Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El `Tamayazo´de 2003 se juzga hoy con dos imputados: los empleados de Telefónica

Carlos Ribagorda | bez.es | 11/02/2016

Ayer comenzó el juicio por el llamado`Tamayazo´, la decisión de dos diputados autonómicos del PSOE de no votar a su líder Rafael Simancas para la presidencia de Madrid en 2003. Eso provocó la repetición de las elecciones -que ya sí ganó con mayoría absoluta Esperanza Aguirre- y numerosas investigaciones para determinar si los dos diputados cobraron del PP o de empresarios afines. Todo quedó en nada y está olvidado… salvo para dos empleados de Telefónica acusados de filtrar llamadas.

La mañana del 10 de junio de 2003 los diputados autonómicos socialistas Eduardo Tamayo y Teresa Sáez -en la imagen- se ausentaron de la votación que iba a dar la presidencia de la Comunidad de Madrid a su compañero Rafael Simancas. Simancas había pactado ya con IU un Gobierno de izquierdas para evitar que Esperanza Aguirre, que había ganado las elecciones pero se había quedado a un diputado de la mayoría absoluta, mantuviera el poder de la región en manos del PP.

Las consecuencias de aquél hecho inédito en la política española no se hicieron esperar. Las elecciones se volvieron a repetir ese año y las ganó -ahora con mayoría absoluta- Esperanza Aguirre, que obtuvo otras dos mayorías absolutas en 2007 y 2011 y ahora sigue siendo la presidenta del PP de Madrid y líder de la oposición en el Ayuntamiento de la capital. Por su parte, el PP sigue gobernando la Comunidad, ahora con Cristina Cifuentes al frente.

La derrota de Rafael Simancas le llevó al ostracismo político del que ha salido recientemente, con Pedro Sánchez en la secretaría general del partido. Sánchez le nombró responsable de la gestora que dirige el partido en Madrid tras la destitución de Tomás Gómez y es diputado nacional en el Congreso al figurar en el número 5 de la lista por Madrid que concurrió a los comicios de diciembre pasado.

Casi trece años después, los protagonistas de PP y PSOE se mantienen en la primera línea política. Se abrió una comisión de investigación en el Parlamento autonómico para tratar de determinar si los dos diputados del PSOE recibieron dinero del PP o de empresarios afines, algo que no se pudo probar. Para el PP, fueron luchas internas del PSOE; para éstos, Tamayo y Sáez –uno hace negocios en África y la otra volvió a su trabajo de enfermera– actuaron participando de una trama del PP. Nada más.

Cuatro años de cárcel

Las consecuencias para ellos han terminado ahí. Para los únicos que puede tener consecuencias graves todo el ‘Tamayazo’ es para dos empleados de Telefónica, Álvaro S.C. y Alberto M.L., que afrontan desde el miércoles pasado en el Juzgado de lo penal número 22 de Madrid un juicio penal que les podría llevar a la cárcel. El PP y varios empresarios -supuestamente afines a un Gobierno de Aguirre- les acusan de grabar y filtrar a la prensa llamadas telefónicas de los días previos y posteriores a la votación que apuntaban a intereses económicos para que gobernara el PP.

El fiscal pide cuatro años de cárcel al considerar que los dos empleados de Telefónica grabaron y filtraron conversaciones de Tamayo, Romero de Tejada, Esteban Verdes y Francisco Bravo y Balbás

Las acusaciones son el propio PP, Ricardo Romero de Tejada -ex secretario general de los populares de Madrid-, el abogado José Esteban Verdes -defendido por Ignacio Peláez- y el empresario Francisco Bravo Vázquez, consejero delegado del grupo inmobiliario Euroholding.

La Fiscalía apoya la acusación y pide cuatro años de cárcel para los dos empleados de Telefónica al considerar que grabaron y filtraron las llamadas realizadas entre el 1 de mayo y 18 de junio por Tamayo, Romero de Tejada, Verdes, Bravo Vázquez y José Luis Balbás, entonces líder de la corriente socialista Renovadores por la Base a la que pertenecían Tamayo y Sáez.

En efecto, varios medios –El Mundo, Interviú, Época– publicaron esas conversaciones en las que se apuntaba que diferentesintereses económicos empresariares estarían detrás de la decisión de los dos diputados socialistas. El abogado Esteban Verdes habría actuado de intermediario ante el entonces secretario general del PP en Madrid, el citado Romero de Tejada. Los dos empleados de Telefónica, supuestamente, habrían accedido a las llamadas por orden de una agencia de detectives que no se ha identificado.

José Blanco y Óscar López

Desde este miércoles se juzga el caso en Madrid, que podría ampliarse al viernes debido a la cantidad de testigos que tienen que declarar -los periodistas de los medios que publicaron la noticia-. El juez ya desestimó la declaración de Alfredo Pérez Rubalcaba y Antonio Hernando -solicitadas por el PP- y tanto el ex ministro José Blanco como el actual senador socialista Óscar López están citados como testigos en este caso. Estaba todos citados a declarar el pasado 15 de octubre y se canceló por la ausencia de uno de los letrados.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *