Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Wyoming: «¡Somos idiotas!»

Se puede decir algo más alto, pero para hacerlo habría que tener voz de tenor. Y lo peor es que parece que tiene toda la razón. ¿Qué más tiene que pasar para que aquí alguien mueva el culo del sofá?

Están ocurriendo demasiadas cosas y demasiado rápido para que podamos permitirnos seguir delegando toda nuestra responsabilidad en la esperanza de la ‘nueva política’ hasta el punto de haber desactivado por completo la contestación social. Y luego nos quejamos también de que desde esa nueva parcela institucional se plieguen demasiado a las formas de la ‘vieja política’ cuando, aunque no sea excusa, solo reciben presión desde arriba. Cuando los que primero nos hemos acomodado somos nosotros. Un voto y para casa.

En fin, que sí, que igual sí somos idiotas, y todavía no nos hemos enterado.

3 Comments

  1. BRAULIO
    BRAULIO 13 febrero, 2016

    Comparto tu apreciación. Un porcentaje bastante abultado de los ciudadanos somos idiotas o sufrimos algún tipo de trastorno que nos impide advertir la cantidad de artimañas que usan en su provecho contra la población los sinvergüenzas de distinto signo (político, mercantil, financiero o informativo), y no se nos revuelvan las tripas. O, a lo mejor, sí que nos damos cuenta, pero seguimos sentados, bien cómodos, en el sillón con nuestra cervecita fresca. Eso todavía es más alarmante si cabe, y sube un grado más a nuestro nivel de idiotez.
    ¿Esperamos que venga Santiago patrón de España a resolver nuestros problemas?

  2. idiota sobreviviendo
    idiota sobreviviendo 14 febrero, 2016

    A lo mejor también hay otra gente que no esta en el sofa con su cervecita comodamente y que seguramente le encantaría estar protestando en la calle, pero no tiene otra que al borde de la exclusión social, tiene que estar buscando un trabajo que no existe y saliendo del paso como puede para que su familia no pase hambre o se queden en la calle sin techo y sin comida.

  3. BRAULIO
    BRAULIO 14 febrero, 2016

    Evidentemente, no todos los ciudadanos tenemos un comportamiento imbécil frente a los asuntos que tienen que ver con la política. Cada uno se implicará según su capacidad; pero debemos participar activamente y estar muy atentos para que las personas que hemos elegido como representantes cumplan con su función debidamente. La participación activa y la democracia no es votar cada cuatro años y se acabó. Da la sensación de que eso es lo que ocurre: muchos vamos a votar – cuando votamos – y nos desentendemos después; no vigilamos la gestión de las personas encargadas de los asuntos públicos, exigiendo responsabilidad y comportamientos decentes en el ejercicio de su función. Así, sucede lo que sucede: nos engañan, se aprovechan de forma grosera y una gran mayoría de ciudadanos no reaccionamos ante esos atropellos pudiendo hacerlo. Somos los idiotas, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *