Pulsa "Enter" para saltar al contenido

‘Impuesto al sol’: Un ministro de España dispuesto a dimitir por mentir #DimiteYASoria

Jorge Morales – Director de GeoAtlanter | 20minutos.es | 31/03/2016

Leo atónito que el ministro de Energía en funciones ha declarado estar dispuesto a dimitir si alguien demuestra que ha creado un impuesto al sol para seguidamente asegurar que  “en la legislación de autoconsumo que ha impulsado este Gobierno quien pone una placa solar no paga ni la generación ni impuestos ni peajes por lo que autoconsume”.

Comparte con el hashtag #DimiteYASoria

Vayamos al caso de María Giménez y Juan Sánchez, vecinos de Getafe (Madrid), en la que cada cual vive en su chalet adosado. Ambos parten del mismo consumo anual: 4.500 kWh y de la misma potencia contratada: 10,392 kW (no han cambiado la que les dejó el constructor, asegurándoles que era la mínima a contratar para poder poner horno y microondas a la vez). Su factura supera los 100 euros al mes, más de 1.400 euros al año:

Tabla 1 - Facturacion previa

María, muy concienciada con el medio ambiente, ha decidido comprar cuatro paneles solares para, cubriendo seis metros cuadrados de su tejado, producir energía limpia de forma autónoma y sin ningún tipo de subvención. De hecho, se animó a hacerlo cuando su cuñado, que vive en Londres, le contó que allí IKEA los vendía en sus centros comerciales. Extrañada de que en Madrid no lo hiciera (no será por falta de sol), finalmente los pudo encontrar en una tienda especializada. Con sus cuatro paneles María producirá un tercio de la electricidad que consume en su casa de por vida.

Juan, por su parte, que es muy friolero, ha optado por poner triple acristalamientocon rotura de puente térmico en toda la casa así como reforzar el aislamiento térmico de los muros. Tras la obra su consumo anual se ha reducido, casualmente, en un tercio del valor original.

La factura de Juan un año más tarde ha bajado cerca de 300 euros, casi un 20% de lo que pagaba antes. Ciertamente le habría gustado que el Gobierno incentivara el ahorro energético en lugar de duplicar, como ha hecho en la última legislatura, el término fijo, que pesa cada vez más en su factura y no se reduce aunque consuma menos; pero está satisfecho.

tabla2

María, por el contrario, constata que su ahorro es mucho menor, no llega a 200 euros al año, un 12% de su factura inicial. Un simple vistazo a su factura permite descubrir una nueva línea que no tiene la de Juan:

tabla3

Se trata de un cargo (y además, transitorio, con lo que no sabe lo que ocurrirá con él en el futuro), por la energía autoconsumida, esto es, la que va desde su tejado hasta su frigorífico sin salir a la red de la compañía eléctrica. Observa que sobre el “cargo” se aplican tanto el impuesto de electricidad como el IVA. Comprende que en la calle, en lugar de hablar de cargos y otros tecnicismos, se tilde simplemente de “impuesto al sol”.

El artículo 17 del Real Decreto 900/2015, expresa así la imposición de cargos asociados a los costes del sistema eléctrico tanto a la energía comprada a la red como a la autoconsumida: La aplicación de cargos variables se realizará sobre la energía correspondiente a la suma de la demanda horaria y del autoconsumo horario definidos en el artículo 3”.

El ministro Soria argumenta que, dado que María está conectada a la red, tiene que seguir pagando por la misma. La realidad, sin embargo, es que el cargo que su Gobierno aprobó en octubre de 2015 no tiene nada que ver con los costes de la red. De hecho, la norma deja claro que es sólo la energía comprada a la red, y no la autoconsumida, la que computa para la imposición de peajes por el uso de la red.

Artículo 16: “para determinar los componentes de la facturación de los peajes de acceso a las redes de transporte y distribución al consumidor acogido a la modalidad de autoconsumo tipo 1 se aplicarán los siguientes criterios: …

b) Para la determinación del término de facturación de energía activa la energía a considerar será la energía correspondiente a la demanda horaria.”

De hecho, la inmensa mayoría del coste de la red está internalizado en el término fijo de la factura. Ese que han duplicado. Por lo que tanto Juan como María siguen contribuyendo a ésta igual que antes.

Lo que han aprobado es una discriminación “de libro” de una medida de ahorro energético (el autoabastecimiento) respecto de otras, como el mejor aislamiento o la compra de una estufa, por poner otro ejemplo.

En una cosa tiene razón el ministro: si María decide comprarse más paneles hasta el punto de desconectarse de la red, no tendría que pagar cargo alguno; ¡sólo faltaba! ¿O también pensaban girarlo a las linternas?

Son los lectores los que juzgarán si el ministro debe dimitir.

Comparte con el hashtag #DimiteYASoria

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *