Pulsa "Enter" para saltar al contenido

A ‘esto’ es a lo que el Ayuntamiento de Madrid ha retirado la subvención y C. Cifuentes se la ha concedido

Debe ser que me hago mayor, porque esto mismo, de refilón, mientras jugaba con cualquier cosa en la salita, lo veía cada vez que desde Prado del Rey nos quitaban la hora de dibujos vespertina –la única hora de dibujos en la única cadena que existía– para emitir el espectáculo sangriento. Y no recuerdo que entonces me afectara tanto, aunque sí recuerdo preguntar por el motivo para hacerles tanto daño a esos animales. Y aunque no recuerdo la respuesta, hoy tampoco importa.

Lo que sí es seguro es que ahora me ha resultado muy triste. Me ha parecido lamentable ver a unos críos destrozar a otro cachorro, tan inocente como ellos pero sin esa crueldad inducida con argumentos tan peregrinos como la tradición, el arte o la cultura de un pueblo. Lo que yo he visto, y debe ser porque no tengo esa amplitud de miras artística que tienen algunos, es a un animal de cuatro patas –solo he podido ver el primero y a saltos– entrar lleno de vida y extrañeza a un ruedo del que saldría muerto, después de ser brutalmente agredido por unos animales de dos patas, pocos –pero supongo muy largos para el novillo– minutos después. Y no he visto nada más: ni asomo de cultura, de arte o de lógica del S. XXI.

Esto es lo que enseñan a esos chavales con dinero público, porque aunque el Ayuntamiento de Madrid ha retirado la subvención a semejante actividad anacrónica, la CC.AA. presidida por la infame (por este y otros motivos) Cristina Cifuentes, ha suplido ese déficit con una nueva inyección económica ad hoc.

No soy partidario de llamar al morbo, ya hay demasiado en esta sociedad y me parece que casi siempre es contraproducente, pero en este caso, eso que a algunos adultos nos parece verdaderamente duro, no solo es un espectáculo ofrecido por niños y para niños –y disfrute de sus mayores–, sino que se pretende ‘educación’, y se sufraga con nuestros impuestos. Así que no está de más echar un vistazo a lo que se está patrocinando para entender qué estamos haciendo con nuestro voto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.