Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Movimientos sociales, partidos y sindicatos organizan una protesta europea contra el TTIP el 17-O

STOP TTIP / LA PLATAFORMA HA CONSEGUIDO 3 MILLONES DE FIRMAS

Beatriz Ríos * | Cuartopoder |7/10/2015

TTIP_protesta_Bruselas

Alrededor de una decena de personas se concentra frente a la Comisión para entregar los 3 millones de firmas reunidos contra el TTIP. Alexander Garrido Delgado (Stop TTIP)

Alrededor de 500 organizaciones sociales, sindicatos y partidos políticos de toda Europa trabajan desde hace meses en la plataforma ‘Stop TTIP’, que coordina la oposición al tratado de libre comercio con Estados Unidos. En la semana de lucha contra la deuda y coincidiendo con el Día Mundial Contra la Pobreza,  el 17  de octubre, convocan decenas de manifestaciones en distintos puntos del continente contra la negociación del TTIP. cuartopoder.es ha hablado con los organizadores.

La campaña contra el Acuerdo de Asociación Trasatlántica para el Comercio y la Inversión, más conocido como TTIP por sus siglas en inglés (Transatlantic Trade and Investment Partnership), se gestó durante algo más de un año en Alemania. Sin embargo, conscientes del alcance europeo del tratado y de la preocupación por su firma en todo el continente, en la primavera de 2014 la plataforma ‘Alianza alemana contra el TTIP’ lanzó la Iniciativa Ciudadana Europea ‘Stop TTIP’. Menos de un año después, la campaña ha logrado recaudar más de tres millones de firmas y alrededor de 500 organizaciones de toda la Unión Europea prestan su apoyo a la causa. “Creo que no hemos visto algo como esto en mucho tiempo”, afirma Maritta Strasser, activista de Stop TTIP, “gente de distintos orígenes e influencias trabajando juntos”, explica orgullosa.

Hace unos meses, la Comisión Europea rechazó la validez de la iniciativa puesto que se presentaba contra una negociación en curso y no contra una legislación establecida. ‘Stop TTIP’ ha rechazado esta justificación y ha presentado en un recurso en contra. Cuestiones legales a un lado, destacan la importancia política y simbólica de la iniciativa. “Nuestra acción ha tenido un impacto y ese impacto está creciendo,” defiende Strasser. Sin embargo, se lamenta, las políticas de la UE no han cambiado. Pero ‘Stop TTIP’ no se rinde: “Seguiremos trabajando. Les preguntaremos a los políticos si están del lado de la ciudadanía o de los negocios”, sentencia.

Movimiento global, acción local

Luis Rico, miembro de Ecologistas en Acción, es el responsable de la coordinación de la acción contra el TTIP en España. Rico defiende la importancia de combinar “las luchas locales con las luchas globales”, por eso la movilización se ha estructurado en distintos niveles. “Tenemos nodos en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y también en algunos puntos de Asturias, Galicia… Hay una coordinación a nivel europeo, estatal y de nodos locales que también hacen campaña”, explica. Esa coordinación se basa en el intercambio de información para alcanzar un acuerdo de mínimos que siente las bases de la movilización.

La acción más visible es la recogida de firmas, pero no es la única que lleva a cabo este colectivo. “Las movilizaciones internacionales han sido bastante efectivas. En la última en España, participaron más de 50 ciudades,” la organización espera que el próximo 17 de octubre las manifestaciones alcancen un nivel similar. Sin embargo, las mayores acciones se han llevado a cabo en Alemania, Francia y Reino Unido. Rico culpa a los políticos y a los grandes medios por la “barrera de silencio” que se ha impuesto. “Aquí nuestros políticos no han querido hablar del TTIP”, denuncia. Además, según el coordinador nacional de Stop TTIP, los países del sur concentraban sus fuerzas “en otras luchas”, concretamente contra las medidas de austeridad, “y han tardado más en responder”.  Esa respuesta, afirma Luis Rico, empieza a tomar fuerza ahora. En este sentido, Rico destaca la proclamación de Barcelona como ‘zona de exclusión del TTIP’, una iniciativa bastante extendida en Europa y que, aunque simbólica, “sirve para presionar a la Comisión”.

La lucha contra el TTIP, una cuestión de democracia

Un activista disfrazado de Juncker porta una pancarta "No hay opción democrática alguna contra los tratados de la UE." / Alexander Garrido Delgado (Stop TTIP)

Un activista disfrazado de Juncker porta una pancarta “No hay opción democrática alguna contra los tratados de la UE.” / Alexander Garrido Delgado (Stop TTIP)

Para Maritta Strasser, la clave en el éxito de la movilización reside en que la lucha contra el TTIP es una lucha por la democracia, ya que “el tratado reduce nuestra capacidad de decidir”. De ser aprobado “perderíamos derechos sociales y medioambientales en favor de las grandes empresas”, denuncia por su parte Luis Rico.

El activista explica que son precisamente las grandes corporaciones quienes han apoyado el proyecto desde el principio y que llevan preparando “desde el años 1995, que fue cuando se creó el Diálogo Social transatlántico, una serie de empresas haciendo lobby precisamente por este tratado”. Según Rico, al reunirse en su mayoría con grandes compañías, tal y como la plataforma denuncia, la Comisión no hace sino confirmar esta hipótesis. Ante tal circunstancia, el representante de ‘Stop TTIP’ lo tiene claro, para que la ciudadanía logre influir en el contenido de las negociaciones “la movilización es fundamental”.

Tanto es así que según los organizadores de esta iniciativa, es gracias a las diferentes acciones que han coordinado y al apoyo de la ciudadanía que la Comisión avanza mucho más lentamente en las negociaciones. La Comisión “no puede obviar que la gente está saliendo a la calle, que se está organizando para recaudar firmas, que está criticando todo lo que está pasando”, sentencia Rico.

El TTIP, protagonista de las Marchas Europeas

Las Marchas Europeas llegarán a Bruselas el próximo día 15 de octubre. También la lucha contra el TTIP estará presente en las marchas. “Son estas políticas neoliberales las que tienen en común toda esa generación de pobreza y miseria”, denuncia Luis Rico. De alguna manera, la lucha contra el TTIP es solo un reflejo de una lucha mucho más amplia “contra la política comercial de la Unión Europea”. Esto se explica principalmente por el riesgo de privatizaciones masivas que, denuncia la plataforma, supondría la firma del tratado. Es por eso que, considera Rico, las Mareas en defensa de la educación o la sanidad públicas se encuentran representadas en la iniciativa ‘Stop TTIP’.  “La campaña contra el TTIP trata de ser un paraguas de lucha común para muchas de esas luchas que al final están muy relacionadas,” concluye.

Con el objetivo de aunar fuerzas y denunciar no solo el TTIP sino el sistema en el que este tratado tiene cabida y que según la plataforma pone en peligro los derechos sociales, laborales y medioambientales de los ciudadanos europeos, se han organizado las concentraciones del próximo día 17.  “Al final cuando la gente está en la calle y da batalla, hace mucho más difícil que se pueda legislar en favor de las grandes empresas”, sentencia.

(*) Beatriz Ríos es periodista.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *