Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Dice Sánchez que adora el baloncesto

PI

Juan Carlos Monedero | Comiendo tierra |30 marzo, 2016

No recuerdo en la historia de la democracia española -y me esfuerzo pero no me salen tampoco nombres en ningún otro sitio- a ningún Secretario General que, en aras de formar un gobierno de coalición, decida ponerse de lado y evitar así que el veto a su persona se convierta en la excusa para no llegar a un acuerdo. Ha sido demasiado fácil durante estos meses poner en el mismo saco a todos los partidos políticos, demasiado sencillo poner en marcha un pimpampum protagonizado por tertulianos y columnistas donde todos los líderes han sido inmolados -a la par- en el único esfuerzo de alcanzar el adjetivo más mordaz que ennoblezca al escribiente. Y en esa borrachera de imputaciones han surgido exégetas cervantinos que no han dudado en presentar a Pablo Iglesias como un Sancho cegado por un poder enano, aferrado, como periodista a sus fuentes de cama, a la ínsula barataria de sus únicos deseos. Podemos, se insitía, estaba al borde de la ruptura, la crisis tenía magnitudes inconmensurables y sólo existía un culpable. Un relato de héroes y canallas con el fin de ayudar a que nada cambiara y aumentara las sospechas sobre el comportamiento del Secretario General de Podemos. Migajas alimentando el gobierno Ciudadanos-PSOE.

Hoy Pablo Iglesias ha vuelto a recordar por qué es el líder de un partido que en dos años ha conseguido el apoyo de cinco millones de españoles y españolas: si el problema para el PSOE -ese que sigue teniendo a Felipe González de referencia- soy yo, me quedo fuera del Gobierno. Y una vez más, el cuarto poder, cada vez más homogéneo, queda como las pilas gastadas de antemano de un todo a cien. Es lo que pasa cuando los deseos priman sobre los análisis.

El PSOE, donde aún se calientan con los rescoldos de Rubalcaba, cometió el error de cerrarle todas las puertas a Pedro Sánchez: nada con Rajoy, nada con Podemos, nada con los nacionalistas. Vamos, que el único amor posible era con Albert Rivera. Una suerte de gran coalición enmascarada con, además, mala conciencia. Como los números electorales no han dado, Sánchez, condenado en cualquier escenario que no sea gobernar, anda dando tumbos como borracho de amanecida buscando la llave perdida en Ferraz debajo de las farolas de Ciudadanos. Porque ahí, le han dicho los barones y la baronesa, es el único sitio donde hay luz. Y por eso no termina de encontrarlas.

Podemos ha sido la única fuerza que ha hablado con claridad desde el principio. Ha cedido en cosas en estas semanas, pero ha mantenido la certeza de su propuesta: un gobierno que salga de Rajoy y también de las políticas de Rajoy. Un Gobierno que, por tanto, no puede ser compartido con ciudadanos. El PSOE, asediado por sus problemas internos y la falta de lealtad que se tienen sus mandatarios, no ha dejado de buscar excusas. La que creían insuperable para justificar la pequeña gran coalición o nuevas elecciones era pedir a Pablo Iglesias que se retirara. Rivera y Sánchez coinciden en poner vetos a las personas. Ellos sabrán de donde les viene esa actitud. Y Podemos, en boca directamente de su Secretario General, contesta: si el problema es Iglesias, Iglesias renuncia a estar en ese Gobierno. ¿Y ahora?

Los militantes de Podemos seguramente no comparten esa cesión. ¿Alguien imagina a Ciudadanos, al PP, al PSOE proponiendo un acto de generosidad de ese calibre? Muchos inscritos de Podemos deben de estar pensando en este momento que al PSOE, copartícipe del mal gobierno que tenemos, se le están entregando cesiones excesivas. Todo por una razón exclusiva: que el PSOE no diga que no se ha hecho todo lo posible para que haya un Gobierno de cambio y evitar que haya nuevas elecciones.

Pero me temo que el PSOE no es dueño de sus actos. Escucha a sus eternos fantasmas -ayer Fernández Vara dijo que las nuevas generaciones no saben hacer bien las cosas, lo que implica de alguna forma que es necesario que regrese la vieja guardia-, escucha a la troika y al Banco Central Europeo -ese que manda memorándum para cambiar la Constitución-, escucha al SPD alemán que está sosteniendo a Merkel, escucha a los grandes empresarios enriquecidos por la dictadura financiera, por las privatizaciones y las desrregulaciones. Y esos fantasmas le gritan al oído: nada con Podemos, no vaya a ser que levanten las alfombras, revisen los contratos públicos, pidan cuentas a los bancos, suban los impuestos a los ricos. Y por eso, acostumbrados a medir el mundo con las frases de El Padrino, le dijeron: hazle una propuesta a Podemos que no pueda aceptar. Pídele que Iglesias no entre en el Gobierno. Y Pablo Iglesias que, como todo el mundo en Podemos, no está en política por las razones a las que nos han acostumbrado los políticos al uso, dice que no le dictan el comportamiento los cargos, los sillones, los puestos. ¿Alguien se tragará las palabras arrojadas estos meses y acariciará alguna disculpa?

La pelota vuelve a estar en el tejado del PSOE y, de alguna manera, de Ciudadanos. Pero que nadie se haga muchas ilusiones. Ciudadanos lo ha repetido hasta la saciedad: no va a entrar en un Gobierno si hay ministros de Podemos en La Moncloa. ¿Va a abstenerse para permitir un Gobierno que termine la ominosa etapa de Rajoy? Veremos, pero Rivera no tiene tanta libertad como para tomar esas decisiones. El PSOE, casi con certeza, volverá a decepcionar la voluntad de los 11 millones de españoles que quieren un gobierno de cambio. En la rueda de prensa de Sánchez ya han empezado las discrepancias con Podemos. Sánchez dice que Iglesias le ha dicho que sí a todo. Y se equivoca profundamente. Iglesias se retira solo para que sea posible un Gobierno de cambio. No para que cambien las caras pero sigan las mismas políticas. ¿Apostamos a que las exigencias del PSOE apenas acaban de empezar? Si el PSOE vuelve a enredar con mentiras y dilaciones, alguien tendrá que dar un zapatazo en la mesa donde, hasta hoy, solo se han firmado mentiras. Y si alguien dice que Podemos no ha hecho enormes sacrificios para conseguir ese gobierno de cambio, mentirá como un bellaco. No es verdad que a todos los altos les guste el baloncesto.

2 Comments

  1. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 30 marzo, 2016

    QUE CADA CUAL PONGA LA MUSIQUILLA:

    Esperando y esperandooo/
    Por la noche y por el díaaa/
    Esperando y esperandooo/
    El Pacto de la alegríaaa/

    Unos dicen que ya viene/
    Otros dicen que tampoco/
    Qué ahora toca pasarela/
    Y nos van a volver locos/

    Que son las dos/
    Ay, que son las tres/
    Estos socialistas/
    No saben qué hacer/

    Que me quito yo/
    Que pongo a Errejón/
    Estos de PODEMOS/
    Tocan el violón/

    Esperando y esperandooo/
    Por la noche y por el díaaa/
    Esperando y esperandooo/
    El Pacto de la alegríaaa/

    Que NO dicen en PODEMOS/
    El PP que ellos tampoco/
    Y la plebe aquí esperando/
    Si deciden o no el Pacto/

    Que lo firmo yo/
    Que lo firmas tú/
    Dice CIUDADANOS/
    En plan ripipóm/

    Si no quiero yo/
    Si no quieres tú/
    Vamos a elecciones/
    Y salga al tuntún.

  2. Jorge
    Jorge 31 marzo, 2016

    Hay una cosa clara. Para los tertuli-anos todo lo que haga Podemos es intrínsecamente perverso. Por eso el paso a un lado de Iglesias ahora es visto como un «postureo» en lugar de como el gesto generoso de un político al que no se le caen los anillos si se queda al margen. Cuando se pedían ministerios y vicepresidencias (después de presentar un programa), era que querían poltrona. Ahora que la rechaza como César rechazó la corona que le ofreció Marco Antonio, es postureo. ¿En qué quedamos, pandilla de miserables? Y todo esto mientras la verdadera amenaza, el TTIP, se nos viene encima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.