsamente de izquierdas ‘negar la soberanía del pais vasco y al mismo tiempo defender la de España’, intenté explicarlo de manera nítida. Para ello, añadí que si defiende la abolición de todas las fronteras y soberanías, ya hablamos de otra cosa, pero esto Usted lo ha obviado. Ese escenario, de hecho, aunque poco viable, sería de mi agrado, ya no sentiría que el Estado español es una amenaza para mí pueblo.

          Todo el párrafo de «Oh , si no aplaudes mi nacionalismo….» es una pequeña trampa, concretamente en lógica se denomina la falacia del hombre de paja. Usted crea un posición fácil de refutar (ideas absurdas como que la unión de trabajadoras es españolista u Obama es españolista) y después se la atribuye a su oponente. Le agradecería que evitase estas trampas que poco aportan.

          En cuanto a la solidaridad en Europa, – por cierto, en España también existen esas izquierdas y esa solidaridad- no me refería a cierta simpatía, sino a lazos muy fuertes. ¿No ha visitado el enorme y precioso centro social autogestionado ‘Askatasuna’ de Torino? (por poner sólo un ejemplo). Obviamente, estos militantes de izquierdas no van a ser solidarios con un movimiento como la Liga Norte, y los vascos independentistas de izquierdas tampoco. Nada tiene que ver con que sea italiano, sino con su ideología.

          Termina con un dramático ‘usted es buena prueba de ello’. Creo que es más interesante rebatir argumentos que personas, y además tenemos mucha más información para defender y rebatir esos argumentos que para entrar en el juicio personal, algo que me parece muy aventurado a partir de unas pocas líneas.

          • Jose A.
            Jose A. 2 octubre, 2015

            «El argumento españolista al que me refería es exclusivamente el que pretende desde posiciones falsamente de izquierdas ‘negar la soberanía del pais vasco y al mismo tiempo defender la de España’, intenté explicarlo de manera nítida. »

            Lo explicó de forma nítida, y, de hecho, me lo atribuyó, ya que de lo contrario no me lo habría expuesto en su primera respuesta. Ocurre que yo nunca he utilizado ningún argumento «españolista», y cuando usted da por hecho que sí, y me responde sobre esa base, es usted el que está utilizando la falacia del hombre de paja.

            ¿Y porque iba a ser yo, o cualquier que afirme lo obvio (que la izquierda niega la existencia de fronteras), un españolista? Pues porque no le conviene a su nacionalismo. Por eso, y no más.

            Por cierto, las fronteras no existe. No es que lo diga la izquierda (que lo dice, y es su puntal básico), sino que no existen. No hay ninguna línea mágica separando España de Portugal; nos la hemos inventado nosotros. No existe en el mundo real.

            Respecto a la solidaridad con la autodeterminación de los pueblos, es indiferente que la Liga del Norte sea de izquierdas, de derechas, o verde fosforito; están apoyándose en la autodeterminación de los pueblos. ¿Los militantes de izquierdas italianos apoya el derecho de autodeterminación de esos habitantes de Italia que no soportan seguir siendo italianos como ellos? Y esos militantes de izquierdas alemanes, ¿sienten como suyas las reividincaciones de los bávaros a los que les repugna ser alemanes como ellos?

            El nacionalismo es MUY fuerte. Por eso es el instrumento favorito de la derecha. Lo es en Roma, en Berlín, en Madrid, en Bilbao y en Barcelona. No hay «nacionalismo de izquierdas». Eso no existe. El nacionalismo es siempre el mismo, eterno instrumento de la derecha.

            Mire, cuando Irlanda se independizó de Inglaterra, los militantes nacionalistas anunciaron una Irlanda de corte solidario, humanista, socialista, y casi marxista. Y mire la Irlanda que resultó ser: capitalista, despiadada, y dominada desde la oligarquía de Bruselas.

            Siempre es la misma historia: la derecha te coge por tu nacionalismo, te utiliza, y luego te tira a la basura.

          • rimbaud
            rimbaud 2 octubre, 2015

            Mi primer comentario empezaba «Hay una parte de la izquierda española…» – refiriéndome a aquellos que emplean argumentos cuya única explicación, en mi opinión, es su españolismo soterrado-.
            Y seguía «Hay cierta parte de la izquierda que aboga por la disolución de TODAS las fronteras» – obviamente, esta no es la misma gente que la anterior, éstos no defienden la soberanía vasca o catalana, pero tampoco la española respecto a Argelia, lo cual me parece coherente-.
            Es la tercera vez que intento hacer esta distinción nítidamente entre las dos posiciones . Ya la ha obviado por dos veces.
            Y fíjese bien, a Usted no me he aventurado a ubicarle en ninguna de las dos, y desde luego en ningún momento le he calificado de españolista.

            Efectivamente, en el mundo natural no existen las fronteras, al igual que no existen los Estados, los códigos penales y civiles, los contratos laborales o los derechos de los trabajadores, ni los tan marcadamente eurocentricos y colonialistas derechos humanos. Son todos conceptos inventados y aplicados a la organización de las sociedades humanas, en definitiva, son política. De ello estábamos debatiendo, ¿no?.

            Sobre el peligro máximo de la derecha, de cualquier nación, estamos de acuerdo. Pero el problema de la explotación capitalista existe al margen y por encima de la cuestión de la soberanía. En Irlanda no han sido capaces de derrotar al capitalismo tras su independencia; pero no a consecuencia de la independencia, sino de la magnitud de la tarea. Al igual que los españoles de izquierdas tampoco lo hecho en España.

            Por último, lo libertario no es ajeno a la tierra, la lengua o la nación; pues estas conforman la base natural sobre la que se articulan las interacciones que generan las identidades populares. El anarquismo, en realidad, hace una crítica al Estado, no a los pueblos. Bakunin y Kropotkin defienden su emancipación. El mismo Kropotkin apoyo el proceso de liberación irlandés, eso sí, incidiendo en que se debían considerar las cuestiones sociales.

          • Jose A.
            Jose A. 2 octubre, 2015

            » En Irlanda no han sido capaces de derrotar al capitalismo tras su independencia; pero no a consecuencia de la independencia, sino de la magnitud de la tarea. Al igual que los españoles de izquierdas tampoco lo hecho en España.»

            Si, pero los guerrilleros irlandeses que se jugaron la piel combatiendo al Imperio Británico (que duró hasta 1948, más o menos), y que son los que derramaron su sangre por la independencia, eran de ideología socialista, y les contaron que luchaban y morían por una Irlanda socialista (pero socialista de verdad). Y esa Irlanda socialista nunca llegó. Usaron como cebo el nacionalismo, les utilizaron, y luego les tiraron a la basura. Así funciona el nacionalismo.

            «El mismo Kropotkin apoyo el proceso de liberación irlandés, eso sí, incidiendo en que se debían considerar las cuestiones sociales.»

            Claro que se debían considerar; de no hacerlo, no tendría ningún sentido que la izquierda les apoyase. Pero luego no se consideran. Si hay nacionalismo de por medio, nunca se consideran.

            ¿Qué pasará cuando las CUP tengan que elegir entre nacionalismo e izquierda? Porque no le quepa ni la más mínima duda de que ese momento ya ha llegado. ¿Apoyarán a Mas? ¿proceso de independencia, o programa anticapitalista? Aún no han inaugurado las cortes, y ya les han forzado a elegir.

          • rimbaud
            rimbaud 3 octubre, 2015

            Entiendo que desde su punto de vista siempre que tengamos un movimiento de emancipación nacional y de izquierdas hay dos opciones: o es falso que sea de izquierdas; o está formado por gente inocente y engañada.

            Bueno, hay una tercera opción: somos perfectamente conscientes del enemigo en casa.

            Kropotkin apoyó el movimiento de liberación de Irlanda porque consideraba que era un movimiento popular, que las personas que lo conformaban y lo dirigían podían considerar la cuestión social desde una perspectiva revolucionaria. Porque entendía que hay irlandeses (no británicos) de izquierdas cuya lucha es legítima.

            Me resulta un tanto paternalista e irrespetuoso pensar que a los socialistas irlandeses que lucharon hasta 1922 contra los británicos (no hasta el 48) ‘les contaron’ lo que sería Irlanda. Ellos fueron los protagonistas de su lucha, ellos los que contaron lo que querían que fuera Irlanda. Era sumamente difícil que lograran esa Irlanda y no fue, pero no los convierta en niños -intelectualmente hablando-.

            De la misma manera hay vascas y catalanas (no españolas) de izquierdas que quieren transformar sus respectivas sociedades, y son vascas, y son catalanas.
            No son de derechas, ni son estúpidas como para no darse cuenta de lo que la derecha vasca y la catalana son. Nadie las conoce mejor que ellas. Nadie conoce mejor que la CUP lo que es la derecha catalana. Ni que nosotros lo que es la derecha vasca. Y la derecha nos conoce bien a nosotros, no le quepa duda.

            Por cierto, si presta algo de atención notará que la derecha vasca esta siguiendo con tremendo disgusto todo el procés, porque en el Pais Vasco la independencia solo la quiere la izquierda, ellos tienen demasiados intereses unidos a España, están deseando que lo de Catalunya fracase. No hace falta ni leer entre líneas.

            Y en Catalunya era así hasta hace bien poco. CDC ha tenido que cambiar el paso para no perder la centralidad y el poder, pero nunca tuvo vocación independentista. Todos se llevan muy bien con la Patronal española.

            Me gustaría que hubiera más personas de izquierdas en España , que las hay, que frente a un movimiento como las CUP, en lugar de ponerse a la cola de toda la derecha y el unionismo unirse al lincharmiento (en su caso, por falsa izquierda o por inocentes) tuvieran una actitud algo más solidaria. Un poquito más de Kropotkin. Con él termino:

            «En todos los lugares donde el hombre se rebela contra la opresión individual, económica, estática, religiosa y sobre todo nacional, nuestro deber es estar a su lado»

          • Jose A.
            Jose A. 3 octubre, 2015

            «Entiendo que desde su punto de vista siempre que tengamos un movimiento de emancipación nacional y de izquierdas hay dos opciones: o es falso que sea de izquierdas; o está formado por gente inocente y engañada.

            Bueno, hay una tercera opción: somos perfectamente conscientes del enemigo en casa.»

            Es que no lo son. No son conscientes. Piensan, de verdad, que el enemigo está en Madrid. A la derecha en Cataluña (no a la «derecha catalana», pues no existe tal. La derecha es la misma en todas las ubicaciones, igual que su instrumento, el nacionalismo, es el mismo también en todas partes) no la consideran el Enemigo, sino un incómodo compañero de viaje, del que piensan que podrán deshacerse al llegar al destino, y que, en realidad, será el que se deshaga de ustedes llegado el momento. Como siempre.

            Me acusa de ser paternalista con los irlandeses. Pues vamos a hablar claro: los luchadores irlandeses, que lucharon y MURIERON por una Irlanda socialista, los engañaron CÓMO a imbéciles. No como niños, porque hay niños a los que no es tan fácil engañar, sino CÓMO a imbéciles. Fueron los que lo sacrificaron todo por evitar que el capitalismo dominase su tierra, y mire lo que recibieron; los engañaron, los utilizaron, y se deshicieron de ellos. Ganaron las batallas, y perdieron la guerra.

            Y eso no es una opinión, es un hecho.

            Y para que conste, digo que los engañaron «CÓMO a imbéciles», no que fueran imbéciles. De hecho, esos socialistas estaban mucho mejor preparados, y tenían muchísimas más posibilidades de éxito, del que tienen actualmente en Cataluña o en el Pais Vasco. No seamos paternalistas.

            «O en España», estará pensando, tal vez. Y sí, pero con un matiz: el nacionalismo español está medio muerto. Si a un habitante de Cáceres, Segovia o Churriana le dices de sacrificarse por la Madre Patria, lo más probable es que se te ria en la cara. Cuarenta años de empacho franquista tuvieron un solo efecto positivo: inyectar un sano cinismo en el ciudadano español hacia el nacionalismo. (Hablo del ciudadano común, no de los cuatro fachas descerebrados que siempre hubo y siempre habrá)

            Últimamente, es cierto, dicho cinismo está cediendo (lamentablemente) por dos razones:

            1) Los éxitos deportivos. Como todo el mundo sabe, cuando Iniesta marcó el gol en Sudafrica, se dejó de hablar del paro, de la sanidad, de la educación, de la corrupción política y empresarial, etc, durante un tiempo sorprendentemente largo. «¡Hemos ganado!», gritaban. ¿Hemos? ¿»HEMOS»? Pero, ¿qué has ganado tú, alma de cántaro?

            Y así con el baloncesto, los RM vs FCB, Mireia Belmonte, Fernando Alonso, Lorenzo y Pedrosa, etc, etc,

            2) El nacionalismo en Cataluña y el Pais Vasco. Porque, igual que los independentistas de «izquierdas» piensan que su nacionalismo es tope guay porque les dice que son mejores, más altos y más guapos que los españoles (y no me lo niegue, que si el independentismo fuese un movimiento descentralizador, podría y debería operar a nivel de toda España de forma homogénea), y que son estos últimos, los españoles, el verdadero problema, los aludidos se sienten – ¡lógicamente!- insultados y rechazados, y vuelven a empuñar con renovado fervor su hasta hace poco olvidada rojigualda.

            El nacionalismo en Cataluña, el nacionalismo en el Pais Vasco y el nacionalismo en España son EL MISMO NACIONALISMO. Exactamente el mismo. Por eso se retroalimenta. ¿Y qué es lo que resulta aplastado y silenciado en este falso dilema entre el supuesto nacionalismo «catalán» y «vasco», y el supuesto nacionalismo «español»? Pues la izquierda.

            Lo de que el CDC, como usted dice, ha cambiado el paso y se unido al independentismo para no perder el poder es obvio. De hecho, no solo se ha unido al independentismo: lo ha fagotizado por completo.

            Recuerde: hace unos meses, CDC era un partido al que los votantes catalanes le iban a meter una patada merecidísima en el culo, al tiempo que estaban decididos a otorgarle una mayoría – ciertamente corta- a ERC. Unos pocos meses más tarde te encuentras a CDC dominando a ERC en una agrupación que tiene una mayoría amplia en las Cortes. ¿Cómo ha podido ocurrir? ¿Cómo ha permitido el pueblo catalán que le hundan semejante puñalada en el hígado? Pues porque el puñal venía envuelto en una Estelada.

            En el País Vasco es exactamente la misma historia. En todas partes es lo mismo: el nacionalismo asesinando a la izquierda. Y se repetirá una y otra vez, en todas partes, hasta que aprendamos que ese «Hecho Diferencial» del que se alimenta la derecha (y el nacionalismo con ella) no existe. Todos los pueblos son la misma historia contada en distintas lenguas. Semejanzas fundamentales, y diferencias absolutamente irrelevantes.

            En el mundo hay un 1% que se ha quedado con el pastel, y un 99% que nos disputamos las migajas. He ahí el único «Hecho Diferencial». Y hasta que aprendamos eso la izquierda no tendrá ninguna oportunidad.

          • rimbaud
            rimbaud 3 octubre, 2015

            Este va a ser mi último texto, porque no voy a tener tiempo para más.
            Se podría decir que es mi alegato final y me ceñiré a dos ideas.

            1) Conscientes del enemigo en casa
            ¿Conoce personalmente a muchos independentistas de izquierdas para afirmar que NO somos conscientes del enemigo en casa? Sinceramente, creo que no. Si conociera a personas que han sido perseguidas, multadas, amenazadas, represaliadas, vigiladas, engañadas, golpeadas, mutiladas, expropiadas para favorecer macroproyectos, abusadas, detenidas ilegalmente, torturadas y asesinadas por la policía vasca y la derecha vasca creo que cambiaría de opinión. Porque todo esto no es la derecha vasca del futuro postindependentista. Todo esto lleva pasando durante décadas de autonomía en perfecta connivencia entre la derecha vasca y el Estado.
            Creo que si conociera mejor a estas personas cambiaría de opinión, pero eso está en su mano.

            2) En cuanto al hecho diferencial y las relaciones de poder

            La misma historia contada en distintas lenguas es un concepto bonito pero obvia algo importante, las relaciones de poder. Existe una relación de poder entre el castellano y el euskera, y cuatro décadas de políticas igualitarias sobre situaciones que no son iguales no han contribuido sino a profundizar las desigualdades. Esto desde luego se percibe más claramente desde la posición de la cultura minorizada, pero no es aceptable que las personas que viven muy cómodas en la parte dominante de la relación de poder (la española), sobre todo las que se jactan de defender posiciones transformadoras de izquierdas, ni siquiera se hayan tomado el trabajo de cuestionar su posición dominante, contribuyendo a aumentar la dominación entre lenguas, y por consiguiente, culturas.

            Haciendo una analogía, si aquellas personas que hemos nacido con sexo masculino y hemos sido socializadas como hombres no revisamos nuestra situación de poder y no rechazamos y combatimos la posición privilegiada que ello nos otorga, desde esa falta de reflexión podríamos seguir imponiendo nuestra manera de pensar, sentir, etc…y así perpetuando esa relación de poder y desempoderando a las personas socializadas como mujeres.

            Una verdadera posición transformadora comienza por cuestionarse a uno mismo, reflexionar sobre las relaciones de poder en que nos vemos insertos e intentar deshacerse de las posiciones privilegiadas que nos otorgan, ya sean de condición sexual/género, de clase, de raza, o de LENGUA/CULTURA, etc…y más cuando esta nuestra lengua/cultura es la causa concreta de la dominación, como lo es en el caso del español; impuesto a sangre y fuego en mi tierra durante cuarenta años de dictadura y otros cuarenta de transición/transacción.

            El sano cinismo no basta cuando estamos en la posición dominante, porque solo contribuye a perpetuarla, y en ningún caso a subvertirla.

          • Jose A.
            Jose A. 3 octubre, 2015

            Bueno, construyamos pues el último alegato:

            1) Curiosamente, sí conozco personalmente a «gudaris». No a independentistas catalanes, a esos no. Pero sí a los vascos. Tampoco es que fuese a encontrar diferencias.

            Sé que están implicados, muy implicados, emocionalmente en la cuestión. Y no ven con claridad, ya que, para ver con claridad, hay que coger distancia. No puedes describir correctamente la cordillera si estás sentado en la falda de una de sus montañas; no hay visión de conjunto.

            Por ejemplo, vuelve usted a usar el término «derecha vasca». No existe tal. Es la derecha EN en el País Vasco, no la derecha vasca. La derecha es siempre la misma, y se extiende por distintas ubicaciones. Igual que tampoco existe el «nacionalismo vaso» ni el «nacionalismo español»; es el mismo nacionalismo, el mismo disfraz. Y bajo ese disfraz está el enemigo.

            2) «La misma historia contada en distintas lenguas» no es un concepto bonito, sino una definición precisa y exacta. Y uno de los elementos en los que esa historia es exactamente igual en todas partes son las relaciones de poder.

            Recuerde siempre: las relaciones de poder son económicas. La política es solo una herramienta, un disfraz. Como el nacionalismo es la herramienta y el disfraz de la derecha. Y las relaciones económicas – es decir, las relaciones de poder- son las mismas en todas partes. La misma historia con distintas lenguas.

            ¿Cambiaría algo que en todo el Estado Español se habla se el vasco? ¿Cambiaría algo que el vasco (o el catalán) fuese la única lengua de la península? No cambiaría absolutamente nada. Es irrelevante. Como sería igualmente irrelevante que el pueblo vasco se sintiese español. Eso da igual; sigue siendo nacionalismo. Las relaciones de poder no cambian. Los parados seguirían en el paro, y los banqueros en el gobierno. Las puertas giratorias continuarían funcionando igual.

            La posición dominante es económica, no política. Y se manifiesta entre individuos, no entre pueblos ni naciones. El parado que vive en Getafe no es dominador de nada ni de nadie; el empresario que vive en Euskadi o en Cataluña sí lo es. Y viceversa.

            Como en el mito de la Torre de Babel, en el que Yaveh lanzó una maldición que hizo que cada grupo de personas hablase una lengua distinta para que no pudiesen trabajar unidos, nos han separado con lo nacionalismos. ¿Como dicen en la derecha? «Todo debe cambiar para que nada cambie». Las naciones se inventan, se utilizan, se borran y se olvidan. Pero las relaciones de poder no cambian. Son siempre las mismas. Ocultas bajo la careta del nacionalismo.

          • rimbaud
            rimbaud 3 octubre, 2015

            No he podido resistirme.
            ¿Son las relaciones de poder que se generan en un grupo de amigos, en una pareja, puramente económicas? Seguro que le viene ejemplos que nada tienen que ver con lo económico.¿En una comunidad de vecinos, en un barrio? Usted sabrá que las relaciones son más complejas. Aumente la escala y la complejidad crece.

            Por supuesto, existen las relaciones de poder económicas, de clase (no solo entre individuos, como usted dice). Pero estamos atravesados por múltiples relaciones de poder.

            Según su análisis el parado que vive en Getafe no es dominador de nadie, porque es dominado desde el punto de vista económico y de clase.
            Pues yo le digo que ese parado, si fuera de izquierdas, ya que parece ser hombre, haría bien en revisar su relaciones de poder respecto a las mujeres, y en intentar deshacerse de los privilegios que su posición de dominador como hombre le otorgan.

            También, si fuera blanco, haría bien en revisar sus relaciones de poder respecto a otras razas, y en intentar deshacerse de los privilegios que su posición de dominador como hombre blanco.

            Miré, según su análisis este buen hombre no era dominador de nadie, pero según el mío podría ser al menos doblemente dominador, y si por falta de reflexión o peor aún, por lo cómodo de su posición dominante, ni se da cuenta de ello, y no intenta renunciar a sus posición, no es en mi opinión tan inocente como parecía.

            Y si, Existe la dominación entre culturas. Cada dos semanas se extingue una lengua en el mundo y pocas veces es fruto de un proceso natural, es consecuencia de la dominación de otra. Generalmente, una que cuenta con un Estado. Ahora plantearé una hipótesis muy fantasiosa: si Europa se constituyese en un único estado, y el alemán fuera el idioma oficial en España, el de los negocios, las entrevistas de trabajo, los medios de comunicación y la educación superior…es decir, una situación de diglosia, en la que en 150 años se previera la extinción del español ¿Sería para Usted irrelevante? No puedo creer que fuera insensible a ese hecho. Quizá entonces Usted tendría un poquito más de sensibilidad hacia otras lenguas minorizadas. A mi me parecería una barbaridad que se perdiera el español y toda su riqueza cultural, un idioma que disfruto muchísimo, al igual que el francés o el inglés. En mi caso la lengua íntima, la de mi vida afectiva, es el euskera, y esa es la que más me duele. Precisamente la que peor futuro tiene.

          • Jose. A.
            Jose. A. 3 octubre, 2015

            Las relaciones de amistad o de pareja no son coactivas, ergo no hay relaciones de poder, salvo que uno depende económica del otro. Entonces SÍ hay relaciones de poder.

            Las relaciones de poder se dan entre los sujetos que controlas los recursos, y los que no.

            El parado de Getafe, que no tiene nada, no está cómodo ni es dominador de nada. Y su mujer le abandono porque ya no podía traer un sueldo a casa.

            El negro norteamericano rico tiene una relación de poder respecto del negro o el banco pobre del tercer mundo. La raza es irrelevante.

            La unidad de lengua sería tremendamente útil para que unos y otros expusiesen argumentos, y todos pudiésemos comunicarnos en todo el mundo. Muchas mentiras y manipulaciones saldrían a la luz. Muchos conflictos e incomprensiones se evaporarían. Y, por cierto, la ley alemana es magnifica y precisa; tienen palabras para todo.

            El inglés, por su parte, tiene la ventaja de la sencillez. Es una lengua casi monosilábica. Por eso es la mejor lengua para escribir canciones.

            El castellano va a desaparecer. Como todas las lenguas. Sustituida y olvidada. Es inevitable, y es irrelevante. Absurdo sería por mi parte sentir apego a un idioma, siendo, como soy, poliglota. Soy la misma persona en valenciano, en castellano, en inglés y en japones. Un idioma no me define; es tan solo una herramienta, y, como tal, es neutra. Lo único que importa de un idioma es que cumpla su función: comunicación.

            Si nos detenemos en un ámbito más técnico, el castellano es una lengua pésima: es complicadísima de aprender, sus reglas ortográficas son caprichosas, caóticas. Letras cuyos sonidos se superponen. Significados imprecisos. Fonéticamente, es difícil y desagradable. Palabras demasiado largas. Carente de melodía. Incluso cuenta con una letra que lo tiene todo: la «h». Ni tiene sonido siquiera, pero aparece por todas partes, carece de reglas, es totalmente anti intuitiva. No tiene una función práctica, ni tampoco estética.

            El castellano no tiene el sentido común del japones, no es preciso como el alemán, ni melódico como el francés, ni sencillo como el inglés. El castellano no tiene más virtud que el uso en masa: es la segunda más hablada, y la más dispersa, así que te la encuentras por todo el mundo, eterno estorbo que lo complica todo. Te tropiezas con ella por todas partes, y es lo único que la hace útil,pero también la hace todavía más odiosa de lo que ya es per se.

            En cualquier caso («en cualquier caso» es una construcción castellana imprecisa, larga y desagradable al oído; en inglés sería una sola palabra, en alemán sería precisa, y en francés sonaría bien. Y así con todo), y volviendo al tema, ese apego a la formas culturales de un determinado pueblo que supuestamente perduran en el tiempo y le otorgan una personalidad distinguible del resto (ojo, toda la parrafada anterior, en alemán, se resume en la palabra «Volksgeist». Una sola palabra en alemán. Veinte en castellano. Y es el mismo concepto) es uno de los instrumentos que mejor utiliza la derecha, convirtiendo unos usos meramente folclóricos en una razón para matar… y en una razón para soportar la explotación de los ricos sobre los pobres.

            No quiero volver sobre lo mismo, porque resultaría reiterativo, y resulta largo y pesado escribirlo en castellano, pero el hecho es que el nacionalismo es siempre el mismo, y está diseñado para asesinar a la izquierda.

          • rimbaud
            rimbaud 3 octubre, 2015

            Ahora si que me gustaría despedirme.
            Para que no sienta que ha sido todo en vano le diré que no es necesario que detalle todo el argumento de nuevo: la derecha utiliza el nacionalismo para perpetuar su poder y destruir a la izquierda, se lo concedo. Estoy de acuerdo. Pero existe una izquierda auténtica que lucha por la emancipación nacional y social en el Pais Vasco y en Catalunya, que intentará no ser destruida.
            Si logramos la independencia y Usted lo ve, espero que nos desee a los de izquierdas la victoria en mi tierra, aunque eso le estropee un poco los argumentos. Sería feo desear lo contrario.

            En lo que no puedo ceder: el parado de Getafe no esta cómodo en tanto que sufre dominación de clase. Pero convive en sociedad con mujeres en una relación de poder asimétrica, en la que él, en tanto que hombre, es el dominador: no con SU mujer (tanto da que tenga pareja, sea homosexual, bisexual, o asexual), sino con TODAS. También convive con magrebíes y latinoamericanos de otras razas. Puede que él piense que el genero es irrelevante y que la raza es irrelevante pero si pregunta a las mujeres o a las personas de otras razas no le van a decir lo mismo. A él le parece irrelevante toda relación de poder en la que él no sea el dominado, ¡ni se ha dado cuenta de que existen! Y todo por lo cómodo, comodísimo que está en su posición en esas relaciones.

            A otro nivel, si Usted no percibe las relaciones de poder entre grupos parejas, grupos de amigos, o incluso personas que no se conocen de nada y por determinada causa se agrupan en un momento dado -las entrevistas de trabajo de grupo emulan estas situaciones- quizá ha pasado mucho tiempo analizando movimientos políticos pero poco tiempo analizando seres humanos. Es algo obvio y se da incluso entre animales (animales como nosotros). Hay un montón de autores que han tratado este tema.

            Por último, que maravilla dominar el alemán, el francés y el japonés, y que pena entenderlos como simples herramientas de comunicación. Desde mi punto de vista una lengua contiene una visión del mundo, y eso es algo hermoso. Pero no tiene Usted una visión muy poética de la vida, en eso también vamos a diferir, y ahí si que no se trata de convencer a nadie de nada.

            Ha sido muy entretenido, me ha ayudado a sobrellevar estos días que he pasado en cama.
            Salud!

    • Eperolm
      Eperolm 2 octubre, 2015

      No se debe confundir el nacionalismo con el catalanismo o lo que es lo mismo un galleguista con un nacionalista gallego.El galleguista es o no es un independentista pero lo que si es un hombre o mujer que ama su tierra,pais,region o lo que se quiera denominar.Tiene o no un profundo conocimiento de su tierra y familia y conoce la realidad cientifica de esa tierra que el quiere y defiende desde lo mas profundo del ser.Puede ser apolitico,y tal vez lo sea,porque ser politico tiene connotaciones que van mas alla del deseo de ser simplemente ciudadano de a pie,de base.Habra quien diga que todo es politica y eso le pasa a quien tira la toalla,o le han secuestrado su capacidad de ser util a quien pueda ayudar sea del color que sea o de donde sea siempre que se respete el PRINCIPIO DE CONVIVENCIALIDAD.Hacer demagogia o prometer a otro cosas a los que tiene derecho humano legitimo es desnaturalizar la razon y mantener los mismos privilegios que a lo mejor son justamente los que impiden que haya mas solidariedad.El rico dira que tiene derecho a ser rico pero eso es un sin sentido practico en una sociedad que desea ser mas justa.Hay que repartir la riqueza,es lo que plantea Antonio Baños pero la realidad de este sistema es otra pues lo que se reparte es la pobreza que es lo que propone el sistema actual por eso la decadencia en todos los apartados de la vida es lo que estan provocando y proponiendo los partidos actuales.Este sistema de vida esta absoleto desde la optica del bienestar porque solo sirve a un modelo que es el capitalismo puro y duro.Estoy con Antonio Baños cuando habla de cambio social radical sin mas tapujos y juegos de politicos que solo aspiran a hacer prevalecer sus propios intereses de casta politica.Nadie tiene la suprema razon.Vive y deja vivir y no quieras para los demas lo que no quieras para ti.

  2. José María
    José María 1 octubre, 2015

    Lo más sorprendente de la entrevista y que, en mi opinión, dejó un poco descolocados a los presentadores, fue que este señor contara como independentistas los votos de Podemos. La verdad es que los medios de comunicación, han dado por sentado todos estos días, que los dirigentes de CUP asumían públicamente y sin ambages que los votos no independentistas sumaban más del 50%, es decir, mayoría absoluta. Y mira tu por donde, parece ser que no es así, ni mucho menos. Dejo claro, que el entendía que «los que están conformes» (los no independentistas) solamente suman un 39%. Lo cual da ha entender que, una vez superado el escollo de Mas no hay que descartar ninguna posibilidad. Fue sorprendente, si.

  3. Pedro
    Pedro 1 octubre, 2015

    Con estos comentarios, no me extraña nada como nos va, ha estas alturas no os enterais de que va la pelicula, por cierto, os suena la palabra «democracia»

    • José María
      José María 1 octubre, 2015

      Seguro que tú puedes ilustrarnos con una buena explicación acerca de la «democracia», a nosotros pobres ignorantes.Por cierto, no descuides esa ortografía ¡mecachis!

  4. antonio
    antonio 4 octubre, 2015

    La guerra civil la perdió el pueblo. Pq dentro de la izquierda hay diversas tendencias. Poca coalición. Y poco dinero. La independencia se debe hacer con la derecha pq ellos tienen dinero. Y Tienen buenos abogados. El viento es favorable con ellos. La izquierda solita lo unico que puede conseguir es nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *