Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Ingobernabilidad, inestabilidad e irresponsabilidad

Rajoy y Sánchez en la puerta de La Moncloa. / LA MONCLOA

José Segovia Martín | diagonalperiodico.net | 29/12/2015

Se preguntaba Marcuse en El hombre unidimensional si los medios de comunicación de masas habían conseguido suplantar las categorías de pensamiento y acción de los individuos por las del sistema dominante. Seguramente estas fiestas tendremos una buena oportunidad para comprobar que estaba en lo cierto. Solo habrá que sentarse a la mesa y escuchar al personal repitiendo hasta la extenuación los mantras que se han venido disparando por la televisión desde el 20D.

Llamamos ingobernabilidad a la necesidad de gobernar dialogando y gobernabilidad a la carta blanca para legislar sin necesidad de dar explicaciones. Parece ser que esa es la primera consigna de los medios tras el resultado de las elecciones generales. La segunda, que ya la conocíamos desde el caso griego, es que la inestabilidad consiste en la posibilidad de que la democracia ponga coto al poder financiero, mientras que laestabilidad describe el sistema que permite beneficio económico a costa de la explotación laboral.

Las dos interpretaciones anteriores pueden parecer exageradas, pero lo cierto es que ambos calificativos han sido utilizados hasta la saciedad para describir la situación política actual cuando tan solo han pasado unos pocos días desde que el bipartidismo hiciera aguas por primera vez en tiempos de democracia. Si el obispo San Sebastián ha calificado el veredicto de las urnas como el síntoma de una sociedad enferma, me pregunto qué pensará del unipartidismo, ¿sería el bien común que tanto necesitamos? A lo mejor es que, en un cruce de cables, lo confundió con el pensamiento unidimensional.

También estamos viendo estos días cómo se hacen insistentes llamamientos a laresponsabilidad, en referencia a pactos que favorezcan la gobernabilidad, es decir, gobiernos estables que no tengan que dar muchas explicaciones. En otras palabras, que la irresponsabilidad se ha convertido en algo bastante reprobable, porque consiste básicamente en provocar asociaciones muy inestables que lo único que buscan es ingobernabilidad. Unos locos que quieren que sus propuestas de cambio político se tengan en cuenta dentro del futuro gobierno. Insensatos que pensaban que en verdad lo inestable era la miseria estructural del país, la falta de control democrático, la falta de entendimiento entre territorios, la destrucción de empleo, la corrupción, la pérdida de derechos laborales, los desahucios, la violencia machista o la economía sumergida.

Además, ante este panorama, lo que favorece la estabilidad del país es impedir cualquier tipo de cesión a los secesionistas, grupo en el que los medios se han esforzado por incluir veladamente a los autodeterministas. Todos estos rupturistas –personas sin cabeza que solo piensan en destruir− impiden la gobernabilidad, volviendo la situación muy inestable porque habría que hacer muchas reuniones y dar muchas explicaciones para encontrar soluciones intermedias. Y es que la política parece consistir en acumular poder, no en repartirlo, según los partidos autodenominados serios.

La seriedad es algo que no se debe tomar a la ligera, sobre todo en periodos de inestabilidad. Tiene que ver mucho con la responsabilidad, pero se refiere más a la capacidad de poner cara de consternación cuando emergen soluciones muy diferentes. Soluciones poco serias. Porque las soluciones nuevas, en definitiva, son poco serias. Son casi inventos.

Lo nuevo es, por lo tanto, algo muy viejo, porque no asume la modernidad seria yestable y propone barrabasadas que solo traen inestabilidad e ingobernabilidad. Una irresponsabilidad de magnitud supina. Es todo un discurso redondo, sin costuras, como cuando Eddie Murphy se dirigía a sus feligreses en Un vampiro suelto en Brooklyn y todos terminaban creyendo fielmente que “el mal es bueno”.

De todo lo anterior se extrae un mensaje claro que en estas fechas navideñas los medios de masas, los partidos políticos del régimen y los poderes financieros nos desean transmitir. Un mensaje de seriedad y responsabilidad. Porque es verdad, españoles, no hemos sido ni serios ni responsables votando, y merecemos un tirón de orejas y una fuerte reprimenda. Hemos metido al país en una situación ingobernable e inestable y deberíamos asustarnos por todo el trastorno e incertidumbre que estamos causado a la clase política y financiera. Sin embargo, ellos lo solucionarán por el pueblo, pactando y dialogando, aunque sea aburridísimo. Aunque haya que apelar a la responsabilidad de los irresponsables que vienen armando ruido. Como dejando caer agónicamente que esto no se debe volver a repetir.

La democracia es que tiene un puntito alocado. Según lo pintan, quizá sea mejor volver a lo de antes, que era mucho más sano. O a lo de antes de lo de antes, que era mucho más unidimensional. ¿No?

7 Comments

  1. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 30 diciembre, 2015

    -INGOBERNABILIDAD es la consecuencia de la pasada legislatura nefasta del PP.
    -INESTABILIDAD es idem.
    -IRRESPONSABILIDAD es la que pretende el PP formando nuevo gobierno para repetir las mismas políticas esgrimidas, aun habiendo sido la fuerza más votada, pero con patéticos escaños obtenidos.

    Mirad qué pronto he acabado mi comentario.

    ‘FELIZ AÑO NUEVO’

  2. José Luís El Putero
    José Luís El Putero 30 diciembre, 2015

    En 1930 hubo una huelga de médicos. Durante el tiempo que duró esta, la mortalidad calló un 40 %. En este país de pandereta, gobernado por la Banda del Mirlitón (el diablo los haya calcinado, a ellos y a sus putas madres), La mala praxis es un mal endémico que afecta en todos los campos, sociales y políticos. Lejos de dramatizar, la ingobernabilidad en España es hoy una bendición.

  3. La Cacatúa Paranoide
    La Cacatúa Paranoide 31 diciembre, 2015

    Yo venía a por lo mío: Que me apunto a la “ingobernabilidad y a la inestabilidad”.
    Tenemos un ejemplo bastante reciente: Bélgica estuvo sin gobierno unos 2 años. ¿Pasó algo grave? ¿Se hundió el país? ¿Acabó la vida sobre la Tierra? Pues no: fue cuando mejor funcionó el mencionado país: cuando estuvo sin gobierno.
    ¿¿¿Se puede aprender/extraer algo de esta experiencia???
    Quizá… ¿¿¿Qué los gobiernos son prescindibles???
    (((Yo no afirmo nada, tan sólo dejo ahí las preguntas para que cada cual se responda a sí mismo)))
    PD. Y al obispado… que se dediquen a los asuntos celestiales –que se supone es lo suyo—y dejen los terrenales a la sociedad civil. En otras palabras: con la lengua metedita en el culo estarían mejor. Por ejemplo, cuando decían que la asignatura Educación para la Ciudadanía, tan sólo perseguía adoctrinar, yo me preguntaba a mi mismo: ¿y qué coño ha hecho la iglesia toda su puta vida si no adoctrinar?
    Lo dejo aquí, porque si me cabreo a estas horas no voy a poder dormir. Y considerando que los cerdos políticos y religiosos no merecen ni un minuto de insomnio, los mando a la mierda y me voy a dormir en paz de conciencia y totalmente convencido de haber hecho mi buena acción del día, diciéndoles lo que pienso de ellos (de los unos y los otros: ¡¡¡A la mierda!!!).
    Bona nit i salut.

    • Charo San Román
      Charo San Román 2 enero, 2016

      Cacatúa deslenguada:

      No seas tan ídem
      Atribuiremos a la falta de sueño algunas de tus expresiones:

      Por ejemplo, hace falta tener la lengua muy larga para metérsela por … allí mismo…. a no ser que el allí mismo pertenezca a otro/a individuo o «individua» … que todo podía ser, conociendo cómo se las gastan algunos ensotanados, y no ensotanados . Jajajajajajaja

      Yo también me apunto a lo contrario de lo que hemos tenido, y grito alto y claro:
      ¡¡¡NO MÁS RODILLOS!!! cuyas consecuencias las pagamos las personas que no nos arrodillamos, y hasta quienes se arrodillan, pero parece ser que hay demasiado borregos a quienes gusta vivir no sólo en rebaño sino arrodillados y son incapaces de imaginar vivir fuera del redil, de pie y con la cabeza muy alta. Y así nos va

      Disfruta de tu paz de conciencia y buenas acciones, pero, si es posible, sin palabras malsonantes, para no herir susceptibilidades. Tranqui, que a mi no me ofenden

      Saludos y MUCHA SALUD

  4. Pepe
    Pepe 31 diciembre, 2015

    Le llaman democracia cuando los resultados les son favorables a los partidos corruptos de siempre votando cada 4 años, señores políticos el pueblo ha hablado ahora les toca trabajar de verdad, no por y para ustedes misdmos como haam venido haciendo legislatura tras legislatura, ahoraa hay nuevos árbitros para este nuevo partido, no tengan miedo a perder su sillón y sus privilegios rompan la disciplina del partido cuando ses necesario y gobiernen de una vez para el pueblo

  5. Tony indignado
    Tony indignado 31 diciembre, 2015

    La irresponsabilidad, a mi juicio, la han tenido los que han votado al PP y al PSOE, ricos e incultos y también estoy de acuerdo en que la ingobernabilidad es consecuencia de la legislatura que tuvo Rajoy, de forma que veremos si es capaz de formar gobierno otra vez a pesar del fracaso que ha tenido en las elecciones, pero está claro que como pinta el panorama lo adecuado sería ir a otras elecciones

  6. Serafin Iglesias Morcillo
    Serafin Iglesias Morcillo 2 enero, 2016

    Las actuales circunstancia políticas, tan cacareadas, da ha entender como axioma, que la manera normal de gobernar es con una mayoría absoluta que permite decidir a opinión de los que la tienen para ejercer un tipo de gobierno, que alguien definió como el rodillo, en el que el resto de los votos de los demás ciudadanos carezcan de cualquier valor o alternativa. Con una mayoría absoluta gobierna hasta el «Tato» y se parece más a una dictadura (dependiendo también de quien es el que ejerza el poder) que a un gobierno democrático. Que gobierne el que sea, derecha, izquierda o centro, pero que tengan alternativas e influyan en ese gobierno los votos de todos los españoles y eso si que será más democrático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *