Pulsa "Enter" para saltar al contenido

“Todos los niños tienen un talento; solo hay que saber abrir la puerta para que lo saquen”

César Bona, uno de los 50 mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize, el llamado Premio Nobel de los profesores, asegura que sus alumnos le enseñan más a él y que todos los niños son extraordinarios si además de conocimiento se les educa en valores como la empatía, sensibilidad y resiliencia.

Eduardo Azumendi|El Diario|06/11/2015

El profesor César Bona. Foto: Juan Manzanara

El profesor César Bona. Foto: Juan Manzanara

“La educación debe estar por encima de todos los gobiernos y de las ideologías”. Esa es una de las máximas de César Bona, uno de los 50 mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize, el llamado Premio Nobel de los profesores. Bona cree que cada niño es un universo y que todos son extraordinarios, con un talento especial. Tan solo es cuestión de descubrirlo y sacarlo. Esa es la principal misión de un maestro, según Bona, quien ha desgranado en una conferencia en Vitoria las claves de su libro La nueva educación. Los retos y desafíos de un maestro de hoy.

Para Bona, ser maestro no implica encajonar a los alumnos dentro de un plan de estudios y obligar a seguir los contenidos que puede establecer el currículo educativo de una manera inflexible. “Los educadores deben adaptarse a los niños y no al revés. Hay que motivarles y estimular su creatividad para que hagan que este mundo sea mejor. Los niños no son solo los adultos del mañana: son habitantes del presente. Subestimamos constantemente a los niños y su creatividad, pero todos tienen un talento; solo hay que saber abrir la puerta para que lo saquen. Y ahí es donde intervenimos los maestros, viendo lo que los demás son incapaces de ver”.

La característica que debe definir a un maestro (entendido como el educador que enseña a niños desde Primaria hasta la universidad) es, sobre todo, actitud. “El maestro tiene que ser cada día un ejemplo para sus alumnos, debe ofrecer su mejor versión para así obtener lo mejor de los niños. Los profesores tienen que ser los primeros en dar el máximo y no poner como excusa de sus posibles limitaciones al sistema. Los docentes somos los primeros en ponernos límites”.

Valentía, mente abierta, humildad, curiosidad y amar el medio ambiente son otros de los rasgos que deben adornar a los docentes. “El maestro es alguien que debe inspirar para la vida. Yo no hago nada extraordinario en el aula, solo me divierto y aplico el sentido común. Debemos educar en proyectos y experimentar, sin miedo a lo que digan los inspectores”

Para Bona, el gran reto de la educación es hacer a los niños “mejores individual y colectivamente”, pero no más competitivos. “Cuando llegas a un colegio conflictivo como maestro tienes dos opciones: o deprimirte o tomar los problemas como retos. Eso es lo que me paso en mi primera experiencia, en un colegio ubicado en un barrio conflictivo de Zaragoza. Todo cambió cuando les propuse a los alumnos que me enseñaran lo que les gustaba lo que sabían hacer. Se convirtieron en maestros del maestro”.

La carga de los deberes

Bona cree que si un maestro cree que algo es bueno para sus alumnos debe hacerlo, “aunque alguien diga lo contrario. Los obstáculos y la incomprensión que se va a encontrar para poner en marcha nuevos proyectos pueden ser muy grandes, pero es fundamental perseverar”.

El tema de cuánto tiempo deben dedicar los niños a los deberes es uno de los debates recurrentes en educación. “Si se carga a los niños con deberes, ¿con qué motivación van al día siguiente a la escuela?”, se pregunta Bona, quien subraya la idea de que “los niños no tienen opción de dejar los estudios. Por eso tenemos que lograr que les guste ir a la escuela. Si después de un día largo en el colegio, salen y se encuentran con más deberes los estímulos decaen. Debe haber tiempo para todo”. Por ejemplo, para la lectura, pero no impuesta. “La lectura es un placer, pero se ha convertido en una obligación para los niños. Cuando a mí me obligaban a leer un libro y después hablar de él perdía su atractivo”.

Sobre la idea de si hay que pagar a los profesores en función del éxito o el fracaso escolar de los centros, Bona es contundente. “Yo cobraría lo mismo porque lo importante es el factor humano por encima de los números. Da igual la educación que recibas, las buenas notas que saques si no sabes respetar al que tienes a tu lado”.

Sobre los castigos, también tiene claro lo que hay que hacer. “En mis primeros años he castigado a muchos niños como maestro y no ha funcionado; solo ha servido para proyectar mi frustración. Hay que hablar con ellos, empatizar y convencerles de que pueden ser un ejemplo para los demás”.

7 Comments

  1. Edilberto
    Edilberto 8 noviembre, 2015

    Excelente punto de vista. Para tomarlo en cuenta.

  2. Teresa
    Teresa 10 noviembre, 2015

    Estoy totalmente de acuerdo con la teoría de este profesor el niño tiene que encantar le ir al colegio y hacer posible que vaya contento alegre y feliz

  3. Juanita Miguel
    Juanita Miguel 12 noviembre, 2015

    Excelentes principios de pedagogia enseñar con amor para que el alumno aprenda con amor

  4. Inma
    Inma 13 noviembre, 2015

    Llevas todas la razón.
    Cuando hay una tutoría y te dicen q hacen mal?y bien ves q hagan algo.
    Siempre he pensado q hay profesires
    Qué no comprenden a los alumnos.
    No saben llegar a su interior..
    Si Chillán ,ellos Chillán por encima.
    se equivocan…
    Escribiría mil cosas.
    Gracias

  5. Telma
    Telma 16 noviembre, 2015

    Felicitaciones, me quito el sombrero…! al fin alguien que dice la verdad..!
    No hay ninos malos, no hay familias malas, tampoco epocas malas, todos nosotros en su momento fuimos ninos, adolescentes, jovenes inquietos, adultos!
    Lo que encontramos en nuestro camino, fueron una innumerable lista de maestros, a los que unos recordamos con mucho gusto y a otros nos aterra el recordarlos, hasta los sonamos!, como nos impactaria, eso hay que ponerse a pensar….
    El maestro que no siente empatia por sus alumnos, no es maestro!
    El maestro que llega a su casa y trata de mirar que soluciones le puede dar a dicho asunto, situacion, que se ha presentado, y siempre le saca tiempo a resolverlos, ese es maestro!
    El maestro que no busca mas informacion, que no estudia dia a dia como lo hacen las demas profesiones, porque creen que ya estudiaron y no tienen que hacer mas, ese no es maestro.
    El ser maestro como lo dicen, es ser creador, es un arte, no todos lo pueden, tampoco es para todos!
    No son los grandes edificios, los grandes salones de clase, las riquezas que se encuentran de materiales en estos salones lo que haran que un nino aprenda o no.
    Lo que hara que un nino aprenda, sea mas capaz, atento, le guste estudiar, sera la actitud que tome el maestro hacia el nino, la cercania, simpatia, calor humano, empatia, que el maestro le de a conocer y respetar al nino, en base a valores, moral, principios, pero sobre todo en paciencia, amor, respeto al nino, a la educacion, pensando que poco a poco se puede lograr alcanzar grandes metas, cada nino es un mundo, pero se le debe de ver lo emocional, social, cultural, lenguaje, no solo el conocimiento en si, el nino es un todo, fisico, cognitivo, lenguaje, emocional, social, para poderse desarrollar y ser un individuo sano, capaz.
    Desarrollarle la creatividad, como?, dejarlo que se exprese, como?, en base a las Bellas Artes, Artes Plasticas, solo asi no tendremos ninos que se aburran, abandonen los estudios, sino que al contrario, que los amen!.
    Todo nino, no importa si tienen casa o son de la calle pueden llegar a ser grandes y exitosos adultos!, pero si nosotros confiamos en ellos, les damos esa confianza, trabajamos la autoestima, para que ellos crezcan.
    No hay discapacidades, las discapacidades las ponemos nosotros los adultos!
    Al trabajar con tantas poblaciones, estratos diferentes, culturas, razas, puedo decir esto; que una medida, un valor numerico que le da una prueba estandarizada no significa que el nino no puede o hasta cierto punto podra llegar; no, no es eso, se los digo por experiencia! El nino es mas capaz de lo que ustedes mismos creen, solo es darle las herramientas posibles, con paciencia, amor, entrega, todos estos ninos llegaran a sorprenderlos grandemente!
    Hasta tengan la seguridad que los sorprenderan, se quedaran anonadados!, ellos mismos les ensenaran, es increible, divino, reconfortante!
    Ese es el mejor regalo para un maestro que verdaderamente ame su profesion y viva por su profesion; no por el cheque que le llegara a su cuenta, sin dar nada a cambio!
    Miren cuantos ninos, jovenes, adultos, con Trisonomia 21 hay en todo el mundo, Paralisis Cererbal, Problemas Fisicos, Problemas Mentales, Intelectuales, De Conducta, De Aprendizaje, Autismo, Asperger, Epilepticos, Diabeticos, Cancer, Corazon, Asma, y podemos seguir la lista interminable, pero si los gobiernos, los paises, sociedades, Grandes Corporaciones pusieran su grano de arena, ayudaran, y no obstaculizaran la educacion, otro caso seria hoy en dia, estamos en el Siglo XXI y da pena como algunos paises, se han quedado en la epoca feudal, atrasados completamente, queriendo imponer programas que si bien vivieran los Teoricos del Aprendizaje se volverian a morir del horror de programas, contenidos educativos!
    Cuando la mente de un nino no esta absdtracta quieren ensenar todo a nivel abstracto, que pena da, y verguenza de ver esos programas, curriculos, que lo que hacen es atrasar, desmotivar a los ninos, y lo peor dejarles muchos oceanos mentales, no lagunas! Recuerdense, que el nino tiene sus ventanas de aprendizaje, hay que respetarselas, en cada edad el nino aprendera ciertas cosas que estan realmente a su nivel de comprension, educacion.
    No crean, que al llevar al nino a tan temprana edad a la escuela, tendran mejores ciudadanos, genios…!, si no les dejaron jugar, ser libres…!, cantar, bailar, hablar, correr, saltar….!
    Devolverles la ninez a estos ninos, porque seran el futuro de toda una sociedad.
    No nos quejemos despues de que los indices de la Depresion se estan disparando a nivel mundial, el suicidio, gentes en carceles, bullying, maltrato, acoso, problemas de codependencia, anorexia, bulimia, gente que se dana, ADD, ADHD, etc.
    No pongamos a la educacion como la nueva forma de esclavitud del siglo XXI.
    Existen grandes estudios, grandes historias; porque no las seguimos en lugar de seguir programas retrogrados…? que los que los hacen son politicos y no educadores, porque no estan respetando en lo mas minimo el pensamiento del nino, menos su desarrollo natural!
    Mis respetos a todo buen maestro de corazon, de vocacion, y por favor a los que no lo son, favor de cambiar de profesion y no danar la ingenuidad, espiritu del nino.!
    Saludos, maestra de vocacion, que lucha por los derechos del nino, y del Nino Especial!

  6. Ana Escanio
    Ana Escanio 24 noviembre, 2015

    Me encantó el artículo. Estoy de acuerdo en muchas cosas, pero debo reconocer que me agradó leer a alguien más diciendo que la exageración de deberes o tareas no son lo mejor. Creo que nos preocupamos demasiado por cubrir un programa y de repente nos olvidamos que nuestros alumnos deben también tener tiempo para vivir y disfrutar cada una de sus etapas, esto también forma buenos seres humanos.

  7. Manuel Sierra Alquézar
    Manuel Sierra Alquézar 4 diciembre, 2015

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Yo personalmente soy maestro y pedagogo y actualmente estoy empezando a ejercer como tal. La educación es todo un mundo de descubrimientos diarios que no se aprenden en la universidad, son los niños los que verdaderamente enseñan al docente a ser docente y si aprovechas esta situación puedes convertirte en un gran profesional dentro del ámbito educativo. Hay que dejar que los niños se expresen, se comuniquen y potencien su creatividad. Para mí el rol del docente dentro del aula es el de «guía», tiene que saber orientar al alumnado hacia el aprendizaje deseado por ellos mismos (y por el impuesto currículo) y que sepan construir sus propios conocimientos, siempre desde sus motivaciones y sus centros de interés, solo así se puede conseguir el verdadero conocimiento, es decir el aprendizaje significativo que debe ser aplicado a cualquier área curricular. Gracias a César Bona y a docentes similares podemos estar tranquilos por el futuro de la educación si todos nos nutrimos de estas situaciones y de sus consejos metodológicos y didácticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.