Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Cifuentes y el ‘marketing’

Cifuentes_en_el_hormiguero
La presidenta de la Comunidad de Madrid baila en ‘El Hormiguero’ con su presentador, Pablo Motos. / antena3.com

Javier Pérez de Albéniz | cuartopoder.es

“¡Lo que se podría llegar a hacer con el dinero que costarán unas nuevas elecciones!”, dice muy preocupada la presidenta de la Comunidad de MadridCristina Cifuentes, en El Hormiguero. Y habla de hospitales, colegios… Temas de vital importancia, los hospitales y los colegios, que tocan el corazoncito de los telespectadores de Antena 3. Pablo Motos calcula, así por encima, que entre las elecciones en sí, 160 millones de euros, y la campaña pagada por el Estado, visitar de nuevo las urnas nos costaría a nosotros, a los ciudadanos, unos 200 millones de euros. Las palabras mágicas de Cifuentes resuenan, como un comprometido eco social, durante la entrevista: “Hospitaaaaales… Coleeeeeegios…”.

Cifuentes se afilió a las Nuevas Generaciones de Alianza Popular en 1980, con 18 años. Desde entonces está vinculada a lo que posteriormente denominaron Partido Popular, el grupo político que quizá alcanzó la cumbre de su financiación ilegal en Valencia gracias a desfalcar más de 1.000 millones de euros precisamente, vaya por dios, en la construcción de colegios. El PP de Francisco Camps consiguió esta cifra con modificados de obra de hasta un 43%, que incluían beneficios para empresas amigas y sus propias mordidas. Ayer mismo el diario El Mundo desveló que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil investiga cómo la “organización criminal” del PP valenciano cobró comisiones en la construcción de centros educativos de hasta un 3%.

¿Hospitales? Tranquila señora Cifuentes, que el PP también se lucró con la construcción de infraestructuras sanitarias y los grandes contratos de hospitales: todo apunta a que la red corrupta aplicó en Sanidad, el departamento de mayor presupuesto del Gobierno valenciano, un sistema de cobro de comisiones a cambio de adjudicaciones y desvío de parte de las mismas al partido, similar al detectado en otras Administraciones.

Pero en cualquier caso… ¿Qué son esos 200 millones que podrían costar unas nuevas elecciones, la cumbre de la democracia, comparados con los 220 que se gastó Esperanza Aguirre en campañas publicitarias entre 2008 y 2011?

“El PP es el único partido que garantiza que el dinero esté donde tiene que estar”, confesó un día con conmovedora sinceridad la misma Cristina Cifuentes que se pone melodramática cuando habla de colegios y hospitales, y se preocupa hasta la emoción por los que se podrían construir con los 200 millones de euros que costarían unas nuevas elecciones. ¿200 millones? Una propina para los de la Gürtel o los EREs. Calderilla para la trama Púnica y otros estercoleros del PP madrileño, bien conocidos por la Policía desde hace años.

“Gobernar exige tener las ideas claras, un programa y trabajar, no hacer marketing, sentencia Cifuentes desde el prime time de Antena 3, entrevistada por dos hormigas de trapo mientras chateaba por teléfono con Rajoy (¿Sé fuerte, Mariano?) y bailaba lento con el presentador Pablo Motos.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *