Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Abracadabra. Desafío independentista

¿Le preocupan los derechos laborales, sociales y civiles; la corrupción institucional, o quizá la sumisión a la doctrina neoliberal y la desaparición de la soberanía política y económica del país? No se preocupe más. Madame et messieurs: miren fijamente mi mano. Un, dos, tres: ¡Desafío independentista! ¿De qué estábamos hablando?

Está por ver si el viejo ardid sigue funcionando. Abusar del uso del recurso extraordinario hasta convertirlo en común hace que pierda efectividad. Porque aunque siempre ha habido un botón del pánico del que echar mano cuando la situación lo requería; esto es, cuando a los comunes nos daba por empezar a quejarnos de una situación agobiante incluso para la patria de las ‘caenas’ benefactoras, lo que sería de chiste negro es que volviéramos a picar en masa. Y no es descartable.

Lo de apelar a los sentimientos patrioteros siempre ha funcionado bien, aquí y en Sebastopol (aquí de hecho mejor que en Sebastopol). Y hoy parece que no hay más que noticias de los Pujol, a los que desde los recién nacidos OKDiario de E.Inda y El Español de Pedro J. Ramirez no les para de crecer el montante de lo ‘extraviado’. En este momento con lo de Belice y Panamá van ya por los 3.300 millones. Y cuando no es con los del clan del maestro comisionista, nos desayunamos, comemos y cenamos, con las conexiones de A. Mas con la trama del ‘tanto por ciento’ y sus ‘desafíos secesionistas’.

Envueltos entre tanta maldad catalanista –porque aquí se mezcla a chorizos con cualquiera que ponga en cuestión el Reino– y como corresponde a todo relato épico, frente a los villanos nos hemos encontrado con los inmaculados adalides del gran ‘Pacto de Estado’: con los tres heroicos paladines: Pedro, Albert y Mariano, dispuestos a gritar su propio ¡Santiago y cierra, España! contra los infieles separatistas.

Ojalá se pudiera dar un salto en el tiempo para poder garantizar aquello que ya sé, y así documentar que, por más que la CUP sí vaya en serio en este asunto, dentro de dos o cuatro años no habrá pasado nada al respecto de la independencia –espectáculos y posterior pantomima estatutaria mediante–. Que Pujol padre no habrá pisado la cárcel, porque es la mano que agita el árbol, y que si por un casual es cierto que ha robado más de 3.000 millones de euros, es porque podía, y porque sabía que otros robaban más y puede demostrarlo –y dirán: no vamos a hacernos daño ¿verdad?–, y que si algún Pujol la visita, lo hará como lo hicieron J. L. Núñez & Son, de manera extraordinaria e ilegalmente fugaz, y sin devolver más que migajas.

Mientras tanto aquí seguiremos atendiendo a toda la propaganda que pueda generar cohesión patriótica, de uno y otro lado. Y hasta en Iniciativa Debate picaremos y nos haremos eco de “noticiones” como ese de que ‘en Cataluña no hay dinero para pagar a las farmacias’ (obviando que el titular es sensacionalista y que esos mismos plazos de pago que se denuncian como intolerables en el artículo, y que seguramente lo son, también son en muchos casos inferiores a los de otras CCAA de las que por cierto no decimos nada). No es por tanto algo de lo que seamos ajenos, ni se trata de dar lecciones a nadie.

La situación que debería importarnos es la que nos sacó a la calle en cuerpo o corazón un 15 de mayo de 2011, porque hoy es todavía peor en todos los sentidos. Si nos dejamos arrastrar por esos cantos de sirena de falsos patriotas que solo juegan con la gente, y acabamos –según intentan condicionar las encuestas–, dando un 70% de voto al PECP (Partido Español Ciudadano Popular de Rajoy, Rivera y Sánchez), haremos bueno aquello de que tenemos lo que nos merecemos.

Si olvidamos esto porque nos distraen con un sonajero, solo nos faltará que se nos caiga la baba para parecer lo que somos:

CSuitZ3WoAARwod
Nivel de corrupción con datos oficiales de la UE

Puede que muchos hayamos perdido la ilusión, puede que ya ni nos apetezca criticar porque ya tenemos claro de qué va el juego. Pero en este momento en el que la abstención masiva que se apuntaba en 2013 ha sido neutralizada y no servirá ni como barómetro de hartazgo, seríamos unos suicidas si permitiéramos que el PECP de los tres mercenarios gobierne con mayoría absolutísima habiendo alternativas desde la derecha a la izquierda. Desde Vox a la CUP, pasando por Podemos, Anova, Amaiur, Izquierda Unida, Compromís, o cualquiera que no parezca una herramienta de la oligarquía del régimen.

Pero hay que intentar librarse del embrujo, y a falta de 50 días para las elecciones empezar a leer programas electorales y olvidarse de lo demás, porque de no ser que tengáis las espaldas tan cubiertas como los grandes defensores de las patrias, hoy os va –nos va– mucho en ello. La calle no es de momento una alternativa, y la próxima legislatura se advierte especialmente problemática no solo por lo que ocurra en este Estado sino porque hay demasiadas voces autorizadas que vienen avisando insistentemente de que nos dirigimos a un nuevo abismo financiero global, y no será lo mismo afrontarlo con unos que con otros en el Gobierno.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *