Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Ni así te creo, Aguirre

Juan Carlos Monedero | comiendotierra.es | 14/02/2016

Dice Esperanza Aguirre que ha dimitido. Otra vez. Recuerda la historia del tipo aquel que después de llegar por enésima vez tarde al trabajo, con cara apenada le dice al jefe: “es que se ha muerto mi padre”, y cuando el jefe le pregunta sorprendido “¿otra vez?”, el tipo, sin inmutarse, contesta: “sí, otra vez”. Ahí está, con esa cara de pena. ¿Otra vez? Sí, otra vez.

Podría parecer que Aguirre ha dimitido porque la guardia civil ha registrado la sede del PP en Madrid, o porque sus principales colaboradores están en la cárcel o investigados. No solamente Granados o López Viejo, sino su actual Jefa de Gabinete o sus consejeros Lucía Figar y Salvador Victoria. Podría parecer que dimite porque la red Púnica la rodea o porque la red Gürtel tuvo su epicentro en Madrid, con gente de su estricta confianza. Podría parecer que dimite porque los empresarios por los que metía la mano en el fuego tienen las manos llenas de mierda y de gasolina (y estoy pensando, por hacer solo un pensar, en Arturo Fernández, el de la contrata de los gin tonic del Congreso de los Diputados y los pagos en B a sus trabajadores, o en Díaz Ferrán, cuyos vuelos llegan con retraso hasta los viajes del INSERSO). Podría parecer que su dimisión va de la mano de los oscuros presagios que llenan de nubes de tormenta a su amiga Rita Barberá, aunque el PP la ha blindado colocándola en la Mesa del Senado, garantizádole impunidad aunque hayan nuevas elecciones. Podría parecer que su dimisión tiene que ver con la creciente ola de indignación social o con las voces críticas que nacen de su partido y esa teatral representación de túnicas rasgadas.

Pero ni así podemos creer a Esperanza Aguirre. No es cosa de los cachorros del PP. Ella sabe que esos jóvenes tienen responsabilidades precisamente por su capacidad de decir lo que les manden (¿No salió Pablo Casado hace unos días a decir que Rita Barberá no tendría ningún cargo en el Senado?). Aguirre lleva demasiado tiempo en los enredos de la política. Es un claro exponente de la Transición. No me extraña que la echen tanto de menos. Pero los tiempos cambian. Por eso, dice ahor, presentando una dimisión en diferido, que tiene alguna responsabilidad política porque su mano derecha, Francisco Granados habría obrado de mala manera. Evidente. Pero evidente no desde hace algunos meses, sino desde algunos años -Granados entró en la cárcel en octubre de 2014-.  Lo mismito que en Valencia. Entonces ¿qué ha pasado ahora?

Es verdad que David Marjaliza, el único “arrepentido”, sigue hablando y salen a la luz en estos días pagos de constructores al PP madrileño. Pero esto no es nuevo. Me temo que es un modo de obrar generalizado en ese partido en no pocos lugares (basta que ustedes se hagan una pregunta: ¿ha protagonizado el PP en su pueblo o ciudad muchos eventos, fiestas y encuentros? Pues investiguen por ahí y casi seguro que hay sorpresa). Un modo de obrar recurrente, eso sí, con la impunidad que da el bipartidismo. Con muchos menos líderes vinculados a comportamientos ilegales se declaró fuera de la ley a Batasuna. La novedad es que hay negociaciones para un nuevo gobierno donde el PP va a estar a todas luces fuera de la Moncloa -aunque apoyando- y todo el partido se está reorganizando a ver cómo se coloca cada uno.

El Ibex 35, la Troika, Ángela Merkel y la Zarzuela ya han decidido: quieren un Gobierno del PSOE con Ciudadanos y la abstención del PP. No toleran un gobierno donde esté Podemos, no vaya a ser que levante las alfombras y aparezcan trazas de basura que lleguen hasta la carretera del Pardo. Algunos empresarios amigos de sus amigos ya están en los papeles. Y cuando el cerco se estrecha, hay que dinamitar las paredes. Para ello necesitan tres cabezas dead or alive: la de Rivera, que ya la tienen porque ese muchacho ha demostrado que puede desnudarse o vestirse de cirujano si se lo escriben en el guión; la cabeza de Sánchez, amenazada de colgar de una pica si desobedece, y la cabeza de Rajoy, en este caso haga lo que haga. Que entierros sin muertos no funcionan. No es casual que estallen ahora mismo todos estos casos de corrupción. Son, con mucha probabilidad, fruto de vendettas internas.

Esperanza Aguirre se está colocando ante el terremoto que viene. Dimite de sus cargos en el partido pero mantiene su acta de concejal. Aguirre miente por definición. Cuando los que quieren sustituir a Rajoy den el golpe definitivo, Aguirre estará fuera de un partido podrido y le colgará toda la responsabilidad al muerto. Ella se presentará poco menos que como una antisistema. Aguirre le ha contado a los españoles que ella es una liberal, aunque lleve decenas de años cobrando del Estado. Ahora nos va a contar que ella ya lo dijo antes, y que obró en consecuencia. Mama Gürtel, la marquesa de la corrupción, situándose para rescatar a la derecha española de la podredumbre. Si hubiera un mínimo de decencia en sus palabras, dimitiría de todos los cargos y contaría al juez lo que sabe. Si te engañan una vez, la culpa es del mentiroso. Si te engañan dos veces, la culpa es de tu ingenuidad. Si te engañan tres veces debieras aplicarte aquello de Michael S. Gazaniga: “No sale a cuenta escuchar a manipuladores. Los que lo hicieron no son antepasados de nadie”.

Un Comentario

  1. yabi
    yabi 15 febrero, 2016

    Muy buen análisis, lastima que media España este abducida por gente que vende los logros de otros como propios. Que se sienten representados por vendedores de humo.
    Esa España inexistente sino es por la unión de sus pueblos y no por la unión de unos apellidos, como nos hacen creer.
    Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *