Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Que ningún actor de izquierdas vuelva a representar a un delincuente mientras Ismael Moreno sea juez

titiriteros

¿Alguien imagina que se encarcele al director, guionista o actor que represente a un terrorista? ¿Alguien imagina, yendo un poco más allá, que un juez pudiera decretar prisión preventiva incondicional contra Pedro Casablanc, el actor que interpreta a Luis Bárcenas en ‘B’ La Película mientras el propio Luis Bárcenas anda suelto? Pues lo que ha ocurrido con los titiriteros es bastante parecido. El Juez, el policía y la monja que representan al sistema andan sueltos: el sistema anda suelto. Los que muestran sus vergüenzas desde la sátira están en la cárcel.

Partamos por señalar que la obra no debía haberse representado ante un público infantil, y que no importa si el fallo fue de la concejalía de turno o de San Apapucio bendito. Aunque sea muy triste y casi desesperante, estando el entorno político/mediático/sociocultural como está, y siendo ellos gente formada e ideológicamente comprometida, los titiriteros deberían haber tenido el criterio suficiente como para no actuar ante ese público: ante esos 20 o 30 niños. Pero especialmente deberían haberse cuidado mucho más de los padres, porque la estupidez no solo afecta al barrio de Salamanca o similares; en ocasiones es incluso más acusada en barrios obreros que no saben que lo son. En cualquier caso, que no sirva de excusa. Insisto: esta obra, que dicen está inspirada en “El Retablillo de Don Cristóbal” de Federico García Lorca, no es para niños.

Dicho esto, y centrándonos en lo que ha servido de excusa para enviar a dos artistas a la cárcel en la España de 2016. Hay que señalar que ese cartel del juego de palabras entre Al Qaeda y ETA que se mostraba como «Gora ALKA-ETA» tiene una muy buena explicación si se pone en contexto dentro de la obra: muestra al mismo tiempo la conocida práctica de colocar pruebas falsas para inculpar de un delito a un inocente y lo torpes que son algunos hasta para algo tan sucio pero tan simple. La intención dentro de la obra es por tanto la contraria a la que ha esgrimido el juez, al tiempo que es la que paradójicamente ha acabado dando toda la razón a los guionistas. Solo hacía falta que el juez quisiera informarse. Aunque quizá lo que ha ocurrido es que se ha sentido justamente representado y de ahí su decisión.

Y es que hay que conocer un poco el perfil de este magistrado para empezar a entender algo (con información de La Haine).

Ismael Moreno Chamarro, el juez de la Audiencia Nacional que ha enviado a prisión preventiva sin fianza a dos titiriteros acusados de “enaltecimiento del terrorismo”, es uno de los jueces más veteranos de la heredera del Tribunal de Orden Público franquista.

El mismo juez, también proviene del franquismo, fue inspector de policía desde 1974 a 1983, después reconvertido en “demócrata de toda la vida”, es juez de la Audiencia Nacional desde 1988. Ha instruido montones de casos durante estos casi 30 años, aquí una pequeña muestra:

– Caso de los vuelos ilegales de la CIA con destino a Guantánamo. Tras casi 6 años de instrucción el juez mandó archivar el caso.

– Caso de la muerte del ciudadano español Baby Hamday Buyema, el 8 de noviembre de 2010 durante los disturbios del ‘campamento de la Dignidad’ de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental. La Liga Española Pro-Derechos Humanos denunció al juez ante el Consejo General del Poder Judicial ante “su falta de interés y celo en la investigación” de dicho caso.

– Devolvió al juzgado de Baleares el caso Nóos, negándose a juzgarlo en la Audiencia Nacional.

– En 1995 archivó una querella contra La Caixa por primas únicas «atendiendo al tiempo transcurrido desde que ocurrieron los hechos y la efectiva dificultad de acreditar una intencionalidad de carácter penal en la conducta de los dirigentes de la entidad».

Procesó al ex coronel Amadeo Martínez Inglés acusándolo de un delito de “calumnias e injurias graves contra la corona” por un artículo titulado “¿Por qué te callas?”

– Caso Falange y tradición: Tras negarse a reconocer los atentados de este grupo fascista como terrorismo, impuso unas condenas mínimas a los acusados, que pudieron gracias a esto eludir la prisión. Desde diversos ámbitos se le acusó de connivencia con los acusados.

Caso Emperador: rechazó tomar declaración sobre este caso a Arturo Fasana, imputado también en la trama Gürtel

Reabrió el caso de los atentados de ETA en la Glorieta de López de Hoyos y Serrano unas horas antes de que prescribiera.

Citó a declarar a los miembros de la Comisión Internacional de Verificación sobre el desarme de la organización ETA.

Prohibió la manifestación de apoyo a presos políticos organizada por el colectivo ResCAT en la Diada del año 2010.

– Recientemente ha ordenado la investigación de la Asamblea Nacional Catalana, la Asociación de Municipios por la Independencia y la Asociación Catalana de Municipios por “delitos de sedición y rebelión”.

Además también ha INSTRUIDO casos como el de los GAL, Volkswagen Nova Caixa Galicia o Sogecable. Al hilo de este último caso, el ex- juez Joaquín Navarro le acusó en 1997 de un delito de prevaricación por su decisión de aceptar la recusación de Javier Gómez de Liaño como instructor del caso Sogecable. Por este tema se abrieron diligencias judiciales contra el juez Navarro.

En su anterior carrera como policía también destaca una querella contra él y otro inspector de policía por falsedad en las diligencias de reconocimiento de un detenido, y que llevó al Tribunal Supremo a anular una condena de 12 años, según esta sentencia del Supremo, los policías Ismael Moreno Chamorro y Antonio Rosino afirmaron falsamente que un testigo había reconocido al acusado Luis Miguel López de las Heras. Más tarde el testigo explicó en el juicio que “en comisaría le habían dicho que firmará la diligencia, pues daba igual que no estuviera seguro del reconocimiento.”

Seguro que ahora se entiende mejor.

Los dos artistas encarcelados por este juez deben ser puestos en libertad de inmediato si es que aún queda algo de cordura (y de justicia) en este estercolero patrio al que llamamos España. O que se preparen los actores que representen a partir de ahora a un presunto o conocido terrorista o simplemente a un personaje molesto para el posfranquismo. Nada les asegura que no puedan acabar en la cárcel.

7 Comments

  1. Patxi
    Patxi 7 febrero, 2016

    Gracias, inmensas gracias por este articulo, clavo mi rodilla en tierra, cuidate, periodistas como tu son necesarios.

  2. La Cacatúa
    La Cacatúa 8 febrero, 2016

    Y si digo, tras leer el breve historial, que me huele a fascista nostálgico del franquismo ¿corro peligro de acabar encarcelado o mi caso merece el paredón?
    Mucho hijodelagranputa anda suelto por este país (y lo dicho lo vuelvo a decir con nombre y apellidos, si es necesario) ¡Ya está bien de aguantar tanta mierda!
    SALUT.

  3. kike
    kike 8 febrero, 2016

    Tenemos a un juez que claramente sabe de qué parte debe estar; y así es como se hace carrera en este país

  4. Julen
    Julen 8 febrero, 2016

    Ezkerrikasko Paco, por ponernos al día…. mejor dicho por recordarnos que el franquismo institucional pervive y en este caso ¡mira tu donde! y en la institución Reina de toda democracia
    …es así como se explican aun ciertas sentencias, sobreseimientos, prescripciones, indultos, denegación de auxilio judicial, silencios administrativos… que deberían ser las herramientas y útiles administrativos que caracterizaran por su brillo a una sociedad moderna y no a una comunidad cavernícola como lo es la derechona política en alianza con el catolicismo misógino, la empozoñada corporación mediática y la putrefacta patronal españoles…

    Ondo izan lagun.

    Julen Lizaso

  5. Goar
    Goar 8 febrero, 2016

    Qué pasada de información. Si todo lo que escribes ocurrió tal cuál, solo me resta decirte que lo tuyo si es periodismo. Ojalá, cunda el ejemplo.

  6. Pep Gomis
    Pep Gomis 9 febrero, 2016

    ¿Cómo es posible que aún tengamos a franquistas haciendo lo que les dé la gana? Y luego sus hijos, hijos de franquista, yernos o lo que sea. Hace falta una ley de Defensa de la Democracia que impida que esta gente ocupe ningún puesto en el Estado. También hay que ilegalizar al PP, que es su covacha.

    • autonomo
      autonomo 11 febrero, 2016

      muy fascista tu solución… no crees???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *