Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Sube la luz… también en el desván

Julen Lizaso | 05/01/2016

Si tuviera que nombrar a los tres “año cero” más inmediatos al que acabamos de empezar, 2.016 sería preludio de: El año del destape.

Este año cero actual, el próximo y el anterior pudieran ser los tres años preludio que completan un ciclo de dos “novenas” convulsas; que no novelas rosas.

El siguiente, daría paso a: El año del cierre, pues de los tres, 2.026 es el único año que coincide en lo previsible, con lo que conozco de otras fuentes de infinitamente mayor solvencia ya que la mía no va más allá de la observación, intuición y deducción.

Creo que nadie duda en señalar a 2.007 como preludio de: El año del arranque, pues dio paso a una crisis sistémica global sin precedentes conocidos, de la que aún hoy en su “ecuador”, no se reconocen actuaciones ni actores o grupos “necesarios” que nos han abocado a ella… como si fuese algo cíclico; muy al contrario de lo que los medios nos hacen saber sobre las causas “incuestionables” del calentamiento global en el planeta…. o del Planeta, como si no fuese algo cíclico.

Dejé de preguntarme: ¿por qué no puedo tirar atrás del calendario y situarme en aquel punto para corregir y arrancar de otra manera?, cuando alguien me aseguró: “todo está bien” y los hechos de hoy me lo reafirman, porque a pesar de que el escritor Braulio Peralta diga: “Hay cosas que no regresan: la palabra dicha, el tiempo transcurrido y la misma oportunidad”, pienso que en este país se dan signos para pensar que: “Entre la España que muere y la otra que bosteza, ya hay un español que quiere vivir y a vivir empieza” a pesar de que la mayor parte de unos medios de comunicación infames, como son los de este país, se empeñen en mantenernos en lo primero con el fin de evitar lo segundo. Y no dudo en incluirlos en esta “crisis de valores”, que también así la llamaría el bueno de Antonio Machado, al saber que es la oportunidad que clamábamos… la única oportunidad para que en este “desván” lo grosero vaya cayendo en la medida en que las gentes vayan despertando.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *