Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El típico artículo de después de un atentado

Isaac Rosa | eldiario.es | 24/03/2016

Pensaba escribir el típico artículo de opinión de después de un atentado yihadista en Europa. Es fácil, no lleva más de diez minutos: empiezas evocando aquella vez que estuviste en el lugar de los hechos (Bruselas ahora), sigues recordando alguna peculiaridad cultural de sus ciudadanos, después lo pones en relación con atentados pasados, y a partir de ahí barra libre de frases hechas y cursiladas sobre las vidas segadas, la barbarie ciega, la lotería de la muerte y la convicción de que no podrán con nosotros, no se saldrán con la suya, seguiremos siendo libres y alegres y etc. Escribirlo es como hacerse un selfie en el lugar de la explosión. Clic.

Después, lo publicamos en las mismas páginas donde también aparecen la típica crónica de después de un atentado, la típica información de fallos policiales de después de un atentado, el típico editorial, la típica reconstrucción infográfica de la secuencia de ataques, las típicas declaraciones de gobernantes, las típicas burradas contra musulmanes o refugiados, las típicas fotografías de montañas de ramos de flores, velas y dedicatorias; y podríamos seguir con los típicos tuits y los típicos minuto de silencio, banderas a media asta y todos los etcéteras que quieran, hasta la típica campaña de bombardeos en represalia.

Cojan páginas y minutos de telediario de estos días, y compárenlos con los de anteriores atentados en Europa. Idénticos. Y no es que el periodismo haya creado una plantilla que le valga para cada ocasión con solo cambiar fecha, ciudad y número de víctimas. En realidad somos nosotros, que hemos desarrollado una férrea y consoladora rutina post-atentado, y nos entregamos a ella desde el minuto uno, nada más escuchar la noticia de última hora.

Nada raro, somos animalitos de costumbres, y desarrollamos rutinas para todo, nos acomodamos y vivimos con lo inhabitable. Cualquiera que haya pasado una guerra o leído relatos sobre ellas sabe que la gente sigue bailando, riendo y follando en la ciudad asediada. Pero asombra lo rápido que hemos perfeccionado nuestra rutina, qué pocos atentados han hecho falta.

Todos recordamos con exactitud dónde estábamos y con quién el 11-S o el 11-M. Pero no nos pregunten por el 7-J de Londres, el 14-O de París o incluso el 22-M de hace tres días en Bruselas, que no nos acordamos. Y no digamos ya de los lejanísimos y ajenísimos 19-M de Saná, 10-O de Ankara o 16-D de Peshawar, que ni nos enteramos.

Nos consolamos diciendo que esta rutina es la prueba de que los terroristas no pueden derrotarnos, que somos más fuertes que ellos y nuestras ganas de vivir triunfan sobre sus ganas de matar. Pero en realidad lo que demuestra es que podemos convivir con un atentado al año en Europa. Que si esa vulnerabilidad es el precio a pagar por vivir en un mundo convulso, lo pagaremos sin mayores quebrantos, no pediremos nada diferente a nuestros gobernantes ni nos plantearemos mayores dilemas.

En muchos países la frecuencia es muy superior: conviven con un gran atentado cada mes, cada pocas semanas, más el goteo diario. Pensábamos que sus ciudadanos se acostumbraban a ello porque valoran menos la vida, son sociedades más atrasadas, allí uno se muere de cualquier cosa…, porque no son como nosotros, vaya. Pero qué va. Es solo que también han construido sus rutinas. A saber hasta qué frecuencia de atentados conseguiríamos nosotros acostumbrarnos.

2 Comments

  1. pepe
    pepe 26 marzo, 2016

    Jo pobrecillos, ha sido la leche con toda la poli que tienen por ser el corazón de Europa y soltaron al moro encima de q les avisaron pero siempre dejan a uno suelto, no sé como se las apañan.

  2. jose luis
    jose luis 27 marzo, 2016

    En ningun medio de propaganda para las masas silenciosas leeras jamas articulos de este tipo y tampoco de este otro que pongo seguidamente titular y web.
    «Atentados en Moscú: Cuando los medios buscaban justificaciones»
    https://plataformaglobalcontralasguerras.wordpress.com/2016/03/25/atentados-en-moscu-cuando-los-medios-buscaban-justificaciones

    «Hace cinco años, un atentado suicida en el aeropuerto de Domodedovo, en Moscú, mató a 37 personas. En aquella época, Rusia luchaba contra los extremistas en el Cáucaso. Una situación similar a la de Bruselas, pero que recibió un tratamiento mediático diferente por parte de muchos medios occidentales.»……………

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.