Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Objetivo: demoler a Pablo Iglesias y romper Podemos

Manolo Monereo sostiene que los poderes fácticos, con el grupo Prisa como buque insignia, han iniciado una guerra para romper Podemos

Manolo Monereo | 09/03/2016

La orden fue dada. Ahora o nunca, hay que liquidar a Podemos, cueste lo que cueste. El debate SánchezPablo Iglesias marcó un antes y un después; lo de la “cal viva” fue una señal, un dato especialmente significativo: ¿de qué? De que Podemos va en serio, que no votará o se abstendrá ante un previsible gobierno de coalición Ciudadanos-PSOE. Ahora se trata de tirar del manual, un grueso libro, siempre renovado y puesto al día, trabajosamente elaborado por expertas manos de las cloacas periodísticas del Estado y demás aparatos paralelos de los que mandan. En el centro del manual se recoge cómo destrozamos IU y cómo conseguimos poner fin a la carrera política de Julio Anguita.

Para que el asunto funcione tiene que haber una perfecta coordinación entre periodistas, hombres de negocios, políticos y servicios paralelos o simplemente bien relacionados con los que mandan. No hace falta que sean muchos, tienen que ser, por así decirlo, los cabales, los significativos, los determinantes en este tipo de operaciones. Hay que encontrar el medio que haga de vanguardia, dado el signo de la operación —salvar al PSOE— el honor le toca al El Paísy el mundo mercenario de Prisa. Su “manual de estilo” es excelente y de probada eficacia.

El guión del operativo es previsible y apenas ha sufrido modificaciones con los años. Se ha hecho más sofisticado, más complejo y –esto tiene su importancia– más centralizado. Las tecnologías ayudan más que antes, pero la sociedad ha cambiado, las pautas comunicacionales también, y las viejas consignas ya no tienen la eficacia de antaño. Reeditar sin más la “operación pinza” no parece ya adecuado; hay que ir más lejos, mucho más, hasta excluirlos del sistema político. La pieza maestra es demoler a Pablo Iglesias. Hay que hacerlo sistemáticamente, poniendo en juego su vida privada y pública; su discurso debe ser reconfigurado, desintegrado hasta hacerlo irreconocible. Hay que demonizarlo, convertirlo en desagradable, prepotente, rígido, mesiánico, impolítico y fanático, profeta del pasado y anacrónico. El objetivo final: un hombre así no nos puede gobernar.

Para que esto pueda funcionar hace falta algo más: construir una “oposición interna” al secretario. Toda organización, por definición, es una estructura de poder, con líneas de demarcación singulares, con contradicciones más o menos explicitas y con diferencias políticas de mayor o menor calado. En el caso de Podemos la cuestión es más fácil. Es más grande e influyente que IU, pero orgánicamente más débil, con una identidad más difusa y con liderazgos menos consolidados. En Podemos todo está en proceso de formación y, mientras tanto, se han convertido en una fuerza política determinante y con posibilidades reales de ser alternativa y no mera alternancia. Lo dicho: ahora o nunca.

Construir una “oposición interna” a Pablo Iglesias. El acento hay que ponerlo en el verbo construir. Se trata de convertir las legítimas diferencias, los modos y formas de concebir problemas, la pluralidad de culturas –esenciales para una organización democrática y de masas–, hasta los distintos talantes, en oposición organizada al secretario y, esta es la clave, con complicidades con los poderes establecidos, especialmente con los estrategas de los medios. La vía maestra siempre ha sido la respetabilidad, ser respetados y respetables, ser responsables y marcar diferencias con la línea mayoritaria en la organización.

Se podría decir que el operativo se alcanza cuando se construye un liderazgo alternativo al secretario general. Atención, toda organización –incluida Podemos– tiene liderazgos diversos y su riqueza reside ahí, en que los mismos se organizan en una dirección colectiva plural capaz de reflejar la complejidad de lo social y de la propia base electoral y militante. No, no se trata de esto, sino de encontrar líderes que construyan complicidades con los poderes fácticos con el objetivo de plantarle cara a la dirección legítima de la organización y de construir una oposición sistemática en el tiempo, en el espacio y, sobre todo, en los medios de comunicación siempre disponibles para ello.

En estos días estamos ya en un salto de cualidad. Basta mirar, leer y oír al complejo mediático Prisa para saber que la guerra es total, sin miramientos, definitoria. Acorralar a la dirección de Podemos, generar desconfianza y temor, desagregar votos y arruinar la imagen pública de una fuerza política que hay que eliminar, cueste lo que cueste. Quien no se dé cuenta de esto está ciego o, lo que es peor, no entiende lo que nos estamos jugando en este país.

Ahora la clave está en la madurez de su equipo dirigente, de su coherencia política y de su coraje moral e intelectual. Sin unidad del equipo dirigente, el futuro es problemático y no está en peligro solo Podemos, sino la posibilidad de construir un nuevo proyecto de país frente a una oligarquía dura y terrible y unas fuerzas políticas sumisas a los poderosos y en proceso de reconstrucción. Restauración y más restauración.

Al final, esta ofensiva puede tener un significado positivo si se encara de frente y con lucidez. Una fuerza se construye en las victorias y en las derrotas, en la defensa y en la maniobra, en los momentos duros y en los momentos menos duros. Lo que no hay que hacer es replegarse identitariamente sino defender el proyecto con audacia, con fuerza, con alegría, con innovación. No convertirse en “trinchera petrificada” sino reconstruir espacios, conseguir aliados y recomponer relaciones con los movimientos, con los círculos, con las personas comprometidas con un cambio verdadero. Se puede ganar si queremos y nos organizamos, si somos capaces de imaginar y soñar.

14 Comments

  1. Isabel
    Isabel 10 marzo, 2016

    Ése deterioro, se debe a la apreciación, a la percepción directa de contradicciones entre el discurso político inicial y el actual de P Iglesias. No es fácil que nos engañen ya, ni periodistas ni políticos. Podríamos suspender la paga de algunos políticos, e ignorar análisis del 80%*»de periodistas .

    • Alberto Martín García
      Alberto Martín García 17 marzo, 2016

      Isabel, Eso es justamente lo que arguyen los que quieren destruir a Podemos. Se ve qué eficaces son, como dice el articulista. Desafortundamente muchos son llevados al engaño.

    • SAVINA
      SAVINA 18 marzo, 2016

      periodistas y o presentadores as DE TELEVISIÓN Y RADIO ,NEUTRALIDAD Y MAS INFORMACIÓN VERAZ ,HAAAA Y ESOS PERIODISTAS MENTIROSOS Y INSULTANTES ,A SU CASA ,MOLESTAN AL ESPECTADOR ,Y ENCIMA PARECEN GALLINAS EN UN CORRAL ,NO DEJAN HABLAR A LOS DEMÁS ,SOLO QUIEREN QUE SE ESCUCHEN ,SUS INSULTOS Y ESTUPIDECES

  2. Pedro
    Pedro 10 marzo, 2016

    Manolo Monereo, que pena no? Los poderes fácticos y el País están haciendo ahora lo que tú llevas años haciendo en IU. Eres un adelantado a tu tiempo!!!

  3. Tony indignado
    Tony indignado 10 marzo, 2016

    Las discrepancias internas que tengan en Podemos, a mi juicio, son normales en todos los partidos, excepto que cuando las tienen los otros no se atreven a decirlas públicamente y cuando es Podemos a algunos periodistas les gusta exagerar para crear mi…..rda, pero ya sabemos de que pie cojean los que se llaman periodistas lamec……los del bipartidismo y de Ciudadanos; lo que tiene que hacer Iglesias es recobrar el espíritu del 15M y que no se convierta en instrumento de la casta, que es para lo que lo quiere coger Sánchez y que le regale sus votos en el pacto que tiene con el teletubie catalán.

    • SAVINA
      SAVINA 18 marzo, 2016

      ESTOY CONTIGO ,O PACTO DE IZQUIERDAS O OPOSICIÓN ,FUERTE ,MIENTRAS SE ASIENTA EL PARTIDO ,CUATRO LEGISLATURAS ,Y SI NO HAY MAS REMEDIO ELECCIONES

  4. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 10 marzo, 2016

    Bueno, nuevamente estoy aquí para poder opinar mientras siga el mal tiempo a mi favor, porque en la mansión de Drácula, cuya localidad es bastante gélida, no lo podré hacer (absténganse los escépticos ante lo que parece una incongruencia de prólogo, porque afirmo que no lo es). Y ahora paso al tema que nos ocupa:

    En absoluto pasa nada (o casi nada), nada que pueda romper la estructura de PODEMOS -por mucho interés que muestren en ello los medios ya conocidos- y como dice el refrán: «en toda casa cuecen habas y en la mía, a calderadas». Pues eso.

    • jcbcp
      jcbcp 10 marzo, 2016

      Pensad con la cabeza; los tiempos son otros y la sociedad es más sabia. No podrán con nosotros. Pablo Iglesias es un rival de cuidado y a tal señor tal honor.

      • SAVINA
        SAVINA 18 marzo, 2016

        ESTOY CONTIGO ,EL MIEDO A PERDER EL PODER DE LOS VIEJOS POLÍTICOS ,SE REVUELVE ,CONTRA PODEMOS ,PORQUE LO NUEVO LES DA MIEDO ,Y LOS PODE-MITAS ,ESTAMOS SEGUROS DEL CAMBIO DE SOCIEDAD QUE PROPONE PABLO ,Y ESO ES LO QUE QUEREMOS

  5. chupetenaranja
    chupetenaranja 10 marzo, 2016

    Madre!! Que paranoia!!! Que no, que no hay un plan siniestro de todo el mundo para destruir a Pablo Iglesias. Trapitos sucios y chismes de marujas se los estan sacando a todos los politicos. No te obsesiones hombre, el mundo no esta contra ti, ni piensa tanto en ti como tu lo haces ni te crees.
    Por cierto: no soy un conspirador que viene a destruirte, solo doy mi opinion.

  6. Pep Gomis
    Pep Gomis 16 marzo, 2016

    adelante podemos con sus confluencias y aliados. hay q provocar nuevas elecciones, los sociatas perderán muchos votos por traidores q se venden a los falangitos ultraliberales de riverita. esos votos iran a podemos. el sociata no tiene cojones para desobedecer a los de la cal y hacer un pacto de izquierdas. además, no me fío de los cachorros del señor x, son de derechas. alianza con los nacionalistas, que no muerden.

  7. Alberto Martín García
    Alberto Martín García 17 marzo, 2016

    Magnífico artículo. Una advertencia que hay que tomar muy en serio, porque el enemigo (las oligarquías) es poderoso. Totalmente de acuerdo con este planteamiento. ‘Quien no se dé cuenta de ello está ciego… ‘

  8. manuel
    manuel 30 marzo, 2016

    chupete naranja, tranquilo que ya nos dimos cuenta que solo vienes a dar tu opinión,Excusatio non petita, accusatio manifesta.
    boas tardes

  9. manuel
    manuel 30 marzo, 2016

    El grupo Prisa pertenece entre otroa a Telefónica, Banco Santander, Caixabank, HSBC y otros, el grupo tenía una deuda de 5.000 millones que los bancos redujeron a menos de 3.000, evidentemente aquí queda demostrado que el grupo Prisa está formado por filántrop@s.
    chupetenaranja
    filantrop@ :Persona que se distingue por el amor a sus semejantes y por sus obras en bien de la comunidad
    este personal de podemos es muy mal pensado.
    :))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *