Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Intervención de Pablo Iglesias en el debate de investidura (segunda votación)

Nadie podrá decir que se va a aburrir viendo estos nuevos debates parlamentarios, y nadie podrá acusar a Podemos de rutinario. Algo es algo mientras no se pueda disfrutar de algo más. Pero eso no depende de ningún partido, sino de sus votantes.

2 Comments

  1. El Beodo del 2º dcha.
    El Beodo del 2º dcha. 5 marzo, 2016

    Eso: Gobierno nacional al estilo valenciano. Y en las reuniones para los acuerdos, Agua Valenciana para humedecer las gargantas.
    Lo digo convencidos de que de ahí saldrían los mejores pactos jamas alcanzados.
    (La idea es mi aportación –gratuita– al buen gobierno del país).
    De nada.

  2. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 5 marzo, 2016

    Bueno, yo creo que una cosa es el polémico beso de los Sres. Iglesias y Domènech para simbolizar un nexo de buena armonía entre las Comunidades respectivas, y otra, que el dirigente de PODEMOS, utilice el hemiciclo para chiste sobre los amoríos de los diputados, porque considero que a los ciudadanos nos ‘traen al fresco’ los mismos, salvo que en sus romances medie dinero público, claro (Sr. Granados…el sujeto que reinó…) Pero es que, además, en mi opinión, el tiempo que utiliza el Sr. Iglesias en estas bobadas, lo pierde en argumentar con rigor temas que SÍ nos interesan y desde luego, a mí, no me van a encontrar como palmera de cosas que se salen de lo que representa (o debe representar) el Congreso.
    Y es que, donde esté un buen orador, capaz de revolucionar la Cámara (el Sr. Iglesias no adolece de ello) argumentando verdades políticas como templos, mezclándolas, incluso, con ironía, no tiene por qué recurrir a amoríos que a nadie importan, salvo a las marujas de ‘Gran Hermano’. Yo por lo menos, lo veo así, pero como se suele decir: «hay gustos pá tó».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *