Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Graciano Palomo holístico, o cómo rodearte de colegas que se ríen de ti

Risión

Lo de Graciano Palomo es la leche, pero eso no es ninguna novedad. Lo de hacer el ridículo hasta el extremo de que tus propios colegas no puedan contener las carcajadas es lo que no es tan habitual. Esa capacidad está reservada a portentosos ‘intelestuales’ de la talla del personaje que hoy nos ocupa, pero únicamente cuando el entorno se presta al linchamiento, claro. Por ejemplo el entorno de Rtve, que ha quedado definitivamente demostrado que está a otro nivel. Porque aunque lo de Graciano es único y su falta de prudencia está opositando a posteridad mitológica, lo de sus compañeros tiene mayor enjundia si cabe.

Solo por lo de ayer en La Noche en 24h ya vale la pena que nos cueste una pasta mantenerlo ahí, porque hay que recordar que el salario de este tertuliano (y del resto de indeseables) sale del erario público. Pero que el presentador facilite la situación (aunque el cachondeo era constante), y que hasta Alfonso Rojo se ría de él… eso no tiene precio. O sí, pero el que no se consuela es porque no quiere.

He editado el vídeo eliminando la participación del resto de los presentes para hacerlo breve, pero he dejado la propuesta de debate de Antonio Papell y su apreciación siguiente porque ofrece el contexto idóneo para valorar el desenlace y cómo se convierte en síntesis. Y adelanto solo un par de gazapos intrascendentes para no profundizar en su incapacidad cognitiva (lo de su primera intervención es épico): la TF1 no solo no es la primera cadena, sino que probablemente ni exista en Alemania (en Francia sí), y tampoco ZDF, ARD o ninguna otra cadena de las que sí existen ‘han puesto a discutir’ a ninguno de los mentados entre sí. Si acaso, aunque lo desconozco, se harían eco del debate público que se conoce entre Habermas y Ratzinger y que fue convocado por la Academia Católica de Baviera en 2004. Lo relevante del espectáculo es, en cualquier caso, lo triste que resulta que aquellos que creen pertenecer al grupo de los ‘tertulianos analíticos’ acaben humillando a un colega, y no por lo que resultaba verdaderamente absurdo, que ya sería triste, sino por una torpeza al alcance de cualquiera.

No voy a decir que en un principio me haya desagradado la comedia porque ninguna de estas personas me merece respeto alguno, pero al final sí me ha parecido lamentable comprobar que ciertos personajes puedan llegar a ese nivel de estupidez (y no lo digo precisamente por Graciano Palomo).

Un Comentario

  1. El Bípedo Plumado
    El Bípedo Plumado 17 abril, 2016

    Propongo que fichen a toda esta peña para El Club de la Comedia. Tienen futuro. Estos chicos prometen.
    Bona nit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *